domingo, mayo 16, 2021
InicioPolíticaAyuso, la de la "libertad", una firme defensora de la ideología de...

Ayuso, la de la «libertad», una firme defensora de la ideología de género que enseñará –por cojones– a tus hijos

Según el consenso de la ideología de género — es ideología por más que les joda admitirlo — el género se elije y el sexo es un constructo social, pero hay mucho más. Bienvenido a la incongruencia. Acompáñame en un viaje por el sinsentido más absurdo; un sinsentido que cuenta con el aval de la ONU, la OMS y por supuesto Isabel Díaz Ayuso, esa de no se qué de la libertad.

La ideología de género — insisto es una ideología aunque traten de presentarlo como «teoría» — se fundamenta en cinco puntos:

1.- El sexo: Es la clasificación anatómica de las personas en hombres, mujeres o intersexuales, generalmente asignada al nacer.

2.- La identidad de género: Es la experiencia de género interna e individual de cada persona. Es el sentido de una persona de ser mujer, hombre, ambos, ninguno o en cualquier parte del espectro de género. La identidad de género de una persona puede ser igual o diferente a su sexo asignado al nacimiento.

3.- La expresión de género: Consiste en cómo una persona expresa o presenta públicamente su género. Esto puede incluir comportamiento y apariencia externa como vestimenta, cabello, maquillaje, lenguaje corporal y voz. El nombre y el pronombre elegido por una persona también son formas comunes de expresar el género. La expresión de género es fluida y no corresponde necesariamente al sexo asignado al nacer o a la identidad de género.

4.- La preferencia sexual o romántica: Puedes tener un sexo, una identidad de género y expresar tu género de una u otra manera y además puedes sentirte sexual o románticamente atraído por uno, dos, o «n» sexos o géneros.

5.- Interseccionalidad: La idea de que las identidades son influenciadas y formadas por raza, clase, etnicidad, sexualidad/orientación sexual, discapacidad física, nacionalidad de origen, etc., así como por la interconexión de todas esas características.

Esquema para que te entretengas entendiendo la ideología de género

¿No me diréis que no es fácil de entender y muy completito?

Pondré un ejemplo para que se me entienda –si no lo entiendes no te preocupes, a mí me costó lo mío enterarme y sigo con dudas– :

Supongamos un sujeto que es de sexo masculino, su identidad de género es género flujo (no confundir con género fluido), su expresión de género es axigénero y se siente sexualmente atraído por personas de sexo femenino de género butch mientras que siente una tracción romántica hacia las personas de sexo masculino de género flujochico. Y es solo un ejemplo de una complejidad intermedia.

Explicaré qué es exactamente ese individuo del ejemplo anterior:

Es una persona con genitales masculinos que autopercibe que la intensidad de su género varía con el tiempo pasando por momentos donde se siente agénero (sin género) a veces demigénero (al 50%) o del género –el que sea– al 100% y por supuesto puede sentirse al 53,7% o al 14,52%. Puede ser una persona boyflux que fluctúa entre agénero, libramasculino, demiboy, paraboy y masculino. No confundir con una persona de género multiflujo o de género fluido que son distintas cosas.

Seguimos. La forma de comportarse socialmente, es decir su expresión de género, es axigénero, es decir, se comporta como alguien con dos géneros opuestos dentro de un eje imaginario –como todo esto– y esta expresión se manifiesta sin que esos dos géneros separados de superpongan y además su salto entre estos dos géneros se produce de manera instantánea.

¿Todo claro hasta aquí? Si lo tienes claro te felicito, yo tengo muchas dudas.

Esta persona se siente atraída sexualmente, orientación sexual, por personas de sexo femenino e identidad de género butch. Conviene tener en cuenta que aunque por lo general los butch suelen tener un sexo de nacimiento femenino, también pueden ser mujeres trans (con o sin pene). Las butch suelen tener la identidad de género de mujer pero tienen una expresión de género masculina, o también pueden usar butch como una identidad de género no binaria alineada con la masculinidad (antiguamente diríamos que le gustan mujeres tipo camioneras lesbianas o bisexuales). A nuestro sujeto de análisis, una persona nacida con genitales masculinos, de género flujo y expresión axigénero aunque le ponen las butch, busca una relación afectiva con personas asignadas como varones al nacer y de género flujochico; es decir hombres que se sienten varones la mayor parte del tiempo aunque esa identidad fluctúa.

Ya tienes algo para contar a tu cuñado –o mejor a tu suegra– cuando os reunáis en familia. El anterior ejemplo es de dificultad intermedia porque no hemos tenido en cuenta que tanto las personas con identidades género butch o flujochico pueden tener una expresión de género completamente distinta a la de su identidad. Es decir que al pobre género flujo se le puede escapar del radar una butch porque aunque se siente una lesbiana marimacho –debo recurrir al acervo popular para que no nos perdamos– se expresa como una princesita Disney; y el flujochico que podría ser su amor romántico podría pasarle desapercibido porque se expresa como de género estrella — que al parecer tiene tres acepciones válidas y una de las cuales se divide en distintos subgéneros dependiendo de si se trata de una estrella enana roja, amarilla, azul…– o de género apogénero que es un subconjunto dentro de los agénero en el que no solo te sientes sin género sino que te alejas por completo del concepto de género. Es importante recalcar que una cosa es ser «sin género» — agénero– y otra sentirte carente del concepto de género –apogénero–

Para matrícula de honor es cuando a toda la ensalada anterior le añades el eje de la interseccionalidad agregando al guiso la raza, la religión o la cultura y lo sigues entendiendo y aún no te has vuelto loco.

Todas estas cosas acarrean «derechos» como que te debes referir a cada subespecie de este reino de fantasía con el pronombre o sufijo que les venga en gana a los interfect(os) (as) (es), salvo que quieras incurrir en un delito de odio.

¿Verdad que todo esto ayuda a que las personas nos entendamos y relacionemos entre nosotros? Seamos inclusivos y perdámonos en el bosque de las fantasías de la autopercepción y dividámonos en infinitos subconjuntos de seres deshumanizados.

Yo, ¡¡ay facha de mí!!, creo que hay dos sexos –masculino y femenino– y que hay dos orientaciones sexuales –heterosexual y homosexual–, unas pocas personas verdaderamente bisexuales y menos aún personas que se sienten de otro sexo distinto al sexo con el que nacen –transexuales–. Mi mente fascista opina que todas estas personas son dignas de gran respeto y deben tener los mismos derechos, libertades y responsabilidades. Creo que la condición de ser humano está muy por encima del sexo (que es lo mimo que el género) y de los gustos afectivo-eróticos.

El género autopercibido y la expresión de género –y sus permutaciones de infinitos elementos dinámicos– pertenecen al reino de la fantasía y la ficción, y al igual que estos dos ámbitos, la ideología de género es algo tan fascinante como carente de fundamento. Estoy completamente cómodo con que cualquiera se pueda percibir del género que quiera y que se exprese con el género que desee, como si quiere expresarse en verso o por bulerías; con lo que no estoy de acuerdo es con que toda esta «bonita épica genérico festiva» en la que la peña se autodefine y percibe a su albur sea algo que sea de obligatoria aceptación para todo el mundo.

Resumiendo, que me parece genial y enternecedor que alguien diga que tiene tal o cual identidad de género y que se expresa como de x, y o z género o que se sienta atraído romántica o sexualmente por quien sea, pero nadie tiene derecho a pedirme que comparta sus fantasías.

Un hombre puede sentirse una mujer o una estrella de neutrones, por supuesto, y yo tengo todo el derecho del mundo a referirme a a ese hombre como un hombre que se siente mujer o un hombre que se siente una estrella de neutrones. Que yo piense que un hombre es un hombre y no esté dispuesto a aceptar que sea un pangénero o se identifique como de género apático –ambos existen en la mística de la ideología de género– no implica que no respete a esa persona, simplemente no endoso valido ni comparto sus fantasías. Al igual que podré seguirle el rollo a un niño de 6 años que me diga que es Superman también puedo darle coba a alguien que me cuenta que su género transita entre no tener género alguno y sentirse hombre y que entre medias pasa por fases en las que se siente lesbiana o luciérnaga. Pues muy bien, me parece genial y hasta interesante.

Al igual que al niño disfrazado de Superman le diré que basta de bromas cuando le vea subirse a la azotea, también le diré a quien me cuente su película multigénero que no me lo puedo tomar en serio y que para mí es un hombre de género masculino y con mucho tiempo libre, que me da lo mismo por quien se sienta atraído o como le gusta vestir y que sus fantasías no son merecedoras de derechos o prebendas extra.

Tal vez debería acuñar un género que permita a los que pensamos como yo poder decir que toda esta teoría nos parece una serie de ficción ¡Ya está, ya sé quién soy! Me percibo como de género guasogénero y mi expresión de género es sarcastigénero. Los guasogéneros percibimos el género como un tema de conversación y lo asimilamos al sexo de nacimiento y nuestra expresión de género consiste en sentirnos muy sarcásticos. Los guasogéneros pueden ser hombres o mujeres de todas las orientaciones sexuales ¡Exígimos respeto!

Para terminar con esta sinrazón y entrar en temas más serios os dejo un extracto típico de una clase de ideología de género:

«Las personas con flujo de género tienden a fluctuar en el espectro de un género donde la intensidad es del 0% de ese género, que sería agénero, al 50%, o demigénero, al 100% que sería la totalidad o la totalidad de ese género, o cualquier cosa enmedio de tales como libragénero y paragénero. Por ejemplo, un individuo de género boyflux puede fluctuar de agénero a libramasculino, demiboy, a paraboy, a masculino, o también nunca experimentar algunos de los géneros enumerados. Al mismo tiempo, un individuo de género girlflux puede fluctuar de agénero, a librafemenina, a demigirl, o a paragirl, a girl, o nunca experimentar algunos de los géneros enumerados. Alguien que experimente múltiples géneros que también fluctúan de alguna manera encajaría bajo el término general multiflux, que tiene un significado similar a multigénero».

¡¡Lo siento!!

Ahora vamos a lo verdaderamente grave de todo este andamiaje construido con ladrillos mágicos.

Isabel Díaz Ayuso, la libérrima, elevó allá por 2016 toda este despropósito de la ideología de género a la categoría de ley llegando a incluir su enseñanza en todos los colegios.

Ley 2/2016, de 29 de marzo, de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación de la Comunidad de Madrid

La ley arranca diciendo:

«La definición del sexo-género de una persona va mucho más allá de la apreciación visual de sus órganos genitales externos en el momento del nacimiento, y –como estableció el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, tras una decisión adoptada por unanimidad, en dos importantes sentencias de 2002– no es un concepto puramente biológico, sino, sobre todo, psicosocial».

Opino que lo que un tribunal diga sobre si el sexo es o no biológico no lo veo como un argumento de peso. Si el Tribunal Europeo de Derechos Humanos sentencia que la Gravedad no es una de las cuatro fuerzas del Universo o que es mejor la Teoría de Cuerdas que la de Teoría Gravitatoria Cuántica de Bucles me parece una opinión tan cualificada como la de mi camarero de cabecera.

«La libre determinación del género de cada persona ha de ser afirmada como un derecho humano fundamental, parte inescindible de su derecho al libre desarrollo de la personalidad».

Aunque sinceramente no creo que la determinación de género sea un derecho humano FUNDAMENTAL, muy bien, estoy completamente de acuerdo con que cada cual elija cómo vestirse, o cómo comportarse y ya puestos que elija su «género» siempre que a nadie se le obligue a aceptar las fantasías ajenas como hechos reales.

«Resulta por todo lo expuesto, esencial, el reconocimiento legal del derecho a la identidad de género de toda persona en un ejercicio libre y sin presiones legales o sociales como corolario de los Derechos constitucionales a la igualdad de todos los ciudadanos y al libre desarrollo de su personalidad. Y como concreción de dicho reconocimiento, garantizar que la ley aplicable a las personas no las patologiza o somete a condición de prejuicio sobre su capacidad, dignidad y habilidades».

Yo no tengo derecho a quedarme embarazado y no por eso tengo menos derechos que una mujer –aunque a día de hoy eso último no lo tengo tan claro–. Me surgen muchas preguntas ¿Por qué ha de ser un corolario a la igualdad de todos los ciudadanos el derecho a elegir el género? ¿No somos todos iguales sin necesidad de que nos digan si tenemos o no derecho a preferir el helado de vainilla? ¿Tengo derecho a jugar en la ACB con 50 años y midiendo 168? Es que no tengo tan claro que elegir el género sea un derecho.

Aquí es donde la cosa se pone emocionante cuando la ley de Ayuso te dice que:

«Toda persona tiene derecho a construir para sí una autodefinición con respecto a su cuerpo, sexo, género y su orientación sexual. La orientación, sexualidad e identidad de género que cada persona defina para sí es esencial para su personalidad y constituye uno
de los aspectos fundamentales de su dignidad y libertad. Ninguna persona podrá ser presionada para ocultar, suprimir o negar su identidad de género, expresión de género, orientación sexual o características sexuales. En el ámbito de aplicación de esta Ley, en ningún caso será requisito acreditar la identidad de género manifestada mediante informe psicológico o médico«

«A ser tratado de conformidad a su identidad de género en los ámbitos públicos y privados y en particular a ser identificado y acceder a documentación acorde con dicha identidad»

«Ninguna persona será objeto de requerimiento alguno de pruebas de realización total o parcial de cirugías genitales, tratamientos hormonales o pruebas psiquiátricas, psicológicas o tratamientos médicos para hacer uso de su derecho a la identidad de género o acceder a los servicios o a la documentación acorde a su identidad de género sentida en las administraciones públicas o entidades privadas de Madrid».

Aunque la ley aparenta estar muy en sintonía con los «descubrimientos científicos», evita siquiera enumerar alguno de los cientos de identidades de género, y de expresiones del mismo porque si lo hiciera sería imposible que la gente racional tomara en serio esta inciativa de la líder del PP… Ayuso, la de la libertad.

De acuerdo con esta ley un hombre de 2 metros y 130 kilos de peso puede mañana llegar a la administración de la Comunidad de Madrid y exigir que le cambien su género de varón por el de girlflux que es un género en el que una persona puede experimentar diversos grados de identidad femenina, a pesar de su sexo biológico. Si el funcionario le pone cualquier pega además de llamarle tránsfobo el gigante que dice sentirse niñita puede decirle que su expresión de género es la de un macho y de paso recordar al funcionario que como todo el mundo sabe el sexo, la identidad de género y la expresión del mismo son tres cosas distintas y que van por libre.

0F720FEE-1EA2-487E-B228-A2DA8CD9553E
Bandera del género girlflux

Según sale de la consejería puede irse directamente al gimnasio de su elección y ducharse mostrando la colita a sus hermanas. Y cuando llegue la policía acusarlas a todas de tránsfobas fascistas.

La adalid de la libertad, Isabel Díaz Ayuso también defiende que la gente no sea libre de poder querer dejar de sentirse trans

«Quedan prohibidas en los servicios sanitarios de la Comunidad de Madrid las terapias de aversión o de conversión de las manifestaciones de identidad de género libremente manifestadas por las personas, así como las cirugías genitales de las personas intersexuales que no obedezcan a la decisión de la propia persona afectada a la necesidad de asegurar una funcionalidad biológica por motivos de salud».

No hemos quedado en que la gente es libre de elegir su género, entonces por qué no van a poder elegir tratamientos para dejar de sentir ese impulso de querer saltar de género y evitar pasar por una cirugía atroz. Si somos libres para elegir género y para cambiarnos de sexo, hormonarnos y medicarnos de por vida y con cargo a la Seguridad Social por qué cojones no va alguien a poder ir a un psicólogo o a un psiquiatra para tratar de escapar de eso… si es lo que le apetece. Isabel, ¿libertad? ¡Vamos no me jodas Ayuso!

Tal vez un tendría más sentido subvencionar un tratamiento para ayudar a los niños a superar su disforia de género que pagar a escote penectomías, teniendo en cuenta dos datos científicos y estadísticos incuestionables:

1.- alrededor del 80% de los niños con algún grado de disforia de género acaban superándolo al alcanzar la pubertad

2.- las tasas de suicidios y de intentos de suicidio entre los transexuales son escandalosamente superiores a las de los no transexuales (los denominados «cis» en la jerga del rollo LGBTQ+)

Según un estudio de 2013 publicado por la prestigiosa JOURNAL OF THE AMERICAN ACADEMY OF CHILD & ADOLESCENT PSYCHIATRY el 84,2% de un grupo de niños y niñas diagnosticados con Disforia de Género en la infancia acaban superando esa disforia al alcanzar la adolescencia:

Steensma-2013_desistance-rates Descarga el estudio aquí:Descarga

La disforia de género consiste en que alguien nacido varón o hembra no esté conforme con su sexo de nacimiento. Los estudios sobre lo que se conoce como desestimiento en los niños u adolescentes (es decir los que con el paso del tiempo acaban superando la disforia y se sienten cómodos con sus genitales) no son desde hace unos años políticamente correctos ya que muestran que la gran mayoría de los niños acaban superando este TRASTORNO. Cuando la Ciencia contradice a la Dictadura del Progretariado es esta última la que acaba machacando a la primera… como en tiempos de Galileo

En cuanto al tema del suicidio se puede afirmar que la propensión a quitarse la vida o tratar de hacerlo es miles de veces mayor entre las personas transexuales que entre las no transexuales. Estas tendencias autodestructivas tan escandalosamente superiores a las de la media de la población NO pueden explicarse tan solo por el supuesto rechazo social que sufren los transexuales sino que en mi opinión se debe a que nacer con pene y sentirte mujer o con vagina y sentirte hombre no es nada que haya que celebrar sino que compadecer.

la dictadura de Amazon y el lobby trans
la dictadura de Amazon y el lobby trans

Por tanto sabemos que más de 4 de cada 5 niños que padecen disforia de sexo superarán dicha disforia al alcanzar la adolescencia y que el tratamiento con fármacos agresivos y/o alentándoles a vivir una vida que no se corresponde con su sexo de nacimiento puede colocar a los niños dentro de un grupo con mayor tendencia al suicidio que los prisioneros de un campo de concentración soviético.

¿Vamos a dejar que literalmente jodan a nuestro hijos e hijas con charlitas en las clases donde les cuenten los feligreses de esta secta destructiva lo «cool» y lo guay que es ser de un sexo que no se corresponde con el tuyo?

El suicidio entre las personas transexuales (aquí el enlace al estudio)

Y además Ayuso reconoce como violencia doméstica cualquier «forma de violencia» (incluyendo el «no respeto») que se ejerza sobre un familiar por este tipo de asuntos…pero solo si se trata de padres o hermanos habla del no respeto. Que alguien no crea que una persona de sexo varón sea una mujer no implica una falta de respeto, simplemente implica sostener un punto de vista más anclado en la lógica y la razón y no darle la razón como a los locos a la gente que quieres: tu hijo, madre, hija, padre, etc.

«Se reconocerá como violencia familiar y se adoptarán medidas de apoyo, mediación y protección, a cualquier forma de violencia que se ejerza en el ámbito familiar por causa de identidad y/o expresión de género de cualquiera de sus miembros, incluyendo el no respeto por padres y hermanos a la identidad y/o expresión de género de los menores».

Tal vez sea más violento a la larga darle la razón en este tema a un hijo o una hija de 14 años sabiendo que en más del 80% de los casos va a superar esa fase y a sentirse a gusto con su género ya sea como una persona hetero u homosexual. Tal vez evitar que tu hija se tenga que medicar para toda la vida y se someta a una cirugía invasiva para entrar a formar parte del club con mayor porcentaje de suicidios del mundo sea la mejor manera de mostrar amor por ella.

Porque son las niñas las que más están padeciendo esta moda trans. Y me reitero en emplear el término «padecer». Hasta hace muy pocos años eran los niños varones los que más padecían la disforia de sexo (o género) y desde hace una década es entre las niñas adolescentes donde más se da este fenómeno.

Lo siento pero no es lo mismo celebrar que tu hija sea una fan de las que lloran y gritan en los conciertos de su grupo musical favorito que alegrarte de que quiera tomar hormonas toda su vida, y desee someterse a una cirugía en la que le rebanen las tetas y le fabriquen un pene con su vulva.

Y todo este sinsentido con el que vengo torturando a los lectores –enhorabuena por llegar hasta aquí, tómate algo– quieren que se enseñe a los niños desde el ciclo de primaria

«Incluirá en el currículo de educación primaria y secundaria contenidos que sensibilicen en cuanto a las normas internacionales de derechos humanos y los principios de igualdad y no discriminación, incluidos los concernientes a la orientación sexual y la identidad de género».

¿Libertad Ayuso? ¡¡Vamos no me jodas!!

A todo esto debemos reconocer que Ayuso se alinea con las grandes mafias transnacionales como por ejemplo la ONU. La oficina del Alto Comisionado en Derechos Humanos de la ONU, dirigida por la socialista Michelle Bachelet, expresidenta de Chile, prepara un informe para este verano con el que pretende «mapear» las personas y entidades que cuestionan «la validez de una amplia gama de orientaciones sexuales e identidades de género».

La ONU quiere saber también «cuáles son los principales argumentos» de quienes combaten la ideología de género y de qué forma se usan las “narrativas tradicionales y religiosas” para apelar a la “protección de la familia”. La ONU quiere encontrar cuáles son los argumentos para poder atacarlos. Pues a la ONU que dirige ese perfectísimo gilipollas, y vergüenza del estupendo pueblo portugués– llamado António Guterres le invito a que lea este artículo y todos los que hemos escrito en este año de publicaciones. Claro que yo no puedo competir en imaginación y caradura con el señor que dijo que el Covid era una consecuencia del heteropatriarcado.

El responsable de hacer un mapa mundial de LGTBetc+fobos se llama Víctor Madrigal-Borloz y estuvo el pasado mes de febrero charlando con la inefable ministra de Inutilidad Irene Montero. Este sujeto también indaga si «existen iniciativas adoptadas por los Estados en relación con el derecho a la libertad de religión, creencias o conciencia (incluida la figura de la objeción de conciencia) que hayan tenido el efecto práctico de limitar el disfrute de los derechos humanos (incluidos los derechos sexuales y reproductivos) de las personas LGBT». Se ve que la objeción de conciencia no es un derecho según la ONU de mis «amores». Se llama caza de brujas engreídos cretinos globalistas.

Como yo soy muy de dar los datos y las fuentes, para el que no se crea que la ONU está haciendo listas negras:

Llamado a contribuciones para informe: Género, orientación sexual e identidad de género

Víctor Madrigal el comisario de la ONU para implantar la ideología de género a escala mundial
Víctor Madrigal el comisario de la ONU para implantar la ideología de género a escala mundial

El documento continua:

«¿Quiénes son los principales actores que sostienen que los defensores de los derechos humanos de las personas LGBT están fomentando la llamada «ideología de género»? ¿Cuáles son sus principales argumentos? ¿Han sido eficaces en la regresión de los derechos humanos de las personas LGBT? ¿Han tenido sus estrategias un impacto directo o indirecto en los derechos humanos de las mujeres y las niñas?»

Este el 10 de febrero pasado este envaado de la ONU se reunió con su cómplice Irene Montero según informa la web de la Presidencia del Gobierno suponemos que para ponerse al día de los que hemos sido unos niños malos.

Como dice el refrán: Dios los cría y ellos se juntan. Montero, Madrigal, Ayuso, distintos sabores de socialismo misma alma liberticida.

¿Libertad Ayuso? ¡¡Vamos no me jodas!!

Únete al Grupo Abierto de Freenoticias en TELEGRAM

Únete al Grupo ABIERTO de Freenoticias en Telegram y podrás participar, opinar y colaborar con lo que vayamos publicando ¡Te esperamos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas