martes, julio 27, 2021
InicioDeportesLa Super Liga, la inclusividad, la diversidad y los cretinos prohibicionistas

La Super Liga, la inclusividad, la diversidad y los cretinos prohibicionistas

Que empresas deportivas se asocien y organicen para competir donde quieran y cuando quieran parece ser un grave problema para ciertos cretinos de guardia

La creación de la Super Liga, en la que jugarán el Glorioso Atlético de Madrid y otros dos clubes españoles, provoca la furia de los prohibicionistas de guardia.

Un grupo de clubes europeos de fútbol deciden organizar una competición propia ¿Dónde está el problema? ¿Por qué saltan inmediatamente los imbéciles de guardia para querer prohibir este campeonato? Emmanuel Macron, Boris Johnson o Pedro Sánchez quieren impedir que la Super Liga sea una realidad.

Ante la creación de una «super liga», nuestros políticos parecen conjurarse para articular su particular Liga de la Justicia Progre y mezclando la velocidad con el tocino, apelando a la inclusividad y la diversidad, quieren prohibir una iniciativa privada. Se trata de un espectáculo alrededor de un deporte, con deportistas de élite, no de fútbol base.

En el caso de Pedro Sánchez su subida al carro de los líderes prohibicionistas responde en gran parte a las presiones recibidas por parte del partido fundado por un etno-paranoico racista llamado Sabino de Arana –el PNV–. Los líderes del PNV se oponen a esta competición porque no incluye entre sus miembros al Athletic de Bilbao o a la Real Sociedad.

Está claro que si los clubes más poderosos y con más prestigio del continente crean su propia competición, los que se queden fuera –la mayoría– se van a sentir agraviados y molestos, está claro que habrá un impacto en la recaudación por publicidad y por taquilla –cuando haya taquilla– y que los capos de las federaciones nacionales tendrán que rebajar el precio por el que venden los derechos. Pero ninguna de estas cosas es motivo para impedir que un grupo de clubes pongan en marcha su propia liga.

¿Por qué debe prohibirse que los clubes de fútbol se organicen para competir como quieran?

La respuesta nos la da Margaritis Schinas, vicepresidente de la Comisión Europea y miembro del PP –Partido Pusilánime– europeo:

“Debemos defender un modelo europeo de deporte basado en valores, la diversidad y la inclusión. No hay margen para reservarlo para los pocos clubes ricos y poderosos que quieren cortar los lazos con todo lo que representan las asociaciones: ligas nacionales, ascenso y descenso y apoyo al fútbol base”

Margaritis Schinas (Partido Pusilánime Europeo)
Hearing of Margaritis Schinas (Greece) - Protecting our European way of life (48838400957) (cropped).jpg
El vicepresidente de la Comisión 0uropea, Margaritis Schinas

¿Ha dicho diversidad e inclusión? Le ha faltado colar la palabra sostenibilidad y terminar pidiendo resiliencia para que desde Freenoticias le enviaramos un diploma al correctito imbécil de la semana. Por poco Margaritis, pero no pierdas la afición.

¿Qué tiene que ver la inclusión y la diversidad con el fútbol profesional en particular y con el deporte de élite en general? En los clubes de primera división no hay diversidad ni la habrá porque sus jugadores son deportistas excepcionales que deben reunir unas capacidades técnicas y físicas que no están al alcance de todos. No hay mujeres, no hay hombres rollizos, no hay gente con los pies planos. No puede haber inclusión para los ancianos en las plantillas del Chelsea o del Milan.

En el deporte de élite la diversidad consiste en que los mejores ganan. Ganan los que están mejor dotados de cualidades físicas y técnicas y que además son capaces de seguir una disciplina deportiva estricta. Sin cualidades y con disciplina serás un buen ciclista de fin de semana pero no correrás el Tour de Francia. Con cualidades excepcionales y cierta disciplina puedes hincharte a ganar medallas. Michael Phelps, un tipo con una envergadura de brazos digna de un albatros, a pesar de hincharse a hamburguesas arrasaba en la piscina; Usain Bolt con 1,95 de altura y una fibra muscular explosiva puede salir de copas dormir dos horas y ganarnos a casi todos incluso corriendo de espaldas y con resaca.

El tontolaba del Palacio del Elíseo —Emmanuel Macron— ha justificado su rechazo a la Superliga aduciendo que es «una amenaza al principio de solidaridad y el mérito deportivo»

Los organizadores de la Superliga, en la que participa el Atlético de Madrid además de otros dos conocidos equipos españoles, proponen jugar sus partidos entresemana y compatibilizar estos encuentros con los de sus ligas nacionales, que jugarían los fines de semana.

¿Por qué no van a poder organizar su liga privada? ¿Son los clubes patrimonio de los estados? Verdaderamente no entiendo qué hacen los políticos opinando sobre lo que deben o no deben hacer clubes de fútbol privados. Y a aquellos políticos como los parroquianistas etnopirados del PNV — aunque no son los únicos — que se oponen a esta liga porque sus clubes –algunos que no fichan jugadores al sur del Ebro– no han sido invitados, les propongo que sugieran la creación de más ligas privadas.

Si el Betis y el Bilbao quieren montarse una liga europea que se junten con el Panathinaikos, el Nápoles, el Oporto, el Dínamo de Kiev o con quien quieran y organicen la Liga de las Galaxias y compitan por llevarse una parte del mercado de audiencias y publicidad con la Superliga.

¿De verdad es necesario que también en el deporte tengamos que soportar contemplar cómo los políticos hacen el gilipollas hasta el almuerzo y el imbécil después?

El futbol profesional es un negocio, la gente paga por ver espectáculos de calidad y habitualmente esa calidad se logra enfrentando a los mejores. Ocurre en el fútbol, en el patinaje, en la natación o en el atletismo. El deporte de base, es un medio ideal para –ahí sí Margaritis– fomentar los valores, la diversidad y la inclusión, sobre todo porque enseña a los niños a tener una disciplina y a superarse, les ayuda a socializar y a hacer amistades y a sentirse parte de un equipo. La mayor parte de esos niños serán cosas distintas a jugadores de fútbol de élite, y no por ello van a estar traumatizados. Muchos seguirán haciendo deporte a lo largo de su vida, y con suerte habrán aprendido valores importantes como el compañerismo, la vida sana y la competitividad –sí, competir también es bueno–, y disfrutarán mucho viendo jugar a grandes equipos entre sí en las competiciones que sea.

El deporte de élite, el modelaje de alta costura o los canales de más éxito de YouTube son negocios donde la calidad y la disciplina conducen al éxito; algo que está claro no aplica para la política. Señores prohibicionistas rancios que nos pastoreáis, den por favor menos por culo, solo un poquito. Gracias.

Únete al Grupo Abierto de Freenoticias en TELEGRAM

Únete al Grupo ABIERTO de Freenoticias en Telegram y podrás participar, opinar y colaborar con lo que vayamos publicando ¡Te esperamos!

Publio Cortés de Lezohttp://freenoticias.com
Este libro es puro Freenoticias. Los que queráis pasar un buen rato y colaborar con el proyecto de Freenoticias, aquí os dejo una lectura para este verano: https://www.amazon.es/dp/B097NSXRG9 Espero que te guste

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas