sábado, octubre 16, 2021
InicioCienciaSe dice "virus comunista chino". El Covid-19 es un arma y esto...

Se dice «virus comunista chino». El Covid-19 es un arma y esto es una guerra. 99,8% de posibilidades de que sea un virus alterado mediante ingeniería genética

El Covid-19 es chino porque surgió de China y comunista porque es un virus creado mediante técnicas de ingeniería genética en un laboratorio controlado por el PCCh. El Covid-19 tiene de natural lo que las tetas de Pamela Anderson. Y aquí te lo explicamos con datos.

El Covid 19 se creó en un laboratorio biológico de nivel 4 en China. No es una teoría de la conspiración, sino la conclusión científica avalada por todas las circunstancias que rodean al virus y que además encaja como un guante en la estrategia supremacista del régimen chino. Una vez más los datos y las evidencias demuestran ser muy «fachas».

Acompáñanos en este pequeño viaje por la evidencia científica y el contexto geopolítico que el virus comunista chino ha precipitado.

Quienes tachan de conspiranoico postular que el Covid-19 es un viru creado mediante experimentos de Ganancia de Función, empleando ingeniería genética, lo tienen francamente complicado. Resulta que NO hay evidencia de que sea de origen natural y las probabilidades están 500 a 1 a favor de que sea un virus artificial.

Steven Carl Quay: 'Pruebas contundentes apuntan que el Covid es un virus diseñado en Wuhan'
Steven Carl Quay

Steven Carl Quay tiene un doctorado MD (doctor en medicina) y otro PhD (doctorado en investigación) por la Universidad de Michigan. Ostenta también un postdoctorado por el Departamento de Química del presitigioso MIT, bajo la supervisión del biólogo molecular y Premio Nobel Gobind Khorana. Fue médico residente en el Hospital General de Harvard-Massachussets, y estuvo 10 años como profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford. Quay es presidente ejecutivo de Atossa Therapeutics, una empresa biofarmacéutica de Seattle (Washington) y tiene registradas 87 patentes y 7 productos farmacéuticos aprobados por la Food and Drug Administration (FDA).

¿Y qué dice el doctor Quay acerca del origen del Covid-19?

Pues afirma que existen un 99,8% de probabilidades de ser un virus originado mediante ingeniería genética en une laboratorio, y un 0,2% de posibilidades de que se trate de un virus procedente de un proceso de zoonosis natural.

El doctor Quay arrancó su estudio otorgando un 98,8% de probabilidades a que se tratara de un virus natural y un 1,2% a que fuera resultado de un proceso de Ganancia de Función mediante alteración genética en laboratorio de un virus natural. Es decir partió del supuesto de que era un virus surgido de la naturaleza. Tras su análisis Quay llegó a la conclusión de que su hipótesis de partida era errónea y que todos los indicios apuntan a un origen en el que la intervención humana fue la clave.

Quay empleó una metodología denominada Análisis Bayesiano mediante la cual, partiendo de una estimación previa de probabilidades sobre un hecho concreto, se crea un teorema al que se va sometiendo a las evidencias o sucesos en torno al hecho en sí. En palabras de Steven Quay vas «dando a la manivela matemática» y observando como las probabilidades van cambiando a medida que añades nuevos datos y evidencias.

Para entenderlo vendría a ser como las apuestas deportivas. Supongamos que queremos saber las probabilidades del Real Madrid y del Betis de ganar una liga que acaba de empezar. Al arranque de la liga analizamos los fichajes, el estado de forma de ambos equipos, los resultados de competiciones previas, etc., y con esas evidencias previas estimamos las probabilidades que cada uno de esos dos equipos tienen de ganar la liga.

Conforme van transcurriendo las jornadas se van incluyendo en el modelo bayesiano nuevas evidencias (lesiones, resultados, estado de forma, nuevos fichajes,…) y se vuelve a tirar de la manivela matemática obteniéndose una nueva probabilidad para cada equipo; y así hasta el final del campeonato.

Al inicio de su estudio (que puedes descargarte en este artículo) Quay partió de la hipótesis de que el Covid-19 era de origen zoonótico (que ganaría el Real Madrid) a la luz de las evidencias de las que se disponía al arranque de la pandemia (otras epidemias causadas por sarcovirus, declaraciones de expertos, informes de las autoridades chinas, etc.) y así asignó de inicio una posibilidad del 98,8% a la hipótesis de que el virus fuera natural y tan solo un 1,2% de probabilidades de que fuera creado artificialmente (que ganara el Betis).

Quay fue agregando distintas evidencias científicas (hasta 26) a su modelo según se iba disponiendo de más información sobre el virus (cómo se transmite, no se ha encontrado un reservorio natural ni un huésped intermedio, etc.) y fue observando como la probabilidad del origen artificial ganaba rápidamente a la de la hipótesis de partida cada vez que agregaba una nueva evidencia. Finalmente las probabilidades se dieron la vuelta llagando a la conclusión de que es 500 veces más probable que el Covid-19 «naciera» en un laboratorio que que sea de origen natural.

Una de las evidencias que se fueron agregando al modelo es que el año pasado en China se buscó la presencia del virus en 62.000 especies animales. Tomaron muestras de sangre o tejido y les hicieron test PCR. No se encontró el virus en ninguno de esos 62.000 animales.

En el caso de la epidemia de SARS-CoV-1 de 2003 se supo a los cuatro meses que procedía de las civetas que se vendían en los mercados y se pudo hallar el virus en el 90% de cada gato civeta que testaron. En la pandemia de 2015 del virus MERS en Oriente Medio, diez meses después de detectarse el primer paciente humano, se supo que el origen estaba en los camellos. Nuevamente, similar a lo pasado en 2003 con las civetas, el 92% de los camellos tenían el virus. Hoy disponemos de un barrido realizado en 62.000 animales, realizado por toda la China durante un año, y se han encontrado cero virus Covid-19. Este hecho inusual reduce a prácticamente cero la probabilidad de una zoonosis natural.

Lo que el doctor Quay viene a decir, para que se entienda bien, es que a falta de siete jornadas, el Betis (origen de laboratorio del virus) está a 20 puntos del Real Madrid (origen natural o por zoonosis) y que la liga la va a ganar el equipo sevillano con casi total seguridad.

Al doctor Quay le han tratado de desacreditar personajes como Peter Daszak. Daszak es un personaje interesante del que ya hemos hablado en Freenoticias. Fue uno de los miembros de un grupo enviado por la OMS que se fueron de excursión a China para hacer una investigación imparcial sobre los orígenes del virus. Dicha investigación imparcial se convirtió en una visita guiada y fuertemente supervisada por el Partido Comunista Chino, algo que la mayor parte de los integrantes del grupo –y hasta la propia OMS– admitieron.

Daszak es también el intermediario que, a través de su organización Eco Health Alliance, canalizó los fondos del NIAID (Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU.) para que en el laboratorio de Wuhan se realizarán los experimentos de Ganancia de Función que la Administración Obama había suspendido en EE.UU. en 2014. En este enlace puedes ver las partidas presupuestarias en la web oficial del gobierno de EEUU  NIAID R01AI110964 (en Freenoticias no damos puntada sin hilo).

Este tipo, que es zoólogo, y que dijo sin aportar una sola prueba que seguramente el virus proviene del sudeste asiático (Vietnam, Camboya, Laos) ha estado ganando dinero a manta gracias a intermediar para que la Administración Obama pagara indirectamente a China para que realizaran experimentos de Ganancia de Función (Gain of Function o GoF como se conoce en el mundo de los patógenos).

¿Qué es la Ganancia de Función? Es el eufemismo empleado en la investigación biológica para referirse a los experimentos para aumentar la virulencia y la letalidad (funciones) de todo tipo de patógenos incluidos los virus. La investigación del GoF está financiada por gobiernos; su objetivo es mejorar la capacidad de los virus y bacterias para infectar diferentes especies y aumentar su impacto mortal como agentes patógenos transportados por el aire. Aparentemente, la investigación de GoF se lleva a cabo con fines de biodefensa. Estos experimentos son extremadamente peligrosos.

Daszak trabajó mano a mano con Shi Zhengli y además de realizar estudios de campo juntos también publicaron un artículo científico en 2017 sobre cómo modificaban genéticamente virus de murciélago para hacerlos más letales en los humanos. Estos experimentos se llevaron a cabo en Wuhan. Aquí la foto del zoólogo británico y la doctora Zhengli brindando

Shi Zhengli (left), Peter Daszak (right). (Emerging Viruses Group photo)
La doctora Zhengli (izquierda) y Peter Daskak (derecha) brindando
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es image-2.png
Captura de pantalla del estudio de la doctora Shi Zhengli y el zoólogo Peter Daszak

Si te interesa leer el artículo sobre cómo Peter y Shi trabajaron en crear virus modificados genéticamente para ser más letales este es el enlace: Estudio científico Zhengli-Daszak y por si un día se deshacen de la pistola humeante aquí lo tenéis en PDF:

Un extracto esclarecedor de su paper científico:

«Cultivamos con éxito un nuevo coronavirus (SARSr-CoV Rs4874) de una sola muestra fecal…construimos un grupo de cromosomas artificiales bacterianos (BAC) clonándolos con la estructura del WIV1 y variaciones de los genes S con 8 distintos coronaviruses. Solo los clones infeccosos del Rs4231 y el Rs7327 lograrón efectos citopáticos en células Vero E6 tras la transfección»

El doctor Quay se queda con la conclusión de que el Covid-19 se creó en un laboratorio y con toda probabilidad en China puesto que el único laboratorio virológico chino de nivel 4 está en Wuhan, en él se realizaron experimentos de Ganancia de Función y Wuhan es además la zona cero de la pandemia.

Un virus que no se encuentra en la naturaleza, al contrario que los virus que causaron pandemias anteriores; que parece diseñado para infectar a humanos desde el momento cero (no precisó de saltar de ida y vuelta entre especies hasta convertirse en patógeno); que surge justo en Wuhan al ladito del laboratorio donde está DEMOSTRADO que se han realizado experimentos de Ganancia de Función y del que gentuza como el primer ministro canadiense (Justin Trudeau) o el director del Foro de Davos (Klaus Schwab) hablan como «una oportunidad» no es un castigo natural sino un arma de destrucción masiva en una guerra no declarada y abanderada por el Partido Comunista Chino.

Quay opina que el virus se escapó y yo en cambio creo que el virus fue intencionadamente desatado.

Yo agrego al análisis del doctor Quay la derivada geopolítica para llegar a la conclusión de que el Covid-19 es el arma principal de una guerra sin declarar iniciada por China. En el artículo al que puedes acceder desde el enlace de más abajo «Capitalismo comunista. «Chinificando» que es gerundio» decíamos que:

«El virus comunista chino, conocido como Covid-19, es un catalizador muy conveniente para acelerar todas estas iniciativas totalitarias porque ofrece la excusa perfecta para que la opinión ovina (pública) compre por cojones toda esta mercancía opresora con la piadosa excusa de que debemos ser vigilados para salvar vidas. Los gurúes de El Gran Reinicio (Klaus Schwab, Justin Trudeau) no se cortan y lo han dicho claro asociando en una misma frase virus y oportunidad para el (puto) reseteo».

Para China el virus es una oportunidad de acelerar su estrategia encaminada a alcanzar la supremacía geoestratégica porque le permite lo que yo denomino «chinificar» el mundo. El virus hace que sea más aceptable por parte de las distintas civilizaciones y sociedades aceptar un mayor control de los individuos por parte del Estado… es por la salud, sin salud no hay nada, hay que sacrificar determinadas libertades por el bien común…¿Bien común? Bien comun-istas es lo que quieren volvernos empleando la palanca emocional del miedo.

Pero Freenoticias ¿Cómo va un gobierno a sacrificar a sus propios ciudadanos para conseguir rédito político y poder mundial? No seáis tan radicales.

La respuesta es «haciéndolo». Es una cuestión de prioridades ¿Es la prioridad del régimen comunista chino que no mueran sus esclavos (ciudadanos) o incrementar su poder y su influencia en el resto del mundo? Contestemos a esta pregunta teniendo en cuenta que hablamos de un Estado dirigido por un régimen comunista que se dejó por el camino al menos 60 millones de muertos (muchos matados por hambre con el visto bueno de Mao).

Si miramos cuántos ciudadanos chinos han muerto (las cifras oficiales son ridículamente bajas y absolutamente indignas de credibilidad), cómo ha afectado a los principales rivales de China comparándolos con el régimen dictatorial de Xi Jingping y la posición en la que China se sitúa tras esta guerra (similar a la de EE.UU. tras la II Guerra Mundial), veremos que las pesquisas del doctor Quay (y de muchos otros) encajan perfectamente con la intencionalidad del comunismo chino de desatar esta guerra.

Veamos como va quedando el tablero geopolítico en el mundo según avanza esta guerra sin declarar desde el punto de vista de los intereses del comunismo chino:

.- Hegemonía económica. China es la única gran economía mundial que creció en 2020.

De acuerdo con las cifras del fondo Monetario Internacional el PIB chino creció en 2020 un 2,3% mientras y en 2019 un 5,8%. El PIB de EE.UU. decreció en 2020 un -3,5% y creció un +2,2% en 2019. El detalle más relevante para China es que mientras que en 2019 crecieron un 3,6% más que EE.UU. en 2020 crecieron un 5,8% más.

China ha pasado de tener un déficit comercial en bienes médicos a presentar un superávit de 36.000 millones de dólares en 2020 y ha apretado el acelerador en su política de colonialismo económico y político en todo el mundo (muy en especial en África e Hispanoamérica)

China, a través de lo que muchos economistas han denominado como diplomacia de «deuda-trampa», logra establecer relaciones clientelares en regímenes ya de por sí corruptos, obtiene demanda para su producción industrial, genera puestos de trabajo para sus ciudadanos y llegado el caso se queda con infraestructuras estratégicas como pago por la deuda impagada. El caso del puerto de Hambantota en Sri Lanka, financiado al 85% por un banco chino es un ejemplo de esta diplomacia de deuda-trampa. El Covid-19 le ha permitido acelerar el lanzamiento del Yuan Digital una moneda programable y que puede hasta configurarse con fecha de expiración.

China también este año ha superado al Banco Mundial en la concesión de créditos a países en vías de desarrollo y esos créditos se ejecutarán de una forma u otra (con dinero o con recursos o con bases militares chinas a 50 años)

.- Hegemonía política y militar.

China ha logrado que sea elegido como presidente de su principal rival geoestratégico a un personaje, Joe Biden, que además de padecer demencia senil tiene un hijo politoxicómano y putero (Hunter Biden) que ha hecho grandes negocios con el régimen chino, auspiciado por su padre. Si en Freenoticias hemos publicado información sobre Hunter realmente espeluznantes, no cuesta imaginar que lo que los chinos tienen de él puede atar de pies y manos al discapacitado psíquico del Despacho Oval.

La pandemia y los centeneras de miles de muertos causados por ella, ayudó a proveer de una excusa a Biden para no salir del búker en campaña, precipitó la aprobación por la vía exprés de leyes de voto por correo o de registro de votantes que en otros países nos costaría aceptar, y sirvió de excusa para realizar un conteo fraudulento.

China también ha estado detrás de las revueltas raciales del pasado verano que, de Costa a Costa, y con la ayuda de grupos marxistas declarados como Black Lives Matter y Antifa, ha incendiado el país. El ambiente social en EE.UU. creado tras estos disturbios, se ha visto enrarecido como consecuencia del temor de la gente a ser cancelados socialmente si no cumplen con la forma de pensar que las grandes ciberdictaduras (Google, Twitter, Facebook, etc.), los medios de comunicación y las grande corporaciones en general, imponen. El miedo a la libertad de expresión en el país que más consagra este derecho en sus leyes es un signo evidente de declive.

Es un dato curioso que mientras que la economía de las naciones occidentales ha caído fuertemente las grandes empresas que controlan el discurso en internet no solo han seguido forrándose sino que este lucro se ha disparado. Mientras los pequeños comercios se veían abocados al cierre y la ruina Amazon incrementaba como jamás en su historia las ventas, Google veía como aumentaba el tráfico y como su filial YouTube incrementaba de forma espectacular sus cifras de negocio, lo mismo cabe decir del resto de ciberdictaduras.

China ha logrado también mejorar su posición de cara a señorearse del Mar de China Meridional relegando a otros actores de la zona como Vietnam, Filipinas, o Malasia a meras comparsas. En el caso de Taiwán muy pronto veremos como China aplica varias vueltas más de tuerca aprovechando un EE.UU. desnortado y gobernado por un conjunto de clanes –Joe Biden en realidad NO existe para China– más preocupados por aplicar la perspectiva de género en los cuerpos de operaciones especiales que por defender sus intereses y el de sus aliados.

En cuanto a poderío militar debemos tener en cuenta que China este año ya ha logrado superar en efectivos navales a la U.S. Navy. Taiwán va a ser más pronto que tarde noticia.

Por otro lado está la parte que considero más importante, la guerra por las conciencias. China y las Big Tech –que yo considero aliadas estratégicas del régimen chino– en su afán por el control del ser humano, han logrado impulsar de forma increíble la censura en la red a la vez que están consiguiendo que enraíce el sentimiento en la gente de que lo colectivo es lo más importante (¿a qué os suena a discurso de Pablo Iglesias?) y está por encima de los derechos individuales. El objetivo es, nuevamente, chinificar a la población logrando en el menor tiempo posible –horizonte 2030– lo que siglos de confucionismo y comunismo han logrado en la sociedad china. Se trata de un sistema capitalista en lo económico pero comunista en lo social en el que no haya apenas lugar para las pequeñas y medianas empresas y el de la propiedad privada sea un derecho a extinguir (excepto para unos pocos). Se trata de que no pienses demasiado, que no te falte de nada porque tus necesidades básicas están cubiertas… siempre que te portes bien. Un sistema de siervos, una civilización colmena; un hormiguero donde pensar como no se debe resulte en la expulsión del edén.

Finalizo. El virus se llama «VIRUS CHINO», procede de China como está prácticamente demostrado. China es un bello país gobernado por tiranos desde hace milenios donde la libertad no la usan ni para limpiarse el culo. El modelo chino se la pone gorda a muchos poderosos en Occidente hartos de tener que «soportar» ciudadanos que piensan por libre y que se atreven a tener proyectos e ideas propias. Este virus que infecta células es malo pero quizá no tanto como el virus moral que hace que renunciamos a ser individuos para ser borregos.

El Covid es un arma creada para combatir las libertades, esto es una guerra y muchos no nos hemos rendido.

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies