InicioOpiniónLa mascarilla boomerang "cosificadora". Mejor no obedecer nunca

La mascarilla boomerang “cosificadora”. Mejor no obedecer nunca

-

Si esperas a que el político o burócrata psicópata de turno te dé o no permiso para RESPIRAR de modo normal y autónomo por la calle, eres un esclavo y mereces serlo.

Parece que la imposición de portar el pañal facial por la calle va a ser levantada la semana que viene y que el gobierno de Su Sanchidad Chulo-Piscinas I volverá a concedernos el “privilegio” de no taparnos la cara. Gracias le sean dadas al apuesto jinete del falcon por su magnánima generosidad. Bueno, eso es lo que pensarán los que han acatado esta práctica supersticiosa, yo y muchos otros no.

Cuando un gobierno trata de imponer este tipo de normas la actitud lógica debe ser la misma que deberíamos tener si el Consejo de Ministros declarara ilegal la Ley de la Gravedad; no tomárnoslo en serio y no hacerle ni puto caso. En este escenario de “nueva subnormalidad” las mascarillas son un detalle CLAVE puesto que visualizan y perpetúan algo que a los políticos les excita y les da poder: el miedo de la gente. Visualizar y perpetuar son dos verbos muy conjugados en el discurso feminista 2.0, así que completaré el trío con “cosificar”.

Si aún no has votado en nuestra encuesta #NurembergII a qué esperas:

Según la Real Academia de la Lengua cosificar significa reducir a la condición de cosa a una persona. En Corea del Norte existen 15 cortes de pelo autorizados para cada sexo (allí de momento solo hay dos sexos y dos géneros). En Corea del Norte, teñirte el pelo, llevar trenza o cresta se considera un desacato intolerable, porque la sumisión de fondo, que se exige en todos los órdenes de la vida, debe verse refrendada y manifestada mediante una uniformidad.

No llevar un trapo amarrado a los morros no es un privilegio de quita y pon es un derecho, el tuyo, que NADIE puede administrar en tu nombre.

Colocarte un hijab, un pañal facial, un burka o un corte de pelo concreto, por decreto, convierte al individuo en un número, en una abeja más de la colmena que acata feliz –sin siquiera plantearse que rechistar sea una opción– el destino que le sea impuesto en cada momento. Quienes están convencidos de que los que le obligan a estas cosas saben mejor y lo hacen por el bien de todos, una falacia descomunal, suelen asustarse de quienes ponemos pie en pared en estos temas y nos negamos a acatar. Los argumentos de las abejas dóciles suelen incidir en afear la actitud poco solidaria de los que disentimos: que se rompe el consenso, que se quiebra la lucha común contra la pandemia, que se atenta contra el decoro.

Las cosas son más predecibles que los individuos y por lo tanto las cosas les molan más –mucho más– a todos esos que andan obsesionados con la Cuarta Revolución Industrial –recordemos: la unificación de nuestras identidades física, digital y biológica en palabras de Klaus Schwab el maestro de ceremonias del Gran Reinicio– y la agenda 2030 progremonguer. Ponerte una dizque vacuna obligatoria hoy, inyectarte o tatuarte o llevar colgando otra cosa mañana, obligarte a colocarte una máscara, te cosifica; y ¡ay amigo!, no sabes hasta qué punto eso excita a estos pervertidos. Dale la patita, tráele las zapatillas, rueda,… hazte el muerto; buen chico.

Cualquier aberración con la que transijamos, como esta de las mascarillas, es una derrota del individuo y un paso más hacia su disolución en una sopa insípida de servidumbre acrítica.

El mejor consejo que puedo darte es: desobedece y además haz alarde de ello. Sé altiva, sé un chulo vacilón, pavonéate de tu desobediencia y proclama que tú simplemente no tragas, que a ti no te dictan lo que debes vestir o lo que debes inyectarte, que tú eliges. No llevar un trapo amarrado a los morros no es un privilegio de quita y pon es un derecho, el tuyo, que NADIE puede administrar en tu nombre.

El artículo sobre el CoPPero Fernando de Haro está esperando en pista para despegar (actualizado 7 de febrero 2022: enlace al artículo sobre Fernando de Haro). Sé que hay varios lectores con ganas de que le practique una merecida biopsia a la moral de este altanero puntal del terrorismo informativo que parasita las ondas hertzianas vespertinas. La COPE, donde trabaja de Haro y el resto de su comando, es esa emisora dedicada a tiempo completo a la imposible misión de defender a un señor que habita en el Vaticano y está pluriempleado como comercial de Johnson & Johnson, como masajista de tiranos comunistas y como defensor a ultranza de la fe… de Mahoma.

Anuncio - Hosting Web de SiteGround - Diseñado para una fácil administración web. Haz clic para saber más.
Anuncio - Hosting Web de SiteGround - Diseñado para una fácil administración web. Haz clic para saber más.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

El libro Maldito de Publio:

spot_img

LATEST POSTS

El verdadero significado de las siglas PSOE

Participa en la encuesta para la refundación del PSOE de Pedro Sánchez ¿Cuál crees tú que es el verdadero significado oculto en las siglas PSOE? Respuestas...

Ucrania reconoce la soberanía marroquí sobre el Sahara Occidental

Hoy hablo de como Kuleba, el ministro de Asuntos Exteriores del régimen de Zelensky, es capaz de viajar a Marruecos para contar que ellos apoyan...

Podcast. El Pantano de Washington prevaricó para ayudar a Biden a ganar en 2020

Michael Morell (ex número dos de la CIA en tiempos de Obama) ha declarado ante el Comité Judicial del congreso de los EE.UU. que una...

Democracia “Ukranian style”: Zelensky a por los monjes

Miles de fieles asistieron hoy al servicio religioso en el monasterio de Kiev-Pechersk Lavra mientras los monjes se preparan para el desalojo por parte del...

Most Popular

Anuncio - Hosting Web de SiteGround - Diseñado para una fácil administración web. Haz clic para saber más.

El libro Maldito de Publio:

spot_img

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies