jueves, enero 21, 2021
Inicio internacional Georgia en el ojo del huracán. El secretario de Estado Raffensperger se...

Georgia en el ojo del huracán. El secretario de Estado Raffensperger se juega la cárcel

En el estado de Georgia, el pasado 3 de noviembre, el demente senil Joe Biden supuestamente ganó a Donald Trump por 11.779 votos, un 0,23% de los casi 5 millones de votos emitidos (también supuestamente). Un tal Raffensperger puede apuntarse gran parte del crédito por la victoria del olisqueador de niñas Joe Biden

En Georgia, como en casi todos los estados en donde Trump iba ganando de calle a primeras horas de la noche del día 3 y perdía por unos pocos miles en la madrugada del día 4, usaron las máquinas de Dominion Voting Systems. Esas máquinas que según sus directivos no pueden conectarse a internet y que ha quedado demostrado que mandaban y recibían tráfico a través de internet.

En Freenoticias comentamos el pasado 13 de diciembre cómo la empresa propietaria de Dominion, Staple Street Capital, recibió 400 millones de a través de una empresa intermediaria (UBS Securities LLC) con estrechos lazos con China y 3 administradores chinos.

Menos de un mes antes de las elecciones en EEUU la empresa crítica de cara a la limpieza en las elecciones estadounidenses recibió 400 millones de un inversor sin identificar a través de un intermediario financiero íntimamente ligado al Partido comunista Chino

Georgia como decíamos contrató estas máquinas que no se conectan a internet (aunque se ha demostrado que sí lo hacían), siendo uno de los estados que más se demoró en decidir qué empresa iba a ocuparse de desplegar el hardware y software electoral. Optaron por Dominion, esa empresa cuya matriz acabó recibiendo 400 millones de dólares de un inversor desconocido 26 días antes de las elecciones.

Envuelto en el escándalo del fraude electoral el gobernador de Georgia  busca inversiones chinas | Noticias | BLes
El gobernador de Georgia, Brian Kemp, con el consul de ChinaLi Qiangmin reunidos en Atlanta el 12 de julio de 2019

Fue en julio de 2019 a falta de apenas un año para las elecciones cuando el gobernador de Georgia, Brian Kemp, y el secretario de Estado, Brad Raffensperger se decidieron por Dominion. Ese mes de julio fue el «mes de China en Georgia» y ocurrieron varias coincidencias ciertamente curiosas:

  • El 12 de julio de Brian Kemp se reunió en Atlanta con el consul de China en Houston, Li Qiangmin
  • El 21 de julio el consulado de Houston, dirigido por Li Qiangmin, fue cerrado por ser considerado un nido de espías.
  • El 29 de julio de 2019 Brian Kemp firmó el contrato con Dominion Voting Systems para las elecciones de 2020 en todo el estado

Lo dicho el mes de China en Georgia.

A Raffensperger y a Kemp les han acusado de aceptar sobornos dos abogados de los que litigan a favor de los intereses de Trump, Lin Wood (residente en Georgia) y Sidney Powell, el propio Trump les ha llamado de todo y sugerido que son unos traidores, y con todo lo que les está cayendo, estos dos pájaros todavía no han hecho siquiera amago de demandar por difamación a nadie…Se han limitado a obstaculizar cualquier intento de llevar a cabo una auditoría seria y a repetir como loros que las elecciones fueron requetelimpias.

En una situación parecida a los dos pajaritos georgianos está Dominion Voting Systems que lleva dos meses recibiendo estopa y viendo como ponen su prestigio al nivel del de un virus informático, sin demandar a nadie. Ahora parece que es inminente la demanda de Dominion contra Sidney Powell (con los otros 150 que han dicho cosas parecidas empezando por Trump al parecer van a hacer la vista gorda) según el capo de Dominion John Poulos. Si yo fuera él me preocuparía por las cosas que ha dicho bajo juramento como hemos publicado hoy mismo:

Los dos pájaros georgianos, supuestamente republicanos como Trump, se dedicaron a ignorar las peticiones de auditoría de firmas alegando todo tipo de excusas y realizando 2 recuentos; uno obligado por ley (por el escaso margen) y encargado a una empresa, VotingWorks, fundada por Ben Adida y significada por la militancia izquierdista de todos sus directivos e incubada con la financiación de Amazon, Google, Facebook, Apple y Microsoft además de por fundaciones de centro izquierda, incluida la Fundación Open Society de George Soros, la Fundación Ford y la Fundación MacArthur. Por supuesto si cuentas y recuentas votos ilegales no vas a encontrar grandes diferencias, cosa que sí podrías hallar si te pones a auditar las firmas.

Además se adujo que una auditoría de firmas era una tarea imposible dado que cuando se abren los sobres ya se cotejan las firmas (del sobre y del voto) y luego se separan sobres y votos siendo imposible volver a emparejarlos. Una excusa de mal pagador ya que se pueden cotejar las firmas acudiendo a decenas de procedimientos alternativos (firmas del carnet de conducir, documentos de Hacienda, Seguridad social, etc.)

El día 3 de diciembre saltó el escándalo en forma de vídeo y se pudo ver a trabajadores electorales de Georgia en el Atlanta Farm Arena echando a la gente a eso de las 22:30 del día 3 de noviembre aduciendo que se paraba el recuento por la rotura de una cañería. Ni la cañería se rompió ni el recuento se detuvo, simplemente echaron a los medios y a los observadores para sacar cuatro maletas de votos de debajo de una mesa y ponerse a escanear votos (algunos tacos de votos se escanearon varias veces).

Ese mismo día el gobernador Brian Kemp dijo en Fox News que ante la vista de esa nueva evidencia iba a solicitar una auditoría de firmas a nivel estatal. Al día siguiente, por la mañana, el novio de su hija Lucy, Harrison Deal, de 20 años fallecía en un «accidente» de tráfico de camino a un mitin de Kelly Loeffler (la senadora republicana que seguramente hoy ha perdido su puesto). La auditoría estatal que pedía Kemp JAMÁS se realizó y casualmente un agente del Georgia Bureau of Investigation (GBI) especialista en escenarios de crímenes, James O´Sullivan, aparecía muerto en su casa y a día de hoy se desconocen las causas de su fallecimiento.

El GBI depende del ínclito secretario de Estado Brad Raffensperger y a O´Sullivan supuestamente le correspondía llevar a cabo las pesquisas sobre el «accidente» de Harrison Deal.

La auditoría a nivel estatal se quedó en un condado, el condado de Cobb, y no sobre el total de los votos sino sobre tan solo 15.000. El GBI de Raffensperger, cómo no, fue el encargado de este simulacro de auditoría en el que (por supuesto) no se encontraron indicios de fraude. Mark Meadows, el jefe de Gabinete de Trump se presentó por allí de improviso y no pudo siquiera entrar en la «sala de investigación».

Vídeo evidenciando fraude, Kemp que pide auditoría, novio de la hija que muere, investigador del GBI que muere, auditoría va a ser que no…simulacro de auditoría de la «señorita Pepis» y aquí no ha pasado nada.

Al mes de julio de 2019 lo llamé el «mes de China en Georgia», y a diciembre de 2020 le podría bautizar como el «mes de muertes sí, auditoría no».

Por supuesto que serán casualidades…

Porque que te reúnas con un chino espía de alto rango 9 días antes de que les cierren la guarida en Houston y 17 días antes de firmar un contrato con la empresa que supuestamente más ha ayudado a la victoria del candidato favorito del Partido Comunista Chino, y cuya empresa propietaria recibió 400 millones de un inversor sin desvelar a través de una filial de la única empresa extranjera que tiene licencia plena en el mercado de valores chino justo 26 días antes de las elecciones, eso son casualidades.

Que digas que vas a pedir una auditoría de firmas a nivel estatal y al día siguiente muera en un accidente el novio de tu hija y entonces no hay auditoría por ninguna parte, pero sí aparece un padre de familia sin historial de depresiones, agente especial del GBI de Raffesperger convenientemente suicidado, eso es también una casualidad.

Raffensperger es de facto y de iure quien tiene la última palabra a la hora de manejar los asuntos electorales y Kemp, tan gobernador como pardillo (asistió con su hija a la fiesta de Navidad en la Casa Blanca donde solo le quieren ver entre rejas) seguramente tiene sus cositas que tapar pero no tiene la potestad de mandar en nada relativo a las elecciones.

La llamada a Raffensperger

Sabedor de esto, Trump mantuvo una conversación telefónica con Raffensperger el pasado fin de semana de algo más de una hora.

Menos de 24 horas después de esta llamada el Washington Post publicaba primero una parte de la misma y poco después una supuesta transcripción completa. Brad sabe que van a por él, sabe lo que le puede caer encima y acude al buque insignia del progretariado USA (el Washington Post) para tratar de acorralar a Trump.

Raffensperger no ha negado que fuera su equipo (estaban presentes durante la llamada) los que filtraron el audio, simplemente se ha limitado a decir «La información está ahí. Es lo que es»

Raffensperger ha comentado que tal vez el fiscal del estado o el del condado de Fulton demanden a Trump, algunos representantes demócratas han hecho consultas al FBI, pero como en el caso de Dominion de momento son amagos. Tal vez lo que Trump y su equipo buscan es precisamente que muevan ficha en ese sentido.

El que no amaga es Trump El presidente del Senado de Georgia David Shafer ha anunciado que «el presidente Donald Trump ha presentado dos demandas, federal y estatal, contra el secretario de Estado Brad Raffensperger. Esto fue después de que Raffensperger grabara en secreto la “discusión del acuerdo confidencial” de ese litigio que aún está pendiente. El audio publicado por el Washington Post está muy editado y omite la estipulación de que todas las discusiones fueron con el propósito de resolver un litigio y son confidenciales según las leyes federales y estatales».

Al parecer la transcripción del Washington Post está muy editada y omite la estipulación previa a la charla en la que se hace constar que todas las discusiones serían con el propósito de resolver un litigio y que por tanto son confidenciales según las leyes federales y estatales.

Algunos van aún más lejos como el comentarista político Jack Posobiec quien ha asegurado que:

«La Casa Blanca planea remitir la filtración de Brad Raffensperger al Servicio Secreto para una investigación por motivos de seguridad nacional de la Ley de Espionaje»

Ayer y hoy mismo hemos asistido precisamente en Georgia, a cómo los republicanos pierden, muy probablemente, el control del Senado; lo que en caso de que Biden jurara el cargo le permitiría acometer reformas de calado muy del gusto de los amigos del Gran Reinicio y sin el contrapeso de una Cámara Alta capaz de vetar. Se han repetido las escenas de observadores republicanos a los que se les ha impedido observar en Fulton County (Atlanta, donde la cañería mágica y las maletas con votos) se han concedido permisos especiales para posponer la hora de cierre de los precintos (colegios) electorales hasta 3 horas y los dos candidatos demócratas muy probablemente salgan elegidos por un par de décimas de diferencia.

Cabe recordar que los dos candidatos republicanos, Purdue y Loeffler consideran que Raffensperger y Kemp, supuestamente también republicanos (aunque chinificados por algún «medio»), deberían dimitir por vergüenza torera. Dos enemigos menos para Raffensperger para dormir algo mejor.

Trump ya ha prometido hacer campaña contra Kemp y Raffensperger si estos tienen los cojones de presentarse a las próximas primarias para ser reelegidos, aunque seguramente Donald confía en que no harán campaña desde la cárcel.

—————————————-

Nota sobre la fecha de hoy en Washington:

Hoy es el día en que las dos cámaras de EEUU, Congreso y Senado, se reúnen en Washington en sesión conjunta para dar carta de naturaleza a los votos del Colegio Electoral. En dos semanas se supone que alguien debería jurar el cargo. Biden parece contar con todas las posibilidades de que el fraude que le ha llevado sin despeinarse desde su cueva en Delaware hasta este punto le sirva para convertirse en presidente; no obstante Trump no da la batalla por perdida. Hoy en Washington, con el alcalde suspendiendo ciertas libertades y convocando a la Guardia Nacional, se reunirán alrededor de un millón y medio de seguidores de Trump con el propio Donald arengando a los manifestantes.

A la misma hora un puñado de senadores y congresistas republicanos van a poner en duda los resultados electorales en numerosos estados. En su calidad de presidente del Senado, Mike Pence, el vicepresidente de EEUU presidirá la sesión conjunta de ambas cámaras. Al haber al menos un senador y un congresista en contra de la certificación de los resultados, que parece el caso, ambas cámaras se reunirán por separado por unas horas para decidir sobre el tema y solo si ambas cámaras votan a favor de rescindir la certificación se pasaría a un escenario en el que Trump podría por esa vía lograr la reelección.

Puesto que el Congreso cuenta con mayoría demócrata y en el Senado muchos republicanos no quieren líos (como Mitt Romney o Mitch McConnell) esa vía está prácticamente cerrada salvo que Trump cumpla sobradamente con presentar evidencias de fraude que harán cambiar a muchos representantes de opinión sobre el fraude. En mi opinión nada que pueda presentar Trump va a hacer cambiar de opinión a todos los co-conspiradores porque todos tienen sus «hipotecas» que pagar.

Otro escenario difícil pero no imposible es que Pence se salga del rol de maestro de ceremonias de la sesión conjunta y se niegue a firmar o dar su visto bueno pidiendo una comisión conjunta (5 senadores, 5 congresistas, 5 jueces del Supremo por ejemplo) como ya ocurrió en 1876 cuando 1876 el candidato republicano Rutherford B. Hayes se enfrentó al demócrata Samuel J. Tilden. Tilden ganó pero los indicios de fraude llevaron a crear una Comisión Electoral plenipotenciaria que estuvo investigando el fraude. Finalmente y por un solo voto (185-184) Hayes fue quien juró el cargo.

El último escenario es que entre hoy y el día 20 Trump active la Ley de Insurrección o declare la ley marcial y se hagan arrestos masivos y juicios militares. ¡¡Qué horror!! Pues sí qué horror, pero eso es lo mismo que ya hizo Lincoln, otro republicano el 15 de septiembre de 1863; el mismo que acabó con la esclavitud que defendían los del Partido Demócrata…

Pedro Trolero Sánchez "Hemos derrotado al virus"

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Zapatero "ministro" de Asuntos Exteriores del dictador Maduro

- Advertisment -

Más noticias

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas