martes, junio 15, 2021
InicioCienciaPor dónde deberíamos meterle a Pedro Sánchez todas las mascarillas. Las mascarillas...

Por dónde deberíamos meterle a Pedro Sánchez todas las mascarillas. Las mascarillas se están cargando a la infancia

Las mascarillas aumentan la respiración de partículas virales al mismo tiempo que crean un hábitat húmedo donde el SARS-CoV-2 permanece activamente infeccioso, la mascarilla aumenta la carga viral y abruma al sistema inmunológico.

Está demostrado científicamente que usar mascarilla es peor que no llevarla pero seguimos torturando a nuestra infancia con el puto bozal.

El título de este artículo no está formulado como una pregunta sino como una invitación a embutirle al chulo de piscina de La Moncloa todos nuestros bozales por vía rectal. Entiéndase que cuando hablamos del recto de Pedro Sánchez no nos referimos al culito de pollo del narciso mentiroso, sino al recto de su retorcida vanidad. Creedme que en ese vanidad caben todas las mascarillas que pueda producir China en los próximos 100 años y quedaría sitio para albergar a toda la Asamblea General de las Naciones Unidas.

En Freenoticias somos muy aficionados a dar información para avalar la idoneidad de nuestras propuestas. Aquí os dejo algunas de las consecuencias negativas (hay muchas más) que acarrea el uso del bozal y que justifican y avalan nuestra invitación para meterle a Sánchez y a casi todos nuestros políticos (también tú querida Ayuso) todas las mascarillas por el tracto rectal de sus espaciosas vanidades.

1.- Las mascarillas afectan negativamente la fisiología y la función respiratorias.

Las mascarillas inhiben el flujo de aire que entra y sale de los pulmones. Para las personas con asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y muchas otras enfermedades pulmonares crónicas, las mascarillas faciales empeoran la disnea.
Las mascarillas reducen el oxígeno en sangre y aumentan el dióxido de carbono de tal manera que aumenta la frecuencia y la profundidad de las respiraciones. La disminución de oxígeno y el aumento de dióxido de carbono en el torrente sanguíneo estimula una respuesta compensatoria en los centros respiratorios del cerebro. Estos cambios en los gases sanguíneos resultan en aumentos tanto en la frecuencia como en la profundidad de las respiraciones, aumentando la probabilidad de que cada respiración contenga una mayor cantidad de partículas virales infecciosas.

Esto potencia a su vez la transmisión comunitaria del CoVID-19, ya que las personas infectadas que usan máscaras exhalan columnas respiratorias cargadas con mayores niveles de partículas virales infecciosas. Estas plumas infecciosas se mueven fácilmente por los lados, la parte inferior y la parte superior de las máscaras.
Esto también puede aumentar la gravedad del CoVID-19 a medida que se aumenta el volumen de entrega de partículas virales –más profundamente– en los pulmones.
Estos efectos se amplifican si las mascarillas faciales están contaminadas con virus, bacterias u hongos que prosperan de manera oportunista en un ambiente cálido y húmedo como el que favorcen las mascarillas.

2.- Las mascarillas reducen los niveles de oxígeno en la sangre

El uso de mascarilla durante más de unos minutos provoca una reducción significativa en el nivel de oxígeno en sangre de una persona.

“Informe preliminar sobre desoxigenación inducida por mascarilla quirúrgica durante una cirugía mayor” publicado por Beder, A., U. Büyükkoçak, H. Sabuncuoğlu, Z. A. Keskil y S. Keskil en 2008.

«Nuestro estudio reveló una disminución de la saturación de oxígeno de las pulsaciones arteriales (SpO2 o nivel de saturación de oxígeno en sangre ) y un ligero aumento de la frecuencia del pulso en comparación con los valores preoperatorios en todos los grupos de cirujanos. La disminución fue más notoria en los cirujanos mayores de 35 años.»

Una pequeña disminución en los niveles de saturación de oxígeno en sangre refleja una gran disminución en la presión parcial de oxígeno en la sangre arterial (PaO2), los hallazgos de este estudio sugieren que las mascarillas quirúrgicas usadas más de una hora pueden disminuir el oxígeno arterial lo suficiente como para inducir fisiológicamente efectos perjudiciales.

3.- Las mascarillas elevan los niveles de dióxido de carbono en la sangre.

Aunque el cuerpo tiene mecanismos robustos para mitigar las pequeñas elevaciones transitorias de CO2 en el aire que respiramos, estos mecanismos pueden verse fácilmente sobrepasados por la exposición crónica a elevaciones significativas de CO2, como ocurre con el uso prolongado de una mascarilla. La ciencia demuestra claramente que las mascarillas faciales causan reinhalación de dióxido de carbono e hipercapnia.

“Respiración de dióxido de carbono con máscaras respiratorias faciales ajustadas”, publicado por Fletcher, S. J., M. Clark y P. J. Stanley en 2006.
El aire exhalado es rico en dióxido de carbono, un producto de desecho de la respiración celular. Una porción de dióxido de carbono previamente exhalado se inspira (respira) en cada ciclo respiratorio. Las máscaras atrapan las exhalaciones respiratorias ricas en CO2 en la interfaz máscara-boca y fuerzan la respiración de exhalaciones ricas en CO2 elevando los niveles de dióxido de carbono en sangre (CO2).

Las mascarillas obligan al usuario a inspirar (volver a respirar) aire que es una mezcla de aire del entorno local y los productos de desecho respiratorio de las exhalaciones anteriores del usuario.

Los cambios en la saturación de oxígeno arterial influyen considerablemente en el flujo sanguíneo cerebral.

El CO2 es un gas necesario para la respiración porque regula el pH de la sangre: demasiado CO2 y la sangre se vuelve demasiado ácida; muy poco y se vuelve demasiado alcalina. Hasta las 1.500 partes por millón de CO2 (casi 4 veces más que el nivel de CO2 al aire libre) no se presentan problemas, pero a partir de esa cifra empieza a haber consecuencias.

Mirad lo que estos GRANDÍSIMOS HIJOS DE SU GRAN P… VANIDAD les hacen a nuestros niños:

Con un pañuelo al cuello:9.257 ppm (seis veces más que el umbral recomendado)

Mascarilla quirúrgica: 8.934 ppm (casi 6 veces el umbral máximo recomendado)

Mascarilla FPP2: 8.486 ppm (prácticamente lo mismo que la quirúrgica; x6 veces el umbral máximo recomendado)

«Pantalla de soldador»: 1.541 ppm de CO2 (nivel del umbral máximo recomendado)

Tener a niños de 6, 7, 8, o de 17 años durante 7 horas al día, incluso haciendo deporte, con la jodida mascarilla es un crimen y quienes lo toleran y lo incentivan –también tú Ayuso– merecerían sentarse en un banquillo por crímenes contra la población en general y contra la infancia en particular. Como no vamos a tener esa satisfacción, desde estas páginas les mandamos un saludo a todos nuestros políticos –a ti también Ayuso «libertaria» de pacotilla– deseándoles que ojalá nuestras mascarillas y las de nuestros hijos les entraran por los ojetes de sus vanidosos culos –culos políticos se entiende–.

4.- El SARS CoV-2 está armado con la «inserción del sitio de la hendidura de la furin» que lo hace más patógeno

El sitio de hendidura del furin (una enzima) hace que el virus sea aún más capaz de invadir las células cuando los niveles de oxígeno arterial disminuyen. Por lo tanto, usar una mascarilla puede aumentar la gravedad del CoVID-19.

5.- Las mascarillas atrapan los patógenos virales (y otros) exhalados en el espacio entre la boca y la máscara, aumentando la carga viral / infecciosa y aumentando la gravedad de la enfermedad

Tener a niños de 6, 7, 8, o de 17 años durante 7 horas al día, incluso haciendo deporte, con la jodida mascarilla sabiendo que es inutil y contraproducente, es un crimen y quienes lo toleran y lo incentivan –también tú Ayuso– merecerían sentarse en un banquillo por crímenes contra la población en general y contra la infancia en particular

Las mascarillas atrapan las partículas virales exhaladas en el espacio entre la boca y la mascarilla evitando que las partículas virales atrapadas se eliminen de las vías respiratorias. El usuario de mascarilla se ve obligado a volver a respirar las partículas virales, lo que aumenta las carga viral en las vías respiratorias y los pulmones.
De esta forma, las mascarillas quirúrgicas provocan autoinoculación, aumentan la carga viral e incrementan la gravedad de la enfermedad.
Russell Blaylock, neurocirujano plantea preocupaciones adicionales:

“Al usar una máscara, los virus exhalados no podrán escapar y se concentrarán en los conductos nasales, ingresando en los pulmones, los nervios olfativos y viajando hasta el cerebro”.

El mismo doctor Blaylock declara que «Los estudios de bioingeniería relacionados con el uso de mascarillas han demostrado claramente que las mascarillas quirúrgicas y las mascarillas de tela muestran un chorro extenso de aliento infectado alrededor de los lados de las máscaras con fugas, principalmente en la parte trasera de la persona». Lo que viene a ser un tubo de escape soltando virus, moho y bacterias.

Los casos asintomáticos o leves de CoVID-19 se vuelven más graves cuando el infectado está enmascarado, el oxígeno baja, la carga viral aumenta por la respiración de partículas atrapadas y la enfermedad colapsa el sistema inmunológico innato.

Las mascarillas aumentan la respiración de partículas virales al mismo tiempo que crean un hábitat húmedo donde el SARS-CoV-2 permanece activamente infeccioso, la mascarilla aumenta la carga viral y abruma al sistema inmunológico.
Este atrapar, volver a respirar y aumentar la carga de patógenos que llega a los pulmones se vuelve mucho más peligrosa cuando la mascarilla se contamina con los virus, bacterias y hongos oportunistas que pueden crecer y prosperar mucho mejor en el ambiente cálido y húmedo de la mascarilla.

Aquí nuestros «genios» iluminándonos sobre el uso de las mascarillas (no tiene desperdicio):

Otras «ventajas» de llevar el puto bozal son:

  1. El SARS CoV-2 se vuelve más peligroso cuando disminuyen los niveles de oxígeno en sangre debido al uso prolongado de la mascarilla
  2. Usar mascarilla otorga una falsa sensación de seguridad.
  3. Las mascarillas comprometen las comunicaciones y reducen el distanciamiento social
  4. El manejo inadecuado de las mascarillas redunda en potenciar todas las consecuencias negativas antes descritas
  5. El uso de mascarilla hace que el aire exhalado (penachos respiratorios) se oriente en chorro hacia los ojos (otra vía de infecciones)

Las mascarillas aumentan la respiración de partículas virales al mismo tiempo que crean un hábitat húmedo donde el SARS-CoV-2 permanece activamente infeccioso, la mascarilla aumenta la carga viral y abruma al sistema inmunológico

No existe justificación alguna para llevar mascarilla a todas horas y la imposición de esta medida es criminal. En los EE.UU. no existe correlación alguna entre la incidencia del COVID-19 en la población (casos, muertes, hospitalizaciones) y las legislaciones de los distintos estados con respecto a la obligatoriedad de usar mascarillas. Florida, sin mascarilla desde siempre, tiene cifras muy similares a las de la progre California (mascarilla desde los 2 años) y mucho mejores que las de Nueva York.

Quien se quiera poner un trapo, mascarilla o una bufanda… o un traje de astronauta, que lo haga en el uso de su libertad para ser idiota; pero obligarnos a ir embozados porque sí sabiendo que es perjudicial para la salud física y mental de la gente es UN CRIMEN. Y TODOS nuestros políticos son culpables. Id agachándoos que van pa´dentro.

Únete al Grupo Abierto de Freenoticias en TELEGRAM

Únete al Grupo ABIERTO de Freenoticias en Telegram y podrás participar, opinar y colaborar con lo que vayamos publicando ¡Te esperamos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas