Propaganda rusa,… le dijo la sartén al cazo

No me fío de la embajada rusa, pero menos aún de Twitter. Quiero contarte el por qué de mi desconfianza, repasando una historia que pasa desapercibida en España y en casi todo el mundo.