domingo, noviembre 28, 2021
InicioOpiniónNuevos humanos: la Cuarta Revolución Industrial, el Gran Reinicio y la Agenda...

Nuevos humanos: la Cuarta Revolución Industrial, el Gran Reinicio y la Agenda 2030

La 4ª RI acelera la fusión de humanos y máquinas, lo que da como resultado un mundo en el que toda la información, incluida la información genética, se comparte y cada acción, pensamiento y motivación inconsciente se conoce, se almacena, se predice y también se castiga si procede. Todo un incentivo para ser "mejor"

En la Cuarta Revolución Industrial tu humanidad es lo que está en juego. La fusión de tu identidad física, biológico-genética y digital n un todo conectado a todo.

Según Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial (WEF) o Foro de Davos, la 4-IR (4ª revolución Industrial por sus siglas en inglés) es la continuación “lógica” de la primera, segunda y tercera revolución industrial: la mecánica, la eléctrica y la digital, respectivamente. La 4-RI aunque parte de la actual revolución digital supone un despegue exponencial en el que convergen áreas digitales emergentes como el Big Data, la inteligencia artificial, el aprendizaje automático (Machine Learning), las computaciones cuántica y genética, la nanotecnología y la robótica.

Esta convergencia de campos punteros de la era digital permitirá, en palabras del propio Schwab, la fusión de las identidades física, digital y biológica. A lo que nos quieren encaminar, los que se perciben como nuevos señores del mundo, es a una existencia en donde se difuminen las fronteras entre el humano y la tecnología, haciendo desaparecer en última instancia las ontologías mismas por las que nos entendemos a nosotros mismos y al mundo, incluido lo que significa ser humano. La moral, la responsabilidad individual y hasta el libre albedrío humanos serán por tanto puestos en jaque.

No te pido que me creas a mí, escucha al propio Klaus Schwab mearse de gusto diciéndolo:

Las aplicaciones específicas que la 4-RI traerá a nuestras vidas son numerosísimas pero podemos destacar algunas muy significativas: un internet ubicuo, el internet de las cosas, el internet de los cuerpos, vehículos autónomos, ciudades inteligentes, impresión 3-D, nanotecnología, biotecnología, ciencia de materiales o el almacenamiento de energía.

Como cualquier avance científico todas estas cosas pueden emplearse tanto para hacer cosas en pro de la Humanidad como contra esta. La visión que tienen de esta 4ª Revolución Industrial Schwab, el WEF, Bill Gates, la ONU, todos los ciberdictadores y los que mueven los hilos de esa Agenda 2030 repleta de sostenibilidad, resiliencia e inclusividad, es el de una excelente oportunidad para aumentar, más si cabe, el control sobre la población y joderse lo poco que nos queda de libertad individual.

La 4-RI en manos de gentuza conlleva esclavitud, control y supresión del concepto “individuo” en favor del de “colmena”. Ese control, que por supuesto se te dice siempre ejercer en pro del bien común (siempre común, nunca individual), se disfraza de sostenibilidad (tradúcelo por todo más caro y tú más pobre), resiliencia (tradúcelo por “jódete, es lo que hay”) e inclusividad (tradúcelo por muchos “colectivos” enfrentados e inmigración desatada… por “el cambio climático”).

Los nuevos señores del mundo nos quieren encaminar es a una existencia en donde se difuminen las fronteras entre el humano y la tecnología haciendo desaparecer en última instancia las ontologías mismas por las que nos entendemos a nosotros mismos y al mundo, incluido lo que significa ser humano

Ya estamos viviendo en los albores de esta 4ª RI, padeciendo algoritmos de Internet que alimentan a los usuarios con noticias y anuncios prescritos que reducen o excluyen el contenido prohibido; algoritmos que censuran el contenido de las redes sociales y envían a personas y organizaciones consideradas “peligrosas” para el Pensamiento Único y el puto “relato”, a gulags digitales; aplicaciones que rastrean y siguen a los sospechosos de covid e informan sobre los infractores a la policía; robots policías con escáneres de códigos QR para identificar y llevar a campos de concentración a los disidentes (esto ya pasa en Australia); y ciudades inteligentes donde todos somos una entidad digital sujeta a ser monitoreada, vigilada y registrada, mientras que los datos de cada uno de nuestros movimientos se recopilan, cotejan, almacenan y adjuntan a una identidad digital.

El siguiente paso es emplear toda esa ingente cantidad de información mediante procesos de Big Data para clasificar a todo quisque y asignarle una cuenta corriente con su “crédito social”; China ya está a la vanguardia en ello. Si te portas mal, si opinas lo que es inadecuado que opines en las redes sociales, si no te vacunas con lo que se te prescriba en cada momento, etc., tu saldo irá mermando y sufrirás las consecuencias. Estas consecuencias pueden ser muchísimas, pero pondré algunos ejemplos: que a tu hijo le resten puntos para entrar en el colegio que tú quieres, que se te excluya para puestos de trabajo en la administración, que se te impida viajar o acceder a determinados lugares, que se te reduzca la cantidad de alcohol, de carne o de combustible que puedes adquirir. No olvides que el dinero digital programable está a la vuelta de la esquina y que este tipo de moneda permite asignar cuotas de gasto, trazar todas las transacciones y hasta programar la caducidad de todo o parte de tu saldo. Imagínate un billete de 50 euros que desaparece de tu cartera pasados 10 días y que solo puedes usar para comprar soja y hamburguesas de Microsoft, o lo que convenga en cada momento.

Es decir, las tecnologías de la 4ª RI someten –y la cosa irá a más– al ser humano a una gestión tecnológica que hace que la vigilancia anterior por parte de la policía o del Estado parezca un juego de niños. Klaus Schwab, quien le ha tomado el gusto a ir de supervillano –además hasta da la imagen de ello–, alaba los desarrollos futuros que conectarán los cerebros humanos directamente a la nube, permitiendo realizar una “minería de datos” del pensamiento y de la memoria. Es decir, que no les va a bastar con que no hables lo que no debes y no publiques lo que no quieren, van de cabeza a por tu ídem para que NO pienses como no debes. Y si aún a pesar de su propaganda y su manipulación aún sigues pensando por tu cuenta podrán tenerte extra vigilado y lo más apartado posible del rebaño para que no contamines a los que ya pasaron por el aro. La 4ª RI acelera la fusión de humanos y máquinas, lo que da como resultado un mundo en el que toda la información, incluida la información genética, se comparte y cada acción, pensamiento y motivación inconsciente se conoce, se almacena, se predice y también se castiga si procede. Todo un incentivo para ser “mejor”. Schwab y los que nos van a ir vendiendo todos esto, promocionan las interfaces cerebro-nube como grandes mejoras para la inteligencia humana estándar y no van a faltar quienes quieran ser los primeros en fardar de tener su corteza cerebral conectada al Gran Hermano y convertirse en genios capaces hasta de predecir el futuro gracias a su acceso al “todo” y a poder trabajar en paralelo con otros cerebros humanos y ordenadores. Una colmena como decíamos.

Bienvenido al 2030. No tengo nada, no tengo privacidad y la vida nunca ha sido mejor (Ida Auken, cretina danesa)

En un mundo así, ¿para qué preocuparse de aprender la tabla de multiplicar del 7 o de estudiar japonés? Los que no se suban a la ola de esta “maravilla” parecerán estúpidos en comparación a todas las lumbreras que estén en comunión con la colmena y puedan decirte cuál es la raíz cúbica de 3.457 sin desenfundar su móvil… ¿Móvil? ¿Eso que usaban los abuelos en 2021?

Estar conectado será genial, el mundo será un ser computacional cojonudo, seremos dioses casi. Estar conectado a otras cosas supone que otras cosas –y medio humanos– estarán conectadas a nosotros, y a tomar viento esa cosa rancia llamada intimidad. Como parte de una red de hardware planetaria también estaremos sujetos a actualizaciones del software, a borrados ocasionales, a accesos inesperados y a la obsolescencia programada (esto último sería un buen término eufemístico para hablar de eutanasia de ahora en adelante)

La computación cuántica elevará exponencialmente la capacidad de todos los dispositivos, el cerebro humano se dice que ya la emplea de forma natural, para realizar cálculos proveyendo a los ordenadores y a los robots con capacidades de pensamiento difuso. También la computación cuántica permitirá un mejor rastreo de todo cuanto existe en el mundo apoyándose en la superposición y el entrelazamiento cuánticos. Verás qué risa.

La 4ª RI en manos de tecnócratas socialistas corporativos, constituirá una prisión virtual de seres muy listos y muy poco inteligentes.

Bajo el modelo de gobernanza que el Gran Reinicio postula, los estados y las corporaciones favorecidas formarán “alianzas público-privadas”. Tendremos un híbrido entre empresas y estado, y puesto que estas empresas serán multinacionales y tendrán el control de la tecnología en mayor medida que los propios estados, no rendirán cuentas a los ciudadanos de los estados nacionales.

La confortable simbiosis entre las corporaciones multinacionales y los gobiernos representa la privatización parcial de la Agenda 2030 de la ONU, en donde el WEF de Schwab aporta los socios corporativos, el dinero y supuestos conocimientos especializados y los estados las pistolas y las leyes. El modelo de gobernanza que los plutócratas del WEF desean, se extiende mucho más allá de la ONU y afecta a la esencia y al comportamiento mismos de los gobiernos en todo el mundo. Estaríamos ante una toma del control por parte de un puñado de empresas en alianza con los estados. Estos últimos irían perdiendo poder paulatinamente en beneficio de las empresas porque los estados se harían cada vez más dependientes de la tecnología de estas empresas minetras que las corporaciones irían suplantando a los estados adquiriendo las capacidades normativas y coercitivas de los estados haciendo que estos se conviertan en prescindibles.

Cuando digo empresas no me refiero a compañías de esas que facturan 1 millón de euros al año, ni 100 millones, ni 1.000, benditas ellas, las pobres. El futuro para estas empresas pequeñas y medianas pasa por su extinción o por convertirse en suministradoras de las corporaciones que dirigirán –Dios no lo quiera– el mundo. A ojos de los globalistas que pergeñan este bonito futuro, las PYMES no son eficientes y serán incapaces de sobrevivir a la avalancha de impuestos y normativas absurdas con las que les van a ir cociendo a fuego lento entre los estados y las corporaciones.

El modelo del WEF representa la gubernamentalización del sector privado . Bajo el “capitalismo de partes interesadas” (stakeholder capitalism) de Schwab y el modelo de gobernanza de estas múltiples partes interesadas, la gobernanza no solo se privatiza cada vez más, sino que también, y lo que es más importante, se irá delegando en las corporaciones como extensiones de los gobiernos y de lo organismos internacionales. De este modo, el estado se amplía, mejora y aumenta mediante la adición de enormes activos corporativos. Estos incluyen fondos dirigidos al “desarrollo sostenible”, al uso del Big Data, de la inteligencia artificial y el 5G (entre otros) para monitorear y controlar a los ciudadanos. El club de empresas “aliadas” de los estados primero se convertirían en extensiones imprescindibles de estos y posteriormente en sus sustitutos para así acabar de una vez por todas con algo tan ineficiente como depender del voto ciudadano cada cierto tiempo . Desde el punto de vista de esta colección de Hijos de La Gran Puta para poder seguir haciendo el “bien” para la “sociedad” es absurdo rendir cuentas ante inútiles lobotomizados o depender de lo que nosotros los imbéciles que no sabemos lo que nos conviene, queramos elegir.

Cyber Polygon 2021, la orgía liberticida del Foro de Davos: Sistemas de moneda digital centralizados que podrán restringir ciertas compras y el Covid-19 como…

Los estados ya están otorgando privilegios extraordinarios a grandes corporaciones de todo tipo. La Plandemia del virus co-Chino ha servido para que las grandes farmacéuticas reciban una protección monopolística y la exención de responsabilidad a cambio de un vehículo mediante el cual los estados puedan ampliar sus poderes de coerción. Han sido las vacunas, y de entre estas las peores, las que han recibido la prioridad en detrimento de tratamientos con otro tipo de medicinas que a pesar de funcionar no sirven para el fin de amaestrar y controlar como los pinchazos de ARN. Muchos medicamentos, que insisto funcionan, han sido satanizados por estos HDLGP.

Hablamos de organizaciones “privadas” manejadas como aparatos estatales, con el apoyo (las pistolas y las leyes) de los estados y sin la obligación de responder a los molestos electores. Dado que estas corporaciones son multinacionales, el estado esencialmente se vuelve global. Con esta estrategia nos dirigimos hacia una corporativocracia despótica a nivel global y da igual si esta cristaliza o no en un “gobierno mundial” formal, porque de facto lo será.

Tal como esperaban Klaus Schwab y el WEF, la crisis del Covid ha acelerado el desarrollo del estatismo socialista empresarial del Gran Reinicio. No han faltado líderes que han expresado en público, sin rubor y con regocijo, que esta pandemia es una oportunidad para un gran reinicio (el primer ministro de Canadá por ejemplo), y la agenda neo-socialista del gabinete del peluche desquiciado Biden se engloba bajo el lema de “Reconstruir mejor” (Build Back Better). Los desarrollos que impulsan la agenda de este reseteo mundial incluyen la impresión desenfrenada de dinero por parte de la Reserva Federal, la inflación subsiguiente, el aumento de impuestos sobre todo lo imaginable, la mayor dependencia del estado, la crisis de la cadena de suministro, las restricciones y la pérdida de puestos de trabajo debido a los mandatos de vacunas y a la vez un desencadenado pánico climático que sirve de entretenimiento y excusa para encarecer todo empezando por la energía. En conjunto, estas y otras políticas similares constituyen un ataque coordinado contra la mayoría.

El miedo carbónico es un elemento fundamental –más que el propio virus co-Chino– para organizar todo este circo. Sin el dióxido de carbono actuando como conveniente asustaviejas no tendría sentido crear un mercado artificial de “derechos de emisión de carbono” en el que la oferta irá menguando y la demanda subiendo, que es lo que de verdad encarece tu factura de la luz… por tu bien, claro. Si para convencerte de que hay que obedecer y joderse (ser resiliente) es necesario pintar un futuro desolador por culpa de tus pecados carbónicos, se hace. Si además hay que echar mano de una niña con Asperger absolutamente pirada como Jeta Thunberg, para teatralizar ese terror apocalíptico, pues se hace. Si tras 10 o 15 años resulta que muta el “consenso” científico y nos dicen que lo del cambio climático era más cosa del Sol o de excentricidad de la órbita terrestre, o de lo que sea, pues se siente y no esperes que te “devuelvan el dinero”. En los años 70 el pánico se sembraba anunciando una glaciación inminente, ese era el “consenso”, hoy toca calentamiento y por supuesto es por tu culpa, ¿de quién si no?

Durante los últimos veintiún meses, la respuesta al flagelo del covid-19 ha consolidado el control de las corporaciones monopolísticas sobre la economía en la parte superior, mientras avanza el socialismo de stake-holders en las zonas inferiores. Todos hemos visto como caían pequeños negocios a la vez que las cuentas de resultados de las dictaduras online (Google, Facebook, Twitter, Amazon, etc.), de las farmacéuticas y de las grandes empresas de distribución, se disparaban. El virus chino que el propio WEF anunció en octubre de 2019 (Evento 201) por “pura casualidad”, ha sido una bendición para las Grandes Tecnológicas (Big Tech), el lobby farmacéutico (Big Pharma), los medios de terrorismo informativo, las agencias de salud nacionales e internacionales y al mismo tiempo una hecatombe para las PYMES en todo el mundo. Además de “limpiar” a nuestra sociedad de asquerosos empresarios locales, la plandemia ha conseguido un grado de domesticación que tiene a muchos liberticidas con una erección permanente. Poblaciones obedientes y atenazadas por el miedo, gente que hace “coditos” en lugar de darse la mano a pesar de que el virus se transmite por el aire y no por estrecharnos las manos, paseantes con bozal por el campo, gente que se vacuna sin informarse siquiera un poco en los pocos medios no comprados que quedamos. Una delicia. Por eso, este es el momento para seguir empujando no sea que se nos pase el alelamiento antes de que puedan darnos por culo… mejor. En palabras del Príncipe Carlos de Inglaterra o del propio Schwab, el virus supone una “ventana de oportunidad” única que no durará para siempre y hay que pisar el acelerador ahora que la población sigue en la inopia y entumecida por el temor antes de que la ventana se cierre. Los estados occidentales hasta ahora “democráticos” se están transformando cada vez más en regímenes totalitarios modelados a imagen y semejanza de China y cada vez más deprisa. Al fin y al cabo la China comunista no es solo la patria del virus creado en un laboratorio bajo control militar –y con financiación estadounidense gracias a hijos de puta como Anthony Fauci–, también es el modelo, el caso de éxito.

El Gran Reinicio, no es una teoría de la conspiración; es un proyecto abierto, declarado y planificado, y que está muy avanzado. Hasta la propia revista Time lo llevó a su portada y puedes encontrar vídeos, charlas, podcast y lo que quieras para que te cuenten las maravillas de ser idiota, renunciar a tu libertad, no tener nada y seguir siendo no feliz, sino más feliz, felicérrimo, felicísimo,…

Pero debido a que el capitalismo con características chinas, o el estatismo socialista corporativo, carece de mercados libres y depende de la ausencia de libre albedrío y libertad individual, es, irónicamente, “insostenible” y condenado al fracaso. La pregunta es cuánto sufrimiento y distorsión se soportará hasta que estos crímenes sean vistos como tales.

Antes hablaba de la sensación que tienen los globalistas de que estamos en un periodo muy breve en el que existe esa ventana de oportunidad para empujar nuestras libertades y derechos por el barranco de sus fantasías de degenerados hijos de puta. Cerrémosles esa puta ventanita en sus jetas, pongámonos en pie y vayamos haciendo llegar el mensaje de que tenemos y vamos a parar este asalto despótico, y los que creemos también rezaremos al buen Dios para que nos dé la satisfacción terrenal de ver a muchos de estos plutócratas engreídos sentados en un banquillo ante un Gran Jurado que les sentencie por Crímenes contra la Humanidad ¡Amén!

Una buena forma de matar dos pájaros de un tiro, ayudar a Freenoticias y concienciar a la gente sobe lo que se nos echa encima es salir a la calle con un mensaje contundente, sarcástico y elegante como los productos que tenemos en nuestra recién creada tienda:

Espacio promocional de Freenoticias: Homo Correctensis es un ensayo de más de 200 páginas en el que saco a pasear mi bulldozer por el reino de fantasía del progremonguerismo internacional. El libro desintegra, fulmina y aplasta todos los iconos y los dogmas de la fe correctensis, empleando cosas absolutamente fachas como el sarcasmo, el humor y los datos. No hay misericordia ni respeto en las páginas de Homo Correctensis, sino un análisis brutalmente directo y sin concesiones, repleto de argumentos, información contrastada y un humor desinfectante. Cómpratelo y échanos una mano (también sirve de pisapapeles)

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Homo Correctensis. El primer libro de Freenoticias

Un libro que desintegra, fulmina y aplasta todos los iconos y los dogmas de la fe correctensis, empleando cosas absolutamente fachas como el sarcasmo, el humor y los datos. No hay misericordia ni respeto en las páginas de Homo Correctensis, sino un análisis brutalmente directo y sin concesiones, repleto de argumentos, información contrastada y un humor desinfectante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies