viernes, enero 28, 2022
IniciointernacionalJacinda Ardern --psicópata sádica-- da permiso a los neozelandeses para ir al...

Jacinda Ardern –psicópata sádica– da permiso a los neozelandeses para ir al baño. Miedo, sumisión y control

Quienes entrenan perros les atizan en el hocico, les tiran de la correa, les ponen un bozal, les encierran y les reprenden cuando hacen lo que no deben o no se aprenden el truco ¿A alguien le suenan estas cosas?

No me voy a cortar ni un poquito: Jacinda Ardern es una zorra tirana arpía que merecería ser encerrada en prisión hasta morir.

Si no me crees, ponte el vídeo y descubre que además es admiradora de un tal “Peter Santris” from Spain (es decir Pedro Sánchez, nuestro chulo-piscinas de referencia)

Hay algo en Arden que le hace destacar por su podredumbre moral entre el albañal repleto de detritos pestilentes que es la clase dirigente política de nuestro mundo actual. Lo que hace que esta inmunda y repugnante zorra cretina resalte entre las heces bípedas que viven de sodomizar nuestras libertades es la vena sádica que transpira todo su rostro caballuno cuando les cuenta a sus súbditos como va a joderles la vida. El rostro de Jacinda se ilumina al decir que la gente podrá ir al baño en casa de sus familiares, y añade “un lujo”. La zorra bestial y despiadada disfruta, y sonríe, concediendo golosinas, como darte permiso para ir al baño en casa de tu abuelita, a los imbéciles que le votaron.

A esta cruel y bestial cochina arrogante le es imposible evitar poner cara de caperucita feroz con las bragas mojadas cuando le reconoce a un periodista que Nueva Zelanda será una sociedad de dos niveles en la que los no vacunados serán desposeídos de las libertades que los inyectados disfrutarán hasta que ella quiera.

Esta puerca inmoral se jacta de recluir a los neozelandeses en campos de concentración y que si se niegan a hacerse tests adicionales les tendrá arrestados 14 días más, y lo dice con una amplia sonrisa sanguinaria . Nadie tiene el derecho a meter a nadie nada por la nariz para poderse ir a su casa. Para esta puerca infecta, establecer un apartheid sanitario no solo no es un problema sino que lo encuentra genial a juzgar por la cara de yegua en celo que pone al decirlo.

Un periodista le preguntó a Jacinda si no pensaba que todas esas medidas para “conceder” derechos a los inyectados y robárselos a los que no se pinchan no era como establecer de facto una sociedad con dos niveles de ciudadanos. La respuesta que esta simpática pedorra autócrata le dio, sin poder contener un gesto de satisfacción, fue: “eso es, exactamente, ¡yep!”.

En Nueva Zelanda, con poco más de cinco millones de habitantes, llevan 44 muertos desde el arranque de la Plandemia (el equivalente a un mes y medio de accidentes de tráfico en el país) y aún con estas cifras su gobierno les ha mantenido encerrados siempre que esta cabrona y su gobierno despótico han querido. En Auckland llevan casi 3 meses con un encierro que está calificado como el más duro dentro de las 34 economías líderes de la OCDE.

Quitar libertades a unos y permitirles disfrutarlas a otros en función de quien se haya pinchado o no una substancia, es una aberración en sí misma y no debería ni siquiera ser una opción; pero puestos a ser unos déspotas –que es en lo que están Jacinda y tantos otros por todo el mundo– es mejor ser unos déspotas capaces de emplear argumentos válidos; pero ni eso.

Quienes entrenan perros les atizan en el hocico, les tiran de la correa, les ponen un bozal, les encierran y les reprenden cuando hacen lo que no deben o no se aprenden el truco ¿A alguien le suenan estas cosas?

Todo el debate en torno a la conveniencia del uso de estos pasaportes es dar vueltas alrededor de un sinsentido. Ningún escenario justifica estas medidas. Veamos

Escenario 1: Vacunas que funcionan

Si las vacunas protegieran contra la infección, cosa que no hacen, y si evitaran la propagación del virus de Wuhan a terceros, que tampoco logran, no tendría sentido apartar a los no vacunados de su derecho a participar de la vida social. En este escenario los no vacunados serían los únicos que se infectan, enferman y mueren y los vacunados pueden terminarse la ensalada mientras contemplan desde su épica inmunidad como los no vacunados caen y hacen caer a los de su “especie”. Nadie pide un pasaporte sarampión, o tener un pase varicela o un salvoconducto rubeola para entrar al cine. Esto es así porque los muy pocos que mueren por estas enfermedades son los que están sin vacunar y los vacunados no tenemos de qué preocuparnos y además sabemos que los efectos secundarios son estadísticamente despreciables.

Escenario 2: Substancias inyectables paliativas repletas de contraindicaciones

Este es el escenario en el que estamos. Aquí tanto inyectados como no pinchados se infectan e infectan a otros y supuestamente los arponeados mueren menos que los que no lo están (cosa que no ocurre así como hemos visto en muchos casos). En esta situación conceder “privilegios” a los pinchados y quitárselos a los no inyectados tampoco tiene sentido porque existe la misma posibilidad de contagiarte estando rodeado de vacuñados que de dudacionistas sin rejonear. El argumento de la asquerosa Jacinda de que castigando a los rebeldes insolidarios se premia a los buenos ciudadanos –vacuñaditos– es una falacia insostenible… pero a esta guarra tiránica le da lo mismo y disfruta vendiendo esta mercancía podrida.

Ardern –y muchos más– quiere que la gente compre que para dar confianza a unos, vacunados e identificados como los buenos y solidarios, hay que castigar a otros, no vacunados y egoístas, y que así los unos estarán “a salvo” del mal. Cualquier adiestrador de perros sabe bien de qué va esta técnica. Un adiestrador canino lo que le inculca al perro es que si hace lo que le ordena tendrá un premio. Hacerse el muerto, rodar o dar la patita no sirve de nada para la salud o el bienestar del perro, el chucho podría estar follando, oliendo culos o corriendo por ahí que es lo que a los perros les gusta,… pero como le dan un hueso o un juguete, pues ahí va el perro haciendo cosas.

Quienes entrenan perros les atizan en el hocico, les tiran de la correa, les ponen un bozal, les encierran y les reprenden cuando hacen lo que no deben o no se aprenden el truco ¿A alguien le suenan estas cosas? Los perritos malos, que aún no saben o no quieren hacer el truco, se fijan en los perros dóciles y optan por ser lobos y pasar, o por mover la colita para pasar por el aro y llevarse su premio.

El negocio que se traen entre manos los heraldos del covidiotismo como Jacinda, es el de obtener un mayor control sobre las vidas de la gente fomentando el miedo para obtener la sumisión. Palo y zanahoria y una sonrisa sádica para acompañarlo todo. El control es el objetivo y para lograrlo necesitan inocularte el miedo que sea preciso hasta obtener tu sumisión. El miedo embota el cerebro, impide pensar con lucidez, vuelve irracionales a las personas y acrecienta el deseo de entregarte al líder que te ofrece una solución por más que esa solución no pase de ser una majadería.

Miedo, miedo y más miedo y en mitad de esta incertidumbre unos líderes de leyenda que te van a salvar y para ello un día te piden una cosa y al día siguiente la otra, y pasada una semana se inventan algo nuevo para que nadie escape del miedo. Una dosis, dos, tres, 27 dosis; una variante, otra y esta otra más,… pero habrá una actualización de la vacuna, y si nos la ponemos el 95,83% de la población podremos estar, quizá, salvados… ¡pero con mascarilla eh! Y tú sigues con el miedo, y ya se te olvidó que antes ibas con guantes y que fumigaban las aceras aun cuando sabían que el virus no se propagaba por lamer señales de tráfico; y se te olvidó que los confinamientos no sirvieron para una mierda y que fueron inconstitucionales; y se te olvidó que puedes dar la mano, … pero sigues haciendo coditos y ejecutando el ritual de la mascarilla en la terraza del bar comohacen los políticos (solo cuando les ven). Dame la patita, rueda, hazte el muerto, buen chico,… toma un pasaporte para jugar.

Los medios de comunicación, los gobiernos estatales y locales, la publicidad, las redes sociales en manos de ciberdictadores, los buscadores de internet; todos a una empujando una misma narrativa tan desquiciada e irracional como bien engrasada con dinero. Y quien diga lo contrario es un facha, es un nazi y piensa que la Tierra es plana ¿a que sí? Lo dice la tele, lo dice Google, lo dice Herrera en la COPE y Risto Mejide,… y su puta madre,… entonces será verdad.

Solo les queda lograr silenciar completamente mediante la censura –o cosas peores– a todos los que podemos dar un punto de vista racional y aportar cordura en este sinsentido. Aquí la discusión está prohibida y solo se permite estar a favor o muy de acuerdo. Da igual que aportes datos y emplees argumentos mucho más lógicos porque a los que no rememos en la misma dirección se nos tachará de terraplanistas, negacionistas, devoradores de gatitos y de bebés y fascistas al cubo. Hay terraplanistas y hay fascistas por supuesto, pero la mayoría están del lado del relato oficial porque es el menos racional. Por suerte cada vez más gente se para un rato, piensa, compara y abre los ojos y acaba viendo de qué va todo esto.

Por último un aviso a nuestros amigos ignoranoicos. El problema es que una vez que has dado la patita, has rodado y te has hecho el muerto, el adiestrador querrá que saltes a través de un aro de fuego, que muerdas a desconocidos o que te lances por un barranco; y entonces tal vez quedes haciéndote el muerto para siempre.

Un besito Jacinda

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Homo Correctensis. El primer libro de Freenoticias

Un libro que desintegra, fulmina y aplasta todos los iconos y los dogmas de la fe correctensis, empleando cosas absolutamente fachas como el sarcasmo, el humor y los datos. No hay misericordia ni respeto en las páginas de Homo Correctensis, sino un análisis brutalmente directo y sin concesiones, repleto de argumentos, información contrastada y un humor desinfectante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies