viernes, septiembre 17, 2021
InicioPolíticaIván Redondo se tira al barranco por Sánchez. Agradeceríamos un Thelma y...

Iván Redondo se tira al barranco por Sánchez. Agradeceríamos un Thelma y Louise con el «presi»

Para entender de qué va este artículo, y reírte a gusto (GARANTIZADO), no te pierdas este vídeo de minuto y medio.

Iván Redondo le propone a Pedro Sánchez marcarse un Thelma y Louise y llegar juntos hasta el final en el fondo de un barranco.

Iván Redondo, il consiglieri de la nueva mafia monclovita, es un tipo de mucho mérito. A quien lo ponga en duda le invito a que trate de coger a un tipo mediocre, vanidoso, pendenciero y embustero crónico –al que echaron de su partido por hacer trampas– y lo aúpe a la Presidencia del Gobierno.

Pero una cosa es que el spin doctor Redondo sea capaz de llevar a un egocéntrico sociópata a la Moncloa y otra es mantener a su paciente –con una capacidad intelectual justita– varios años al frente del Consejo de Ministros. La inteligencia de Sánchez es de medio pelo, le llega hasta el almuerzo, y sus capacidades intelectuales más destacadas son el postureo, la mentira y la traición. Aún así el ventrílocuo Iván Redondo nos dice que va «hasta el final» con su marioneta

Redondo ha trabajado para dos candidatos del PP; Xavier Albiol y José Monago y con ambos fue «hasta el final», es decir hasta que acabó su relación. Porque Iván Redondo quería más que entrenar candidatos a alcalde de Badalona o a presidente de la Junta de Extremadura.

Redondo es muy peliculero –me he tragado unos cuantos vídeos escuchando al personaje y doy fe de ello– y la frase del barranco está copiada de una escena de «El Ala Oeste de la Casa Blanca». Iván Redondo aspiraba a ser el hombre del presidente del Gobierno –el partido político y la ideología le dan lo mismo como se ha visto– . En el PP le cerró el paso otra prima donna, Pedro Arriola, y no pasó de Mérida jugando a los presidentes con Monago (le llamaban «el octavo consejero» en alusión a la película de Ridley Scott, por sentarse en los consejos sin ser parte del gobierno). Si tu ambición es ser el «hombre del presidente del » en España puedes encontrar trabajo solo en dos empresas: La PP y La PSOE. Del PP le echaron… y hasta hoy.

Las cosas deben ir muy mal para el Gobierno sociocomunista cuando Iván Redondo, el consejero áulico con ínfulas de estratega, del sociópata de La Moncloa, tiene que salir a dar la cara por el chulo de piscina al que entrena.

Si además el principal argumento que ofrece Redondo para defender a su serpiente amaestrada es que saltaría a un barranco por ella, entonces la situación es desesperada.

La mitad del PSOE le tiene ganas y desean devolverle el cuchillo que Sánchez les clavó por la espalda en su lucha –llena de trampas– por la secretaría general. Los separatistas pasando por caja una y otra vez para cobrarse sus apoyos y preguntar qué hay de lo suyo. La horda podemita aguardando el momento para saltar del carromato del gobierno antes de que este se despeñe por le barranco. La Justicia viendo como Sánchez, en contra del criterio del Tribunal Supremo, se dispone a indultar a delincientes convictos y que manifiestan públicamente sus ganas de volver a delinquir. Así de mal va la cosa para la marioneta sociópata que dirige Redondo.

Todo le va mal al polimentiroso Sánchez; y eso sin hablar de la pandemia y la nefasta gestión de la misma que lideró –por decir algo–. Improvisación, decisiones entre malas y pésimas, falta de transparencia, corrupción y malversación en las compras de material sanitario y –lo peor de todo– la tortura de aguantar sus chapas de Aló Moncloa con ese tono tedioso y engolado.

Redondo es el que le ha susurrado el «relato» de que indultar a delincuentes golpistas convictos y decididos a reincidir sirve para sembrar la concordia y la convivencia y para pasar página. Esta semana el hombre en la sombra ha dado la cara por su presidente porque cuando le pierda no le quedará jefe de gobierno a quien susurrar.

Pero Iván Redondo esta vez sí irá hasta el final –lo de Extremadura y Badalona era para calentar y ensayar jugadas– porque él no concibe otro trabajo que no sea el del hombre de confianza máxima del presidente del Gobierno. Cuando Sánchez muera políticamente, y esperamos que acabe en prisión, ya no le quedará trabajo de los suyo en España…la única salida que le quedará a Iván será emigrar a Hispanoamérica para buscar a quien unir su destino… hasta el final.

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Cortes de Lezo Publiohttp://freenoticias.com
La mentira tiene las patas muy cortas y poca fuerza, y por eso necesita ser protegida por los cabrones que nos gobiernan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies