jueves, septiembre 23, 2021
InicioCienciaHarvard. Profesora Biología transfóbica por decir que hay dos sexos y que...

Harvard. Profesora Biología transfóbica por decir que hay dos sexos y que se debe decir mujeres y no personas embarazadas

La comisaria de diversidad y otras murgas del Departamento de Biología de Harvard sostiene que los hombres trans también pueden estar embarazados

Carol Hooven, una bióloga profesora de Harvard, tuvo la osadía de decir en un programa de máxima audiencia que los hechos son que hay dos sexos, hombres y mujeres designados por los gametos que producimos, y encima que solo las mujeres pueden estar embarazadas

También declaró que para algunos (refiriéndose a los cultistas del progremonguerismo woke) la biología no es tan importante como los sentimientos.

Las palabras de Hooven en el programa «Fox & Friends» de la cadena Fox fueron: «Para la ideología parece ser que la biología realmente no es tan importante como lo que alguien se siente acerca de sí mismo o lo que siente que es su sexo»

«Los hechos son que, de hecho, hay dos sexos, hay hombres y mujeres, y esos sexos están designados por el tipo de gametos que producimos».

Hooven, autora de un libro sobre testosterona, enseña Biología Evolutiva Humana en Harvard y apareció en un segmento del programa de la Fox para discutir acerca de cómo se habían vuelto wokes (progres o progremonguers en español) las escuelas de medicina en EE.UU..

Dos días después de la entrevista a Carole Hooven, doctora en Antropología Biólogica, la comisaria Laura Simone Lewis salió como un miura a tuitear que Hooven es una transfóbica repugnante. Lewis es directora del Grupo de Trabajo sobre Diversidad e Inclusión del Departamento de Biología Evolutiva Humana de Harvard, que traducido para entendernos es que Laurita es la comisaria inyectada en un departamento de ciencia de Harvard a cargo de vigilar que la Ciencia se ajuste a la ideología progremonguer.

Laura a pesar de su formación científica, es Antropóloga Biológica y alumna de 5º curso de doctorado, parece creerse los dogmas de la secta en la que milita; lo cual seguramente le ha valido su puesto de comisaria. Lo de Laura vendría a ser como si un astrónomo defendiera la falacia de que el Sol gira alrededor de la Tierra.

Otras de las «blasfemias» contra la ideología woke-progremonguer que Hooven soltó en la entrevista fueron que el sexo biológico es real y que lo correcto es hablar de «mujeres embarazadas» en lugar de «personas embarazadas» y emplear los términos «hombre y mujer».

Estás leyendo bien, en los círculos más virtuosos del culto woke lo correcto es referirse a persona embarazada, que no mujer, porque siempre puede darse el caso de que un hombre trans dé a luz. Es decir un hombre puede tener vagina y estar embarazado y según esa desquiciada «lógica» hablar de mujeres embarazadas es ofensivo para los hombres embarazados con vagina o que estuvieron embarazados antes de hacerse una faloplastia.

Y sí, también has leído bien, en el departamento de Biología Evolutiva Humana de la (todavía) prestigiosa Harvard hay una elementa dedicada a vigilar que todos se fumen lo mismo que ella y a pesar de ser biólogos, o aspirar a ello, hablen de infinitos géneros y de personas (y no mujeres) preñadas.

En su hilo de Twitter dedicado a azotar a su compañera de trabajo y a sentar cátedra con sus idioteces progremonguers, la comisaria Laura dice al respecto de las «personas embarazadas»:

«Seamos claros : si respetas la diversidad de identidades de géneros y buscas emplear los pronombres correctos, entonces sabrías que gente con distintos géneros/sexos puede estar embarazada incluyendo hombres trans, gente intersexual y gente que no se conforma con su género. Eso no es muy difícil de entender para los alumnos de medicina»

Según una encuesta de 2017 de la empresa demoscópica Gallup el 0,6% de la población de EE.UU. se declara transexual. Dado que las mujeres trans no pueden estar embarazadas (nacieron con pene) concederemos, siendo muy generosos, que la mitad de esas personas trans son hombres trans (nacidos con vagina). Es decir hay como muchísimo un 0,3% de la población que siendo hombres trans pueden estar «embarazados».

Pero solo pueden quedarse embarazados mientras mantengan sus masculinas vaginas y no se hayan hecho una faloplastia. Supongo que los hombres trans se quedarán embarazados mediante inseminación artificial salvo que se trate de hombres trans homosexuales y con vagina. Muy pocos (o casi ninguno) hombres trans pueden estar embarazados y su número es estadísticamente insignificante comparándolo con el número de mujeres cis que lo están. Y cualquiera puede percibir a un hombre trans como una mujer que se siente hombre aunque para ellos no lo sean ¿Que eso es ofensivo? Pues para mí también podría ser ofensivo que me obligues a compartir lo que para mí es una fantasía mental y no una realidad biológica. Si jugamos a la ofensa, cosa que detesto, juguemos todos.

Lo correcto, lo riguroso, lo científico y lo que no confunde a la gente, es hablar de mujeres embarazadas y en escasísimos casos hablar de mujeres que se creen o autoperciben como hombres que están embarazadas. Siempre repito esta frase y en este artículo volveré a escribirla: «Todos tienen derecho a tener sus fantasías y a creerse lo que quieran, pero nadie tiene derecho a obligarme a que comparta sus fantasías»

Lewis, quien se identifica en Twitter como una «sirena feminista deslumbrante», calificó la defensa de la ciencia de Hooven como «peligrosa».

«Como Directora del Grupo de Trabajo sobre Diversidad e Inclusión de mi departamento en @HarvardHEB estoy consternada y frustrada por los comentarios transfóbicos y dañinos hechos por un miembro de mi departamento en una entrevista con Fox and Friends.»

La comisaria también tuiteó acusando a la científica de emplear un «lenguaje peligroso» y discriminatorio contra las personas no cis (traducido: los que no son trans o gente cuyos genitales se corresponden con su sexo/género percibido): «Respeto a Carole como colega y científica, pero este lenguaje peligroso perpetúa un sistema de discriminación contra las personas no cis dentro del sistema médico. Se opone directamente al trabajo de nuestro Grupo de Trabajo que tiene como objetivo crear un espacio seguro para los académicos. de TODAS las identidades de género y sexos «.

Las universidades no son, al menos no nacieron para serlo, guarderías, sino lugares donde la la universalidad (el compendio de lo conocido), el saber, el intercambio de conocimientos e ideas florecen mediante el debate, la enseñanza y la investigación. Si quieres estar seguro y que nadie te ofenda vete con tu mamá o enciérrate en tu cuarto. Si ahora, como parece ser, las universidades son lugares donde hay que cogérsela con papel de fumar porque todo puede ofender y desatar tormentas emocionales, que dejen de llamarse universidades y se conviertan en frenopáticos. En los EE.UU. distópicos de hoy en día (y en todo Occidente) hay alumnos que se escandalizan con la obra de Cervantes o la de Shakespeare porque les parecen misóginos o machistas o lo que sea, y los libros deben llevar adjuntados unas etiquetas advirtiendo que pueden desatar desequilibrios emocionales entre las tiernas mentes de los niños y niñas… y niñes (se llaman trigger warnings). La universidad va camino de ser un telediario de La 1. Como profesora de Biología te arriesgas a una rebelión de alumnos zombies que no solo creen que hay cientos de géneros o de sexos, mientras les dices que la Ciencia no dice eso. Te arriesgas a que te breen por sostener que los hombres no pueden estar embarazados porque no se trata de que la gente tenga sus creencias, por disparatadas que sean, sino que se va más lejos y quieren obligarte a creerlo y a enseñarlo en tus clases.

Otra cosa que me llama la atención es la obsesión por la identidad étnica de esta gente de la congregación woke-progremonguer (a los que en mi libro llamo Correctensis) siempre y cuando no sean blancos (ser blanco quita puntos en su particular escala de buenismo). La comisaria Laura se presenta al mundo en Twitter como una Negra y Judía Antropóloga Biológica que estudia su 5º año de doctorado. Yo no concibo presentarme a mí mismo en una red social como un blanco hispánico o como nada que tenga que ver con mis circunstancias no elegidas.

Mi raza no es un mérito, ni un demérito, es una circunstancia como mi altura o la densidad de mi cuero cabelludo. Sin conocerla me apuesto un plato de callos a que es heterosexual porque si fuera homosexual no habría desaprovechado la oportunidad para colgarse esa otra «medalla» por su inmenso mérito de haber nacido así.

Y esta locura no es una «bizarrada» exclusivamente estadounidense, están por todos lados los wokes progremonguers. En España hemos tenido recientemente el caso de un profesor de Biología suspendido parcialmente de sueldo y obligado a quedarse en su casa por decir lo mismo que la doctora Hooven, que hay dos sexos. Ocurrió en Madrid en el IES Complutense de Alcalá de Henares a instancias de la directora del centro, una feminista de extrema izquierda. La directora, Ylenia Megías Chico, finalmente tuvo que readmitir al profesor, Jesús Luis Barrón López, a regañadientes.

Pues ahí te lo dejo para que lo rumies, Harvard, Departamento de Biología Evolutiva Humana. También ahí la curia correctensis metiendo la cuchara para vigilar, en modo Stasi, que los científicos no digan cosas científicas si estas no cuentan con el permiso y las bendiciones de una sacerdotisa o hermana progremonguer. Por cierto el lema que blasona el escudo de Harvard es «Veritas», ¿irónico?

_____________________________________

Querido lector te voy a prescribir un «medicamento» que se administra en tapa blanda o en formato electrónico. El medicamento se llama Homo Correctensis, puedes comprarlo en Amazon (de momento) y sin receta, no tiene contraindicaciones y te puedes meter las dosis que quieras. Se administra por vía ocular y produce los siguientes efectos secundarios:

1.- Si tienes una infección causada por la bacteria «progrecocus wokensis» (ves mucho La Sexta o TVE por ejemplo) te saldrán ronchas y erupciones en la conciencia durante las primeras 24 horas. Si la infección es leve las erupciones remitirán en poco tiempo pasando a tener una sensación placentera. Si la infección es grave recomiendo aplicarse Homo Correctensis en pequeñas dosis justo después de cenar.
2.- Aumento significativo de los niveles de ironía en sangre.
3.- Incremento de la capacidad de pensamiento crítico.

Compra tu ejemplar de Homo Correctensis y apoya a Freenoticias para que podamos seguir siendo libertariamente punkis, como te gusta.

Homo Correctensis versión Kindle

Homo Correctensis versión papel

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Cortes de Lezo Publiohttp://freenoticias.com
La mentira tiene las patas muy cortas y poca fuerza, y por eso necesita ser protegida por los cabrones que nos gobiernan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies