Marruecos. Los dictadores solo respetan la fuerza. Tres estrategias posibles y una sola para poner a Mohamed VI en su sitio

Un soberano caprichoso, totalitario y consentido solo respeta una cosa: la fuerza.