viernes, enero 28, 2022
InicioOpiniónEmmanuel "Omacron" quiere joder a los no vacunados. Que piense en Luis...

Emmanuel “Omacron” quiere joder a los no vacunados. Que piense en Luis XVI cuando se mire al espejo

El presidente de la República francesa ha anunciado que “joderá a los no vacunados” todo lo que pueda. El jefe de Estado de Francia ha declarado la guerra a Francia. Yo no lo haría Manolo, recuerda a Luis XVI.

Estas son algunas de las delicadas palabras del presidente de TODOS los franceses en su entrevista en la revista ‘Le Parisien’:

“Yo no estoy a favor de fastidiar (emmerder) a los franceses. Me quejo todo el día cuando la administración lo hace. Pero bueno, a los no vacunados, sí que tengo muchas ganas de joderles. Y vamos a seguir haciéndolo, hasta el final. Esa es la estrategia. No voy a meterlos en prisión, y no les voy a vacunar por la fuerza. Pero hay que decirles: a partir del 15 de enero, ya no podréis ir a un restaurante, no podréis tomar una copa ni ir al teatro, no podréis ir al cine…”

Otro francés que también rigió los destinos del Hexágono, y que nació allá por 1754, un tal Louis Capet alias Luis XVI, siendo mucho menos chulo e hijo de perra que monsieur Omi(a)cron, acabó perdiendo la cabeza. No le vendría mal recordarlo a Manolo.

El historiador Jules Michelet argumentó tras la muerte del ya ex rey Luis XVI un 21 de enero de 1793, que su ejecución supuso la aceptación de la violencia como herramienta para la felicidad. Michelet escribió: “Si aceptamos la proposición de que una persona puede ser sacrificada por la felicidad de muchos, pronto se demostrará que dos o tres o más, también podrían sacrificarse por la felicidad de muchos. Poco a poco, lo haremos y encontraremos razones para sacrificar a muchos por la felicidad de muchos, y pensaremos que fue una ganga”.

Coincido con Michelet en que la violencia no debe ser jamás aceptada como herramienta para lograr la felicidad; no obstante no debe ser excluida como medio para lograr evitar despropósitos mayúsculos. Yo no quiero ver a Emmanuel Macron guillotinado. No me produciría ninguna satisfacción ver su testa rodar. Pero mucho menos que ver la cabeza de este déspota globalista rebotando por los adoquines parisinos, quiero ver a ciudadanos tratados como basura por no querer inyectarse una substancia de cuyos efectos nadie –ni Macron– va nunca a responsabilizarse.

El jefe de Estado de Francia ha admitido, de manera incuestionable y macarrilmente explícita, su deseo y su intención de poner todos los recursos de los que dispone –y son muchos– al servicio de la obtención de un fin criminal: joderles la existencia a millones de ciudadanos. Ningún rey francés se atrevió a llegar tan lejos.

El jefe de Estado de Francia acaba de declarar, el 4 de enero de 2022, la guerra a millones de sus ciudadanos, afirmando que busca literalmente JODERLES hasta el final ¿Qué demonios se fuma o bebe este remedo de Bonaparte para decir semejante badajada con total tranquilidad? Aunque tal vez la pregunta más pertinente debería ser ¿qué intereses y que fuerzas se mueven detrás de esta altanería chulesca, capaces de que el servidor máximo de los ciudadanos franceses ose amenazar abiertamente y como un macarra a sus gobernados?

Porque no es solo Manolete Omacron quien habla de esta guisa, este guaperas gabacho extremocentrista es solo otro busto parlante cualificado. Omacron es uno de los muchos políticos de alto nivel que por todo el mundo repiten como loritos las consignas de un poder que les utiliza y al parecer les supera. Porque no existe lógica científica, no hay argumentos legales, carecen de justificación moral alguna, y aún así persisten en apretar las clavijas a la población para lograr inyectarles algo ¿Es la vacuna un medio o un objetivo en sí misma? La pregunta es más pertinente a cada día que pasa, y la respuesta cada vez más obvia: es un fin.

Si la maldita vacuna, que ya parece más una meta per se que un mero medio, funcionara como una vacuna, los vacunados no deberían temer contagiarse, y la obligatoriedad de la misma carecería de sentido. Si la vacuna actúa como un mediocre antigripal que lleva adosados un sinfín de endemoniados efectos adversos, como es el caso, debería dejarse al libre albedrío de cada cual el aceptar o no ser inyectado.

Inyectarse las dosis que en cada momento la industria farmacéutica aconseje, por nuestro bien claro, supone también hacer rodar los dados, comprarnos nuevas papeletas para la rifa de efectos adversos, muchos de los cuales son infinitamente más perniciosos que contagiarse de virus chino y además no te libra de participar también en los covid-sorteos que vaya celebrándose según aparezcan nuevas cepas y variantes. Entonces, ¿quién es este petulante canalla Emmanuel para amenazar a quienes decidan participar en solo una de las loterías?

Encima el tío perdonavidas dice que no va a obligar a nadie a vacunarse ni a meterles en prisión por no hacerlo. Gracias Manolo por tu magnanimidad, tal vez te faltó añadir “de momento” capullo sobrado.

Manolito estuvo desatado en su entrevista y calificó de “inmensa falta moral” oponerse a la vacunación, y dijo que los no vacunados “vienen a menoscabar la solidez de una nación. Cuando mi libertad viene a amenazar la de los demás, me convierto en un irresponsable. Y un irresponsable ya no es un ciudadano”.

Además de presidente de la República, Manolito Omicron cree ser el juez que determina qué es o no moral en su reino; ni el rey Sol fue tan arrogante. Tal vez le pase desapercibido a este Edipo consentido que lo verdaderamente inmoral es amenazar a quienes con sólidos argumentos y en ejercicio de una libertad –que no emana del Palacio del Elíseo–, se oponen a participar en esta astracanada. También el presidente Sol cree ser quien determina qué ciudadanos son o no responsables, y encima se atreve a sentenciar como apátridas no-ciudadanos a los franceses que hacen lo que a él no le sale de sus minúsculos gladiolos que hagan ¿Les quitamos también el derecho al voto Manolín?Venga tontos a aplaudir a Omacron.

Manifestar el deseo de JODER a millones de compatriotas haciéndoles la vida imposible por no querer participar en un experimento desquiciado, y encima jactarte con recochineo de que no les vas a meter en prisión ni a pincharles a la fuerza, es un síntoma de la impotencia de los cretinos a la hora de convencer con razonamientos y sentido común. La bravata de chulo de taberna de Manolito el Tirano también puede ser la mejor prueba a la hora de sentenciar a este bravucón de mierda.

El jefe de Estado de Francia ha admitido, de manera incuestionable y macarrilmente explícita, su deseo y su intención de poner todos los recursos de los que dispone –y son muchos– al servicio de la obtención de un fin criminal: joderles la existencia a millones de ciudadanos. Ningún rey francés se atrevió a llegar tan lejos. Creo que según vayan desarrollándose los acontecimientos plandémicos, y la cosa seguirá con seguridad tomando giros curiosos, estas declaraciones van a ir pesando como una losa en el futuro político-penal de Macron. Su chulería altanera va a ser vista como una admisión de culpabilidad y son muchos los franceses que le han apuntado la matrícula. Tal vez su madre-esposa-exprofesora, Brigitte Macron (24 años mayor que Manolito), debería darle unos merecidos azotes a este niñato edípico y ex-banquero de Amiens, antes de que los franceses busquen, como decía Michelet, la felicidad en la violencia y se cobren venganza en este mamarracho títere del globalismo. En Francia las revoluciones se las suelen tomar muy en serio.

Esta estrofa del himno de Francia, La Marsellesa, debería resonar en los oídos de sátrapas canallas como Monolito OMacron:

Los dueños de nuestro destino
No serían más que unos viles déspotas.
¡Temblad! tiranos, y también vosotros, pérfidos,
¡Oprobio de todos los partidos!
¡Temblad! Vuestros parricidas proyectos
Van al fin a recibir su castigo

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Homo Correctensis. El primer libro de Freenoticias

Un libro que desintegra, fulmina y aplasta todos los iconos y los dogmas de la fe correctensis, empleando cosas absolutamente fachas como el sarcasmo, el humor y los datos. No hay misericordia ni respeto en las páginas de Homo Correctensis, sino un análisis brutalmente directo y sin concesiones, repleto de argumentos, información contrastada y un humor desinfectante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies