lunes, mayo 16, 2022
IniciointernacionalFallece el atleta húngaro Szilveszter Csollany por la enfermedad contra la que...

Fallece el atleta húngaro Szilveszter Csollany por la enfermedad contra la que fue obligado a vacunarse

Los medios se refieren a la muerte del medallista húngaro Szilveszter Csollany como el fallecimiento de un anti-vacunas, aunque estaba vacunado.

Quizá el titular debería ser “atleta obligado a vacunarse fallece por la enfermedad contra la que es vacunado”, pero titular contando la verdad en según que temas –y el virus chino es hoy el principal– es contrario al catecismo del buen terrorista informativo.

Si tecleas el nombre de Szilveszter Csollany en Googlestán te encontrarás con algo parecido a esto:

Lo de Antena 3 es un terrorismo informativo de aúpa. Los muy hijoputas de este medio terrorista parecen trazar una causalidad entre oponerse a la vacunación y morir por covid, “muere tras oponerse a la vacunación”, pasando por alto en el titular y subtítulo que este señor ESTABA VACUNADO.

Llenan titulares con la etiqueta “antivacunas” para agradar a sus amos y mantener el negocio del miedo y la venta encadenada de dosis, y luego al final de sus tristes artículos de corta y pega cuentan que estaba vacunado… o ni lo cuentan. El impacto que se busca es que la gente al leer el titular se sienta compelida a vacunarse o meterse otro chute y que la caja de resonancia de viejas del visillo se haga eco de que un pobre desgraciado murió por no querer “inmunizarse” como el dios Blackrock y el Papa montonero mandan. Porque resulta que el que fuera campeón olímpico y mundial de gimnasia se vacunó obligado por sus circunstancias laborales ya que impartía clases en el Union Eisenstadt un club deportivo en Austria (*) donde es obligatorio para todos los entrenadores inocularse la pócima. No se vacunó por estar enfermo sino porque se lo exigía su empleador. Se vacunó para poder ganarse la vida… ¿voluntariamente verdad?

(*) Austria es ese país alpino donde nació un tal Adolfo y que desde el 1 de febrero va a hacer la vacuna obligatoria (aprobado por su parlamento) multando con hasta 3.600 euros a los “infractores” y llegando a poder encarcelarlos.

La hipótesis de que muriera como consecuencia de la vacuna ni se contempla (a la calle el periodista que se atreva siquiera a sugerirlo) a pesar de que sean hechos incontestables que LA GENTE VACUNADA TAMBIÉN MUERE POR COVID, Y ADEMÁS TAMBIÉN POR EFECTOS CAUSADOS POR LA VACUNA.

En un artículo publicado por el medio húngaro Promotions.hu el 29 de diciembre podemos leer lo siguiente:

Es preocupante saber poco acerca del estado de Szilveszter Csollany, quien aún se mantiene con vida con un ventilador en uno de los hospitales de Budapest. El atleta olímpico necesitaba tratamiento hospitalario por el coronavirus, y hasta el momento se ha escuchado que no ha sido vacunado.

El investigador Dr. Tamás Letoha, por otro lado, anunció recientemente en Facebook que Csollány había sido vacunado con una vacuna de vector de dosis única, Janssen, antes de ser ingresado en el hospital.

El mismo medio prosigue contando:

Tamás Letoha, quien trabaja con Pfizer desde hace 20 años, dijo que se enteró directamente por el médico de Csollany de que había sido vacunado con Janssen.

Y luego termina diciendo que:

La verdad, por supuesto, es que el atleta olímpico se vacunó poco antes de ser ingresado en el hospital, por lo que prácticamente no pudo desarrollar una protección adecuada en su cuerpo. Además, hay quienes dicen que la eficiencia de Janssen es muy baja.

El antivacunas murió vacunado con Janssen que es esa vacuna que precisa una sola dosis para “inmunizarte” o lo que sea que te haga, y aún así falleció por Covid. A mí como que hay algo en todo esto que no me cuadra, será porque yo soy un facha impenitente.

Bueno, pues muy bien, por tardar en vacunarse se murió, así que corre a ponerte otra inyección para que no te pase a ti. Supongo que ese es el mensaje que a toda la prensa terrorista le gusta transmitir. O el mensaje que el CEO de Pfizer –Albert Bourla– transmite cuando dice que dos dosis de su enjuague apenas protegen, tres un poco y que en marzo sacarán su vacuna 1.1 para ponerte 3 dosis contra Ómicron.

En otro medio húngaro, Blikk, podemos leer un artículo fechado el 7 de diciembre en el que se lee lo siguiente:

El gimnasta se contagió de coronavirus hace tres semanas, y lleva una semana tan enfermo que tuvo que ser trasladada en ambulancia desde Sopron (una ciudad húngara) a un hospital de Budapest, y aún está siendo atendida en la capital.

En Blikk leo que “el gimnasta recibió la vacuna de Janssen dos semanas antes de su enfermedad”. Si el 7 de diciembre llevaba enfermo 3 semanas eso significa que cayó enfermo alrededor del 19 de noviembre. Si se vacunó dos semanas antes, debió ser sobre el 7 de noviembre.

La vacuna de Janssen surte su magia con una sola dosis y alcanza su cénit de protección a los 14 días según nos dice RTVE (Radio Televisión Espantosa que diría Rosa María Mateo) citando al Ministerio de Sanidad y calificando a la poción Janssen como la más veloz:

Si Csollany se bautizó con el agüita bendita de Janssen y 14 días después cayó enfermo hay algo que no cuadra. Si Televisión Española y el Ministerio de Sanidad dicen que la protección que Janssen ofrece contra los demonios covidianos es máxima al cabo de dos semanas de su administración: ¿Cómo es posible que sea precisamente al cabo de 14 días de la administración de la vacuna que este atleta cayera enfermo?

Y digo Atleta con “A” mayúscula porque este hombre de 51 años era un titán sin achaques de ningún tipo.

En este vídeo vemos a Szilveszter Csollany en febrero de 2020, con 50 años, haciendo cosas que pocos hombres de 25 pueden hacer sin partirse por la mitad.

El relato oficial nos importa cuarto y mitad de mierda a cada vez más personas. Yo me abono a los datos constatables (hasta donde llego, que tampoco soy del MOSAD) y estos datos lo que nos indican es que un hombre sano y vacunado contra el covid murió por covid. El dato que nunca vamos a tener es el de qué le habría pasado si no se hubiera vacunado.

Descanse en Paz.

loader-image

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Homo Correctensis. El primer libro de Freenoticias

Un libro que desintegra, fulmina y aplasta todos los iconos y los dogmas de la fe correctensis, empleando cosas absolutamente fachas como el sarcasmo, el humor y los datos. No hay misericordia ni respeto en las páginas de Homo Correctensis, sino un análisis brutalmente directo y sin concesiones, repleto de argumentos, información contrastada y un humor desinfectante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies