domingo, agosto 1, 2021
IniciointernacionalCyber Polygon 2021, la orgía liberticida del Foro de Davos: Sistemas de...

Cyber Polygon 2021, la orgía liberticida del Foro de Davos: Sistemas de moneda digital centralizados que podrán restringir ciertas compras y el Covid-19 como una oportunidad de oro para regular (más) internet

Lo de los simulacros del Foro Económico Mundial (FEM) del amigo Schwab debemos tomarlos más que como unas maniobras o una simulación de cómo enfrentar algo como un test a escala de lo que vendrá más adelante

Los mismos que a 6 semanas de la pandemia del Covid hicieron una simulación sobre una pandemia por coronavirus, este 9 de julio han hecho una simulación de una ciberpandemia.

«Vamos hacia una fusión de nuestras identidades física, biológica y digital» Klaus Schwab, Mayo 2019 ante el Chicago Council on Global Affairs.

Una pandemia biológica y otra digital les vendría muy bien a estos burócratas que nadie ha votado para dirigirnos a un mundo feudal donde ellos sean los amos y los demás seamos simples y prescindibles siervos de la gleba.

El pasado 9 de junio escribí un artículo acerca del ejercicio de simulación Cyber Polygon que bajo los auspicios del Foro Económico Mundial (conocido como Foro de Davos) del siniestro e inquietante Klaus Schwab tuvo lugar anteayer 9 de julio. Los objetivos de este simulacro, retransmitido en directo y que pudieron seguir millones de personas, eran por un lado llamar la atención sobre los peligros que los ataques informáticos en un mundo muy dependiente de internet y por otro –el principal– convencer al mundo de la necesidad de un más riguroso control del acceso a la red.

Lo de siempre: pueden pasar cosas malas y para que no pasen, vamos a quitaros más libertades por el bien de todos ¿A alguien le suena? Es por la salud, es por la seguridad, es por el bien común, debes someterte y ser resiliente.

Durante este aquelarre liberticida el banco central de Rusia, a traves de su vicegobernador Alexey Zabotkin, anunció que está explorando un rublo digital de dos niveles que permitiría a los usuarios, y a los emisores o empresas financieras, restringir ciertos tipos de compras. Además todas las transacciones se registrarían en un libro mayor centralizado.

Zabotkin puso el siguiente ejemplo para dar a entender las capacidades de esta moneda digital: «Imagínense que pueden darles a sus hijos algo de dinero en rublos digitales y luego restringir su uso para la compra de comida basura»

Muy inspirador, muy bonito poder darles dinero a tus hijos y a la vez evitar que se lo gasten en chuches ¿verdad? Pero ese control que el usuario del dinero tal vez ostente, lo tendrán con toda seguridad los bancos centrales emisores, las entidades financieras (bancos comerciales) y los estados. Imagínate que alguien decide en qué puedes gastar tu dinero y en qué no, eso ya no mola tanto.

No podrás comprar armas de fuego, o carne o billetes de avión o nada sin permiso; o podrás comprar cantidades limitadas de bollos –por el bien de tu salud– o de jamón –por el cambio climático que causan los pedos de los cerdos–; dependerá de cómo te portes y de lo que a los burócratas no votados de turno se les ponga en la punta de sus pollas. Si te portas bien podrás comprar de casi todo… siempre que no haya un cretino que decida que algo es malo para todo el mundo.

Para que no te muevas demasiado en tu propio vehículo se te podrá limitar el importe que estarás autorizado a gastarte en gasolina; será por el bien del planeta.

Los rusos no son los únicos, también los chinos están a punto de lanzar su yuan digital, una moneda que además de hacer todas las putadas del rublo digital también podrá castigar a sus poseedores con una fecha de caducidad. Ya hablamos del “Renminbi” digital el pasado 13 de abril:

Lo de los simulacros del Foro Económico Mundial (FEM) del amigo Schwab debemos tomarlos más que como unas maniobras o una simulación de cómo enfrentar algo como un test a escala de lo que vendrá más adelante. Sus ejercicios son premonitorios. En octubre de 2019 el FEM llevó a cabo un simulacro denominado «Evento 201» para analizar cómo reaccionar ante una «severa pandemia» provocada por un coronavirus. Este ejercicio era patrocinado por el FEM, la Fundación Bill y Melinda Gates y el Centro Johns Hopkins.

La cosa tiene su gracia porque la puñetera casualidad quiso que lo que se contemplaba en el «juego de guerra» del Evento 201 acabara ocurriendo pasadas pocas semanas. Tan llamativa coincidencia hizo que el propio Centro Johns Hopkins difundiera una nota aclarando que todo fue una casualidad:

«Para el escenario, modelamos una pandemia de coronavirus ficticia, pero declaramos explícitamente que no era una predicción»

¡Ah bueno!, acertaron en todo lo que iba a ocurrir –de hecho ya estaba ocurriendo aunque no lo supiéramos– entonces no pasa nada ¿A que ya te quedas más tranquilo?

Se ve que los chinos querían que los del FEM y compañía no desaprovecharan el dinero invertido en el simulacro, generosos que son ellos. En Octubre de 2019 los militares comunistas (que son los que controlan el Instituto de Virología de Wuhan) andaban terminando de emputecer su arma biológica con forma de coronavirus en Wuhan. Lo hacían, además, empleando fondos estadounidenses entregados gracias a los «buenos oficios» del Doctor Fauci, quien se supone que es el que en EE.UU. se ocupa de combatir la pandemia.

El Partido Comunista Chino logró un patógeno cojonudamente contagioso pero dijo al mundo que no era transmisible entre humanos. Mientras se confinaba Wuhan cientos de miles de chinos salían de viaje por todo el mundo para celebrar el Año Nuevo Chino y distribuir el virus; ese que no se transmitía entre humanos porque lo decían los propios inventores de la bicho-arma… y también la OMS (Os Mentimos Siempre). A Trump entonces le llamaron racista por impedir los vuelos con origen en China; en Italia los progres abrazaban y besaban chinos para mostrar su virtuosidad y Don simón decía que tendríamos un caso aquí y otro allá a lo sumo. Los del FEM, Bill Gates y otros muchos ya tenían su regalito pandémico que no se han cansado de calificar como oportunidad.

Sí, tal cual suena, el virus, y la pandemia por este causada, son una gran oportunidad. No han parado de decirnos eso gentuza como el primer ministro canadiense Justin Trudeau, el príncipe Carlos de Inglaterra o el propio Klaus Schwab.

«Vamos hacia una fusión de nuestras identidades física, biológica y digital» Klaus Schwab, Mayo 2019 ante el Chicago Council on Global Affairs.

«La pandemia representa una oportunidad, inusual y reducida, para reflexionar, reimaginar y reiniciar nuestro mundo y forjar un futuro más sano, más equitativo y más próspero.» (Klaus Schwab)

«Esta pandemia ha traído una gran oportunidad para un reinicio» (Justin Trudeu)

«Tenemos una oportunidad de oro para aprovechar algo bueno de esta crisis: sus ondas de choque sin precedentes pueden hacer que la gente sea más receptiva a las grandes visiones de cambio» (Príncipe Carlos de Inglaterra)

«A medida que pasamos del rescate a la recuperación, tenemos una ventana de oportunidad única, pero que se reduce rápidamente, para aprender lecciones y restablecernos en un camino más sostenible. Es una oportunidad que nunca antes habíamos tenido y que tal vez nunca volvamos a tener ” (Príncipe Carlos de Inglaterra, alias marido de Camila Parker)

«Tenemos una gran oportunidad ahora para utilizar esta incuestionable crisis, quiero decir que ha sido una gran asunto para nuestro país, para volver a construir mejor» (Boris Johnson)

En la ONU, ese club mafioso donde abundan las dictaduras, también se hacen pipí de puro gustirrinín con la oportunidad que el arma biológica china brinda para reiniciarnos y ser más sostenibles y resilientes… obligatoriamente:

«Con este reinicio, se abre una ventana de esperanza y oportunidad … una oportunidad para que las naciones ecologicen sus paquetes de recuperación y den forma a la economía del siglo XXI de formas limpias, ecológicas, saludables, seguras y más resilientes». (Patricia Espinosa, Directora del Clima en la ONU)

Ventana de oportunidad única, oportunidad de oro, reinicio, reconstruir mejor, ¡caramba, qué maravilla de virus! ¡Póngannos uno o dos más por favor!

No es que el virus haya hecho caer en la cuenta a todos estos cretinos que hay una oportunidad, nada de eso. Lo que ha pasado es que ya había un plan llamado Agenda 2030 para el que esta repentina pandemia ha resultado ser un aldabonazo increíble, un golpe de suerte, una conveniente casualidad. La pandemia ha venido como picha al culo para acelerar el despliegue de este bonito plan liberticida diseñado tiempo atrás por burócratas desconocidos a quien nadie ha votado jamás ¡Qué suerte han tenido de que ocurra justo lo que necesitaban que ocurriera.. por casualidad, pero ya que estamos..

La resolución 66/288 aprobada en 2012 en la puta ONU (a cada cual su adjetivo) es el inicio del diseño de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) que son la base sobre la que se sustenta la Agenda 2030 de muchos países como el nuestro. Si nos vienes leyendo ya sabes de qué se tratan esos 17 objetivos simbolizados por ese rosco multicolor que nuestro chulo de piscina con ínfulas de zar suele llevar prendido de su solapa. Si no nos lees, abajo tienes un enlace al artículo donde lo explico. Por si te da alguna pista te diré que en el enunciado de esos 17 objetivos la palabra libertad y asociadas (liberal, libertades) aparece 1 vez, el término democracia 0 veces, sostenibilidad 62 veces, inclusivo (inclusiva, inclusividad, etc.) 15 veces y resiliencia 10 veces. Democracia CERO veces, algo que cabría esperar viendo la lista de naciones abajofirmantes.

El plan para el que la pandemia ha venido tan bien, una oportunidad de oro, ya estaba ahí desde hace casi 10 años sin acabar de arrancar. No había manera de que la gente hiciera caso de la ONU o de personajes «bienintencionados» como Bill Gates o Klaus Schwab que se reunían en Davos para decirnos como llevar nuestras vidas.

Los chicos de Klaus en el Foro de Davos alumbraron hace algo más de un año su idea de un Gran Reseteo o reinicio (de ahí lo de «reconstruir» mejor) que no es sino poner nuevamente en valor, aprovechando la pandemia, todas las bondades liberticidas paridas en la ONU en torno a los 17 ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible). Mismo perro con distinto collar. No lo ocultan, hasta tienen vídeos contándonos en qué consiste (más abajo tienes un vídeo resumen).

.- No tendrás nada, pero serás feliz. ¿Para qué esforzarte por tu familia o por dejar algo en herencia? ¿Familia? Eso es un concepto patriarcal rancio…
.- Lo que necesites lo alquilarás, te llegará volando en un dron. Con tu dinero digital podrás comprar lo que te permitan si te permiten tener dinero y no te «apagan» tu cuenta o te expulsan de internet por malote
.- EE.UU. no será la potencia hegemónica, un puñado de países liderarán el mundo. ¿Qué mejor para lograr tal cosa que llevar hasta la Casa Blanca a un espantapájaros incapacitado por sus severos problemas cognitivos como Joe Biden?

.-

.- No morirás esperando un trasplante de órgano porque los órganos se imprimirán en 3D. Al parecer eso es algo que solo podemos alcanzar cargándonos la propiedad privada del 99% de la población
.- Comerás menos carne. Será un capricho ocasional y no un alimento básico ¿A alguien le suena? ¿Estás ahí Alberto Garzón? Suena a la Agenda 2050 de Sánchez ¿verdad? Una casualidad, otra más. Porque la carne es mala para ti y para el planeta y por eso el zampa-hamburguesas Bill Gates anda comprando miles de hectáreas de cultivos e invirtiendo en carne sintética… por tú bien, no lo olvides. De todas formas con tu dinero digital podrás comprar 100 gramos de carne a la semana si eres bueno… y toda lo soja que puedas tragar.
.- 1.000 millones de personas serán desplazadas por el cambio climático. Tendremos que hacer un mejor trabajo dando la bienvenida e integrando a esos «refugiados». «Tendremos» se refiere a los occidentales que somos los pagafantas y los malos racistas en esta representación. El cambio climático es lo que hace, según los padres del Gran Reinicio, que vengan «refugiados» que son en un 95% hombres jóvenes en plena forma física porque las mujeres, los ancianos y los niños se adaptan mejor a los cambios de temperatura. El cambio climático, para mal se supone, es culpa del CO2 y el CO2 es culpa de Occidente así que a joderse y a aguantarse.
.- Quienes contaminen tendrán que pagar por emitir CO2. Da lo mismo que el CO2 NO sea un contaminante, que no lo es, o que el CO2 emitido como consecuencia de la actividad humana (el 3% del 0,04% que representa el CO2 en la atmósfera) probablemente nada tenga que ver con el jodido cambio climático que desayunamos, comemos, merendamos y cenamos cada día. A pagar. A moverse menos y a ser resilientes (es decir: a joderse).
.- Ve preparándote para ir a Marte. El Gran Reinicio, y solo él nos llevará a Marte. Empieza a hacer las maletas.
.- Los valores occidentales serán puestos a prueba hasta el límite de ruptura. Los frenos y contrapesos que sustentan nuestras democracias no deben ser olvidados. La separación de poderes, la libertad de expresión, la propiedad privada, la libre elección de qué comprar, dónde vivir, o por donde movernos se irán a tomar por culo… por nuestro propio bien; pero no debemos olvidar los frenos y contrapesos que sustentan nuestras democracias ¿Qué democracias? ¿Qué Occidente? Supongo que se refieren a los libros de Historia.

¡Menuda suerte han tenido con la pandemia –gestada en el laboratorio de Wuhan– los que vienen abogando desde hace 10 años por este gran cambio social para el que una pandemia era lo más conveniente! Es como si los Reyes Magos, o mejor un siniestro e hijo de puta Santa Klaus chino y comunista, les haya traído a Klaus Schwab y al resto de vanidosos aprendices de brujo el mejor juguete que pudieran soñar.

Hace un año y medio la población estaba demasiado feliz y despreocupada; no era fácil con gente así que se pudiera llevar a la Humanidad por el camino de la distopía. Si la gente estaba pendiente de sus problemas particulares en lugar de estar todos asustados a la vez con una misma cosa que les acojonara lo suficiente, no había forma de convencernos de que lo mejor para todos era convertirnos en seres desposeídos de propiedades y de dignidad humana. Así que «welcome pandemic», bienvenida esta casualidad tan conveniente –e incluso necesaria– que aunque no estaba prevista era anunciada a pocas semanas de iniciarse… pura casualidad.

Con gente ocupándose de sus asuntos es más difícil convertirnos en vegetarianos forzosos y sin propiedades, y encima felices de ser controlados y vigilados. Pero será, es, por el bien de todos y del planeta, claro.

Los resultados de las encuestas sobre la actitud de la gente acerca del uso de la mascarilla, los pasaportes Covid, los confinamientos y los toques de queda deben tener a Schwab padeciendo un priapismo que ya le dura meses. En el Reino Unido (encuesta de IPSOS) el 40% de los británicos apoyan la obligatoriedad de las mascarillas en espacios cerrados, incluso después del final de la pandemia; un 20% están a favor de un toque de queda a las 10 pm tras el final de la pandemia; y un 70% quiere mantener la obligatoriedad de las mascarillas un mes más a pesar de que el 19 de julio en el Reino Unido se levanta la obligatoriedad de llevar el bozal de los cojones. En España no me canso de ver niñas y niños de 3 o 4 años jugando en el parque solos con la boca y la nariz taponadas por el puto trapo ante la mirada satisfecha de sus padres torturadores.

En Occidente, la civilización del individualismo y que es el objetivo a derribar, existe ya una masa crítica de borregos suficiente para seguir avanzando en el reinicio, la reconstrucción, el reseteo, los Objetivos de Desarrollo sostenible y la Agenda 2030. Millones de gilipollas (que se jodan si se ofenden pero es lo que pienso que son) han capitulado y rendido sus derechos y libertades individuales a cambio de un supuesto bien común que les helará la sangre y que joderá la vida de sus hijos y nietos. Son millones los que han comprado toda la mercancía podrida de esta tropa de piadosos autoritarios. Compran que merece la pena dimitir de la libertad de expresión y de decisión del individuo, para integrarse en un rebaño dócil y lanar… por el bien común, claro.

Pero la ventana de oportunidad durará poco porque a la gente no le gusta no tener nada, y no ve claro eso de ser felices sin poseer otra cosa que sus bragas y el cepillo de dientes. A la gente no le gusta tener un dinero que no sirva para comprar lo que se les ponga en la punta de la polla o del clítoris (sigo siendo soez, y no me importa). Al fin y al cabo lo que vende Santa Klaus Schwab no es otra cosa que un régimen comunista regido a pachas por estados y «piadosas» multinacionales sostenibles, resilientes e inclusivas… de mierda; y el comunismo llevado a la práctica es ajeno a la naturaleza humana y no gusta. Por tanto más madera, más miedo y más pandemias para entumecer, más si cabe, el criterio y el raciocinio del personal. Hace falta pisar el acelerador liberticida antes de que la gente retome su cordura y recobre el sentido común. A los que no les guste lo que hay y el «paraíso» que nos aguarda deberían saber que Klaus Frankenstein Schwab dijo claramente que debemos olvidar volver a ser lo que éramos:

«LA GENTE SE PIENSA QUE VAMOS A VOLVER A LOS BUENOS VIEJOS TIEMPOS, Y TODO SERÁ NORMAL DE NUEVO EN LO QUE ENTENDEMOS COMO NORMAL. ESTO ES FICCIÓN, NO OCURRIRÁ» (KLAUS SCHWAB, DIRECTOR DEL FORO ECONÓMICO MUNDIAL HABLANDO DEL COVID-19)

Schwab es solo un puto mandado, uno muy fanático y bien pagado, pero un pelele al final, que empuja esta retórica y este cambio en la forma que los humanos tenemos de comportarnos. Los que de verdad abogan por aterrizar en ese futuro distópico y vegetariano son los mismos hijos de cien mil putas que se desplazan en jets privados para escuchar charlas sobre el cambio climático y el CO2. Los que necesitan y persiguen un futuro de esclavitud alelada y feliz para nuestros hijos son los que no van a dejar de zamparse chuletones de medio kilo mientras te venden carne sintética; los que mientras te obligan a ir en patinete eléctrico seguirán coleccionando Lamborghini y comprándose yates que consumen 1.000 litros de gasolina por hora mientras te obligan a no poseer nada y a usar dinero digital para educar tus hábitos de consumo. Es por tu bien, y sobre todo es por el suyo.

El objetivo no es otro que que todos estemos de acuerdo y suscribamos las palabras escritas en un artículo para el FEM por una imbécil llamada Ida Auken. Auken es una política danesa, amén de evangelista vegana, a sueldo del Foro Económico Mundial. Esto decía la chalada en una supuesta carta escrita desde el futuro a los homo sapiens aún por convencer de nuestro presente:

«Bienvenido al 2030. No tengo nada, no tengo privacidad y la vida nunca ha sido mejor»

Pues que te aproveche bonita, cómete otro apio y dos zanahorias o mejor métetelas por el culito.

La pandemia que el arma biológica china ha causado y que el FEM predijo y vitorea como una oportunidad increíble, ha servido para meternos más y más en internet. Las empresas pequeñas han visto como eran obligadas a cerrar mientras Twitter, Facebook, Google y demás ciberdictaduras registraban números récord de tráfico y beneficios. Una ingente cantidad de riqueza ha sido transferida desde las clases medias a las élites censoras, que no son otras que esas élites a las que Klaus Schwab no se cansa de chupársela. Ahora que se nos obliga a emplear internet para hacer la declaración de la renta, solicitar plaza escolar o pedir turno para cualquier gestión, es el momento de que surja un organizado pánico a costa de que internet está en peligro y que hay que hacer algo urgentemente.

De eso va Cyber Polygon de prever qué hay que hacer ante una pandemia digital. Lo de prever es por decir algo porque está más que previsto y es más que predecible conociendo «cómo caza la perra» de Klaus Schwab. Hay que regular, hay que restringir, hay que controlar y hay que castigar,… por el bien común, por supuesto.

Como el príncipe Carlos y el propio Satán Klaus han dicho, la ventana de oportunidad durará poco y tal vez no la volvamos a tener nunca (al menos durante las vidas de estos capullos).

El momento es ahora o habrá que esperar varios años. La gente está sumisa, con la capacidad de razonar embotada; las redes sociales son máquinas de censurar y de intoxicar; los medios de comunicación son zorritas subvencionadas en casi todo el mundo; Estados Unidos vive sumido en una crisis de identidad nacional por culpa de excrementos intelectuales como la Teoría Crítica de la Raza (CRT o Critical Race Theory) o el Pensamiento Queer; y China está que se sale como brazo ejecutor, ansiando llevar al mundo a su paraíso comunista-maoísta. Todos los planetas están alineados y hay que volver a golpear. Cualquier cambio en alguna de estas variables puede cerrar la ventana de oportunidad que tan tiesa se la pone a todos estos hijos de puta.

es el momento de que surja un organizado pánico a costa de que internet está en peligro y que hay que hacer algo urgentemente

Así que esperad una ciberpandemia en breve para hacer feliz a SATÁN Klaus Schwab y a sus muchos proxenetas. Lo de los servidores del SEPE o el Ministerio de Trabajo se quedará en un juego de niños. Como decía Schwab el objetivo es lograr la fusión de nuestras identidades física, biológica y digital. Una pandemia biológica, que nos hace más dependientes del mundo digital, seguida de una pandemia digital es el menú. Es la vacuna en dos dosis que nos tienen recetada para «curarnos» de nuestro absurdo deseo de ser libres y pensar por libre.

Cierra los ojos e imagina que en dos años entras en internet mediante un proceso de autenticación estricto que te permite visitar ciertas páginas y otras no en función de cómo te comportas. Vas a comprar un billete de avión y te das cuenta de que tu dinero no sirve para ello porque tu cupo de CO2 está cubierto para los próximos tres años. Vas a hacer la compra tratando de olvidarte de la frustración de tener que hacer otros planes para tus vacaciones, por el bien del planeta (aunque el CO2 lejos de causar un calentamiento global es una fábrica de producir imbéciles) y en tu carro de la compra los croissants, la nocilla y la ternera te aparecen en rojo porque no son buenos para tu salud. Es que tienes la tensión muy alta (pocas bromas como dice el anuncio), debes reprimir tus instintos omnívoros hermano. Y la nocilla es mala para tu hija de 11 años, ya sabes. Escribes un comentario cagándote en todo lo que se menea, como en los viejos tiempos (esos que SATÁN Klaus te augura que no volverán) y recibes un mensaje de tu banco al poco tiempo diciéndote que te apagan la cuenta dos semanas porque han recibido quejas acerca de tu comportamiento antisocial. Cuentas a tus amigos todo lo que te ha pasado por WhatsApp y Facebook te bloquea el uso de esa aplicación, y advierte a todos tus ex-amigos que si comparten ese contenido sufrirán las consecuencias. Nada que ver aquí, circulen por favor.

¿Te apuntas? Yo no. Ayúdanos a hacer que este mensaje llegue lejos y que se corten el cuello con los cristales de la puta ventana de oportunidad. Yo me apunto a llevar a prisión de por vida, tras un juicio al estilo de Nüremberg, a todos estos cabroncísimos. Estamos a tiempo, difunde este artículo.

____________________________

Tómate un momento para conocer el primer libro de la factoría Freenoticias:

Homo Correctensis

Este libro es puro Freenoticias, de inspiración libertaria y sin complejos. En el libro se desmontan con desparpajo e ironía todos los dogmas «correctensis» (progres); y por supuesto el humor y los datos no faltan. Aquí os dejo una lectura para cualquier estación del año de la mano de Freenoticias (ahora también publicamos libros) : «Homo Correctensis. Fabricando mentiras cursis para mentes perezosas»

Homo Correctensis: Fabricando mentiras cursis para mentes perezosas de [Publio Cortés de Lezo]
Homo Correctensis es una producción editorial de Freenoticias.com

Ser un Homo Correctensis es una nueva forma de etiqueta social, indistinguible de una mala religión y muy similar a una secta; todo a una escala monumental. Homo Correctensis echa por tierra todos los dogmas de este nuevo culto de paso te hará reír.

Pide aquí tu ejemplar digital o de papel de

Homo Correctensis

____________________________

Únete al Grupo Abierto de Freenoticias en TELEGRAM

Únete al Grupo ABIERTO de Freenoticias en Telegram y podrás participar, opinar y colaborar con lo que vayamos publicando ¡Te esperamos!

Publio Cortés de Lezohttp://freenoticias.com
Este libro es puro Freenoticias. Los que queráis pasar un buen rato y colaborar con el proyecto de Freenoticias, aquí os dejo una lectura para este verano: https://www.amazon.es/dp/B097NSXRG9 Espero que te guste

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas