jueves, febrero 25, 2021
Inicio Ciencia Sherlock Holmes, la Navaja de Ockham y el virus chino

Sherlock Holmes, la Navaja de Ockham y el virus chino

Holmes y Ockham me inclinan a determinar que el Covid-19 no es un virus más, aparecido en la naturaleza, sino un arma biológica empleada intencionadamente para lograr objetivos concretos. Veremos por qué.

«Es una vieja máxima mía que cuando hayas descartado lo imposible, lo que quede, aunque sea improbable, debe ser la verdad»  

Sherlock Holmes en The Sign of the Four (El signo de los cuatro) –

Cuando dos hipótesis (o teorías) en igualdad de condiciones tienen el mismo resultado, la teoría más simple es la que con más probabilidad es la correcta.

Principio de economía o principio de parsimonia (lex parsimoniae), popularmente conocido como «La Navaja de Ockham»

Una hipótesis es tanto mejor cuanto más explica con menos elementos teóricos. Las hipótesis deben ser sencillas, aquello que puede explicarse de forma simple no debe ser interpretado mediante hipótesis innecesariamente enrevesado. Lo claro es mejor que lo oscuro y lo diáfano suele ser más acertado que lo retorcido. Aquello que tiene mayores visos de verosimilitud es lo más probable y debe concedérsele más crédito que a las explicaciones más complejas.

El principio de economía se le atribuye al monje franciscano inglés del siglo XIV Guillermo de Ockham y la frase de Sherlock es de Arthur Conan Doyle, creador del personaje.

Las preguntas:

  • ¿Cómo se inició esta epidemia?
  • ¿Qué países han salido comparativamente beneficiados de esta epidemia?

Los hechos probados:

  • Un virus originado en China se ha extendido por todo el mundo.
  • No se tienen certezas acerca del origen del mismo
  • Nadie vio este virus antes
  • China no da facilidades ni información para investigar el origen de la epidemia
  • China crece y aumenta el diferencial de crecimiento con respecto a las demás potencias económicas
Línea roja: crecimiento de China, línea azul: crecimiento principales economías (excluyendo China) Fuente : WEO
World Economic Outlook Update, January 2021, Table 1
China es la única economía importante que creció en 2020 Fuente:WEO (World Economic Outlook)

Las respuestas a las preguntas:

  • ¿Cómo se inició esta epidemia? Estas son las posibles respuestas
    • Origen natural: El virus es originario de un animal y pasó a los humanos
    • Origen artificial: Se trata de un virus creado a partir de otros mediante ingeniería genética
      • Este virus modificado se «escapó» de un laboratorio
      • El virus fue «soltado» por parte de China
  • ¿Qué países han salido comparativamente beneficiados de esta epidemia?
    • China

¿Es posible que un virus se origine de forma natural? Sí, absolutamente. Cuando este ha sido el caso en menos de un año se sabía perfectamente cual era la cadena de transmisión desde los animales hasta los humanos. El SARS-CoV de 2003 pudo ser trazado como transmitido del murciélago al hombre a través de la civeta. En el caso del MERS-CoV (de Oriente Medio) el animal intermediario entre los murciélagos y el hombre fue el dromedario. Del Covid-19 aún no se sabe nada con certeza sobre su origen.

¿Es posible que un virus se potencie y/o se altere y modifique en un laboratorio? La respuesta es también un rotundo sí.

Contaré algo que poca gente conoce. En el campo de la investigación con patógenos existe un área denominada «Ganancia de función», más conocida por su término en inglés Gain of Function o GoF.

«Ganancia de función» es el eufemismo empleado en la investigación biológica para referirse a los experimentos para aumentar la virulencia y la letalidad (funciones) de patógenos y virus. La investigación del GoF está financiada por gobiernos; su objetivo es mejorar la capacidad de los patógenos para infectar diferentes especies y aumentar su impacto mortal como agentes patógenos transportados por el aire. Aparentemente, la investigación de GoF se lleva a cabo con fines de biodefensa. Estos experimentos son extremadamente peligrosos.

Los defensores de estos experimentos argumentan que son fundamentales para comprender los cambios sutiles que pueden hacer que, por ejemplo, un virus aviar se convierta en una amenaza pandémica.

En 2014 la Administración Obama estableció una moratoria en las investigaciones de «ganancia de función» debido a fallas de seguridad que se habían encontrado. A pesar de este parón en las investigaciones de GoF el Instituto Nacional para las Alergias y las Enfermedades Infecciosas, NIAID (National Institute of Allergy and Infectious Diseases), continuó financiando las mismas.

Veréis qué interesante se pone. El NIAID realizó ese mismo año, 2014, tres pagos por un total de 1,8 millones de dólares a la Eco Health Alliance a cuyo frente está Peter Daszak un zoólogo experto en zoonosis. Daszak subcontrató a su vez estas investigaciones con el Instituto de Wuhan ¿Cómo te vas quedando?

Resultado de imagen de ecohealth alliance peter daszak
Peter Daszak. Experto en zoonosis

El Sistema de seguimiento de la auditoria en las subvenciones gubernamentales (TAGGS) del Departamento de Salud muestra que los fondos bajo el epígrafe o código NIAID R01AI110964 fueron otorgados a Eco Health Alliance para «comprender el riesgo de la aparición del coronavirus de murciélago». Entre 2014 y 2019, esta organización sin fines de lucro, de salud ambiental global, recibió un total de 3,7 millones de dólares.

Shi Zhengli era en esa época la responsable de enfermedades contagiosas del WIV (Instituto de Virología de Wuhan por sus siglas en inglés) y ya trabajó con Daszak hacía años buscando los orígenes del SARS de 2003. Ambos han publicado artículos científicos (papers) conjuntamente como uno publicado en noviembre de 2017 sobre el Sars Covid de 2002-2003

En esta publicación científica se dice claramente que se dedicaban a investigar en el campo de la ganancia de función trabajando para hacer que virus naturales se volvieran lo más hijos de puta posible (y lo hacián en WUHAN):

«Cultivamos con éxito un nuevo coronavirus (SARSr-CoV Rs4874) de una sola muestra fecla…construimos un grupo de cromosomas artificiales bacterianos (BAC) clonándolos con la estructura del WIV1 y variaciones de los genes S con 8 distintos coronaviruses. Solo los clones infeccosos del Rs4231 y el Rs7327 lograrón efectos citopáticos en células Vero E6 tras la transfección»

Efecto citopático significa daño celular causado por la infección de un virus y la transfección es la introducción de material genético externo en células eucariotas

Este señor y su amiga contruyeron virus modificados geneticamente denominados «quimeras» para probar sus efectos nocivos en células de tipo humano

«Células Vero E6 fueron infectadas con las exitosamente rescatados SARSr-CoVs, WIV1-Rs4231S y WIV1-Rs7327S quiméricos …Todos los virus se replicaron eficientemente en células de tipo humano…»

En enero de este año se descubrió que los detalles de más de 300 estudios, incluidos muchas que investigaban sobre enfermedades que se transmiten de animales a humanos, publicados online por la Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China (NSFC), una entidad estatal del régimen comunista, ya no están disponibles.

De acuerdo con el Daily Mail británico:

«Se han borrado cientos de páginas de información relacionada con estudios realizados por el ultrasecreto Instituto de Virología de Wuhan».

«Días antes de que se alertara a la OMS sobre el brote de casos de neumonía tipo Sars en Wuhan en diciembre de 2019, el Instituto de Virología de Wuhan comenzó a alterar su base de datos de patógenos virales»

Sigamos para bingo…

¿Quién era uno de los miembros del comité de la OMS (Os Mentimos Siempre) que viajó a China para que les pasearan y hacerse fotos y que no sacaran una mierda de conclusiones? Pues ningú otro que nuestro amigo el zoólogo Peter Daszak quien comentó a la BBC lo siguiente:

«El foco sobre dónde podrían estar los orígenes del Covid-19 podría trasladarse al sudeste asiático…Hemos hecho mucho trabajo en China y si volvemos la vista atrás, comienza a apuntar hacia la frontera y sabemos que hay muy poca vigilancia en el otro lado en toda la región del sudeste asiático»

Si no es un agente chino este Peter, la verdad es que le falta muy poquito. El tío echando balones fuera como un campeón. Él hombre que ha gestionado fondos federales de EEUU para que en el laboratorio de Wuhan se hicieran todas las perrerías imaginables con virus de murciélago para convertirlos en superinfecciosos para humanos va y dice que miremos a Vietnam o Caboya.

¿Qué cojones hacía un tipo que es parte interesada en que no se culpe a China en el equipo de expertos de la OMS que fue de visita guiada a China?

Vamos concluyendo. Las dos preguntas que nos hacíamos eran:

  • ¿Cómo se inició esta epidemia?
  • ¿Qué países han salido comparativamente beneficiados de esta epidemia?

La segunda respuesta es evidente: China. China salió comparativamente más beneficiada. En el ámbito económico as cifras de crecimiento así lo atestiguan. En el ámbito geopolítico la epidemia les ha servido para coadyuvar no solo a que su mayor enemigo, Trump, perdiera las elecciones (con unas ayuditas de aquí y de allá) sino a poner a alguien al frente de la Casa Blanca a quien tienen cogido de las pelotas (las pelotas de Joe y las de toda la familia Biden). También han logrado revestirse de una falsa aura de campeones a la hora de combatir una amenaza global y de hacer pasar por un régimen caritativo que lucha por todos lo que en realidad es la mayor cárcel del planeta.

Esta respuesta es por así decirlo el móvil o la motivación que tendría el régimen comunista para emplear este arma biológica.

En cuanto al origen de esta epidemia teníamos dos posibilidades: origen natural u origen (artificial) humano y dentro de esta última posibilidad podía ser por error (se escapó) o intencionadamente (lo soltaron).

Apliquemos el principio de la Navaja de Ockham: Cuando dos hipótesis en igualdad de condiciones tienen el mismo resultado, habitualmente la más simple tiende a ser la correcta.

La hipótesis del origen natural precisa de una trazabilidad del virus desde su origen en la naturaleza hasta el humano, y habitualmente a través de un intermediario. No se han encontrado ni el animal reservorio ni el huésped intermediario del Covid-19 en la naturaleza. La civeta fue rápidamente identificada como el huésped intermediario en el que el SARS de 2003 se recombinó y mutó hasta saltar a los humanos y lo mismo para el dromedario en el caso del MERS-CoV.

Si no hay huésped intermedio ni se ha localizado el origen del virus en la naturaleza esta hipótesis no puede ser confirmada.

Si al hecho de que el origen natural no puede ser probado le sumamos que:

En Wuhan se vienen haciendo experimentos de Ganancia de Función desde al menos 2014 y precisamente con virus del tipo SARS y encima con pasta pagada por la Administración de Obama

En Wuhan es donde se tiene constancia de los primeros contagios

– China ha destruido bases de datos, encarcelado o silenciado voces críticas e impedido una investigación a fondo. En Wuhan

– La doctora Shi Zhengli y el Zoólogo Peter Daszak publicaron un artículo científico en 2017 sobre cómo modificaban genéticamente virus de murciélago para hacerlos más letales en los humanos. Estos experimentos se llevaron a cabo en Wuhan

1.- La hipótesis del origen natural del Covid-19 rezaría así:

«El Covid-19 tiene origen en la naturaleza a través de un proceso de zoonosis desconocido a pesar de que no se ha podido demostrar ni encontrar las pruebas. Quizá desde un tipo sin determinar de murciélago el virus pasó a algún huésped intermediario sin identificar. El hecho de que en Wuhan esté el único laboratorio de alta seguridad virológico, que se trabajara con virus tipo SARS, que se hicieran experimentos genéticos documentados con virus tipo SARS para aumentar su letalidad en humanos, que las autoridades chinas hayan prometido la cárcel a quien hable, que hayan destruido bases de datos con experimentos y que precisamente en Wuhan se desencadenara el primer foco de la pandemia no son sino casualidades. El virus es de origen natural»

2.- La hipótesis del origen artificial del virus en su versión «¡Uy se ha escapado!»:

«El Covid-19 es un virus creado mediante procesos de ingeniería genética a partir de un virus encontrado en la naturaleza, denominados de ganancia de función, para alterar la capacidad de infección y letalidad. El hecho de que este virus sea una modificación artificial de un virus hace que no se encuentre la cadena de transmisión del mismo. Como en Wuhan eran un poco descuidados sufrieron una fuga lo que dio comienzo a una infección precisamente en la ciudad donde se estaba jugando con los bichitos»

3.- La hipótesis del origen artificial del virus en su versión «¡Ahí os soltamos eso!»:

La misma que la anterior pero cambiando la última frase por: «…El Comité Central del Partido Comunista se dio cuenta de que este interesante virus podía ser un acelerón en sus planes para lograr la supremacía geoestratégica mundial (véase la respuesta a la primera pregunta). el plan está funcionando estupendamente»

La Navaja de Ockham: Las tres hipótesis han llevado al mismo resultado; una pandemia ¿Cuál de estas tres hipótesis es menos alambicada y más simple? ¿Cuál de estas tres hipótesis tiene menos a pesar de? ¿Cuál es más clara y menos enrevesada?

Desde luego la primera hipótesis necesita sortear muchos a pesar de que porque ya es casualidad el virus surja justo en la ciudad con el único laboratorio de China donde se hacen experimentos hiper arriesgados con virus modificados genéticamente para ser más mortales. Ya es casualidad sobre casualidad que esos virus con los que se hacen los experimentos sean de la familia de los coronavirus. Y ya es casualidad sobre casualidad y encima de casualidad, que no se encuentre el origen ni el huésped intermediario, lo cual sería, precisamente, lo que cabría esperar de un virus alterado en un laboratorio.

Pongámoslo así; pedir que creamos que el virus del Covid-19 es de origen natural es como que tú le pidas a Hacienda que te crea que tienes 40 millones de euros en cuenta de repente porque te ha tocado la lotería 15 veces seguidas.

Las hipótesis 2 y 3 son las que el principio de la Navaja de Ockham determina como más probables de ser ciertas. Y la número 3 para mí es la más elegante porque hace que también encaje perfectamente con la respuesta a la pregunta de quid prodest? (¿a quién beneficia?) y encima no nos cansamos de oír que este virus es una O-POR-TU-NI-DAD para un reseteo en el que China liedrará y será el modelo a seguir.

Y ahora vamos con Sherlock.

«..cuando hayas descartado lo imposible, lo que quede, aunque sea improbable, debe ser la verdad»

La probabilidad de que la hipótesis del origen natural del Covid-19 sea cierta tiende al 0% si sumamos al hecho cierto de que no se ha encontrado prueba de ello, lo asombroso que es que sea en Wuhan precisamente donde todo arranque.

Yo descarto (soy así de chulo) que el Covid-19 sea de origen natural y lo que me queda es que es un arma biológica para rematar una guerra furtiva que China lleva librando sin declarar con la ayuda de aliados circunstanciales a los que les parece que esta tragedia es una puta oportunidad para convertirnos a todos en desheredados felices por decreto y estupendamente reseteados.

Si quieres saber más sobre cómo va esta guerra sin declarar te recomiendo este artículo:

Únete a la red social búnker de Freenoticias

Aquí te ofrecemos refugio y te daremos cobertura si alguna vez Twitter o Facebook te dan la patada por pensar por libre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas