Federico Martinón un ejemplo de doctor que se ríe de ti

Ni un vendedor de crecepelo se atrevería a ir tan lejos como el doctor Martinón en su artículo