domingo, febrero 5, 2023
InicioOpiniónSupervillano Elon Musk, la Manzana mecánica y los negacionistas

Supervillano Elon Musk, la Manzana mecánica y los negacionistas

Escándalo planetario: un señor con mucho dinero paga de más por una plataforma corrupta y encima pretende convertirla en un santuario de la libertad de expresión ¡qué horror!

A juzgar por las airadas reacciones que ha suscitado la intención de Elon Musk de convertir Twitter en una plataforma abierta al intercambio y debate de ideas, queda patente que respetar el derecho de la gente a expresarse libremente es un verdadero crimen para muchos. Y son precisamente los más poderosos quienes encuentran más intolerable que alguien ponga en jaque su preciado monopolio de la (su )verdad; esa que solo a ellos les es revelada y que todos debemos abrazar para no ser mala gente.

Como veremos, con hechos, queda claro que para los dispensadores del relato –el que toca en cada momento–, nada es tan peligroso como que una empresa estadounidense se adhiera a un principio fundacional de los Estados Unidos: la libertad de expresión. Las grandes corporaciones, la Administración de Estados Unidos y los Soviets de la UE han puesto proa hacia la isla de Elon para pedirle que se rinda o muera.

Como veremos más adelante, Apple amaga con sacar a Twitter de su tienda online de aplicaciones. También se ha podido ver a un ex-analista de la CIA insistir en la CNN que el pajarito debería volver a las políticas censoras previas. Bob Baer con cara muy seria contaba al presentador de la conocida cadena de lo bulos, que Putin (¿quién si no?) iba a estar por todo Twitter y remataba su intervención diciendo: “…y ya sabes, esta libertad de expresión (la que reclama Musk para Twitter) es una tontería, porque no puedes entrar a una sala de cine y gritar: ‘¡Fuego!’. Es contra la ley”. Se olvidaba al idiota que sí puedes hacerlo, sobre todo cuando ves que hay fuego.

Cuando un outsider planta cara a los custodios de La Verdad le revisan hasta el ojete, pero la vara de medir que emplean nuestros Censores Reverendísimos es claramente distinta cuando se trata de juzgar sus flagrantes contradicciones y atropellos.

Preguntada por una angustiada progre-periodista sobre qué iba la Administración Biden a hacer frente al cambio de rumbo en Twitter, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo que están –todos ellos– siguiendo el tema muy de cerca y que “las empresas de redes sociales tienen la responsabilidad de evitar que cualquier usuario utilice sus plataformas para incitar a la violencia, especialmente la violencia dirigida a comunidades individuales”.

Para entender lo que Karine Jean-Pierre verdaderamente quería decir, sustitúyase en el párrafo anterior “incitar a la violencia” por “llevarnos la contraria” y “comunidades individuales” por “nuestros dogmas”.

Cuando Elon Musk anunció su intención de hacer de Twitter una verdadera Plaza Pública de intercambio libre de ideas y proclamaba en un tuit que “el pájaro está libre” (the bird is free) llegó el comisario del Mercado Interno de la Unión Europea, Thierry Breton, para advertirnos de que “en Europa el pájaro volará según nuestras reglas” .

En Europa nos podrá faltar el gas a buen precio pero nunca andaremos escasos de legislación liberticida. En este rincón del mundo se viene asediando la libertad individual aprovechando cualquier circunstancia, ya sea un virus chino-estadounidense, o una guerra civil eslava que ya dura 9 años. Se prohibió sacar la basura sin mascarilla o viajar sin antes haberse sometido a un ritual mágico consistente en inyectarse una substancia tan ineficaz como venerada; se prohíbe la letra Z, apoyar públicamente el argumentario ruso (en República Checa por ejemplo) o decir cualquier cosa que ofenda a alguien que ni conoces o siquiera sabes si existe.

El comisario Thierry Breton, ese cruce entre Harry Potter y Jessica Fletcher, se muestra campanudamente ufano sentenciando que el pajarito Twitter no va a volar libre sino “según nuestras reglas” (las suyas) haciendo referencia a la pestilente DSA (Digital Service Act) que es un compendio de atropellos .

—————-Publicidad: Protégete de nuestros comisarios y Apoya a Freenoticias adquiriendo NordVPN————-

Por suerte el mercado y la tecnología nos ayudan a escapar de nuestros queridos comisarios y burlar en gran medida sus cercos. Salir del corral con una VPN (Virtual Private Network) es hoy una necesidad básica. Adquiriendo los servicios de NordVPN estás apoyando el proyecto de Freenoticias. Gracias.

NordVPN 1-Año de Subscripción

NordVPN 1-Year Subscription

NordVPN 1 Año de Subscripción

Mantén tu actividad en línea oculta con el mejor servicio de VPN y apoya a Freenoticias.com. NordVPN no guarda registros y cifra su tráfico para que sus datos se mantengan seguros y privados.


———–

Volviendo a Apple, la manzana mecánica. Resulta que según Musk, la empresa de Cupertino (California) contempla sacar a Twitter de su tienda de aplicaciones por todas las cosas malísimas que hace Elon, como levantar el veto a cuentas canceladas por la antigua dirección de Twitter, o hacer menos caso a cualquier institución de esas bienintencionadas hijaputas que se arrogan la defensa de los débiles (débiles mentales mayoritariamente). Hablando del anterior aquelarre twitterstaní cabe una mención especial al despido de Vijaya Gadde y de Julie Steel; a ambas les pasé consulta hace ya algo más de un año en este artículo:

A Julie Steel le felicité hoy mismo en Twitter por sus grandes logros como miembra del politburó saliente de Twitter:

“Puedes estar orgullosa de haber sido una mierda-portavoz para la censura y el autoritarismo y un importante títere de aquellos que disfrutan laminando, recortando y terminando con nuestros derechos de nacimiento como humanos. Felicidades”

Musk no va muy desencaminado en su sospecha de que la Manzana Mecánica evalúa crujirse al nuevo Twitter 2.0, un síntoma de ello es que el máximo directivo de la App Store, Phil Schiller, se ha pirado de Twitter. Schiller, que tenía 266 mil seguidores y advertía de que “bloqueo a los odiadores”.

Si de la decisión de este sensible gusanito dependiera, Musk podría darse por ciber-follado en el universo Apple. Sin embargo Twitter no es Parler ni Elon Musk es John Matze. Parler tuvo que doblar el espinazo ante los amos de internet para que se le permitiera tener un lugar bajo el Sol con una versión descafeinada con respecto al proyecto inicial, pero Elon puede permitirse jugar la mano hasta el límite.

Si Apple y Google excluyeran a Twitter de sus tiendas de aplicaciones podrían acabar desencadenando que Musk empezara a vender sus propios terminales móviles como dejó claro en una respuesta a la comentarista política Liz Wheeler: “Ciertamente espero no tener que llegar a ese punto, pero, sí, si no hay otra opción, haré un teléfono alternativo”.

Musk es un tipo que es contratista del ejército de los EE.UU. y que tiene una flota de satélites (Starlink) de la que depende el ejército del Pancho Villa con camiseta de Kiev. Tiene pulmón financiero para sostener pulsos a largo plazo y dispone de información para triturar al más pintado. El planteamiento razonable en este conflicto es el que yo denomino “sala del dentista”. El escenario va así; mientras el estomatólogo se apresta a usar el torno, el paciente le agarra de los testículos diciendo con voz suave: “¿Verdad que no vamos a hacernos daño doctor”.

Twitter es una empresa privada, de Elon, mientras que Apple es una empresa pública (en todos y en los peores sentidos del término) cuyo accionariado está controlado por las garrapatas habituales (Vanguard, Berkshire Hathaway, Blackrock). Tim Cook tiene cierto poder dentro de Apple como máximo directivo, pero Elon Musk tiene prácticamente todo el poder en Twitter como propietario. Soliviantar a Musk en demasía puede acabar impactando a largo plazo en la cuenta de resultados de aquellos que como Apple le quieran doblar el brazo. Pero igualmente irán a por él tarde o temprano.

Resulta que, como decía más arriba, en la Casa Blanca andan muy preocupados con la deriva libertaria de Twitter y como decía Karine Jean-Pierre no le pierden de vista. Además de por el supuesto daño irreparable que el nuevo Twitter puede causar en las delicadas psiques de los que hacen de la ofensa una profesión, las inquietudes de la Administración de Tutan-Biden con respecto a Twitter también radican en los inversores que han respaldado la operación de compra.

El propio Tutan-Biden ha declarado (o mejor leído del guion) que “creo que la cooperación y/o las relaciones técnicas de Elon Musk con otros países son dignas de ser analizadas”. De las relaciones de Apple o de Microsoft o de Google etc. con otros países nada dice el podrido Joe. Se ve que es muy preocupante que un fondo de Qatar (0,85%) y otro de Arabia Saudita (4,32%) financiaran un 5,17% de la compra de Twitter.

El Aeropuerto de Heathrow, Volkswagen, El Corte Inglés, Harrods o Barclays (y la lista sigue y es larga) tienen una participación muy superior de inversores qataríes, pero hoy no toca hacerse preguntas ¿verdad?

Musk pagó de su bolsillo más de la mitad de los 44 mil millones de dólares de la operación. Alrededor de 13 mil millones proceden de préstamos de la banca. El resto de inversores o bien canjearon sus acciones de Twitter por participaciones en la nueva empresa propietaria (X Holdings I Inc.) como son los casos del prícipe Alwaleed bin Talal (1.900 millones) Jack Dorsey (975 millones) o Qatar Investment Authority (375 millones), o bien entraron en la operación como inversores como Larry Ellison (de ORACLE) o empresas de capital riesgo como Sequoia Capital o Andreessen Horowitz.

Jack Dorsey, con quien tantos y tan buenos momentos hemos pasado en Freenoticias, es un caso curioso. Ha logrado esquivar su responsabilidad al frente de Twitter quitándose de enmedio a tiempo (renunció al puesto de CEO en 2021) y desentendiéndose de los atropellos que sus camaradas subordinados llevaron a cabo. Alegó que no estaba al tanto de muchas cosas y que gran parte de las peores decisiones se tomaron sin su conocimiento o su consentimiento.

Yo creo más a un trilero callejero que a Jack. También quiero creer que Musk buca valerse de los conocimientos que Dorsey tiene de la casa mientras desconfía de él tanto como se merece.

Las esperanzas de la Casa Blanca, y de los cumplidos censores tecnológicos (con Apple y Google a la cabeza) están puestas en hacer fracasar Twitter 2.0 y han empezado por estrangular la importante vía de ingresos que supone la publicidad, algo que el propio Elon ha hecho notar.

Si el proyecto de Musk prospera, el modelo de negocio de Twitter pasará de tener al usuario (es decir tú) como el producto a la venta para sus clientes corporativos, a tener al usuario como cliente. La posibilidad de poder pagar 8 dólares al mes para tener la cuenta de Twitter con la etiqueta azul es algo que está a la vuelta de la esquina, y también las empresas podrán pagar por una etiqueta de verificación dorada, y ojo porque habrá también una gris. Supongo que a nuestras empresas veryfeladoras (verificadoras) patrias –Newtral y Maldita– les va a joder bastante que cualquier Pepe Rodríguez cuente con el mismo estatus que ellos en Twitter. Lo mismo les va a pasar a los medios de comunicación que conforman la caja de resonancia de las mentiras oficiales. Yo doy de partida más credibilidad a cualquier Pepe Rodríguez desconocido que a El (Lo) País o La Razón , el primero cuenta con el beneficio de la duda y lo segundos han demostrado con creces su afición a intoxicar, ocultar, y mentir.

Ser el cliente en lugar de la mercancía es algo muy positivo para los que estamos en contra de la trata de personas.

Un Twitter de y para clientes, de código abierto para que prospere una comunidad de desarrolladores que enriquezcan y amplíen el ecosistema, centrado en el respeto al libre intercambio de ideas, y exento de plañideras atorrantes, es un lugar que nos mola imaginar a muchos. Pero por mucho que ese potencial Twitter a muchos nos seduzca jamás nos va a gustar tanto como ya aterroriza a lo consabidos señoros del tocapelotismo ilustrado.

Cuando un outsider planta cara a los custodios de La Verdad le revisan hasta el ojete, pero la vara de medir que emplean nuestros Censores Reverendísimos es claramente distinta cuando se trata de juzgar sus flagrantes contradicciones y atropellos.

Aunque Musk no es un completo outsider, como demuestra el hecho de contar con una autorización gubernamental de nivel secreto (debido a su papel como fundador y director ejecutivo de Space Exploration Technologies Corp., que está certificada para lanzar satélites militares de espionaje), sí es un tipo capaz de arriesgar pasta, mucha pasta, para perseguir ideales que a muchos pueden resultar utópicos. Ocupar Marte, tener un enjambre de satélites orbitando la Tierra, lograr una red social con libertad de expresión o construir coches “a pilas” son algunos ejemplos de esas utopías.

Y no fue solamente Twitter quien extendió su protector manto censor para ocultar la mierda de una familia mafiosa como Los Biden, también estaban Facebook y otros

Resulta que la querubinesca Apple, tan preocupada por la amenaza libertaria de Twitter, se ha plegado a las instrucciones del Gobierno chino y ha desprovisto a los manifestantes que protestan en Peking o Shangai de la aplicación que les permitía comunicarse entre ellos.

Los chinos que se manifiestan contra la nauseabunda y acientífica política de encerrarles vivos a cuenta del virus chino no han podido utilizar desde el 9 de noviembre la aplicación AirDrop que permite compartir contenidos entre terminales Apple. Es decir, que la herramienta de estos manifestantes para estar en contacto, sorteando el ojo que todo lo ve del Partido Comunista Chino, se ha quitado –solo en China– para contentar a la casta de dictadores. Pero dejar vendidos a los chinos que se quejan jugándose la vida y su futuro inmediato no es un asunto que preocupe tanto como que Qatar posea el 0,85% de Twitter.

¿Recuerdas la campaña de Apple de “Think different” (Piensa distinto)? En Freenoticias te contamos con este meme la segunda parte del mensaje (…y te haremo pagar por ello)

El miedo que cunde entre las élites por todo el asunto de Twitter no es solo por el temor de que su imperio de mentiras convertidas en dogmas se desmorone más velozmente, al existir un foro potente que deje de proteger sus rancias trolas; también les preocupa –y mucho–que toda la información que puede demostrar la colusión entre Twitter y los estamentos de Washington se haga de dominio público y de forma tangencial empiece a brotar mierda similar desde las sentinas de Meta, Google, etc. . Matt Taibbi es el periodista elegido por Musk y ayer mismo empezó a soltar las bombas.

Cabe recordar que Mark Zuckerberg, el Gran Mago de Meta, admitió en el popular programa de Joe Rogan que el FBI les visitaba a menudo para advertirles de que lo rusos esto y los rosos lo otro y que había que censurar acá y acullá. Gracias a su bendita Primera Enmienda los estadounidenses están protegidos (de momento) de que el estado silencie a la gente o censure noticias, pero no lo están de que una empresa dizque privada sí lo haga.

Cuando Facebook, Twitter 1.0, Apple etc. silencian una historia, como en el caso del portátil de Hunter Biden a pocos días de las elecciones presidenciales, la inmediata respuesta de los progremonguers de guardia es que “es son una empresa privada y pueden hacer lo que quieran”. Curiosamente ese mismo argumento no les vale cuando una empresa mucho más privada –Twitter 2.0– hace un “lo que quiera” que no les gusta ¿Algún psiquiatra en la sala?

El problema empieza cuando ese hacer “lo que quiera” significa seguir instrucciones del FBI o del Partido Demócrata que impliquen cercenar la libertad de prensa o de expresión. Si el asunto de Hunter Biden no hubiera sido censurado a pocos días de la elecciones presidenciales es bastante posible que el rubio colorado siguiera en la Casa Blanca. Eso ya es un escándalo de por sí. Pero el ecándalo puede elevare a la enésima potencia si esa censura se realizó a instancias de una autoridad política encima directamente beneficiada por tal censura. El miedo por tanto es muy lógico. Y no fue solamente Twitter quien extendió su protector manto censor para ocultar la mierda de una familia mafiosa como Los Biden, también estaban Facebook y otros. La asociación para delinquir al alimón es algo muy feo.

Y ahora vayamos a por lo negacionistas. Ante de empezar a hacer sangre, y en abundancia, permitidme presentaros a Sam Harris, un gurú de la intelectualidad Prêt-àporter del progremonguerismo made in USA que poco antes de pirarse de Twitter dijo lo siguiente que muestro en el vídeo a continuación:

“Hunter Biden podía literalmente haber tenido los cadáveres de niños en su armario que a mí me daría igual”

“Hay quien dice que eso es una conspiración de la izquierda para denegar la presidencia a Donald Trump. Por supuesto que sí

Sam Harris con todo lo cabrón que parece, y que es, no es un negacionista, porque reconoce que hubo una conspiración, necesaria a su entender, para evitar que Trump ganara las elecciones. Harris es puro despotismo ilustrado, todo para el pueblo pero sin el pueblo, porque él y los de su estirpe saben lo que es bueno para lo demás y no reparan en medios o albergan dudas morales. Son los buenos, siempre. Ellos nos libran del mal, ciscándose en los procesos democráticos, amén.

Los que sí son negacionistas en cambio, son los que no admiten certezas demostradas como que:

  • Es un problema de seguridad nacional que el hijo de un vicepresidente, drogadicto y putero impenitente, haga negocios con regímenes corruptos y dictatoriales
  • Las pócimas de Pfizer, Moderna, etc. son infinitamente menos eficaces y tienen una tasa infinitamente superior de efectos secundario que las vacunas de verdad
  • Una hipótesis muy plausible (sino la que más) acerca del origen del virus co-chino es un laboratorio
  • La biología se empeña en recordarnos que solo hay dos sexos

Todos somos negacionistas, todos negamos cosas, solo faltaría. Que haya o no quien niegue algo a mí me da lo mismo, por lo que no paso es porque algunos prohíban que se cuenten cosas. Cuando encima esas cosas que se quiere prohibir que se cuenten resultan ser ciertas, tiene guasa que nos llamen a los que las contamos “negacionistas” o “conspiranoicos”

Hunter Biden con unas “amigas”

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Homo Correctensis. El primer libro de Freenoticias

Un libro que desintegra, fulmina y aplasta todos los iconos y los dogmas de la fe correctensis, empleando cosas absolutamente fachas como el sarcasmo, el humor y los datos. No hay misericordia ni respeto en las páginas de Homo Correctensis, sino un análisis brutalmente directo y sin concesiones, repleto de argumentos, información contrastada y un humor desinfectante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies