InicioCienciaModerna paga 400 millones al NIH. Complejo Industrial Desinformativo versión “científica”

Moderna paga 400 millones al NIH. Complejo Industrial Desinformativo versión “científica”

-

Moderna paga 400 millones al NIH (Administración EE.UU.) como parte de un litigio acerca de algunas patentes empleadas en el desarrollo de su pócima. Todos ganan, menos tú.

He elegido esta trama como un ejemplo concreto del funcionamiento del Complejo Industrial Desinformativo (en su versión “científica”) que traté en el artículo de ayer.

A Moderna realmente se la suda pagar esa cantidad porque no es un gasto sino una inversión, y una cojonuda dicho sea de paso, como veremos más adelante.

De acuerdo con el muy progre USA Today “en total, las agencias de EE. UU. comprometieron alrededor de $ 2,5 mil millones para ayudar a desarrollar la vacuna de Moderna y comprar dosis, según el New York Times.”

Entre los generosos donantes están el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) y el Centro Nacional para el Avance de las Ciencias Traslacionales, dos de los centros que conforman los Institutos Nacionales de Salud (NIH), una agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.. Es decir el reino del genocida jubilado Anthoni Faucci.

Moderna y el NIAID ya habían estado trabajando en vacunas de ARNm, con un acuerdo vigente, cuando apareció el coronavirus también según USA Today.

Es decir que los chicos de Moderna recibieron 2.500 millones de los contribuyentes estadounidenses y devuelven 400. Y eso solo del gobierno estadounidense, porque la UE también fue generosa con esta basura.

Pero esos 400 millones no son, como decía antes, un gasto para Moderna, sino una excelente inversión para garantizarse un mercado cautivo a largo plazo para sus pócimas. Con ese dinero el NIH financiará a universidades, centros de investigación y científicos de todo tipo, que publicarán estudios que con toda seguridad llegarán a la conclusión de que no nos vacunamos suficientemente. Los científicos que lleguen a otras conclusiones ajenas al consenso científico tendrán que buscarse las habichuelas en otra parte porque esos no van a ver ni un dólar. Lo que sí verán quienes se aparten del consenso científico, regado con millones, es como parte de ese dinero se emplea en campañas para insultarles, denigrarles o hacer que pierdan su trabajo.

Los medios de desinformación se harán eco de esos estudios para que la gente se anime a vacunarse las veces que la bien pagada “ciencia” les diga. Hay que obdecer a la ciencia porque es por nuestro bien. No hay que ser un conspiranoico porque la tele y el estado no tienen motivos para mentirnos ¿verdad?. Nunca lo han hecho ¿verdad?

Esos medios de desinformación posturean ecuanimidad, imparcialidad y rigor… pero están controlados accionarialmente por los mismos fondos de inversión que controlan a Moderna, Pfizer o Johnson & Johnson. Esos medios, cuyo cacareado prestigio es de cartulina y huele a boñiga, hacen caja con la publicidad de empresas también controladas por los mismos fondos y esos mismos fondos son en muchos casos los dueños de sus deudas.

Esos medios con unos conflictos de intereses gigantescos son los que se harán eco de las recomendaciones de los científicos que reciben fondos del NIH, que a su vez se beneficia de la venta de vacunas y que ha recibido fondos del fabricante de las pócimas recomendadas.

La gente se animará a inocularse lo que haga falta, y aquí está la magia adicional del acuerdo entre Moderna y el NIH: el NIH se llevará un porcentaje en forma de royalties dependiendo de las vacunas que se administren.

Y si el negocio necesita un arreón siempre cabe la posibilidad de que a alguna instutución científica, algún laboratorio, se le escape otro bicho y vuelta a comenzar con el ciclo. Un círculo virtuoso para esta gentuza –vicioso para la gente en general– que se retroalimenta continuamente.

Aquí un esquema gráfico de cómo fluye la cosa:

Las Big Tech por su parte darán cobertura a la operación poniendo avisos y advertencias en todo aquel contenido que no se alineé con el equema que la trama mafiosa ha concebido y vitaminando la exposición del contenido oficial.

Es decir que puedes escribir algo brillante y bien documentado que no lo verán ni tus primos si no es del gusto de la mafia, pero puedes juntar cuatro letras y un meme y que sea viral si es en favor de la causa.

Estas empresas recibirán instrucciones de las agencias gubernamentales (como ha quedado patente en los llamados Twitter Files desvelados por elon Musk) para eliminar cuentas o limitar el alcance de determinados contenidos (shadow banning). Si hace falta impedirán que se pueda siquiera publicar algo (lo han hecho, lo hacen y lo harán) aduciendo que es un contenido que atenta contra la salud o incita al odio o a la violencia. No será por falta de reglas ad hoc o de ganas.

A la hora de censurar las Big Tech se escudarán en que las empresas verificadoras independientes han determinado que lo que se dice en tal o cual post es incorrecto o peligroso. Lo más cachondo de esto es que las empresas verificadoras (o very feladoras como yo las llamo) viven de lo que las Big Tech les pagan y suelen tener un sobresaliente sesgo izquierdista-globalista; o sea su independencia es cero al cubo. Las Big Tech y las empresas very feladoras también emplearán como argumentos de autoridad artículos de los medios de comunicación que ellos consideran de prestigio y estudios científicos financiados con el dinero de la trama.

Los funcionarios del NIH siempre tendrán un lugar en las empresas farmacéuticas en el que aterrizar su culo y los directivos de estas empresas sacamantecas siempre podrán aspirar a un puesto en estos organismos de la administración. Entre bomberos no nos pisamos la manguera.

Empresas financiadas con dinero del contribuyente que invierten millones para producir ciencia a su gusto comprando el marchamo oficial de las adminitraciones públicas; todo ello con una cobertura mediática favorable garantizada y unos perros policías del pensamiento prestos a descuartizar al que se les cruce. Y tú a aplaudir.

Anuncio - Hosting Web de SiteGround - Diseñado para una fácil administración web. Haz clic para saber más.
Anuncio - Hosting Web de SiteGround - Diseñado para una fácil administración web. Haz clic para saber más.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

El libro Maldito de Publio:

spot_img

LATEST POSTS

Pedraz quiere (ordena) el cierre de Telegram. “Cerraremos” a Pedraz

Febrero de 2015. Santiago Pedraz, Baltasar Garzón, Dolores Delgado, Enrique Barón, y el comisario Enrique García Castaño, alias "el Gordo", cenando y cantando narco-corridos junto con...

El verdadero significado de las siglas PSOE

Participa en la encuesta para la refundación del PSOE de Pedro Sánchez ¿Cuál crees tú que es el verdadero significado oculto en las siglas PSOE? Respuestas...

Ucrania reconoce la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental

Hoy hablo de como Kuleba, el ministro de Asuntos Exteriores del régimen de Zelensky, es capaz de viajar a Marruecos para contar que ellos apoyan...

Podcast. El Pantano de Washington prevaricó para ayudar a Biden a ganar en 2020

Michael Morell (ex número dos de la CIA en tiempos de Obama) ha declarado ante el Comité Judicial del congreso de los EE.UU. que una...

Most Popular

Anuncio - Hosting Web de SiteGround - Diseñado para una fácil administración web. Haz clic para saber más.

El libro Maldito de Publio:

spot_img

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies