martes, septiembre 27, 2022
IniciointernacionalMadelein Albright, medio millón de bebés muertos y armas de destrucción masiva

Madelein Albright, medio millón de bebés muertos y armas de destrucción masiva

Recordando cuando Madelein Albright dijo que medio millón de bebés iraquíes muertos fue un precio que mereció la pena pagar... para encontrar armas de destrucción masiva que sabían que no existían

Madelein Albright, la bruja repugnante que dejó este mundo el pasado mes de marzo, decía ante las cámaras de la CBS en 1996 que la muerte de medio millón de bebés en Irak fue “un precio a pagar que mereció la pena”

Albright, que era por aquel entonces la embajadora de los EE.UU. ante la ONU, soltó esta perla al ser preguntada por la periodista de la CBS. Un resumen de lo que puedes ver en el vídeo de más adelante:

Periodista: “Hemos oído que medio millón de niños han muerto (como consecuencia de las sanciones impuestas a Irak). Quiero decir, eso son más niños que los que murieron en Hiroshima ¿Merece la pena pagar ese precio?”

M. Albright: “Creo que es una difícil elección, pero el precio, el precio… creemos que el precio pagado (medio millón de niños muertos) mereció la pena. Es una cuestión moral, pero la cuestión moral es incluso una más amplia ¿No debemos al pueblo americano y a los militares americanos y a los otros países en la región que este hombre (Sadam Hussein) no sea una amenaza”.

En aquella época Albright era embajadora de EEUU ante la ONU. Pero ya verás que hay más .

Las sanciones contra el régimen de Sadam Hussein se justificaron por la amenaza que constituían las armas de destrucción masiva que los servicios de inteligencia decían que Irak tenía y que estaba acumulando. Tras la guerra de Irak, varios años después, las manidas armas de destrucción masiva no aparecieron pero los millones de civiles muertos tras 15 años de sanciones y de guerras sí que fueron enterrados.

El vídeo que no puedes perderte sobre esta “criatura”:

Entre 1997 y 2001 este angelito fue la secretaria de Estado de picha-brava-Clinton y siguió calentando el asunto de Irak. En un Town Hall (una reunión con ciudadanos muy típica de la cultura política de EE.UU.) celebrado en Ohio en febrero de 1998 un joven le pregunta a la secretaria de Estado Albright:

“¿Por qué bombardear Irak cuando otros países han cometido violaciones parecidas? Turquía por ejemplo ha bombardeado ciudadanos kurdos; Arabia Saudí ha torturado a disidentes políticos y religiosos ¿Por qué los EE.UU. aplican un estándar distinto de justicia para estos países?”

Y Albright con una cara desencajada responde:

“Déjeme decirle que cuando hay problemas como los que usted ha descrito nosotros los señalamos y mostramos nuestra oposición, pero no hay nadie que haya hecho a su pueblo o a sus vecinos lo que Sadam Hussein ha hecho… Yo creo que Sadam Hussein ha producido armas de destrucción masiva que es seguro que no colecciona para su placer personal sino para utilizarlas, y por lo tanto es cualitativa y cuantitativamente diferente que cualquier dictador brutal que haya aparecido recientemente”

En 1998 había dictadores brutales entre los que elegir, algunos de ellos contaban con armas de destrucción masiva de las de verdad, no de las que se inventan como excusa –jamás aparecieron esas armas en Irak–, pero el asunto de Irak no iba de esas armas de destrucción masiva sino de intereses geoestratégicos y económicos y de quitar de enmedio a un dictador que ya no era amigo y por lo tanto inútil. La experiencia demuestra que si en un país musulmán quitas a un dictador el vacío que este deja lo llenan los señores de la guerra que se pelean para decidir cuál de todos es el más musulmán y más parecido al atroz fundador de ese culto maldito llamado Islam.

En 2003 George Bush hijo desató una guerra después de que Colin Powell presentara pruebas falsas (como luego admitió él mismo) ante la ONU. El fuego del ardor guerrero se alimentó, además de con el peligro de unas armas de destrucción masiva inexistentes, con la patraña de que Sadam Hussein apoyaba a al-Qaeda –la organización terrorista responsable del atentado en las Torres Gemelas–. Este último punto tiene cierta gracia teniendo en cuenta que el ataque sobre Irak fue lanzado desde Arabia Saudita, patria de Osama Biin Laden y de 15 de los 19 secuestradores de los aviones del 11 de septiembre.

¿Cuántos kilómetros de frontera tienen los EE.UU. con Irak? ¿Cuántos estadounidenses vivían amenazados en Irak en 2003? Hagámonos las mismas preguntas con respecto a la guerra en Ucrania, ese país que vienen usando como centrifugadora de dinero las corruptas élites que tienen secuestrado Occidente

En 1978, Bush y el hermano de Osama bin Laden, Salem bin Laden, fundaron Arbusto Energy (Arbusto es Bush en español), una compañía petrolera con sede en Texas.

Varios miembros de la familia bin Laden invirtieron millones en The Carlyle Group, una firma de capital privado global con sede en Washington, DC. El asesor principal de la empresa era el padre de Bush, el expresidente George H.W. Bush.

Después de que se hiciera pública la noticia de la conexión bin Laden-Bush, el Bush padre renunció a su puesto en Carlyle.

Curiosamente, el 11 de septiembre de 2001, varios miembros del Grupo Carlyle, incluido Bush padre y su exsecretario de Estado, James Baker, se reunieron en el Hotel Ritz Carlton en Washington, D.C., junto con Shafiq bin Laden, otro de los hermanos de Osama bin Laden. (Fuente: Denver Post) Mientras Bush hijo corría por patas al Air Force One, su papá charlaba de negocios con el hermano del tipo que organizó (supuestamente) todo. Y dicho sea de paso, ese “tipo” –Osama Bin Laden– fue hasta hacía muy poco un activo de la CIA mientras sus guerrilleros luchaban contra los soviéticos en Afganistán (ver Rambo III para más contexto).

Si bien todos los vuelos no militares sobre el espacio aéreo de EEUU fueron suspendidos después de los ataques terroristas, se hizo una excepción: la Casa Blanca autorizó volar a los aviones que recogieron a 140 ciudadanos saudíes, incluidos 24 miembros de la familia bin Laden, que vivían en varias ciudades de los EE. UU., para llevarlos de regreso a Arabia Saudita, donde estarían a salvo. Nunca fueron interrogados… Pero es porque soy un conspiracionista y por eso cuento estas cosas…

El objetivo no era una tiranía medieval como Arabia Saudita, con sus pintorescas e islámicas tradiciones milenarias de amputar manos, cortar cabezas y lapidar adúlteras en las plazas públicas. El objetivo del Clan Bush y de gentuza como Madeleine Albright no era la patria de la mayoría de los terroristas del 11 S, sino un tirano pelagatos que había bailado al son que le habían tocado (Guerra Iran-Irak por ejemplo) hasta 1988 y que se volvió desobediente. Podría extenderme en el asunto pero daré solo un dato: Según la BBC la población cristiana en Irak antes de la guerra era de 1,5 millones de personas, y tras la guerra 250 mil

Veo bastantes similitudes entre el Clan Bush y el Clan Biden donde estos tándems padre-hijo trabajan para lucrar a su famiglia; el padre abre las puertas, el hijo hace los negocios “en el nombre del Padre”, y si la cosa se tuerce o alguien no obedece, se montan una guerra –vale cualquier excusa– para alborozo de la industria armamentística.

Y luego hay siempre un bicho repugnante como Albright a quien le parece que mereció la pena la muerte de medio millón de niños ¿Se aplicaron sanciones a esta señora por sus palabras? ¿Se embargaron activos de EE.UU. en algún lugar del mundo por esta (y otras) guerra completamente estéril y sin sentido (excepto para el bolsillo de algunos)? ¿Se excluyeron a los deportistas y artistas estadounidenses de las competiciones oficiales y de las exposiciones, conciertos, teatros?

¿Cuántos kilómetros de frontera tienen los EE.UU. con Irak? ¿Cuántos estadounidenses vivían amenazados en Irak en 2003? Hagámonos las mismas preguntas con respecto a la guerra en Ucrania, ese país que vienen usando como centrifugadora de dinero las corruptas élites que tienen secuestrado Occidente.

Y hasta aquí el artículo de hoy, que ha sido breve, pero os “amenazo” a todos con publicar un extenso artículo sobre una serie de acontecimientos muy interesantes que tuvieron lugar en Irán e Irak entre 1905 y 1988 y que os permitirán ser los cuñados más tocapelotas y a la vez mejor informados en las comidas familiares.

Pásate por nuestra tienda y píllate esta camiseta que hará las delicias de todos los borregos políticamente correctos

Recordando cuando Madelein Albright dijo que medio millón de bebés muertos mereció la pena, para encontrar armas de destrucción masiva que sabían que no existían

loader-image

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Homo Correctensis. El primer libro de Freenoticias

Un libro que desintegra, fulmina y aplasta todos los iconos y los dogmas de la fe correctensis, empleando cosas absolutamente fachas como el sarcasmo, el humor y los datos. No hay misericordia ni respeto en las páginas de Homo Correctensis, sino un análisis brutalmente directo y sin concesiones, repleto de argumentos, información contrastada y un humor desinfectante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies