jueves, septiembre 23, 2021
InicioCienciaGuillermo Fernández Vara, el muy gilipollas, propone llevar mascarillas toda la vida...

Guillermo Fernández Vara, el muy gilipollas, propone llevar mascarillas toda la vida entre diciembre y marzo

Fernández Vara nos demuestra, una vez más, que entre la casta política nunca falta un gilipollas dispuesto a parir una ocurrencia destinada a recortar un poquito más la libertad de la gente.

Según publica Voz Populi la propuesta fue realizada en la Cumbre de Presidentes que se ha celebrado hoy en Salamanca. La medida que propone el político socialista sería de aplicación en los espacios públicos, tanto en interiores como exteriores y y esto permitiría evitar una gran cantidad de muertes, no solo a causa de la covid, sino también de otros virus como la gripe.

Permítanos este insigne gilipollas, que mamonea los destinos de los extremeños desde el Conventual Santiaguista de Mérida, sugerirle otras medidas que salvarían vidas:

Prohibir conducir todo tipo de vehículos, prohibir bajar las escaleras de dos en dos, multar a los que se tomen más de cuatro cervezas (de las de verdad no de esa cosa que es malta espumosa que llaman 0,0) incluso si no conducen, hacer ilegal el kárate y todas las artes marciales, quitar las montañas rusas de las ferias, ilegalizar el esquí, confiscar todos los cuchillos y que solo se puedan emplear bajo la supervisión de un policía municipal, gravar con un impuesto especial los zapatos de tacón, cortar todos los árboles para evitar que haya desprendimientos de ramas, prohibir viajar a las montañas, ilegalizar la espeleología y el submarinismo, la dimisión de todo el gobierno de Sánchez,… y así me puedo tirar un día.

¿No se da cuenta este reverendísimo gilipollas que lo normal es ir sin mascarilla y no al revés? ¿Ha oído hablar este necio con carguito de una cosa que se llama recomendar? ¿Conoce o valora en algo este presidencial zote el derecho de la gente a ser dejada en paz?

Esto ya es un puto festival del acoso, donde parece que haya un premio para aquel aquella o aquelle a quien se le ocurre la idea que más por culo pueda dar a sus entumecidos y narcotizados súbditos.

Nunca se ha ido por la calle con mascarillas y no quiero ni voy a hacerlo salvo que haya de verdad una emergencia justificada. Llamaré DICTADORES y también GILIPOLLAS (y de ahí para arriba) a quien sugiera o imponga semejante ataque a la libertad. Lo normal es ir por la calle sin bozal. Me da absolutamente igual si el 70, 80 o 99,9 por ciento de la gente opina que deberían ser obligatorias. Me importa un bledo si resulta que en Francia, Costa de Marfil o en el Vaticano se hace obligatorio ir con máscara a todas partes. Hace mucho que me traen sin cuidado las frasecitas esas (de mierda) del tipo «es lo que se hace en los países de nuestro entorno» o «lo dice la ONU». Mi camarero de cabecera me inspira más credibilidad que esa cosa mafiosa infestada de dictaduras llamada ONU o la Unión Europea, esa que anda preocupada con que el humor es una cosa facha.

A este paso algún compañero de filas de Vara va a animarse a sugerir prohibir las minifaldas y los shorts, y el topless en las playas, también y sobre todo en verano, porque ofenden a los musulmanes (minoría protegida en el mundo paralelo de los progremonguers) y así se evitarán violaciones y posibles muertes.

Todos vamos a morir Guillermito, tú también, y seguramente no morirás atropellado si no sales nunca de casa ni te vas a matar despeñándote por una pared de roca si no haces escalada. No porque a ti no te guste algo o te guste algo puedes prohibir ese algo o hacerlo obligatorio. No puedes ni debes, Gillermito gilipollas, prohibir actividades de riesgo como cruzar por el paso de peatones o escalar el Monte Perdido. Sugiere, recomienda, aconseja, invita a que la gente haga algo y explica por qué, da razones expón argumentos, presenta cifras y deja que la gente decida.

Los que se quieran poner mascarilla, plastificar la cabeza o llevar un traje de buzo, que lo hagan y se protejan de la gripe y del arma biológica china esta que ya nos tiene hasta nuestras gónadas. Los que queramos jugarnos la vida arriesgándonos a contraer un virus para el que se nos dijo que había unas vacunas inmunizantes que luego no lo son tenemos derecho a morir de pie y no arrodillados.

Que sí, que nos ponemos la mascarilla pero porque es algo excepcional, una pandemia, una crisis, la anormalidad previa a la nueva (a)normalidad y esas cosas que dicen ¿o no? Porque lo que Fernández Vara propone es llevarla obligatoriamente cuatro meses al año y ad aeternum, por si acaso. Si un día los chicos del dictador Xi Jinping diseñan un (otro) virus que se transmita por los oídos ¿tendremos que ponernos los auriculares sanitarios que inventen? Y si es un virus de transmisión dérmica ¿obligatoria la manga larga?

A muchos políticos se les olvida o desconocen algo fundamental: No tenemos derechos porque nos los den ellos o nos los otorguen las leyes que aprueban. Nuestros derechos, el de todos los humanos tomados uno por uno, son innatos, anteriores y superiores a cualquier ley o constitución. Los derechos y las libertades del individuo vienen de serie al nacer aunque no se respeten habitualmente por los políticos. Los políticos que no entienden que ellos no otorgan ni descubren derechos sino que tienen la obligación de defenderlos, tienen indefectiblemente una querencia totalitaria. La labor de los políticos no es aprobar leyes que concedan derechos, su labor es dotar al estado de leyes que protejan esos derechos superiores a esas propias leyes. Derechos que son del individuo, los mismos para todos, porque los colectivos, entérese quien haga falta, no tienen derechos.

Con todo esto de las mascarillas empieza a dar la impresión de que los políticos (también los medios «concertados» y públicos y las empresas a la expectativa del maná europeo , etc.) en lugar de trabajar para preservar nuestras libertades y proteger nuestros derechos se están aficionando a tirar por lo fácil: prohibir y recomendar prohibir

Veamos qué dice la Ciencia sobre el valor de las mascarillas para prevenir contagios.

Proponer que de manera indefinida llevemos mascarilla un tercio del año es elegir someter a la población a un ritual forzoso del que no sabemos si quiera cómo de efectivo es, pero es algo que los políticos gilipollas como Vara parecen llevar en los genes.

El ensayo clínico aleatorizado (ECA) es reconocido como el diseño de más creíble para la investigación clínica. El objetivo del ECA es lograr una comparación válida de los efectos de un tratamiento o tratamientos en investigación con el tratamiento de control (estándar de atención) en la población de pacientes objetivo. El sesgo se puede reducir ocultando la secuencia de aleatorización a los investigadores en el momento de obtener el consentimiento de los posibles participantes del ensayo. El ocultamiento de la asignación es una maniobra muy sencilla que se puede incorporar en el diseño de cualquier ensayo y que siempre se puede implementar.

Esto significa que la única forma de eliminar el sesgo de la investigación científica en el campo médico es mediante ensayos clínicos aleatorios. Contrariamente a la creencia popular, todos los ECA realizados sobre el uso de mascarillas y la prevención de infecciones para la influenza confirmada por laboratorio, el resfriado común u otros virus respiratorios muestran que las mascarillas son ineficaces.

Hay una suma total de cero ensayos clínicos aleatorios que muestren que las mascarillas previenen cualquiera enfermedad vírica en un grado significativo. A medida que leas los siguientes resúmenes de los ensayos y sus conclusiones, recuerda el daño que ya se ha infligido a sabiendas a la población y los riesgos para la salud de los confinamientos que ya hemos «aceptado» conscientemente.

Aquí alguno de los ensayos clínicos aleatorios publicados con respecto a las mascarillas y su eficacia:

Jacobs, J. L. et al. (2009) “Uso de mascarillas quirúrgicas para reducir la incidencia del resfriado común entre los trabajadores de la salud en Japón: un ensayo controlado aleatorio”, American Journal of Infection Control, Volumen 37, Número 5, 417–419.

Resultado: «Los trabajadores de la salud (PS) con máscara N95 tenían significativamente más probabilidades de experimentar dolores de cabeza. No se demostró que el uso de mascarillas faciales en trabajadores sanitarios proporcione beneficios en términos de síntomas de resfriado o resfriados».

Radonovich, L.J. et al. (2019) “Respiradores N95 frente a mascarillas médicas para prevenir la influenza entre el personal de atención médica: un ensayo clínico aleatorizado”, JAMA. 2019; 322 (9): 824–833.

Resultado: “Entre 2862 participantes asignados al azar, 2371 completaron el estudio y representaron 5180 temporadas de TS. … Entre el personal de atención médica para pacientes ambulatorios, los respiradores N95 frente a las máscaras médicas que usaban los participantes en este ensayo no dieron como resultado una diferencia significativa en la incidencia de influenza confirmada por laboratorio».

Long, Y. et al. (2020) “Eficacia de los respiradores N95 frente a las mascarillas quirúrgicas contra la influenza: una revisión sistemática y un metanálisis”, J Evid Based Med. 2020; 1-9.

Resultado: “Se incluyeron un total de seis ECA con 9.171 participantes. No hubo diferencias estadísticamente significativas en la prevención de la influenza confirmada por laboratorio, infecciones virales respiratorias confirmadas por laboratorio, infección respiratoria confirmada por laboratorio y enfermedad similar a la influenza utilizando respiradores N95 y mascarillas quirúrgicas. El metanálisis indicó un efecto protector de los respiradores N95 contra la colonización bacteriana confirmada por laboratorio (RR = 0,58, IC del 95%: 0,43-0,78). El uso de respiradores N95 en comparación con las mascarillas quirúrgicas no está asociado con un menor riesgo de influenza confirmada por laboratorio «.

Bin-Reza y col. (2012) “El uso de mascarillas y respiradores para prevenir la transmisión de la influenza: una revisión sistemática de la evidencia científica”, Influenza y otros virus respiratorios 6 (4), 257–267.

Resultado: “Había 17 estudios elegibles. … Ninguno de los estudios estableció una relación concluyente entre el uso de mascarillas / respiradores y la protección contra la infección por gripe ”.

El tamaño medio del virus de la gripe oscila entre lo 80 a 120 nm (nanómetros) el virus chino, alias COVID-19 tiene un tamaño medio de entre 50 nm y 140 nm. Si las mascarillas, como se ha demostrado en estudios clínicos rigurosos (no las idioteces de asustaviejas profesionales), no protegen del virus de la gripe, de un diámetro algo mayor, entonces del covid menos.

Según un estudio de 2009 del National Center for Biotechnology Information (NCBI) dependiente de la autoridad sanitaria de EE.UU. «Las mascarillas quirúrgicas mostraron niveles de penetración de aproximadamente 55-85% y 70-90% a velocidades de flujo de 30 y 100 litros / minuto, respectivamente, para partículas de 300 nm. El tamaño de partícula más penetrante (MPPS) estaba en el rango de 200 a 500 nm».

El virus chino tiene un diámetro inferior a lo que una mascarilla quirúrgica puede filtrar, si bien es cierto que el virus no viaja solo sino en partículas mayores como aerosoles, aunque también hay que decir que aún no hay estudios concluyentes donde se demuestre cuál es el tamaño mínimo del aerosol portador del virus capaz de resultar infeccioso.

Proponer que de manera indefinida llevemos mascarilla un tercio del año es elegir someter a la población a un ritual forzoso del que no sabemos si quiera cómo de efectivo es, pero es algo que los políticos gilipollas como Vara parecen llevar en los genes. Ir a cara descubierta por la calle es mi derecho como humano aunque haya virus. Patógenos de todo tipo siempre los ha habido y siempre los habrá, ahora además los fabrican y al menos en China los sueltan o se les escapan, además de con virus y bacterias también debemos aprender a convivir con gilipollas. Es nuestra obligación ciudadana llamar gilipollas a quienes lo son.

¿Es la labor de los políticos tratar de defender los derechos de sus ciudadanos y tratarlos como a adultos o buscar ideas nuevas para joderlos? No me contestes Guillermito que ya sabemos la respuesta.

_____________________________________

Querido lector te voy a prescribir un «medicamento» que se administra en tapa blanda o en formato electrónico. El medicamento se llama Homo Correctensis, puedes comprarlo en Amazon (de momento) y sin receta, no tiene contraindicaciones y te puedes meter las dosis que quieras. Se administra por vía ocular y produce los siguientes efectos secundarios:

1.- Si tienes una infección causada por la bacteria «progrecocus wokensis» (ves mucho La Sexta o TVE por ejemplo) te saldrán ronchas y erupciones en la conciencia durante las primeras 24 horas. Si la infección es leve las erupciones remitirán en poco tiempo pasando a tener una sensación placentera. Si la infección es grave recomiendo aplicarse Homo Correctensis en pequeñas dosis justo después de cenar.
2.- Aumento significativo de los niveles de ironía en sangre.
3.- Incremento de la capacidad de pensamiento crítico.

Compra tu ejemplar de Homo Correctensis y apoya a Freenoticias para que podamos seguir siendo libertariamente punkis, como te gusta.

Homo Correctensis versión Kindle

Homo Correctensis versión papel

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Cortes de Lezo Publiohttp://freenoticias.com
La mentira tiene las patas muy cortas y poca fuerza, y por eso necesita ser protegida por los cabrones que nos gobiernan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies