martes, julio 27, 2021
InicioOpiniónCronología del caso Dina Bousselham y una hipótesis que flota en el...

Cronología del caso Dina Bousselham y una hipótesis que flota en el aire

Artículo de los largos, pero creo que muy interesante. Al final del mismo formulo mi hipótesis sobre lo que creo que realmente ocurrió en todo este asunto de la morita robada y el caballero chepudo.

Yo creía tener un puñado de buenos amigos hasta hace una semana. Me equivocaba. No puedo presumir de tener tal intimidad con ellos como para compartirles mis datos bancarios. En cambio, Dina Bousselham es tan amiga de Pablo Iglesias que hasta tenía los datos bancarios de su jefe. Yo debo ser un mal amigo y un desconfiado. Bousselham nos ha demostrado hasta qué nivel puede llegar la amistad «desinteresada» entre un jefe y su ex-alumna. Avergonzaos pues y sabed que hasta que no te dé el pin de su tarjeta vuestro jefe/a no podréis decir que entre vosotros existe verdadera amistad.

En el último escrito remitido al juez Manuel García-Castellón por la letrada de Dina (Marta Flor Núñez, que tiene también lo suyo) se puede leer:

“…entendió, sin pedir explicación alguna al respecto, que aquel (Pablo Iglesias) guardase la tarjeta hasta su entrega”

y también señala Marta Flor que la tarjeta SD de la ex-alumna y luego subordinada del macho alfa:

«contenía fotografías e información personal e incluso bancaria, del propio señor Iglesias”

y todo ello debido a…

“…la amistad que, más allá de la relación laboral o política mantiene con el Sr. Iglesias durante estos últimos años…”

Según la letrada Marta Flor, la investigación indica “con claridad que la tarjeta no fue dañada” por ninguna de las víctimas o investigados, “sino por la empresa de recuperación de datos”

Voy a haceros la cronología más amplia y detallada del asunto de la tarjeta de Dina Bousselham que se haya publicado en la prensa hasta la fecha. En Freenoticias cuando nos liamos la manta a la cabeza vamos a fondo:

Julio de 2014:

Pablo Iglesias, flamante europarlamentario salido de las elecciones del mayo de ese mismo año viaja a Bruselas. Con él viaja, en calidad de coordinadora de su equipo, Dina Bousselham, una ex alumna de Pablo en la Universidad Complutense.

Enero-Febrero 2015:

Pablo Iglesias y Tania Sánchez rompen su relación. Se queda sin churri oficial u oficiosa hasta al menos octubre de 2015. Solito en Bruselas estaba el pobre Pablo, sin nadie que le consuele y le dé alivio a sus pulsiones machoalfistas…salvo (quizá) una ex-alumna a cargo de su equipo de asesores, con la que comparte largas horas en la fría Bruselas preparando estrategias, discursos, o jugando al tute. La ex-alumna del profe Pablo es Dina, una mujer ambiciosa como ha venido demostrando.

Octubre de 2015:

Pablo Iglesias deja su escaño de eurodiputado en Bruselas para liderar a su secta como candidato en las elecciones de diciembre de ese mismo año. Con él también viajan a Madrid Dina Bousselham y su pareja Ricardo Sá Ferreira. Este último trabajó desde mayo de 2015 hasta octubre dentro del grupo de Podemos en el Parlamento Europeo.

Por estas fechas ya apunta la relación de Pablo con Irene Montero y probablemente eso no termina de gustar a Dina que quizá tenía otros planes. Mi conjetura es que posiblemente Dina tenía malos pensamientos e ideas vengativas cruzaban por su cabeza.

1 de noviembre de 2015:

En el Ikea de Alcorcón, estando de compras Dina con su pareja, Ricardo Sá Ferreira, alguien le robó a este el abrigo. Ese mismo día la pareja pone una denuncia en la comisaria de Alcorcón en la que detallan que los efectos sustraídos son:

De Ricardo Sa Ferreira: una cartera de color marrón, un documento nacional de identidad de Bélgica, un documento nacional de identidad de Portugal, una tarjeta de crédito Kbc, una tarjeta de débito Kbc, un permiso de conducir, 10 euros en metálico y un teléfono móvil marca BQ Aquarius m5, de color negro.

De Dina Bousselham: una billetera de varios colores a rayas con documentación, el DNI, tres tarjetas de crédito, el DNI de Bélgica, un carnet de un club de fútbol de Madrid, un carnet universitario de la Complutense y un teléfono Sony Xperia Z2, color negro, funda morada.

Dina y Ricardo están en Madrid colocados por Podemos. Ella como responsable del Área de Migraciones de la Comunidad de Madrid y de la Secretaría de Comunicación y él como asesor de la campaña electoral de Podemos

Fuente: Podemos Madrid (a la fecha de publicar este artículo figura como que sigue en el puesto aunque eso no es lo que dicen…
Fuente LinkediIn Ferreira trabajó supuestamente como asesor de Podemos para la campaña electoral de las elecciones del 21 de diciembre de 2015

4 de Diciembre de 2015:

Pablo Iglesias anuncia que Irene Montero será su vicepresidenta si gana las elecciones del 21 de diciembre de 2015. Se habla de que llevan ya algún tiempo juntos. Recordemos que Pablo Iglesias se va de eurodiputado a Bruselas en Julio de 2014 siendo pareja de Tania Sánchez. A principio de 2015 Pablo y Tania rompen la relación; Iglesias debió sentirse muy solo al menos hasta noviembre ¿Nadie le consolaba?

¿Por qué traigo este dato y la fecha a colación? Pues porque, según Villarejo, es Dina Bousselham la que se encarga de que se filtren a la prensa los pantallazos donde Pablo Iglesias queda como un manipulador y un machista y lo hace por despecho ya que según Villarejo Iglesias le habría prometido a Dina casarse con ella.

20 de enero de 2016:

Pablo Iglesias tuvo una reunión con Antonio Asensio Mosbah en la sede del Grupo Zeta, y de la revista Interviú. En dicha reunión Asensio entregó a Pablo Iglesias la tarjeta. En palabras de Iglesias:

«Me dijo, ha llegado a mi poder una tarjeta de teléfono, una tarjeta SIM, en la que habría fotografías íntimas de tu pareja. Y te las voy a enseñar. Quiero que sepas que ningún medio de comunicación propiedad del Grupo Zeta se va a hacer eco de estos materiales, pero voy a entregártelos y quiero que los veas...examiné allí mismo, en una computadora que me facilitó el señor Asensio los materiales y comprobé que se trataba de fotos íntimas, pero no de mi pareja sino de la señora Dina Bousselham« y prosigue que le devolvió a su propietaria la tarjeta «algunos meses después»

La aclaración de que las fotos íntimas no eran de la pareja de Pablo francamente me parece innecesaria porque se entiende que Dina no tendría fotos íntimas de Iglesias con Tania Sánchez o de esta última solita ¿O no?

Al margen de la aclaración que no viene a cuento (o sí) sobre que las fotos íntimas del móvil de Dina eran de ella y no de la pareja de Pablo, la pregunta que cualquiera (con capacidad de pensar que es algo que escasea) se hace es:

¿Por qué el presidente del Grupo Z le entrega la tarjeta a Pablo Iglesias y no a su legítima dueña?

Las respuesta lógica es que aparecían imágenes y/o informaciones comprometedoras para Pablo Iglesias. Si la información y las imágenes que Asensio vio solo comprometían a Dina Bousselham, lo lógico hubiera sido devolver la tarjeta a su dueña y no a su jefe.

Febrero o Marzo de 2016

Supuestamente Villarejo se pone en contacto con los periodistas de Interviú, comentándoles que conoce que tienen la tarjeta y que la necesita para sus trabajos policiales. Pozas y Rendueles comen con él en un restaurante madrileño y le entregan el material.

¿Quién le dijo que había tal tarjeta a Villarejo?

Abril de 2016:

El comisario Villarejo entra en escena. En abril de 2020 se elabora un informe, por parte de Asuntos Internos de la Dirección Adjunta Operativa (DAO), en el que se revela que la copia de la tarjeta de Dina en poder de Villarejo se realizó en abril de 2016.

La DAO encargó que se practicaron diligencias por parte de la Unidad Central de Criminalística de la Policía Científica para que analizaran los metadatos de una serie de archivos de dos dispositivos pertenecientes a Villarejo, en concreto un disco duro con carcasa metálica plateada de conexión USB de 320 GB de capacidad, y un Pendrive DT101 de 16 GB.

Los redactores de investigación de Interviú, Alberto Pozas y Luis Rendueles, imputados también en la causa por supuesto descubrimiento y revelación de secretos, entregaron una copia de la tarjeta a Villarejo, respondiendo a lo que consideraron un requerimiento policial (¿hay algún papel oficial?)

Iglesias tenía la tarjeta física de Dina al menos un mes antes de que Villarejo recibiera una copia. Se supone, siendo muy crédulos, que el presidente del Grupo Z desconocía que en la redacción de Interviú había copias de la tarjeta que entregó a Iglesias.

Unas preguntas que considero interesantes:

1.- Si Villarejo ordenó robar la tarjeta de Dina, ¿por qué cojones no hizo que se le entregara dicha tarjeta directamente a él o a alguien de su entorno más cercano en lugar de que llegara a Interviú? Incluso, en el caso de que Villarejo fuera tan extremadamente cauto como para ordenar el robo y que dicho robo se hiciera llegar hasta la revista, se arriesgaba a que los periodistas no le entregaran la copia de la tarjeta

2.- ¿Cómo se enteró Villarejo de que había una tarjeta de Dina en la redacción de Interviú justo un mes después de que le llegar el original a Pablo Iglesias?

Junio de 2016:

Supuesta fecha en la que Pablo Iglesias entregó la tarjeta a Dina Bousselham. En sus primeras declaraciones Dina y Pablo afirmaban que ese era el mes en el que Iglesias devolvió la tarjeta a su propietaria. Sin embargo, es del todo imposible, y por tanto una mentira, dado que no fue hasta febrero de 2017 cuando Ricardo Sá Ferreira intercambia varios correos con una empresa de recuperación de datos, tal y como le consta al magistrado Manuel García-Castellón.

Nadie espera 8 meses, desde que recupera su tarjeta robada, para empezar a tratar de recuperar la información. Iglesias miente, Bousselham idem…y es solo el principio.

22 de julio de 2016:

Ok Diario publica pantallazos de un grupo de chat de Telegram de Podemos (correspondientes al año 2014). En uno de ellos se puede leer como Pablo Iglesias le cuenta a Juan Carlos Monedero, refiriéndose a Mariló Montero, que «la azotaría hasta que sangrase». También le dice que no le gustan los niños (lleva tres, si le llegan a gustar) y que la política de mayorías no se la pone dura.

Otra de las conversaciones filtradas por OkDiario muestra el cabreo del macho alfa con Monedero a cuenta de que este filtrara en septiembre de 2014 que él iría de candidato a la alcaldía de Madrid y Tania Sánchez a la Comunidad. Pablo y Tania rompieron su relación pocos meses después (entre enero y marzo de 2015). En la imagen que publicaba Ok diario puede verse que hay 18 miembros en el grupo de Telegram y que 4 están en línea. Cualquiera pudo hacer su captura de pantalla en esa casa de Juego de Tronos que es Podemos

27 de julio de 2016

Podemos celebró una reunión de crisis interna sobre el caso Dina, tras la publicación de los chat del partido en Okdiario«Nuestra argumentación hace aguas, archivo total»

28 de julio de 2016:

El abogado de Podemos José Manuel Calvente dice en un chat entre juristas de la formación podemita que:

«No hay caso alegando robo». «Es una filtración de alguien del grupo o de algún amigo de alguien del grupo»

Calvente (despedido 4 años después) dice algo tan obvio como que los pantallazos están tomados por gente de Podemos con casi total seguridad

Fuente: Diario El Mundo

Enero de 2017

Dina Bousselham recupera su tarjeta. Pablo Iglesias entrega a su subordinada y ex-alumna la microtarjeta de esta, tras tenerla él en su poder durante diez meses. Calladito, como una rata chepuda, estuvo el sujeto, mientras veía como se publicaba información que él ya tenía.

Febrero de 2017

Ricardo Sá Ferreira se dirige a una empresa para intentar recuperar el contenido de la tarjeta. El juez libra una orden al Reino Unido para conocer el cruce de correos entre febrero y octubre. 

4 de noviembre de 2017

Registro de la vivienda de Villarejo. Se encuentra información de la tarjeta presuntamente sustraída a Dina Bousselham

2018

Dina Bousselham solicita la nacionalidad española una vez transcurridos los 10 años de residencia que determina la ley para ciudadanos marroquíes. Su objetivo es poderse presentar a las elecciones regionales como número 8 de la lista de Íñigo Milhouse Errejón, en mayo del año siguiente. La nacionalidad no le llega así que sigue en el puesto de Responsable del área de Migraciones de Podemos

10 de diciembre de 2018

En su declaración ante la policía, Bousselham afirma que no tenía la tarjeta que le habían robado.

Bousselham obviamente mentía en esa declaración porque como muy tarde la tuvo en enero de 2017.

Tampoco informó al Juzgado de Alcorcón que investigaba el robo del teléfono, de que había recuperado la tarjeta y que su ya marido marido, Ricardo Sá Ferreira, ocultó en su declaración ante el juez que Pablo Iglesias ya les había devuelto la tarjeta y que él había tratado de recuperar la información a través de una empresa de Gales.

27 de marzo de 2019

Dina niega que ella hiciera capturas de pantalla de los chats de Podemos que acabaron publicados en varios medios. A la pregunta de un fiscal sobre si había enviado las capturas de pantalla que la Policía había descubierto en la memoria USB requisada al excomisario Villarejo en su casa, Dina contestó: «No, no, no». El fiscal insistió «¿Eso no ha podido salir de usted?». Y Bousselham dobló la apuesta «No, de hecho ellos recortan conversaciones»

En la misma comparecencia Dina declara que Iglesias le dijo cuando le devolvió la tarjeta, que Interviú le intentó vender las fotos. Afirmó además que la tarjeta no funcionaba.

Tres meses después de negar en sede judicial que tuviera la tarjeta, Bousselham reconoce que se la entregó Pablo Alfa…deteriorada.

27 de marzo de 2019

Pablo Iglesias se presenta como perjudicado en el caso Dina. En esa comparecencia testifica que el presidente del Grupo Z le entregó la tarjeta de Dina el 20 de enero de 2016 y que fue todo un caballero. Aunque compartían abogada Dina testificó que Iglesias le dijo que Interviú intentó venderle la tarjeta, mientras que Pablo dijo que se la entregó el dueño de esta revista de forma generosa.

Julio de 2019

Dina Bousselham cobra 3.800 euros al mes como «asesora de servicios sociales» en el ayuntamiento de Coslada. Casi un año (hasta mayo de 2020, cuando le pusieron el digital La Última Hora).

Dina estuvo cobrando una pasta injustificada tras ser nombrada digitalmente por el alcalde Ángel Viveros. De un nombramiento digital municipal pasó a dirigir un digital a la medida de sus fantasías.

11 de mayo de 2020

Dina Bousselham renuncia a su cargo en Podemos para ponerse al frente de un rollo de papel higiénico virtual llamado La Última Hora

15 de mayo de 2020

Dina acude con su abogada, Marta Flor, a la Audiencia Nacional para ver la información que figuraba en la copia del contenido del pendrive que fue requisado al excomisario José Manuel Villarejo.

Dina y su abogada pidieron a la Audiencia Nacional que le entregaran copias de toda la documentación que se encontró en los dispositivos de Villarejo. La Audiencia no aceptó y en su lugar les permitieron pasarse a verlo todo

18 de mayo de 2020

Después de visionar lo que Villarejo tenía, Dina se ve obligada a contradecir su testimonio y reconoce que sí había hecho copias de los chats con Pablo Iglesias, y que incluso los había enviado a diferentes personas.

Sobre la tarjeta Bousselham declaró esta vez que estaba destruida. Recapitulando: el 10 de diciembre de 2018 negaba tener la tarjeta (aunque la tenía), el 27 de marzo de 2019 dice que se la dio Iglesias deteriorada, y el 18 de mayo de 2020 que la tarjeta se la dio Iglesias destruida. No fue la última versión

26 de mayo de 2020

Se ordena a Dina Bousselham cambiar de abogado. Ya que el juez cosidera que compartir representación legal –Marta Flor– con Pablo Sánchez representa «un efectivo conflicto de intereses«. El juez da a entender que lo que beneficia a la víctima (supuesta añado yo) de un delito, es incompatible con lo que favorece a la defensa de quien pudo perpetrado tal delito. 

Quedémonos con una clave fundamental de todo esto: Los delitos a los que se puede enfrentar Iglesias (daños informáticos o revelación de secretos) solo son perseguibles a instancias de parte. Traducido: si Dina no le acusa, Iglesias puede estar tranquilo. Aunque luego veremos que no tanto

28 de mayo de 2020

Bousselham remite un escrito a la Audiencia Nacional en el que declara que la tarjeta cuando se le entregó funcionaba.

«Debo decir que cuando se me entregó, funcionaba, y comprobé que en su interior estaban contenidos de mi teléfono, y así, yo misma, con el fin de proteger mi intimidad, mi vida familiar y mi relación de pareja, accedí a los elementos de naturaleza más personal e íntimos de ésta, y por ello puedo indicar que inicialmente funcionaba bien si bien no contrasté ni analicé su contenido»

«Cuando volví a tratar de acceder a ella (después de serle entregada y ver su contenido) dejó de funcionar, pudiendo haber quedado la misma afectada, y es, a partir de ahí, cuando no funcionaba y no pude volver a acceder, tratando de recuperar la misma por mero interés personal, previo a ninguna cuestión judicial, procedimiento alguno, y desconociendo lo que sería la posterior aparición en un registro de los mismos materiales con igual origen en mi teléfono»

Recordemos que es la cuarta versión: no se la dieron, se la dieron deteriorada, se la dieron destruida y finalmente funcionaba pero se jodió de repente. A partir de aquí aquellos que piensen que Dina es víctima de algo que por favor lean otra cosa porque esta es una publicación tóxica para mentes virginales.

19 de Junio de 2020

La empresa británica que intentó recuperar la tarjeta SD de Dina Bousselham remite un informe a la Audiencia Nacional en el que determinan que la micro SD Samsung 32 GB es ilegible desde septiembre del año 2017 aunque dicen que parecía intacta.

25 de Junio de 2020

El juez García-Castellón retira a Pablo Iglesias su condición de perjudicado.

El juez lo tiene muy claro, un señor que se queda con algo que no es suyo durante varios meses (no se han puesto de acuerdo en determinar la fecha exacta de la devolución de la tarjeta) y que además es producto de un supuesto robo (para mí no hubo robo, y diré por qué más adelante) no puede mantener la condición de perjudicado.

26 de junio de 2020

Dina Bousselham presenta un recurso en el que solicita que se revoque la decisión del juez  García Castellón de retirar la condición de perjudicado a Iglesias.

Dina afirma que Iglesias «no es investigado en el presente proceso y no tiene participación en ningún hecho relacionado con los delitos investigados ni ha sido denunciado por parte alguna en este procedimiento». El recurso lleva la firma de Marta Flor. Es importante tener en cuenta que cuando el juez exige que Dina y Pablo tengan diferentes abogados, en lugar de cambiar de abogado la presunta víctima (Dina), es Pablo quien lo hace, para asegurarse de tener acceso a todo lo que pueda ser de interés para él. Marta Flor es una buena pieza dentro del aparato jurídico de la secta bolchevique podemosa.

3 de julio de 2020

Pablo Iglesias asegura en Radio Nacional que se quedó con la tarjeta de Dina para no someterla a más presión a la pobre. Una excusa digna del paladín del feminismo patrio sobre la que no me extenderé con comentarios.

«Yo examino el contenido y veo el contenido de lo que hay, y tomo una decisión, que es no someter a Dina Bousselham a más presión»

23 de julio de 2020

La empresa a la que Sá Ferreira envió la tarjeta de Dina dice que la tarjeta estaba intacta pero no pudieron acceder a los datos de la misma

La empresa galesa a la que Ricardo Sá Ferreira (que no Dina) envió la tarjeta para tratar de recuperar los datos contestó al juez García-Castellón afirma que el dispositivo que les llegó el 29 de septiembre de 2017 «estaba intacto, no tenía cortocircuitos y no pudo ser accedida empleando nuestro software especializado en recuperación de datos»

Esta empresa admite que retiraron la cubierta de plástico que protege los pins de la tarjeta y admiten que quizá en ese proceso pudieron quitar más de lo debido.

La empresa ofreció a Sá Ferreira llevar a cabo un procedimiento adicional, para el que le otorgaban un 70% de éxito, y este avaro portugués les dijo que no. La pareja Bousselham-Sá Ferreira no pueden permitirse gastar 600 euros para tratar de recuperar datos de vital interés para Dina, eran pobres por lo visto.

25 de agosto de 2020

La Policía Científica determina en su informe, solicitado por el juez instructor, que no se puede saber quién dañó la tarjeta.

«No se puede determinar si existían daños previos a la discontinuidad encontrada en el vestigio, qué partes están afectadas por los mismos ni el momento en el que se produjeron»

Según la policía la tarjeta presenta «una discontinuidad» en los puntos de conexión de la interfaz producidos por un «exceso de lijado de la cubierta protectora», lo que impide el acceso a sus archivos, y según los técnicos policiales dichas prácticas se corresponden con las técnicas empleadas por empresas que se encargan de rescatar este tipo de contenido.

16 de septiembre de 2020

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional estima el recurso de Pablo Iglesias. Iglesias ve reestablecida su condición de perjudicado en el caso Dina. La Sala también determina que si el robo no se vincula a Villarejo no debe ser investigado en la Audiencia Nacional.

27 de Octubre de 2020

Villarejo se querella contra Pablo Iglesias, Dina Bousselham, la diputada de Podemos Gloria Elizo y la abogada Marta Flor Núnez por denuncia falsa. La querella se presenta ante el Tribunal Supremo por el carácter de aforados de Pablo Iglesias y Gloria Elizo y en ella se afirma que el ex-comisario «resulta directamente perjudicado y ofendido» al imputarse por los querellados «hechos inciertos que de ser ciertos constituirían delito, con conocimiento de su falsedad y temerario desprecio hacia la verdad«

27 de enero de 2021

El Tribunal Supremo rechaza abrir una causa contra Pablo Iglesias y devuelve el procedimiento a la Audiencia Nacional. El alto Tribunal pide al juez instructor que agote la investigación y decida posteriormente si procede remitir una nueva exposición razonada contra el vicepresidente.

El juez García-Castellón tendrá que practicar todas las diligencias necesarias para concretar si los indicios de delito existentes contra Iglesias cuentan con el perdón de Bousselham, y por tanto el juez deberá citarla de nuevo para que aclare si vio su intimidad violada por el acceso de Iglesias a sus datos privados.

El juez instructor pide que se enjuicie a Iglesias por tres presuntos delitos: revelación de secretos, daños informáticos y denuncia falsa. El Supremo no rechaza que no haya indicios para los dos primeras acusaciones (aunque pide más trabajo de investigación) pero se abona a la opinión de la fiscalía de que el último, denuncia falsa, no procede. Para poder ser juzgado por denuncia falsa el denunciante o acusador, en este caso Iglesias, debe haber antes una sentencia firme o auto también firme, de sobreseimiento o archivo del juez o tribunal que haya conocido de la infracción imputada. En otras palabras que solo cuando un tribunal o juez se pronuncien contra lo que Iglesias denuncia se podrá acusar a este de denuncia falsa

8 de febrero de 2021

El juez García-Castellón ha reclamado en un auto a la Policía Científica un nuevo informe pericial. El instructor pregunta a los expertos de Ingeniería e Informática Forense de la policía que le indiquen si es técnicamente posible acceder a la información de la tarjeta micro SD. Estas nuevas pesquisas van en línea con lo solicitado por el Supremo de que amplíe la investigación.

17 de febrero de 2021

Dina Bousselham remite un nuevo escrito a la Audiencia Nacional relatando lo que al principio de este artículo comentábamos. En el escrito Dina pide también que el juez anule la diligencia solicitando un nuevo informe a la Policía Científica y que, en su lugar, la cite a declarar a ella de nuevo.

La abogada Marta Flor le recuerda al juez que el Supremo le solicitó que citara a su defendida para que aclare cuál de las cuatro versiones sobre la entrega de la tarjeta y el estado de la misma que ha dado es la veraz. La abogada pasa por alto sin embargo, que el Supremo también insta al instructor a ampliar la pericial informática sobre los daños en la micro SD.

Como ya vimos al arranque de este artículo estas son las perlas del escrito de la defensa de Bousselham

“…entendió, sin pedir explicación alguna al respecto, que aquel (Pablo Iglesias) guardase la tarjeta hasta su entrega”

«contenía fotografías e información personal e incluso bancaria, del propio señor Iglesias”

“…la amistad que, más allá de la relación laboral o política mantiene con el Sr. Iglesias durante estos últimos años…”

La investigación indica “con claridad que la tarjeta no fue dañada” por ninguna de las víctimas o investigados, “sino por la empresa de recuperación de datos”

Antes de compartir mi hipótesis con todos vosotros vamos a poner al descubierto el escaso fundamento que tiene lo que la defensa de Bousselham (que también lo es de Pablo aunque no formalmente) sostiene acerca del origen de los daños de la tarjeta.

Es imposible afirmar, sin mentir, que la investigación demuestra «con claridad» que fue la empresa galesa la que en septiembre de 2019 dañó la tarjetita de los cojones. Para empezar, la defendida de Marta Flor mintió el 10 de diciembre de 2018 diciendo que no tenía la tarjeta de marras cuando ella misma y Pablo Iglesias declararon en marzo de 2019 que la tarjeta fue devuelta a Dina. En esta declaración de 2019 Dina afirmó que recibió la tarjeta deteriorada. El 18 de mayo de 2020 afirmó que la tarjeta la recibió destruida, y finalmente, el 23 de julio de 2020, la empresa galesa sostiene que la tarjeta le llegó intacta. Repasemos:

29 de septiembre de 2017: La tarjeta está intacta (Empresa de recuperación de datos según la contestación remitida al juez el 23 de julio de 2020)

10 diciembre de 2018: No tengo la tarjeta (Dina) Ella no tenía la tarjeta que su pareja había enviado hacía 15 meses a Gales)

27 de marzo de 2019: Pablo me dio la tarjeta deteriorada (Dina)

18 de mayo de 2020: Pablo me dio la tarjeta destruida (Dina)

17 de febrero de 2021: La empresa de gales dañó la tarjeta (Dina)

Mi hipótesis es la siguiente :

Dina Bousselham estaba fascinada (por no usar otro adjetivo más explícito que contiene la ñ) con Pablo Iglesias. A partir de que este quedara soltero en Bruselas en el invierno de 2015 tras romper con Tania Sánchez (las relaciones a distancia ya se sabe), Dina estuvo «a cargo» de dar consuelo a Pablo. El tipo de consuelo que le diera la moza al profe lo desconozco y lo dejo a la imaginación del lector.

Dina podría estar enamorada pero no es en absoluto una mujer imbécil. Pasó de militar en un movimiento nacionalista y de derechas marroquí a la cosa podemita sin despeinarse y llegó a Madrid con 18 añitos sola; sabe a buen seguro cuidarse. Durante meses estuvo haciendo capturas de pantalla de chats de Telegram y de cosas que no son chats de Telegram para tener algo a lo que asirse si le fallaba eso a lo que se asiera o asiese con Pablo.

El solaz y el consuelo que Pablo encontró en Dina, fuera del tipo que fuese, fue recompensado con promesas que tan solo escucharon las frías noches bruselenses. Hay un dicho castellano que dice «prometer hasta meter y después de haber metido olvidarse de lo prometido», que no digo que venga al caso pero que ahí lo dejo. Repito que lo que os cuento es tan solo una hipótesis.

Pasó el invierno y la primavera dio paso al verano y llegado Octubre a Dina se le desmoronó el castillo de princesas que Pablo le había ayudado a construir en su imaginación. Cuando Iglesias anunció que Irene Montero sería su número dos (algo así como la prueba del algodón de que macho alfa tenía su radar apuntando en dirección a otra «primera dama»), Dina entendió que ella no sería la que se sentara a la diestra del amado líder y que lo que pasa en Bruselas, como en las Vegas, allí se queda.

Cuando el príncipe roji-azul de sus fantasías se volvía negro, Dina encontró consuelo en Ricardo Sá Ferreira, alias plan B, y juntos volvieron a seguir chupando de la ubre podemita, mientras Dina (yo me inclino a pensar que con la colaboración de de Ricardo) iba madurando su venganza.

Al poco de llegar a Madrid, Dina aprovecha un día de compras en Ikea (algo habitual entre las parejas que buscan acondicionar su nuevo nidito de amor) para escenificar el hurto. Con un robo de por medio Dina tenía la coartada necesaria para poder ir lanzando misiles a Pablo Iglesias y hacerle pagar por su despecho.

El robo era necesario para desviar la atención de su persona cuando se iniciaran las hostilidades.

No sé si se ha hecho o no pero me permito apuntar que hubiera sido una buena idea pedir a Ikea las imágenes del circuito de cámaras con el que cuentan para ver si el ladrón existió y si el abrigo presuntamente sustraído estaba con la pareja ese 1 de noviembre de 2015. Quizá el juez García-Castellón aún pueda pedir a Ikea copias de las grabaciones de aquel día.

Como dijo en 2016 José Manuel Calvente, hoy purgado por el aparatchik podemoso, «qué raro que te roben en Ikea y no pidas las cámaras».

Siguiendo con mi hipótesis la tarjeta se hizo llegar a la revista Interviú en la confianza de que estos iban a tener las pelotas necesarias para sacar a la luz todo, mientras que Dina se quedaba con una copia clonada de su tarjeta para poder seguir chantajeando a Pablo, si llegaba el caso, desde otros frentes.

Me aventuro a decir que los servicios secretos marroquíes (DGED) a buen seguro pudieron haberle echado una mano a su compatriota en estos temas técnicos; aunque también es cierto que cualquiera puede hacer una copia de su tarjeta SD.

El dueño de Interviú puso en conocimiento de Iglesias que había una tarjeta con información que le comprometía sin alertar a Bousselham. Llegado este momento Iglesias se acojonó aún más que cuando supo que a Dina le habían «robado» el teléfono. Iglesias, según mi hipótesis, sabía que Dina estaba cabreada como una mona por culpa de las expectativas que él le creó y trituró meses antes. Lo último que le pasó por la cabeza a Pablo era quedarse con la tarjeta para «proteger» a Dina.

Cuando Iglesias comprobó que al poco de regresar a Madrid Dina fue convenientemente robada en Ikea creo que se mosqueó bastante; pero cuando Antonio Asensio le llamó y vio el contenido de la tarjeta hasta la chepa se le enderezó del susto. En la cabeza de Iglesias (tampoco es tonto del todo y lo que le falta de inteligencia lo cubre con abundante maldad) la hipótesis del robo no es creíble. Iglesias sabe desde el minuto uno que Dina iba a por él por haber elegido a Irene en lugar de a ella, la mujer que le dio consuelos en Bruselas.

Creo que cuando Iglesias se enteró de que le habían sustraído en Ikea la tarjeta a Dina y compañía ya estaba a la espera de ver por dónde se iniciaban los ataques de su ex-alumna. Por eso no le devolvió la tarjeta a Dina, ni siquiera se le pasó por la cabeza entregársela, al menos no de una pieza.

Pablo finalmente le devolvió la tarjeta convenientemente inutilizada (y seguramente se guardo una copia en su poder) a Dina en enero de 2017 y creo que hasta es posible que ambos estuvieran librando una guerra soterrada a lo largo de muchos meses para ver quien podía putear más al otro. Esa guerra se mantuvo fría ante un escenario de mutua devastación que ambos quisieron evitar.

Si avanzamos un poco, vemos que Iglesias puso a Marta Flor de abogada primero de ambos y luego de Dina solamente cuando el juez les obligo a tener defensas separadas.

Creo que el rol de víctima se lo han ido intercambiando Dina y Pablo desde 2014. Dina víctima de los encantos de Pablo y de sus promesas hechas con el cerebro de abajo. Pablo víctima de una hidra refulgente de celos dispuesta a mostrar al mundo las pulsiones sádicas del chepudo coletudo. El chantaje de Dina ha tenido aterrado a Iglesias hasta que ha pisado moqueta gubernamental y ha hecho lo imposible por tener acceso al CNI a partir de 2020. Hasta me lanzo a la piscina y añado que seguramente la amenaza que Dina suponía para Iglesias facilitó las cosas para que Pedro Sánchez fuera literalmente comido a besos y sobado en público tras firmar el pacto PSOE-Unidas Podemos tras las elecciones del 10 de Noviembre de 2019

En mayo de 2020 Dina es apartada de Podemos y agraciada con un «estanco» por los servicios prestados, en forma de panfleto digital (La Última Hora). Me malicio que a Dina los servicios secretos le hicieron llegar el mensaje de que sería conveniente que soltara su presa; además ya con la rabia del despecho enfriada Dina tenía que buscarse la vida y procurar cerrar junto con Pablo un caso que ella misma originó. La pasta gansa que cobró haciendo entre nada y muy poco en Coslada gracias al dedazo de Ángel Viveros seguramente ayudó a suavizar asperezas.

¿Mayo de 2020 es la fecha de un armisticio o un tratado de paz? No lo sé. Lo que sí sé es que a nadie le gusta tener que decir que “…entendió, sin pedir explicación alguna al respecto, que aquel (Pablo Iglesias) guardase la tarjeta hasta su entrega”

Esa frase parece sacada de la novela 50 Sombras de Grey, basta con cambiar Pablo Iglesias por Amo. Que se entienda que alguien se quede con algo íntimo tuyo es complicado pero hacerlo sin pedir explicación alguna al respecto es la antesala de llevar un collar de perro y pedir que te azoten por haber sido MUY MALA.

El que me descoloca más de esta historia es Ricardo Sá Ferreira, al que llamé un poco antes «el plan B». Le roban su abrigo, y su teléfono que se supone que tendría también sus cositas pero creo que él es el primer interesado en la firma de esa paz. Le dio lo mismo que la tarjeta no fuera recuperable por parte de la empresa galesa. Creo que Ricardo hizo lo de mandar la tarjeta a tomar por culo a Gales en septiembre de 2017 por cubrir el expediente con su futura mujer (se casaron en 2018). Cuando le dijeron que había posibilidades de un 70% pagando 600 euros dijo que mejor que no, que se la devolvieran. De hecho me inclino a pensar que es hasta posible que Iglesias le devolviera la tarjeta a Sá Ferreira y no a Bousselham para no tener que volver a ver a la que seguro que Iglesias considera una petarda insufrible (sigo en el terreno de las hipótesis).

Sá Ferreira ha estado desde febrero de 2017 a octubre de 2019 trabajando como asesor del grupo parlamentario de Podemos, y desde noviembre de 2019 es Asesor a tiempo completo en el Parlamento Europeo. Otro punto que no está nada claro es la relación entre Dina y Ricardo. Las últimas noticias publicadas hablan de Sá Ferreira como ex-marido de Bousselham. Al parecer se casaron en 2018 y la cosa no debió durar mucho. Desde Noviembre de 2019 anda asesorando por Bruselas a los millonarios rojos del Europarlamento y creo que es quien más sabe y quien más calla.

Queda saber cuál será la quinta versión que Dina se invente sobre la entrega y el estado de la tarjeta, también si la pericial encargada ofrecerá alguna novedad y queda saber si Dina explícitamente declara perdonar a Pablo frente al juez ante la atenta mirada de Marta Flor.

¿Y Villarejo? ¿Quién «invita» a este sujeto a la fiesta de la tarjeta? De no aparecer en mitad del partido Iglesias se hubiera encontrado con una tarjeta robada en su poder y la amenaza de que por un motivo u otro el presidente del Grupo Z acabara contando que se la dio. Con Villarejo aderezando la ensalada Pablo podía alegar que las cloacas del Estado iban a por él y que él tan solo era el ángel custodio de los secretos de la frágil Dina.

Cómo entró Villarejo en la ecuación no me atrevo a decirlo, pero sí que afirmo que a Iglesias le vino cojonudamente para tener un discurso de víctima en todo este enredo.

La tarjeta de Dina Bousselham Fuente Libertaddigital

Perfil privado de Ricardo Sá Ferreira en Twitter donde se ve de qué pie cojea.

Perfil de LinkedIn de Ricardo Sá Ferreira donde declara estar trabajando en Bruselas (aconsejando comunistas).

Únete al Grupo Abierto de Freenoticias en TELEGRAM

Únete al Grupo ABIERTO de Freenoticias en Telegram y podrás participar, opinar y colaborar con lo que vayamos publicando ¡Te esperamos!

Publio Cortés de Lezohttp://freenoticias.com
Este libro es puro Freenoticias. Los que queráis pasar un buen rato y colaborar con el proyecto de Freenoticias, aquí os dejo una lectura para este verano: https://www.amazon.es/dp/B097NSXRG9 Espero que te guste

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas