jueves, septiembre 23, 2021
IniciointernacionalEl gobierno talibán no incluye mujeres. Gabinete Biden sorprendido porque no sean...

El gobierno talibán no incluye mujeres. Gabinete Biden sorprendido porque no sean inclusivos

Blinken no se explica que los talibanes no hagan caso a un viejo verde yanqui al que acaban de mearle en la cara

El pasado 8 de Septiembre Anthony Blinken, secretario de Estado del Gabinete Biden, manifestó su sorpresa porque a pesar de que les habían dicho lo contrario, los talibanes no nombraron a ninguna mujer en su gobierno.

¡¡Menuda sorpresa, y qué decepción!! ¿Quién podría esperar algo parecido de un grupo islámico?

En la Casa Blanca se muestran compungidos porque unos tipos sanguinarios, que les han derrotado y se han quedado con su dinero y su armamento, no les hacen caso. Solo caban dos explicaciones . Una es que Blinken se crea que los talibanes iban a renunciar a seguir las enseñanzas y consejos de Mahoma para hacer caso a un viejo verde yanqui, al que acaban de mearle en la cara. La otra opción es que el gobierno del trastornado mental de la Casa Blanca ya contara con que las cosas iban a ser así y ahora toca salvar la cara, achacando a los talibanes el incumplimiento de un acuerdo inexistente.

En la Casa Blanca se muestran compungidos porque unos tipos sanguinarios, que les han derrotado y se han quedado con su dinero y su armamento, no les hacen caso

Cualquiera de las dos posibilidades dan cuenta de como la actual Administración norteamericana trata a sus ciudadanos cual deficientes mentales. Blinken podría haber dicho que los talibanes han nombrado un gobierno con el tipo de gente que era de esperar y que les parece muy mal. Y ya está. Afganistán es un coctel explosivo de islam y tribalismo donde maltratar a las mujeres está muy bien considerado y es prácticamente un deporte nacional. Esto era así antes de que los talibanes se dieran un paseo hacia Kabul hace un mes. Basta ver el vídeo de más abajo (con la censura de YouTube debes verlo en su plataforma haciendo clic) donde a una profesora de islam (Farkhunda) la torturan entre decenas de hombres en Kabul, de día y en hora punta. Su «delito» fue llevarle la contraria a un hombre. Esto era Kabul, la capital del ahora emirato, y era en 2015 con las tropas de EE.UU. y la OTAN por allí.

Lo que muchos en España desconocen es que Anthony Blinken es un sujeto que ya tiene un máster fomentando el yihadismo. Blinken fue subsecretario de Estado con Obama (equivalente a viceministro de Asuntos Exteriores) a las órdenes de John Kerry –otro pájaro con mucha historia–. Blinken jugó un papel fundamental en el golpe de estado y la desestabilización de Libia hasta llegar al asesinato tribal de Gadafi. Ese asesinato que le hizo mojar las bragas de gusto a Hillary Clinton (está recogido en vídeo su alborozo al recibir la noticia). En esos años Blinken era asesor de Seguridad Nacional para el vicepresidente (un tal Joe Biden).

Obama, Premio Nobel de la Paz en 2009, se destacó por una política exterior brutal, y por una indisimulada islamofilia. Barack Hussein Obama, que ese es su nombre completo, es el tipo que dijo que «el futuro no debe pertenecer a quienes difaman al profeta del Islam». Difamar al profeta del islam es algo harto complicado. Difamar a un sujeto que se casó con una niña de 6 años, que tenía, vendía y compraba esclavos, que ordenaba matar a los que se burlaban de él, etc. , es una tarea casi imposible porque pocas atrocidades se le pueden adjudicar a Mahoma que sean falsas.

Blinken es además el típico progremonguer alfa, un ser capaz de crear problemas y luego quejarse de esos problemas que él mismo ayudó a crear. En el siguiente vídeo (también para mayores de edad, según YouTube) se puede ver a Blinken contándole a un «amigo» de Barrio Sésamo que hay que ser amable y solidario con los refugiados. Es decir un tipo implicado en desestabilizar Libia y Siria y traer guerras que producen refugiados, dándonos la tabarra y mostrando su virtuosismo progremonguer para que nos comamos con patatas, en Occidente dónde si no, a todos esos refugiados (99% varones) que llegaban a Europa por millones allá por 2015.

Estamos frente a un tipo que se ha esforzado por llevar el caos al mundo musulmán y que luego nos pide que nos comamos los marrones que él, Obama y la asquerosa Hillary, han cocinado para nosotros. No es solo que la democracia sea incompatible con el islam, que por supuesto lo es, también es enemiga de cualquier sistema que considere igualmente valiosas a todas las personas. En el islam los hombres están por encima de las mujeres y los musulmanes por encima de los llamados «infieles», la libertad de credo no está ni remotamente contemplada porque apostatar del islam se recompensa con la muerte, y la autoridad religiosa no se distingue de la política. Porque el islam es una ideología con un más allá.

Cuando los progremonguers alfa de las élites costeras estadounidenses tratan de exportar su bastardo «liberalismo» de logia a países islámicos y tribales el resultado ha sido, es y será, un fracaso. Un país musulmán tiene dos formas de gobierno posibles, ambas tiránicas: una dictadura más o menos laica o una islámica.

La primera forma de gobierno es la que tiene Marruecos, un dictador con chilaba que es descendiente de Mahoma –o eso dice– y además rey, que controla todo y se forra mientras juega a quitar y poner políticos y a aparentar unas formas democráticas de cara a Occidente. Gadafi era otro estilo de lo mismo pero con tintes más tribales y beduinos que se dejaba querer por el marxismo. Nasser fue otro dictador que tirando de nacionalismo controlaba a los imanes. Assad en Siria, Sadam Hussein en Iraq, el Sha Palevi en Irán, Hussein en Jordania (y su hijo Abdallah ahora) y las petro-monarquías de la península arábiga idem. Y si ese tipo de gobierno tiránico pero aseado cae solo cabe la otra posibilidad, una tiranía donde la Sharia se despliegue en todo su liberticida y misógino esplendor y las disputas en torno a qué señor de la guerra es más musulmán siempre las suele ganar el más musulmán de todos; es decir, el más brutal.

Yo es que me aventuraría a pensar que en el ejecutivo talibán tampoco habrá cristianos, ni homosexuales, es solo una apuesta.

Ahí está Anthony Blinken, perplejo y sin dar crédito porque los talibanes se comportan como talibanes y no como los buenos progremonguers con turbante que a él le haría ilusión que fueran.

___________________________

Acabamos de abrir la tienda de Freenoticias. Os presentamos nuestro primer artículo exclusivo que puedes comprar desde cualquier lugar de España (y pronto en más países) y de paso apoyar nuestro proyecto abierto en defensa de la minoría más castigada del planeta: el individuo. Tenemos estas tazas en varios colores, elije la tuya ya.

Muy pronto nuevos productos y sorpresas para nuestros lectores. No olvides apuntarte a nuestro canal de Telegram recién creado y a nuestro grupo abierto también en Telegram

Y no te pierdas el libro de un servidor, es el mejor regalo que puedas hacer a tus seres queridos para inmunizarles contra el virus del progremonguerismo

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Cortes de Lezo Publiohttp://freenoticias.com
La mentira tiene las patas muy cortas y poca fuerza, y por eso necesita ser protegida por los cabrones que nos gobiernan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies