InicioOpiniónEl origen del COVID-19: “de repente” el bulo era verdad

El origen del COVID-19: de repente el bulo era verdad

-

Hasta hace poco era tabú decir lo obvio, pero el COVID es un producto manufacturado en China con colaboración técnico financiera de Washington.

Desinformación 2020-2022: decir que una pandemia causada por un virus se inició en el laboratorio que experimenta con coronavirus, ubicado en la misma ciudad donde todo empezó.

Ahora sale el Departamento de Enerigia de EE.UU. y nos dice que por fin la lógica puede entrar a jugar en este asunto y que emplear el sentido común estará permitido sin que te expulsen de YouTube por desinformación médica.

En Junio de 2021 publiqué en un artículo la siguiente profecía: En menos de un año el origen natural del COVID-19 será un mito al nivel del terraplanismo y en cuestión de unos 10 años la patochada de que el CO2 es el causante del cambio climático estará al mismo nivel que la astrología o el tarot.

La patraña del origen natural del virus chino ya pertenece al salón de la fama de las grandes mentiras mediáticas; al nivel de la fabulosa trola acerca de las armas de destrucción masiva de Sadam Hussein. Pero cada mentira oficial tiene un propósito y sirve para iniciar alguna conveniente guerra (lo del Covid lo es). Vamos al tema:

Tal y como cuenta el Wall Street Journal:

El Departamento de Energía concluyó que la pandemia de covid muy probablemente surgió de una fuga de laboratorio, según un informe de inteligencia clasificado recientemente proporcionado a la Casa Blanca y miembros clave del Congreso.

Hagamos memoria. En septiembre de 2020 Freenoticia publicó el artículo La ciber policía del pensamiento Parte I ,en el que, entre otras cosas, contaba como la Doctora Li-Meng Yan, una prestigiosa viróloga china que ha publicado en revistas científicas tan prestigiosas como The Lancet o Nature, y que venía trabajando con el SARS-CoV-2 desde enero de 2020, contó en Fox News que el SARS-CoV-2 se fabricó en un laboratorio y que el gobierno chino y la Organización Mundial de la Salud conocían la transmisión de persona a persona del COVID-19 mucho antes de lo informado.

Automáticamente Facebook y su filial Instagram amparándose en sus verificadores de noticias, supuestamente (muy supuestamente) independientes, censuraron el vídeo de Fox News calificando la información como falsa.

En la captura de más abajo podemos leer que “Información Falsa. Este post repite información sobre el Covid-19 que ha sido revisada por verificadores independientes”

Y en el distópico Twitter de entonces, el contenido del vídeo estaba igualmente catalogado como “Información Falsa. Este post repite información sobre el Covid-19 que verificadores independientes dicen que es falsa”

No importaba lo que tuviera que decir una prestigiosa viróloga china, que trabajó en el laboratorio de Wuhan y que se jugó el pellejo para salir de su país. Lo que importaba era lo que las empresas verificadoras e independientes a sueldo de las Big Tech dijeran que era o no verdad.

Cuatro meses después del artículo de Freenoticias, una de nuestras veryFeladoras patrias (Maldita) decía que no había evidencias de que el coronavirus fuese creado en un laboratorio y decía que el estudio de la doctora Li-Meng no había sido publicado por ninguna revista científica. Maldita omitía dos cosas muy importantes.

Maldita.es ONG de extrema izquierda dedicada a la desinformación selectiva

1.- La primera es que esta viróloga ya había publicado sobre el virus chino antes en Nature y The Lancet (“Patogenia y transmisión del SARS-CoV-2 en hámsters dorados”, publicado en Nature en mayo de 2020 y “Dinámica viral en casos leves y graves de COVID-19” publicado en The Lancet en marzo de 2020). Li-Meng no es una vendedora de crecepelo como Fauci, pero está claro que ninguna de estas dos revistas se hubiera atrevido a publicar entonves algo que contradijera la versión oficial.

Y hablando de versión oficial, Maldita cuenta en el artículo donde supuestamente desmienten cosas lo siguiente:

Un comunicado publicado en la revista The Lancet asegura que “científicos de múltiples países han analizado genomas del agente causal y los resultados concluyen, de forma abrumadora, que el origen está en la vida silvestre”.

Seguimos esperando sentados hasta el día que veamos esos resultados “abrumadores”.

El comunicado en cuestión tiene por título “Declaración de apoyo a los científicos, profesionales de la salud pública y profesionales médicos de China que luchan contra el COVID-19.”.

Es decir, una pieza de propaganda a mayor gloria del régimen comunista chino. Entre los firmantes del comunicado, está ni más ni menos que Peter Daszac que es el director general de la ONG EcoHealth Alliance. A través de esta ONG y con la ayuda de Anthony Fauci, se transfirieron recursos financieros públicos estadounidenses para trabajar con coronavirus en el laboratorio de Wuhan.

Daszak tiene amistad desde hace años con la doctora Shi Zhengli, la máxima autoridad en virus de murciélago (la llaman bat-woman) y responsable de temas de coronavirus en el laboratorio de Wuhan.

Aquí vemos a Daszak en 2016, contando cómo los chinos trabajan con los virus que su ONG busca por todas partes

Y este siguiente vídeo vemos a Peter Daszak con la doctora Shi Zhengli en 2014, en el laboratorio de Wuhan, donde experimentaban con coronavirus. Laboratorio que casualmente está ubicado en la misma ciudad donde la pandemia arrancó. Esas casualidades que se dan en el mundo.

Otro de los científicos que firmaban el comunicado al que hace referencia Maldita es Luis Enjuanes, un engreído cabrón que todavía en julio de 2022 abogaba por volver a los confinamientos y a ponernos macarillas.

2.- La segunda cosa que Maldita (mamadita para globalistas para entendernos) omitía en su pieza de propaganda, es que la evidencia científica no apunta hacia que el COVID-19 tenga un origen natural. Decenas de miles de análisis de todos los bichos imaginables y ni una evidencia de que el puto virus saltara desde una especie a otra, o al ser humano, algo que sí se ha podido encontrar en las demás epidemias víricas anteriores. Todos los expertos coinciden en lo asombroso que es que el COVID-19 contara con una configuración diseñada para ser dañina (patógena) para el ser humano desde su primera versión. Es un coronavirus único que apareció —de repente— perfectamente configurado (con su proteina pico) para dar por culo a los humanos sin antes dar saltos entre especies ni mutar como hacen sus primos. Como si se tratara de un virus diseñado para causar enfermedad a los humanos… y que surgió en Wuhan… en esa ciudad china donde —por casualidad— hay un laboratorio dedicado a hacer exactamente esas cosas.

Entre 2020 y 2022 se cancelaba y silenciaba a cualquiera que sugiriera lo lógico: que el virus chino tuvo su origen en un laboratorio chino ubicado en una ciudad china donde está el laboratorio chino donde experimentan desde hace años con coronavirus. Y para mayor recochineo, los muy cachondos de las ciberdictaduras se crujían a los que no aceptaban la versión imposible y lo hacían en nombre de un consenso científico de chichinabo. Un consenso científico cimentado en la censura y en rehusar el debate a toda costa no es ni consenso ni científico; es un culto irracional.

Ahora que la religión COVID-Plandémica anda de capa caída (solo de momento) y que nos la han metido hasta el fondo (incluida la jeringuilla) se ha abierto la veda para enunciar lo evidente. Al calor de la nueva religión zelenskyana, un ministerio del gobierno federal de EE.UU. (el Departamento de Energía) nos revela que 2+2 son cuatro y que el COVID-19 tuvo su origen en China. Omiten el hecho de que todo el mérito no les corresponde a los chinos sino que hablamos de una coproducción chino-estadounidense en toda regla

Nuevamente nos demuestran que nos mintieron –¿por nuestro bien suponemos?– sobre el origen del bicho, …y sobre la inmunidad natural, sobre los tratamientos alternativos a la pócima, sobre la utilidad de los arrestos domiciliarios (alias confinamientos), sobre la efectividad de sus pócimas dizque vacunas, sobre el uso de mascarillas y sobre los efectos adversos. Tan solo dicen la verdad cuando esta interesa para empujar nuevas mentiras.

Estaba cantado hace tiempo que el covid es un producto manufacturado, la evidencia científica –la de verdad– y las pruebas –subvenciones, hechos probados, objeto de las investigaciones en Wuhan– así lo indican ahora y lo indicaban antes.

El 2 demayo de 2021 publicamos un artículo en el que nos hacíamos eco del estudio de Steven Carl Quay (doctor en medicina y PhD en investigación por la Universidad de Michigan y con un postdoctorado por el Departamento de Química del presitigioso MIT) en el que mediante un análisis bayesiano llegaba a la conclusión de que existen un 99,8% de probabilidades de que el COVID-19 sea un virus originado mediante ingeniería genética en une laboratorio, y un 0,2% de posibilidades de que se trate de un virus procedente de un proceso de zoonosis natural. 99,8%, pero el consenso científico-mágico del trágala nos obligaba en creernos el dogma más disparatado.

Hace un tiempo escribí en un artículo (YouTube, la televisión de Google-Gulag censura a médicos, científicos y hasta al senado de los EE.UU.) algo de lo que me arrepiento:

Con todo mi mayor respeto y consideración para los señoros, señoras y señores de YouTube y de su puta madre Google: ¿En dónde cojones habéis encontrado ese puto consenso del que habláis y en nombre del cual vais por ahí cortando cabezas?

Me arrepiento de haber escrito “Con todo mi mayor respeto y consideración”. Cero respeto para esta plaga.

Otra lectura interesante:

Declaración de Great Barrington contra el confinamiento como solución.

Anuncio - Hosting Web de SiteGround - Diseñado para una fácil administración web. Haz clic para saber más.
Anuncio - Hosting Web de SiteGround - Diseñado para una fácil administración web. Haz clic para saber más.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

El libro Maldito de Publio:

spot_img

LATEST POSTS

Pedraz quiere (ordena) el cierre de Telegram. “Cerraremos” a Pedraz

Febrero de 2015. Santiago Pedraz, Baltasar Garzón, Dolores Delgado, Enrique Barón, y el comisario Enrique García Castaño, alias "el Gordo", cenando y cantando narco-corridos junto con...

El verdadero significado de las siglas PSOE

Participa en la encuesta para la refundación del PSOE de Pedro Sánchez ¿Cuál crees tú que es el verdadero significado oculto en las siglas PSOE? Respuestas...

Ucrania reconoce la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental

Hoy hablo de como Kuleba, el ministro de Asuntos Exteriores del régimen de Zelensky, es capaz de viajar a Marruecos para contar que ellos apoyan...

Podcast. El Pantano de Washington prevaricó para ayudar a Biden a ganar en 2020

Michael Morell (ex número dos de la CIA en tiempos de Obama) ha declarado ante el Comité Judicial del congreso de los EE.UU. que una...

Most Popular

Anuncio - Hosting Web de SiteGround - Diseñado para una fácil administración web. Haz clic para saber más.

El libro Maldito de Publio:

spot_img

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies