lunes, agosto 2, 2021
InicioCienciaAnthony Fauci se mancha de sangre las manos tratando de encubrir...

Anthony Fauci se mancha de sangre las manos tratando de encubrir su responsabilidad criminal en el origen del Covid

El doctor Fauci es el padrino estadounidense de la pandemia del Covid-19 y tiene las manos manchadas con la sangre de millones de personas.

Los correos electrónicos de Anthony Fauci, máximo responsable sanitario en la lucha contra el Covid-19, publicados recientemente, demuestran que su ocultación del origen artificial de la pandemia fue parte de un encubrimiento que va más allá de tapar su papel en la propia génesis de esta carnicería. Fauci apuntaba a desacreditar a Trump, que desde el principio culpó (con acierto) al comunismo chino de la crisis para salvar el culo de sus colegas chinos. De paso Fauci, con sus premeditadas mentiras, ayudó a llevar a Biden hasta la Casa Blanca.

Si el virus provenía del laboratorio de Wuhan, lo que es casi seguro que sucedió; si el virus se convirtió en un arma empleando técnicas de ganancia de función, que es casi seguro que se emplearon; y si esos experimentos fueron financiados por el NIH (Instituto de Salud Nacional de EE.UU.) bajo la supervisión de Fauci, que ciertamente lo fueron; entonces el doctor Fauci es el padrino estadounidense de la pandemia.

El COVID-19 ha matado a más de 3,6 millones de víctimas en todo el mundo. Este virus mortal surgido en las inmediaciones del Instituto de Virología de Wuhan en China (¡Menuda casualidad que aparezca justo en donde el régimen dictatorial chino tiene su mayor laboratorio biológico en el que se realizan esos experimentos letales con virus!) es un arma desarrollada en China y Fauci, cómplice de su desarrollo, trata a la desesperada de ocultarlo.

Después de probar miles de posibilidades, los científicos no han encontrado un progenitor directo, un animal desde el cual el virus saltara naturalmente a los humanos. Por lo tanto, podemos descartar el mercado húmedo, dejando el laboratorio de armas biológicas de Wuhan como el origen más que probable.

Los que sosteníamos esta hipótesis fundamentada en la lógica deductiva más simple (si no es natural es artificial y si resulta que el virus brotó en la misma ciudad donde se trabaja potenciando mediante ingeniería genética la letalidad de los coronavirus tiene lógica deducir que es un arma biológica) fuimos tachados de conspiracionistas.

Esta es la verdad: la infame «Bat Woman» China, la doctora Shi Zhengli, llevó virus de murciélagos de herradura ayudada por Peter Daszak que se asemejan al COVID-19 al laboratorio de Wuhan desde cuevas a 1.200 kilómetros de distancia. Luego realizó experimentos de «ganancia de función» financiados y autorizados por Fauci para mejorar la capacidad de estos virus haciéndolos más mortales para los humanos. un crimen que raya el genocidio.

Hoy en día, todo el mundo admite que la hipótesis de la creación del Covid-19 en un laboratorio es la más plausible con diferencia. Tan solo los que tienen un interés político o personal (por ejemplo no ir a la cárcel) como Peter Daszak, se aferran a una hipótesis que hoy es solo un deseo: que el dichoso virus procede de la naturaleza.

El cierre del laboratorio de Wuhan en octubre de 2019 sugiere que ya entonces hubo una fuga letal del virus. El inquietante hecho de que al menos tres trabajadores del laboratorio contrajeron síntomas de Covid-19 en el mes siguiente abundan en esa dirección.

El encubrimiento de Fauci comenzó el 31 de enero de 2020 con un correo electrónico del científico Kristian Andersen, responsable del Instituto Scripps. Andersen le advertía a Fauci que aunque el virus asesino se parecía a un virus de murciélago de herradura, sus «características inusuales» indicaban que estaba «potencialmente diseñado mediante ingeniería genética».

En ese momento, el doctor Fauci debería haberle dicho a Donald Trump, y a la opinión pública, que el Covid-19 fue diseñado en un laboratorio para atacar a los humanos. Podrían haberse salvado millones de vidas con una respuesta más específica contando con un par de meses de anticipación. El mundo podría haber exigido la cooperación inmediata de la China comunista a la que se habría hecho responsable financiera y moralmente por la carnicería que ha desatado en el mundo.

En cambio, el doctor Fauci se dedicó, al parecer, a persuadir a Anderen para que publicara un artículo el 17 de marzo en Nature Medicine descartando por completo la teoría del origen del laboratorio. Este comportamiento por parte de la máxima autoridad sanitaria de EE.UU. acarrea una responsabilidad criminal de primer orden. Esta responsabilidad se vuelve aún más oscura si tenemos en cuenta que la motivación de Fauci pudo responder no a un mal criterio, sino a ocultar su responsabilidad por haber colado subvenciones para las actividades que se realizaban en Wuhan con los coronavirus –y con toda seguridad así fue–, y por su interés personal en lograr desautorizar al presidente Trump que sostenía, con razón, que el Covid era un producto made in China.

El 17 de abril, el Dr. Fauci empleó ese mismo estudio, sin mencionar su contacto previo por email con Andersen, para argumentar en una conferencia de prensa en la Casa Blanca que el Covid-19 «es totalmente consistente con un salto desde una especie animal a los humanos».

Esta es la verdad: la infame «Bat Lady» de China, la doctora Shi Zhengli, llevó –desde cuevas a 1.200 kilómetros de distancia– los virus de murciélagos de herradura, los que más se asemejan al COVID-19, al laboratorio de Wuhan. Luego realizó experimentos de «ganancia de función» financiados y autorizados por Fauci para mejorar la capacidad de estos virus haciéndolos más mortales para los humanos.

Los experimentos de Bat Woman fueron financiados por el doctor Fauci a través de subvenciones de su agencia mediante el Instituto Nacional de Salud (NIH) empleando a la ONG de Peter Daszak (EcoHealth Alliance) para canalizar esos fondos, y con el agravante de saltarse premeditadamente la suspensión decretada que prohibía dicho tipo de experimentos (marco P3CO). Entre los científicos implicados están Ralph Baric de la Universidad de Carolina del Norte y Peter Daszak (EcoHealth Alliance de Nueva York). Daszak incluso se jactó en una entrevista en televisión de lo fácil que es inyectar material en la columna vertebral de los virus de los murciélagos para convertirlos en armas.
El doctor Fauci para colmo presionó con éxito en 2017 para que se levantara la prohibición de realizar estos experimentos de ganancia de función (los mismos que se ocupó de financiar a Bat Woman-Shi Zhengli, Baric y Daszak aun estando prohibida esa financiación). Este tipo de experimentos fueron considerados extremadamente peligrosos por la administración Obama en 2014.

El doctor Fauci estuvo rápido empleando la puerta trasera de la Casa Blanca de Trump para obtener la aprobación para reanudar la experimentación de ganancia de función en lugar de informar al presidente o a los altos funcionarios. Fauci ha estado jugando a ser Dios, ha jugado con el fuego que ahora consume al mundo.
Fauci negó por primera vez bajo juramento ante el Congreso de los EE.UU. que el NIH financiara experimentos de ganancia de función en el laboratorio de Wuhan. Mintió. Al ser pillado en esa mentira, ha acabado admitiendo haber financiado al laboratorio de Wuhan, pero continúa mintiendo al afirmar que no eran experimentos de ganancia de función.

Os traemos unas capturas de la web del Instituto de Virología de Wuhan. Hasta el 21 de marzo de 2021 (derecha) aparecen 6 colaboradores estadounidenses del instituto chino. Entre esos colaboradores figuraba el NIH (Instituto Nacional de Sanidad) que financió ilegalmente los experimentos para crear virus artificiales letales. A partir del 22 de marzo (imagen de la izquierda) borran 5 colaboradores (NIH, tres universidades y la National Wildlife Federation), quedando solamente la EcoHealth Alliance del siniestro Peter Daszak

En lugar de contar la verdad desde el principio, Fauci se dedicó, en un alarde de cinismo asesino, a jugar a ser un héroe salvador. El fanfarrón y mentiroso doctor se posicionó cínicamente como la voz de la ciencia en contraposición con un «conspiranoico» Trump. Al final el tiempo ha demostrado que Trump tenía razón y que Fauci mintió a sabiendas desde el principio. Las mentiras de Fauci se han traducido en centenares de miles de muertos que pesan sobre su conciencia.
Las repetidas mentiras de Fauci, particularmente por omisión, son las de un sociópata, las de un hombre desesperado y acorralado. Sus manos están manchadas con sangre y encima se aferra a seguir interpretando el papel de héroe y portavoz de la verdad científica, la suya, la de Facebook hasta hace un mes, una puta mentira. Un tipo repugnante.

____________________________

Tómate un momento para conocer el primer libro de la factoría Freenoticias:

Homo Correctensis

Este libro es puro Freenoticias, de inspiración libertaria y sin complejos. En el libro se desmontan con desparpajo e ironía todos los dogmas «correctensis» (progres); y por supuesto el humor y los datos no faltan. Aquí os dejo una lectura para cualquier estación del año de la mano de Freenoticias (ahora también publicamos libros) : «Homo Correctensis. Fabricando mentiras cursis para mentes perezosas»

Homo Correctensis: Fabricando mentiras cursis para mentes perezosas de [Publio Cortés de Lezo]
Homo Correctensis es una producción editorial de Freenoticias.com

Ser un Homo Correctensis es una nueva forma de etiqueta social, indistinguible de una mala religión y muy similar a una secta; todo a una escala monumental. Homo Correctensis echa por tierra todos los dogmas de este nuevo culto de paso te hará reír.

____________________________

Únete al Grupo Abierto de Freenoticias en TELEGRAM

Únete al Grupo ABIERTO de Freenoticias en Telegram y podrás participar, opinar y colaborar con lo que vayamos publicando ¡Te esperamos!

Publio Cortés de Lezohttp://freenoticias.com
Este libro es puro Freenoticias. Los que queráis pasar un buen rato y colaborar con el proyecto de Freenoticias, aquí os dejo una lectura para este verano: https://www.amazon.es/dp/B097NSXRG9 Espero que te guste

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas