domingo, febrero 5, 2023
InicioDeportesQatar 2022 la Copa de Aliens versus Predators

Qatar 2022 la Copa de Aliens versus Predators

La guerra entre Alien y Predator, dos especies protegidas, es inevitable. Alien muerde y pega duro, Predator grita muy fuerte y nos echa la culpa a todos, pero solo cuando juega en casa.

Qatar 2022, Copa Alien versus Predator. Dos religiones absolutistas, supremacistas y tiránicas se enfrentan en Qatar: el islam y la secta arco-iris.

Gracias al Campeonato del Mundo de Fútbol algunos han descubierto que en el islam la diversidad no es tan celebrada como en esta zona del planeta antes llamada Occidente. Como dirían los geniales Martes y Trece “¡fí-ja-te!”

A unos hinchas ingleses no se les permitió acceder al estadio donde su selección iba a jugar (muy mal por cierto) contra la de EE.UU. Su delito fue Ir disfrazados de San Jorge. San Jorge fue un soldado nacido en el siglo III en Capadocia que fue asignado al séquito del emperador Diocleciano al que por una serie de leyendas se le suele representar como a un caballero cruzado si bien vivió más de 400 años antes de que un tipo en Arabia se inventara el islam.

Además de por las espadas de plástico y por los cascos el acceso al estadio se les denegó porque su indumentaria podía resultar ofensiva para los musulmanes.

¡¡Ah, la ofensa y los ofendiditos tan sensibles con sus cositas!! Si nos ponemos estupendos la selección de Inglaterra no debería ni siquiera participar porque resulta que su bandera no es otra cosa sino una enorme Cruz de San Jorge. Por supuesto que no se van a tener en cuenta los sentimientos de ofensa que pudieran provocar ver entrar en el estadio a musulmanes ataviados a la usanza de quienes durante 1400 años realizaron carnicerías por mandato de Allah. Al parecer se nos presupone más madurez mental y entereza a quienes no rezamos hacia la Meca.

Los sentimientos cristianos o humanistas en general no son merecedores de trato especial, de lo cual me congratulo. Solo los “colectivos vulnerables”, más proclives a la ira y a las pataletas, merecen jugar en la guardería donde el progremonguerismo los protege y utiliza.

El problema surge cuando chocan dos religiones despóticas, supremacistas, censoras, tiránicas y propensas a declarar la ofensa y la guerra santa. En Qatar hemos asistido a unas interesantes escaramuzas entre el islam y el progremonguerismo (wokeism en inglés)

Resulta que 10 equipos europeos (Inglaterra, Gales, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Noruega, Suecia, Suiza y Países Bajos) se habían conjurado para portar un brazalete que con el texto “One Love” y un corazón multicolor como símbolo de su apoyo al “colectivo” arco-iris. Se iban a enterar estos transfóbicos homófobos qataríes de quienes eran nuestros millonarios que dan patadas a una pelota. Con la competición ya iniciada, llegó la FIFA y dijo que cualquier cosa que oliera a LGBTIQA+ sería recompensada con una tarjeta amarilla para su portador. Brazaletes fuera en 0,1 segundos.

Los qataríes no se han gastado un pastizal en sobornos, con lo que se ahorraron con la mano de obra esclava para construir todo, como para que la untada FIFA no cumpla con su labor de chacha. Los motivos por los que a los qataríes les espanta el asunto arco-iris enraízan con las enseñanzas de un asaltador de caravanas del siglo VII que aún hoy goza de gran reputación en esa parte del mundo. LGBTIQ es haram y punto y además nada de alcohol en una milla alrededor de los estadios.

Puesto que los que se dicen representantes de este colectivo no van a mandar a Qatar brigadas de drag queens ni comandos de aguerridos transexuales, lo que les queda es darnos la murga con mayor intensidad aquí en Occidente, donde a casi todos nos parece muy bien que sean lo que les dé la gana. A mí particularmente me es indiferente como se autoperciba alguien, jamás voy a criticar eso, siempre y cuando no se convierta en obligatorio para mí participar de las fantasías ajenas. Si yo creo que quien nació con pene es macho y quien nació con vagina es hembra, me da lo mismo que unos u otros se sientan mujeres, hombres o que fluyan según les apetezca entre estos dos géneros a través de un arcoiris de géneros de ciencia ficción. Son sus cosas, yo tengo mis ideas y podemos ser amigos siempre que no se me obligue a adherirme a su Iglesia. Pero en Qatar no les da lo mismo, es que los persiguen, les dan caza y son condenados injustamente.

Si bien tanto el islam como el wokeism son dos religiones supremacistas, es de justicia reconocer que la primera cuenta con la mayor solera que le otorgan 14 siglos de existencia además de contar con un profeta al que no está permitido dibujar. En cambio la Iglesia de los Santos del Arco-Iris es tan solo una manufactura artificial de nuevo cuño creada por nuestros aspirantes a amos reseteadores, para sembrar división e inventarse nuevos derechos de purpurina mientras se laminan derechos de verdad… Y encima carece de mesías o profeta, de momento.

El problema para el islam no existe. Son cosas de esos locos occidentales, allá ellos mientras no se empeñen en exportarlo. En Occidente por el contrario tenemos un dilema de calado. Tanto quienes militan en el islam como los fieles de nuestras neo-religiones cuentan con la etiqueta de “especies protegidas” y si te pones muy de parte de unos eres homófobo / transfóbico /… y si te arrimas a la otra parte eres islamófobo ¿A quién quieres más a mamá o a papá?

Decantarte entre una de estas dos sectas, tan “vulnerables” como rabiosas, no es tan sencillo como declarar a todos los rusos bastardos malnacidos hijos de Putin. Con los rusos, mayoritariamente blancos, cristianos y con valores tradicionales, es mucho más fácil ¿Verdad Almeida?

La guerra entre Alien y Predator, dos especies protegidas, es inevitable. Alien muerde y pega duro, Predator grita muy fuerte y nos echa la culpa a todos, pero solo cuando juega en casa.

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Homo Correctensis. El primer libro de Freenoticias

Un libro que desintegra, fulmina y aplasta todos los iconos y los dogmas de la fe correctensis, empleando cosas absolutamente fachas como el sarcasmo, el humor y los datos. No hay misericordia ni respeto en las páginas de Homo Correctensis, sino un análisis brutalmente directo y sin concesiones, repleto de argumentos, información contrastada y un humor desinfectante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies