jueves, septiembre 23, 2021
InicioCienciaVacunas experimentales, conflicto de intereses, todos se lavan las manos y la...

Vacunas experimentales, conflicto de intereses, todos se lavan las manos y la ley del silencio

"En este punto de la pandemia, las reacciones ante las personas que no quieren vacunarse y las posibles soluciones son dispares según a quien le preguntes. Desde la obligatoriedad, el castigo o el desprecio, hasta la conciliación máxima a través de la información y la educación" (Federico Martinón, médico y liberticida vocacional muy bien pagado por la industria farmacéutica)

Si quienes defienden la única narrativa permitida sobre cómo atajar al virus chino, además reciben fondos de empresas interesadas en dicha narrativa, eso se llama conflicto de intereses.

En este artículo voy a IR AL GRANO. No existe un debate público abierto acerca de los riesgos que acarrea inyectarse vacunas experimentales desarrolladas en tiempo récord con técnicas nunca antes aplicadas en otras vacunas. Ese debate, que sería lo que la lógica recomendara, está simplemente prohibido en los medios generalistas.

Estos medios han considerado que el público no necesita contrastar opiniones ni tener acceso a los datos de forma pedagógica, sino obedecer. Por eso cada vez somos más quienes, sonriendo, alzamos nuestro dedo corazón mostrando nuestro desprecio por los mercaderes mediáticos del Pensamiento Único.

En el frente médico-científico sucede tres cuartos de lo mismo aunque con un tono aún más descarado y grave por la autoridad que se les presupone a los galenos y porque el rastro del dinero es más fácil de trazar que con los medios. Los doctores o científicas que muestren reparos y no se presten a recomendar como hooligans que los niños se inyecten vacunas que no necesitan (cualquier análisis coste-beneficio así lo demuestra) son acusados de negacionistas y antivacunas (que son cosas muy malas, oiga), silenciados y se exponen a dejar de recibir financiación para sus investigaciones o incluso a ser despedidos. Por el contrario, aquellos que se destacan por defender el número máximo de dosis hasta para el gato, son generosamente recompensados; al final de este artículo veremos un ejemplo descarado.

Repasando el frente mamporrero-mediático encontramos algunos titulares interesantes. El Independiente por ejemplo se hace eco de las palabras del epidemiólogo Daniel López Acuña que dice que hay que perseguir a los mayores de 40 años que no se han vacunado: «hay que intensificar la tarea de ir a por ellos, es prioritario». López Acuña ha trabajado para esa organización mafiosa llamada OMS entre enero de 2006 y noviembre de 2014 (fuente: LinkedIn). El artículo finaliza con una amenaza diciendo que:

«Según el modelo matemático desarrollado por este grupo (en referencia al Grupo Colaborativo Multidisciplinar para el Seguimiento Científico de la Covid-19) en colaboración con expertos de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), si el nivel de vacunación de la población adulta no supera el 70%, habría que vacunar entre un 30 % y un 50 % de la población entre 12 y 17 años».

El mensaje es que los mayores de 40 que no se han vacunado deberán sacrificar sus principios o su juicio razonado o si no no tendrán más remedio que vacunar a más niños… por su culpita. Malditos adultos insolidarios ¿verdad?

Siguiente mamporrero. El Confidencial nos alarma con la noticia de que los «negacionistas» tienen grupos en Telegram y logran convencer a los jueces de que ese pase de pernocta del III Reich que llaman certificado o pasaporte Covid es una aberración nivel dios. El artículo sugiere sútil pero de forma efectiva que los negacionistas están abduciendo por tanto hacia su secta a aquellos jueces que prefieren defender los derechos individuales en lugar de pavimentar el camino hacia la tiranía del Pensamiento Único ¡Qué malos son unos y otros! ¿Verdad?

Los que los sujetavergas llaman negacionistas no niegan que exista el virus chino, eso sería un desprecio al descomunal trabajo coordinado por el Partido Comunista Chino (con financiación estadounidense gracias entre otros a un tal Fauci y un tal Daszak) para diseñar y poner a punto SU virus. Casi nadie que esté en contra de inyectarse las vacunas contra el virus chino está en contra de las vacunas que han sido aprobadas tras lustros de investigación y pruebas clínicas; que se sabe que confieren mucha inmunidad; y de las que se conocen todos los efectos secundarios.

En nuestro artículo «Las autoridades británicas desaconsejan la vacunación de menores: «son mayores los riesgos que los beneficios»» ofrecemos datos comparando la mortandad y los efectos adversos de las 8 vacunas aprobadas (de verdad) en el Reino Unido con la que causan las cuatro vacunas que en ese país se están empleando contra el virus chino. El resultado es que en 7 meses estas vacunas para uso de emergencia han causado 17 veces más reacciones adversas y 5 veces más muertos que las ocho vacunas aprobadas en los últimos 10 años. Se llaman datos, esas cosas que ayudan a tomar decisiones razonadas.

Ese tipo de información jamás llegará a los servidores de El Confidencial porque es mucho más cómodo, y rentable, despachar al personal que disiente etiquetándoles como «negacionistas» al nivel de los terraplanistas. Pero no todos somos idiotas.

La idea es crear la narrativa de que los negacionistas están en Telegram conspirando maldades. De esta forma se facilita crear la «necesidad» de que alguien haga algo para silenciar, también en esa plataforma, a los que se empeñan en emplear el cerebro. Después de que Facebook se dedicara (y se dedica) a fumigar a cualquiera que se signifique por sostener opiniones que no son del agrado de la Santa Madre Iglesia Progremonguer la gente, lógicamente, acude allí donde les dejan (más) tranquilos. Aunque que Facebook te expulse por decir verdades es una tradición de la casa. Te echaban de la red del robot-Zuckerberg por decir que el virus parece que se originó en un laboratorio chino… ahora es la hipótesis más plausible.

En El confidencial Digital, por su parte, también le sujetan el rabo –como buenos mamporreros– a las farmacéuticas y a los apóstoles de vacunar hasta al gato. Este digital siembra el pánico avisándonos de que hay cientos de miles de negacionistas difundiendo mensajes sobre el virus chino. ECD avisa de que los negacionistas están ahora enfocados en evitar la vacunación infantil ¡Malditos sean estos negacionistas que se empeñan en evitar que inoculen sustancias experimentales en los cuerpos de los niños! Hay que ser malvados para estar en contra de inyectar a los niños una vacuna cuyos efectos secundarios negativos presentes y futuros son desproporcionalmente mayores que el beneficio que les reporta esa sustancia. Solo unos pirados pueden oponerse a que los niños que ni mueren ni enferman por contraer el virus chino (Alemania 16 millones de personas de entre 0 y 19 años y 25 muertes por covid entre ellos) se vacunen para poder seguir contagiando y ser contagiados,.. y a ver qué les pasa de aquí a 2, 3 o 5 años.

Pase lo que pase a la gente a quienes no les pasará nada es a las farmacéuticas, están legalmente blindadas contra cualquier demanda, algo que por otra parte no es que hable muy bien de la confianza que estas empresas depositan en sus productos. Y si dentro de 5 o 7 años los niños caen como moscas o son estériles, los medios siempre podrán decir que ellos seguían las recomendaciones de los expertos ¿Para qué molestarse en buscar datos o dar voz a otros expertos si con eso puedes molestar a anunciantes de la talla de Johnson & Johnson? Tal vez sí pase algo y será porque la gente acabe linchando a toda esta pandilla encantada de haberse conocido. Dios quiera que no pase, pero cuando empiece, si empieza, la carnicería será imparable. Yo me abono a la opción de juicios por delitos de genocidio y lesa humanidad con penas de cadena perpetua y pagos billonarios en multas.

¿No se les cae la cara de vergüenza? Pregunta retórica… claro que no.

Vamos al frente médico-científico a ver qué pasa por ahí. ¿Quién es este señor tan sonriente y qué cosas nos cuenta?

Federico Martinón, coordinador del centro de la OMS en seguridad vacunal y jefe de pediatría del Hospital Universitario de Santiago de Compostela

«hemos conseguido que la gente circule por la playa o haga deporte al aire libre con mascarilla, sin evidencias científicas que demuestren claramente el beneficio objetivo de dichas medidas»

Doctor Federico Martinón Torres

Se trata de Federico Martinón Torres, el coordinador del centro de seguridad vacunal de la OMS y que también es jefe de pediatría del Hospital Universitario de Santiago de Compostela.

En un artículo de La Voz de Galicia firmado por él nos cuenta lo siguiente:

«En este punto de la pandemia, las reacciones ante las personas que no quieren vacunarse y las posibles soluciones son dispares según a quien le preguntes. Desde la obligatoriedad, el castigo o el desprecio, hasta la conciliación máxima a través de la información y la educación«.

El doctorcito no se decanta por ninguna de estas «opciones» a lo largo del artículo ¿Qué castigo merecemos pinturero gilipollas?

Continúa diciendo:

«Si hemos conseguido que la gente circule por la playa o haga deporte al aire libre con mascarilla, sin evidencias científicas que demuestren claramente el beneficio objetivo de dichas medidas, parece bastante más sencillo conseguir que la gente se vacune con los datos abrumadores que tenemos demostrando su beneficio»

¡Chúpate esa condesa! Federico reconoce que él y otros han «conseguido» que vayamos con mascarilla y reconoce que es «a pesar de que no haya evidencias científicas» que lo aconsejen. Hombre, pues muchas gracias, viniendo de un pediatra está muy bien recomendar que los niños vayan embozados «sin evidencias científicas» que lo aconsejen. Huele a autoritario desde lejos este Martinón; pero hay más.

Federico Martinón también ha recibido un premio honorífico otorgado por el foro «Premios Afectivo Efectivo» por no sé qué de su entrega y su empatía con los niños, y tal y cual.

Estos «afectivos efectivos» son una iniciativa de Jansen (puede verse al pie de página de su web), la empresa de Johnson and Johnson que comercializa una de las sustancias experimentales, que insisten en llamar vacuna, para tratarnos el virus chino.

Según informaba en julio de 2019 ElDiario.es, el doctor Martinón cobró casi 100.000 euros de dos empresas farmacéuticas , Pfizer y GSK que son propietarias de dos vacunas contra la meningitis (Trumenba y B Bexsero son sus respectivos nombres).

El doctor Martinón era partidario, en contra del criterio del Consejo Interterritorial de Sanidad, de que esas vacunas fueran incluidas en el calendario de vacunación poniendo especial interés en que se administraran a lactantes.

¿Alguien necesita un mapa para descubrir un cierto conflicto de intereses entorno a la figura de este cabronazo con bata?

Martinón que ingresó 71.800 euros de Pfizer y otros 24.500 de GSK entre 2017 y 2018, realizó estas declaraciones a ElDiario.es para justificar esos abonos:

«se corresponden con actividades personales como consultor técnico o ponente en mi área de conocimiento y experiencia investigadora. En estas actividades siempre expongo, y así lo exijo sin ningún otro tipo de condicionante, mi visión científica personal que desarrollo tanto a nivel nacional como internacional y que se sustentan en más de 24 años de ejercicio profesional».

Lo que por supuesto que no va a decir este autoritario médico es que si su opinión científica o personal (¿importa esa?) no fuera del agrado de las empresas farmacéuticas no cobraría esos importes.

Además es el propio doctor Federico Martinón quien reconoce haber recibido pagos de varias farmacéuticas. Ya en abril de 2014 en el apartado de «conflicto de intereses» de un artículo suyo titulado «Debería la indicación sobre la vacuna del neumococo polisacárido ser retirada?» podemos leer que el autor reconoce haber recibido fondos de Pfizer, CSK, SPMSD, Merck y otros. No hay farmacéutica que no agasaje al doctor.

En otra publicación científica en Science Direct sobre una vacuna contra la difteria y el tétanos en el apartado de conflicto de intereses se menciona que Federico Martinón Torres (FMT) y otros coautores del estudió recibieron dinero de un buen puñado de farmacéuticas

«FMT, JGS, SAH, TN y KPP recibieron subvenciones de GSK durante la realización del estudio. La institución de FMT recibió apoyo financiero y no financiero de Ablynx, Astra Zeneca, GSK, Jansen, MedImmune, MSD, Novavax, Pfizer, Regeneron, Roche, Sanofi Pasteur y Seqirus fuera del trabajo presentado«

Queda claro que el que más trincaba era míster FMT.

Y de vuelta a los medios mamporreros de los que hablaba al principio de este artículo, basta echar un vistazo a todas las marcas de Johnson & Johnson de productos sanitarios, de belleza, de higiene y de gran consumo, que comercializan, para entender que los medios «oficiales» no quieran arriesgar sus ingresos publicitarios por hacer algo tan estúpido como contar verdades. No sé pero algo había acerca del periodismo y contar verdades, no ma hagas mucho caso. Lo de contar verdades y ofrecer datos en lugar de soltar la gilipollez esa de «los expertos dicen» nos lo dejan a los medios pobres y con la conciencia más tranquila. Gracias.

¿Qué pasará cuando se aplique el Acuerdo de Nüremberg?

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Cortes de Lezo Publiohttp://freenoticias.com
La mentira tiene las patas muy cortas y poca fuerza, y por eso necesita ser protegida por los cabrones que nos gobiernan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies