miércoles, junio 16, 2021
IniciointernacionalJuan Carlos I "borboneaba" con la soberanía española de Ceuta y Melilla....

Juan Carlos I «borboneaba» con la soberanía española de Ceuta y Melilla. Felipe VI debe visitar estas ciudades

Jugar con el patrimonio de todos los españoles tiene nombre: se llama traición. La traición es un delito gravísimo, y traicionar a España desde la jefatura del Estado es un agravante

Borboneando que es gerundio. Según el embajador de EE.UU., la CIA y un enviado de Jimmy Carter, el rey Juan Carlos veía con buenos ojos regalar Melilla al dictador Hassan II y convertir Ceuta en un protectorado internacional.

El 30 de abril de 1979, Juan Carlos I, alias el campechano, departió durante una hora y cuarenta minutos con el enviado especial del presidente Jimmy Carter, Ed Muskie, en compañía del embajador de los EE.UU. acreditado en Madrid, Terence Todman. Las minutas de todo lo dicho por el rey fueron enviadas por el embajador al secretario de Estado Cyrus Vance y pasaron a formar parte de la información de la inteligencia estadounidense. La campechanía de Juan Carlos es descrita en el resumen ejecutivo del cable secreto enviado a la CIA (que depende del secretario de Estado) como «su candor habitual«. A calzón sacado iba el monarca.

Juan Carlos llevaba ya casi 4 años sin los pantalones que se bajó y perdió en el Sahara Occidental en 1975; para él lo más importante en esos años era asegurarse la Corona a toda costa para no acabar como su abuelo Alfonso en 1931.

Muskie no era un cualquiera dentro de la administración Carter; apenas 8 días después de la visita a Madrid Ed Muskie era nombrado secretario de Estado por Jimmy Carter. De Carter podría escribir bastantes cosas –muy interesantes– pero no quiero dispersarme a pesar de la tentación.

El rey les contó a los diplomáticos norteamericanos cosas como que la reina de Inglaterra, a la que él llama Lizabeth, le llama Juanito; que él era partidario de no vincular la negociación de Gibraltar con la incorporación de España a la OTAN; que había discutido con Lizabeth sobre Gibraltar comentándole que él veía una interrelación entre el futuro de la colonia usurpada y las ciudades españolas en el Norte de África.

Al tratar el tema de Ceuta y Melilla con Muskie esto es lo que en el cable secreto Terence Todman cuenta que era la postura del cándido Juan Carlos:

«El gran asunto entre España y Marruecos son los dos enclaves españoles. Él (Juan Carlos) pensaba que Melilla podía ser cedida a Marruecos en un tiempo relativamente corto porque solo había 10.000 españoles viviendo allí. Los militares españoles estarían muy insatisfechos y protestarían, pero eso solo duraría unos dos meses y él (Juan Carlos) podría controlar la situación. Ceuta sería mucho más difícil porque hay 60.000 españoles allí y sería imposible simplemente entregarla a Marruecos. Quizá la mejor solución para Ceuta sería la internacionalización o una situación al ´estilo Tánger´(en referencia al estatus de Tánger desde 1923 hasta 1956). En caso de que no haya una solución él (Juan Carlos) temía la posibilidad de otra Marcha Verde lo que realmente crearía serios problemas»

Estoy esperando a oír el desmentido de la Casa Real acerca de lo que se recoge en este documento desclasificado. En el enlace de más abajo puedes acceder al documento desclasificado por la CIA:

Cable enviado a la Secretaría de Estado de Estados Unidos informando de la voluntad del rey Juan Carlos de ser un traidor.

En otros países como en EE.UU. se desclasifican documentos con el paso de los años, y es gracias a esa transparencia, que en España no existe, que podemos enterarnos de la catadura de algunos personajes. Juan Carlos I nunca me ha gustado. Reconozco que me hubiera encantado que este Borbón emérito hubiera salido bueno, pero fue un melón apepinado como todo el linaje del que desciende, con la excepción –que confirma la regla–, de Carlos III. A Felipe VI le concedemos el beneficio de la duda, ha mostrado más cosas buenas que malas –pero hay de ambas–, y por eso cuenta con el respeto de este medio. El rey es un empleado de todos los españoles, con un contrato vitalicio pero empleado nuestro, y debe ganarse el respeto y a ser posible la admiración por la vía de los hechos.

El documento desclasificado arranca con un resumen ejecutivo resalizado por el embajador Todman donde detalla los temas sobre los que despacharon Juan Carlos I Campechano y Ed Muskie. Es muy interesante revisar las opiniones que expresó el entonces monarca. Muy interesante advertir cómo Juan Carlos se sitúa «por encima de la política» pero «muy involucrado en asuntos internacionales». A lo que yo añado que en esos asuntos internacionales Juan Carlos mezcló los intereses de la Nación de la que era jefe de Estado con los suyos propios; y estos últimos salieron mucho mejor parados que los de España.

«Durante una conversación amplia con el senador Muskie el 30 de abril (1979) el rey Juan Carlos expuso su opinión sobre los problemas internos españoles (autonomía, el tema vasco, el terrorismo, la alianza socio-comunista, la falta de liderazgo de la derecha moderada y las dificultades económicas) y asuntos exteriores (Hispanoamérica, OTAN, Gibraltar, Oriente Medio, África del Norte, Cuba). Con su candor habitual el rey también describió su propio papel en España de estar por encima de la política, pero involucrado personalmente en asuntos internacionales. Este mensaje fue enviado al senador Muskie en borrador y no hay comentarios ni se han recibido solicitudes de cambio. Final del resumen»

«En el frente internacional (el rey Juan Carlos) siente que es importante para él tratar con otros monarcas y con los líderes de Hispanoamérica que tienen un sentimiento especial por el rey de España mas que por España como tal.»

Este documento aporta mucha información y contexto. Cabe destacar que varios problemas que hoy padecemos se derivan de la visión campechana y cándida del rey Juan Carlos en temas de política internacional. Por una parte la entrada en la OTAN fue a cambio de ninguna contraprestación o reseña con respecto al estatus de Gibraltar, tampoco se incluyeron las ciudades españolas de Ceuta y Melilla dentro del paraguas que garantiza la intervención de la OTAN en auxilio de sus miembros y además tenemos un artículo en nuestra constitución que permite que la Cortes ratifiquen la cesión de parte del territorio nacional; en concreto el artículo 94 en su punto C:

Artículo 94
La prestación del consentimiento del Estado para obligarse por medio de tratados o convenios requerirá la previa autorización de las Cortes Generales, en los siguientes casos:

a) Tratados de carácter político.

b) Tratados o convenios de carácter militar.

c) Tratados o convenios que afecten a la integridad territorial del Estado o a los derechos y deberes fundamentales establecidos en el Título I.

d) Tratados o convenios que impliquen obligaciones financieras para la Hacienda Pública.

e) Tratados o convenios que supongan modificación o derogación de alguna ley o exijan medidas legislativas para su ejecución.

El Congreso y el Senado serán inmediatamente informados de la conclusión de los tratados restantes o convenios.

El orgullo y la vanidad de este sujeto coronado, y multimillonario gracias a su proyección internacional como soberano, quedan reflejados en un pasaje de este documento desclasificado por la CIA en 2014:

«En el frente internacional (el rey Juan Carlos) siente que es importante para él tratar con otros monarcas y con los líderes de Hispanoamérica que tienen un sentimiento especial por el rey de España mas que por España como tal.»

Juan Carlos se creía, y debe seguir creyéndolo, que la gente en Hispanoamérica siente más aprecio por su figura que por España, y que por tanto era importante su papel de borboneador mayor del Reino. Es difícil ser más vanidoso y cretino.

Me cuesta mucho contemplar las azañas y conocer la forma de pensar y proceder de Juan Carlos de Borbón sin que me vengan a la mente las figuras de su abuelo Alfonso XIII, su tatarabuela Isabel II y el infame felón traidor del padre de esta última: Fernando VII. A quien quiera adentrarse en el análisis de la figura política de nuestro penúltimo monarca le invito a leer una serie de dos artículos en los que trazamos algunos paralelismos interesantes entre Juan Carlos y su abuelo Alfonso:

Juan Carlos y Alfonso, dos reyes caprichosos y falderos y su relación con el PSOE (primera parte)

Juan Carlos y Alfonso, dos reyes caprichosos y falderos y su relación con el PSOE (Segunda parte)

En el segundo de estos artículos decíamos:

Tampoco olviden majestades que la institución de la corona es una institución de España, pertenece a España, y no es patrimonio de ninguna familia. Igual que hoy están los borbones mañana están los Martínez. Así que a ganarse el sueldo

España, patrimonio de todos los españoles, es más importante, infinitamente más, que el rey o que la institución de la Corona. Jugar con el patrimonio de todos los españoles tiene nombre: se llama traición. La traición es un delito gravísimo, y traicionar a España desde la jefatura del Estado es un agravante. Queda avisado Majestad.

En definitiva que por España y solo por España: ¡¡Viva el Rey!! y añado ¡¡A trabajar majestad para ganarse el jornal!!

Juan Carlos I tan solo visitó Ceuta y Melilla en una ocasión, fue en 2007, después de 32 años de reinado. Felipe VI trató de visitar el año pasado estas dos ciudades españolas y un tal Pedro Sánchez se lo prohibió. El mismo Pedro Sánchez, el chulo de piscina de La Moncloa, que se trae a un presunto criminal de tapadillo sabiendo que iba a cabrear al caprichoso sultán alauita impide al rey de España visitar dos ciudades españolas.

Todos estamos observando. Todos estamos esperando la visita del jefe de Estado a dos queridísimas ciudades españolas, y dese prisa Majestad. También a quien corresponda que tome nota, la soberanía territorial no puede estar al albur de las leyes, no es moneda de cambio. Con la soberanía no se mercadea, se respeta y se defiende. El artículo 94 c de la Constitución Española sobra.

Únete al Grupo Abierto de Freenoticias en TELEGRAM

Únete al Grupo ABIERTO de Freenoticias en Telegram y podrás participar, opinar y colaborar con lo que vayamos publicando ¡Te esperamos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas