sábado, octubre 16, 2021
InicioOpiniónIrene Montero, la ministra del Coño Gigante, no condena la violación de...

Irene Montero, la ministra del Coño Gigante, no condena la violación de una simpatizante de VOX

Quique Peinado alabó el tamaño de su vagina y nosotros el de su jodida hipocresía

Según Quique Peinado, periodista progremonguer de pro, Montero tiene una vagina tan grande como la mesa del estudio de la Cadena Ser. Irene le agradeció el «bonito piropo».

A la ministra de Igual Da que da lo mismo le gusta que le alaben los genitales, según ella «es un piropo muy bonito». Eso lo dice en la cadena Ser la misma señora que un mes después en la «Uni de Otoño» (así de cursi), una quedada que organizan lo de Podemos en Rivas Vaciamardid, arremete contra los piropos y las miradas lascivas. La coherencia es un concepto demasiado valorado.

El portentoso coño de 10 metros cuadrados de la bruja-ninistra feminista actúa como un agujero negro capaz de hacer desaparecer en sus fauces el sentido de la vergüenza, la coherencia y hasta la biología. Todo se lo traga este chocho cósmico.

«Ahora hay otras masculinidades. El feminismo propone otras formas de ser hombre. Uno que llora, que cuida, que no sigue la heteronorma» dijo en la «Uni» del Coño de Otoño la portadora del colosal chichi, demostrando que sus genitales mágicos son capaces de engullir y hacer desaparecer la lógica a su alrededor.

El feminismo no se contenta con decirles a las mujeres, a las que considera su ganadería, cómo deben ser, vestir, pensar y comportarse; también nos propone a los hombres otras formas de ser hombre sin seguir la heteronorma.

Toda la vida estudiando los cinco tomos de La Heteronorma de Plaza y Janés, con comentarios de Bertín Osborne, para poderla seguir a pies juntillas, y ahora la ninistra me propone otras alternativas. Toda una vida sin llorar, sin cuidar de nadie y soltando obscenidades a las mujeres por la calle mientras me sujetaba la boina, y ahora Montero y su vulva prodigiosa me quieren cambiar. La Heteronorma es mi catecismo, hace de mí un heteropatriarca lascivo y salidorro incapaz de derramar una lágrima o cambiar pañales… Pero la Heteronorma no existe.

No hay otras masculinidades porque la masculinidad no es la carta de un restaurante, tampoco lo es la feminidad. Hay individuos con sus ideas y creencias y hay dos cosas que se llaman biología y evolución natural. A pesar de lo que algunos crean, millones de años de evolución de la especie afecta bastante a cómo son los hombres y las mujeres. Los hombres por lo general nos sentimos impulsados a proteger a las mujeres y a los niños de los peligros externos, asumimos mayores riesgos, tenemos más fuerza física y tamaño y morimos y matamos más que las mujeres. Las mujeres, también por lo general, se sienten impulsadas a buscar a un hombre que les proteja a ellas y a sus vástagos, tiene más capacidad de empatizar y mostrar sus sentimientos y hacen algo mágico que se llama dar a luz y sentir un amor infinito por sus hijos.

Somos distintos y eso es muy bueno; tenemos la misma dignidad, hombres y mujeres, como individuos miembros del género humano. Un hombre y una mujer son el mejor equipo, el que más y mejor se complementa, con iguales derechos y obligaciones y bajo una misma ley.

Lo anterior son generalidades porque también hay mujeres más inclinadas a asumir riesgos físicos que la mayoría de los hombres y hombres con más empatía que el común de las mujeres. Lo que no hay son hombres que den a luz ni mujeres capaces de ganar el Campeonato del Mundo de Boxeo de los Pesos Pesados. Lo siento queers.

No hay un manual de masculinidad y no hace falta que la ninistra del chocho singular nos proponga otros manuales encuadernados en su Ministerio del Coño Feroz. Lo que hay es personas buenas y personas menos buenas, tan menos buenas algunas que son hasta malas o malísimas. Y hablando de personas malísimas, hay que ser una rata, o una rata consorte, para no condenar la violación de una mujer.

Irene Montero no condena la violación de una simpatizante de Vox a manos de tres musulmanes en Reus

A la pregunta de un periodista de EDA TV sobre si condena la violación de una simpatizante de VOX en Reus, Irene Coño-Inmenso Montero contesta lo siguiente:

«Condeno el fascismo. Lo condeno firmemente y creo que nuestra democracia debe ser defendida de personas que utilizáis el periodismo para difundir bulos y noticias falsas»

Una mujer violada por tres musulmanes y que encima llevaba una camiseta de VOX no merece que la ninistra feminista de coño elefantiásico muestre empatía alguna. Quique Peinado le alegró la oreja a Irene encomiando el tamaño de su vagina, un bonito piropo según Irene; pues bien, llamar zorra insensible a Irene Montero sería un piropo que se quedaría corto para definir la hipocresía de esta sujeta.

Solo nos queda añadir a las palabras de super-coño Montero «le dijo la sartén al cazo» (Irene es parte del gobierno del bulo y la desinformación).

Ahí os dejo el vídeo (como vengo haciendo lo subo a Rumble para evitar la censura de YouTube) para que juzguéis por vosotros mismos :

———————————————–

Si quieres apoyar el proyecto de Freenoticias puedes hacerlo comprando nuestro libro, mi libro: HOMO CORRECTENSIS

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies