jueves, diciembre 9, 2021
InicioPeriodismo¿Pucherazo en ciernes? Correos admite que emite facturas falsas

¿Pucherazo en ciernes? Correos admite que emite facturas falsas

Del cargo de chapucero queda sentenciado pues este señor que nos cuesta 200 mil eurazos al año a todos los españoles ¿Y lo del pucherazo?

#PucherazoCorreos se convierte en trending topic en Twitter tras la denuncia de decenas de ciudadanos que han visto como en sus facturas aparecen reflejados votos que no han emitido

“Al realizarse el voto electoral se carga en la caja de la ventanilla para cobrarse (con importe 0€). Al no imprimirse el ticket de compra, queda pendiente y se vincula el supuesto cobro al siguiente usuario” (explicación de Correos).

Esa es la alucinante explicación que ofrece Correos, y se deben fumar un puro luego de lo satisfechos y orgullosos que deben estar.

La empresa presidida por Juan Manuel Serrano (200 mil euros al año de sueldo), amigo íntimo del portero de la discoteca de La Moncloa —Pedro Sánchez–, reconoce que se están emitiendo facturas falsas en sus oficinas “vinculando” el importe, 0 euros en este caso, y también el concepto del voto por correo de un ciudadano al siguiente en la “fila”.

La primera observación que cabe realizar sin miedo a equivocarse es que Correos está demostrando ser una empresa chapucera. Si cuando le envías un paquete a tu tía Pilar, te dan una factura simplificada en la que te cuelan, entre el resto de conceptos, el voto por correo de otra persona, eso es una vergüenza sin ningún matiz. Conozco mercerías regentadas por octogenarias con mejores sistemas de emisión de tickets y facturas.

La constatación de la chapuza de Correos es indiscutible y hasta ellos mismos lo admiten en su contestación diciendo que como el ticket “queda pendiente” se “vincula el supuesto cobro al siguiente usuario”. Al parecer no les quedaba otra opción excepto endosarle al siguiente usuario (decir cliente de alguien que paga se ve que no está bien visto en Correos) en su factura, lo que no le corresponde. Lo de llamar “supuesto” al cobro de algo, aunque sea por un importe cero, también es una patada al diccionario; ya metidos en trapacerías podrían haberlo llamado “presunto” cobro.

Así pues, del cargo de chapucero, declaramos culpable a Juan Manuel Serrano. Serrano es el mismo que no se enteraba de que su director financiero, Roberto Ducay, con quien despachaba a diario, fue expulsado de la Asociación Española de Directivos por enviar fotos de una mujer duchándose con la que presuntamente estaba regateando el precio de un servicio sexual.

Serrano es el mismo que trató de frenar el envío de las papeletas de VOX en las pasadas elecciones en el País Vasco y Galicia; y el mismo que fue Jefe de Gabinete de Sánchez durante su etapa como Secretario General del PSOE y acabó siendo sustituido por el spin-doctor Ivan Redondo il consigliere sin ideología del que ya hablamos en el artículo sobre la «rata de dos patas»

Del cargo de chapucero Serrano queda sentenciado a la pena de vergüenza perpetua; y esperamos que a algo más si hay justicia. Este señor, que nos cuesta 200 mil eurazos al año a todos los españoles, es un comisario no un gestor ¿Y lo del pucherazo?

Antes de entrar a analizar si esta cagada informática acaba siendo o no la prueba de que algo se cuece analicemos los perfiles de los que podrían beneficiarse de un pucherazo llevado a cabo empleando una empresa de todos ¿A quiénes podría interesarles torcer el brazo a la voluntad popular el 4 de mayo? Estos son los dos más interesados (aunque no todos):

.- Pedro Sánchez. Miente hasta debajo del agua y ya tiene “antecedentes” en temas de fraude. En 2016 Pedro Sánchez trató de llevar a cabo un pucherazo en el comité federal del PSOE llevando una urna detrás de un biombo. Sus compañeros le llamaron tramposo y caradura en la calle Ferraz y Susana Díaz dijo de él que «La mayoría está secuestrada. Jamás pensé que un ex secretario general pudiera poner en riesgo un partido por sus intereses personales».

.- Pablo Iglesias. Esta pieza, entre otras muchas barbaridades, es de la opinión personal que la propaganda es más importante que la educación, se quedó con la tarjeta de memoria del teléfono de una ex alumna a la que se llevó de asesora a Bruselas para “protegerla” y luego le puso un diario digital… y acusó falsamente de acosador a un abogado de su formación que se empeño en sacar a la luz los trapos sucios de Podemos.

Cualidades y afición para cometer un fraude no les faltan a ninguno de los dos, andan sobrados, y en cuanto a escrúpulos, no saben qué significa esa palabra esdrújula.

Pero una cosa es tener ganas y carecer de ética y otra es poder hacerlo; así que vamos a suponer que esta chapuza de una empresa empresa 100% pública y dirigida por un íntimo de nuestro campeón mundial de trolas –Pedro Sánchez– es solo eso, una chapuza.

La Oficina del Censo Electoral es quien debe aprobar la solicitud del voto por correo (esa solicitud se puede pedir online o a través de una oficina de Correos) y una vez esta se aprueba puedes pasarte por la oficina de Correos o que el cartero se pase por tu casa a recoger tu voto (cosa que no recomiendo). La fecha de “preadmisión” del envío es la fecha en la que se ha solicitado el voto según dicen en Correos y la fecha de envío es cuando ya con el visto bueno de la Oficina del Censo Electoral llevas tu voto (directamente o a través del cartero) a la oficina de Correos.

La explicación de Correos viene a decir que delante de ti en la cola hay alguien que lleva su voto y que al entregarlo no le dan el ticket (que ya huele a chapuza rozando el fraude solo por eso) y el sistema paleolítico de Correos solventa este desajuste metiéndote en tu ticket los datos de la persona que iba delante. Admitamos que los trabajadores de Correos son tan torpes que no solo no le dan el ticket al tipo que vota sino que ni tan siquiera lo imprimen. Admitamos que el sistema informático de Correos colapsaría si no fuera capaz de “aliviarse” de ese concepto “voto emitido” por 0 euros y que la única manera de hacerlo es colándoselo al siguiente en la cola. Admitamos Pablo Iglesias como animal demócrata.

Admitiendo todas estas cosas como posibles, siendo unos soletes, vamos a analizar tres de los casos que hemos encontrado (hay muchos más) y a ver si a Correos solo podemos sentenciarle por chapuzas.

Caso 1 Encontramos que alguien que va a mandar una carta certificada y no a votar se encuentra con que en su ticket le figura “1 votos emitidos” y un código de seguimiento VE55E14128101288077019X  

Image

Vamos a la web de Correos y buscamos por donde va ese voto de otra persona

Encontramos que ese voto fue preadmitido (según Correos la fecha en la que solicitó el voto el extraño de delante) el 22 de abril y salió “en camino” el 27 de abril a las 12:51. Dado que el ticket en cuestión está datado en ese día 27 a las 13:13 no podemos tragar la explicación de Correos. No obstante, y a la vista de cómo se manejan, tampoco sería extraño que el sistema de ticketing y el de envíos tengan diferencias en la hora. Pero bueno, huele fatal, es una chapuza pero con la nariz tapada nos lo comemos

Presunto fraude en Correos
Presunto fraude en Correos

Caso 2 Este es el caso de la “bolsa mágica” porque esta señora mandaba una bolsa acolchada y una carta ordinaria y en mitad de ambas cosas se le coló “1 voto emitidos”. El código de seguimiento es VE55E14128101287990335Z . Si la explicación de Correos es que su sistema está como loco por endosar al siguiente de la cola el voto del anterior cliente no es lógico que la bolsa acolchada esté antes que el voto emitido, ahí en medio. Debería aparecer antes el dichoso voto para el que nadie se ocupó de darle a imprimir el ticket aunque fuera para tirarlo a la basura… pero está ahí, como el jueves, en medio.

A esto Correos dice que…NO DICE NADA

Pero comprobamos que como en el caso anterior el voto está en camino pocos minutos antes que la hora que aparece en el ticket. Sigamos.

Caso 3: Hete aquí que en este caso, como en el número dos, el voto (o votos porque no se ve claramente si es un voto o son 4) que el cliente no entregó le aparece entre dos cartas y sin número de seguimiento. Según comenta a Freenoticias el dueño del ticket el empleado de Correos le tachó el concepto. Es el único caso que he visto donde no figure el número de seguimiento del voto, lo cual podría deberse a que sean cuatro votos y que cada uno tenga su seguimiento ¿Todos los votos se vuelcan en el mismo ticket de un señor que nada tiene que ver? ¿Por qué las cartas sí tienen un número de seguimiento y el voto(o los votos) no?

Votos emitidos sin número de seguimiento
Votos emitidos sin número de seguimiento

El consejo obvio para los que se encuentren en su ticket (es una factura simplificada) de Correos con un voto que no ha emitido es ir a poner una denuncia en la comisaría de la Policía Nacional o el cuartel de la Guardia Civil más cercanos (y hay que insistir hasta ponerla aunque te digan que es una tontería).

Todos los partidos políticos que podrían ser potencialmente afectados por este escándalo de Correos, otro más, deberían no dejar correr esta “chapuza” y estudiar si la emisión de facturas incluyendo conceptos que no corresponden con el servicio pagado, con datos personales de por medio pudiera ser constitutivo de delitos o faltas (falsedad en documento mercantil por ejemplo)

Con algo tan fundamental para la credibilidad democrática de nuestro Estado de Derecho, como la transparencia del sistema electoral, no se puede jugar. Pero tampoco se podía “jugar”con la Fiscalía, y como la Fiscalía depende del Gobierno…y Como Correos es del Estado; y en la mente de nuestro dictador Pedro Sánchez el Gobierno es él, y el Estado también.

Huele a mierda quemada desde muy lejos, hay chapucerismo en Correos, eso es indudable, y hay claros indicios de que esta chapuza pueda ser el humo que anuncia que hay un incendio en marcha y lo que arde es la soberanía del Pueblo Español; tu soberanía, la de tus amigos y la de tus familiares.

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Homo Correctensis. El primer libro de Freenoticias

Un libro que desintegra, fulmina y aplasta todos los iconos y los dogmas de la fe correctensis, empleando cosas absolutamente fachas como el sarcasmo, el humor y los datos. No hay misericordia ni respeto en las páginas de Homo Correctensis, sino un análisis brutalmente directo y sin concesiones, repleto de argumentos, información contrastada y un humor desinfectante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies