jueves, enero 21, 2021
Inicio Ciencia Rumbo a la "chinificación" Vendrán más virus. China quiere tu ADN

Rumbo a la «chinificación» Vendrán más virus. China quiere tu ADN

Dado que no hay evidencia incontestable acerca del origen del COVID-19 (no se ha descubierto el huésped intermediario) y en vista de las consecuencias políticas y económicas alrededor de la pandemia de los últimos meses, todas las cuales benefician los intereses del Partido Comunista Chino, Freenoticias se abona a la hipótesis de que el COVID-19 es un arma de guerra de la dictadura comunista china.

Tenemos muy superados todos los complejos, a nosotros no nos amilana la posibilidad de ser tachados de negacionistas o conspiranoicos, y nuestra apuesta es tan válida y tan apuesta como la de los que afirman que no se sabe el origen del virus pero que no la han hecho los comunistas chinos porque eso significaría que son gente malísima. Nosotros pensamos que los comunistas convencidos son gente malísima y que los acontecimientos desencadenados por este arma biológica comunista china nos reafirman en nuestra postura.

Hay muchos ejemplos de como el COVID-19 ha servido a los intereses estratégicos del comunismo chino pero pondré uno muy cercano en el tiempo: Demente Joe Biden, el padre del putero cocainómano Hunter que se ha forrado haciendo negocios con China, jamás habría llegado hasta donde ha llegado sin este virus. Las «adaptaciones» electorales en estados como Pennsylvania, Nevada o Michigan que tan bien han servido para encubrir el descomunal fraude electoral en EEUU, no se habrían podido producir sin el virus. Sin este arma biológica, China no tendría al alcance de la mano sentar en el despacho oval a un verdadero siervo de sus intereses. Aunque quizá se tuerzan las cosas para Xi Jinping y Trump sea reelegido dándole la vuelta al fraude masivo del que ha sido víctima.

China en estos meses ha dado al mundo, gracias a los medios de comunicación «oficiales» de aquí y de allá, una imagen de eficiencia, y de solidaridad con el mundo que supone una campaña de lavado de imagen impagable para una tiranía asesina como la del régimen comunista chino. En realidad China ha hecho excelentes negocios a costa del virus, es la única economía importante que crece, y recompensa con la muerte a los doctores o científicos chinos que hablen sobre los orígenes de la pandemia.

El globalismo internacionalista también avanza posiciones con este virus chino al ganar predicamento las ideas que abogan por políticas a nivel mundial. Es decir que con la excusa de la necesidad de dar respuestas globales a amenazas globales se nos homogeneice a todos y se justifique llevar a cabo un Gran Reinicio para reconstruir mejor (os suena) y que seamos más inclusivos, sostenibles y resilientes (ergo que aprendamos a darnos por jodidos) y menos occidentales. En lo de homogeneizarnos y hacernos más sumisos-resilientes están de acuerdo tanto las dictaduras comunistas como los dictadores globalistas.

A este proceso lo llamo CHINIFICACIÓN.

La chinificación es un proceso mediante el cual se busca igualar a la población mundial estableciendo un común denominador de pobreza e ignorancia que permita despojar de capacidad de crítica o protesta a los individuos y con el objeto de permitir a unos pocos manejar a miles de millones de personas de forma eficiente mediante propaganda y mentiras.

De hecho creemos que este es solo el primero de varios virus made in China que vamos a padecer.

En marzo de 2013 la empresa Complete Genomics con sede en Mountain View, California (vecina de Google) fue adquirida por 117,6 millones de dólares por parte de la empresa china BGI-Shenzhen.

En su página web Complete Genomics declara que «Nos enfocamos en mejorar nuestra tecnología y ayudar a MGI a construir aplicaciones y sistemas de secuenciación de próxima generación para los mercados de investigación, clínicos y de consumo.»

MGI es la subsidiaria encargada de fabricar máquinas de secuenciación de genes dentro del grupo BGI-Shenzhen. BGI fue fundada en 1999 y en 2010 recibió 1.500 millones de dólares del China Development Bank destinados a ampliar su negocio.

El China Development Bank es un banco de desarrollo de la República Popular China dirigido por un ministro de gabinete con rango gobernador y bajo la jurisdicción directa del Consejo de Estado.

Traducido: el Partido Comunista Chino compra una empresa estadounidense dedicada a la secuenciación genómica del ADN con fines comerciales. Por lo tanto el PCCh dispone de perfiles genómicos de ciudadanos estadounidenses.

No se trata de un hecho aislado. También subvencionan muchos análisis de ADN que la gente se hace para conocer sus ancestros.

China también obtiene perfiles de ADN a través del pirateo informático como en el caso de la segunda aseguradora estadounidense, Anthem. Los piratas informáticos robaron nombres, fechas de nacimiento, direcciones, números de seguridad social y detalles laborales de 78 millones de clientes de Anthem. Desde mayo de 2013 hasta enero de 2015 se estuvieron extrayendo datos de Anthem y de otras dos empresas sin mencionar tal y como comenta Politico, un medio de izquierdas.

China por otra parte viene realizando una especio de diplomacia de vacunas con países como Marruecos o Nigeria a los que se les proporcionan todo tipo de vacunas a cambio de contar con análisis de todo tipo con el pretexto de poder hacer pruebas y de paso hacerse con perfiles genéticos de estas poblaciones. Si algún país se niega a realizar estas «pruebas» se queda sin las vacunas chinas.

Según Bill Gertz, periodista del Washington Times, China estaría desarrollando armas biológicas capaces de afectar a un perfil determinado de persona como por ejemplo un grupo étnico o racial.

General Chen Wei. Responsable de guerra biológica del ejército chino
General Chen Wei. Responsable de guerra biológica del ejército chino

A finales de enero de 2020 la general Chen Wei, considerada como la máxima autoridad militar china en el campo de las armas biológicas se trasladó a Wuhan en lo que muchos afirman fue un movimiento para borrar pruebas.

Chen Wei es viróloga y epidemióloga de la Academia China de Ciencias Médicas Militares. Según los medios oficiales chinos (como la CNN pero más a saco) Wei dirigió un equipo que desarrollaba una vacuna contra el coronavirus, y se convirtió en la primera persona en China en participar en el ensayo clínico. Lo que también ocurrió es que la general se hizo cargo del WIV (Wuhan Institute of Virology) que nominalmente depende de la Academia china de las Ciencias y no del ejército.
Los esfuerzos de la general Wei fueron reconocidos en septiembre cuando recibió el codiciado premio «Héroe del Pueblo» de manos del presidente Xi Jinping en una ceremonia en Pekín.

El WIV cuenta con instalaciones de laboratorio de nivel P4 o BSL-4 (Biosafety level 4) desde 2003 cuando la Academia China de las Ciencias mostró su interés por adquirir un laboratorio para tratar con patógenos de nivel 4 (P4) y llegaron a un acuerdo con el gobierno francés para que les proveyera de esta tecnología (contra el criterio de los servicios de inteligencia franceses). En 2004 el laboratorio de nivel P4 estaba completado. La construccion del laboratorio se llevó a cabo por parte de IPPR Engineering International que es una empresa que mantiene una dependencia del Ejército de Liberación Chino.

El 14 de enero queda descartada la transmisión entre humanos del virus

El 19 de enero la transmisión entre humanos es posible aunque muy infrecuente

El 23 de enero se confina Wuhan sin que la OMS del siniestro Tedros Adhanom diera la voz de alerta. El 25 de enero coincidiendo con la celebración del año nuevo chino decenas de miles de ciudadanos de este país viajan por todo el mundo contagiando y siendo abrazados como muestra de solidaridad y de ausencia de sentimientos racistas. El 31 de enero Donald Trump decreta la prohibición de entrar en EEUU a cualquier ciudadano que hubiera estado en o proveniese de China siendo acusado, cómo no, de racismo. La portavoz del Congreso, Nancy Pelosi se paseaba el 24 de febrero por Chinatown en San Francisco abrazando a todos y animando a la gente a ir al barrio.

Durante todo el mes de enero las autoridades comunistas chinas estuvieron jugando con la OMS quitando importancia a un virus que conocían mucho mejor de lo que querían admitir.

El virus ya estaba secuenciado desde el 2 de enero por el equipo de la doctora Shi Zhengli del laboratorio de Wuhan (¡en 48 horas!). El 30 de diciembre Shi viajó desde Shanghai donde asistía a una conferencia, de vuelta a Wuhan y en menos de 3 días el virus estaba ya secuenciado. Sospechosa eficacia la de la doctora Zhengli, tanta que parecería cómo que le bastó consultar alguna base de datos previa. El Centro Chino de Control de Enfermedades (CDC) obtenía por su cuenta el día 3 de enero la secuenciación. En esas fechas de cara al resto del mundo prácticamente nada ocurría.

El 11 de enero se publicaba a través de un chat de profesionales médicos en la web virological.org la primera secuenciación del virus, se hizo gracias al Doctor Yong-Zhen Zhang del Centro Clínico de Salud Pública y la Escuela de Salud Pública de Shanghai. El doctor Zhang recibió una reprimenda por parte del CDC.

Shi Zhengli en el laboratorio de Wuhan

El 12 de enero las autoridades chinas, obligadas por el paso dado por el doctor Yong-Zhen Zhang, hicieron pública la sequenciación genómica del virus y no fue hasta 8 días más tarde cuando reconocieron que el virus sí se contagiaba entre humanos.

En China desde abril ya nadie muere por Covid, al parecer así se ha decretado. En China los doctores que hablen sobre lo acontecido en torno al Covid-19 durante las primeras semanas de este fatídico año 2020 se exponen a ser acusados de traición y ejecutados.

China ha ganado mucho con este virus. Si el COVID-19 es un arma biológica china creada a partir de cepas de coronavirus modificadas mediante ingeniería genética como afirma la doctora Li-Meng Yan (ahora exiliada en EEUU) el «experimento» ha sido un éxito para los intereses geoestratégicos del Partico Comuninsta Chino.

Si por el contrario se trata de un virus de origen natural, entonces el comunismo chino ha sido bendecido por el azar biológico con un virus que parece estar prácticamente a su servicio. Si el virus surgió de la naturaleza para castigar a la Humanidad como piensa el príncipe Harry, un imbécil con corona, y aunque se desconozca ese origen natural concreto, no me cabe duda de que las autoridades comunistas chinas también han tomado buena nota de las cosas que se pueden lograr con estos bichitos.

Quizá estamos viviendo una prueba de concepto a nivel mundial con un virus de fácil difusión y baja letalidad. Un virus que permite a los estados limitar las libertades individuales apelando a la salud del rebaño, un virus que permite poner un bozal físico a la población, un virus que justifica la distancia entre personas y la prohibición de organizar protestas multitudinarias, un virus que permite a dictadores como Pedro Sánchez gobernar a base de decretos y ciscarse en el parlamento.

Empresas chinas financiadas por el régimen compran empresas de investigación genética en todo el mundo; China obtiene de Francia la tecnología necesaria para disponer de un laboratorio capaz de tratar patógenos mortales y para los que no hay defensas; agentes chinos piratean aseguradoras estadounidenses; las autoridades chinas llevan a cabo perfilados genéticos masivos de su población. Y en mitad de todas estas cosas surge un virus que ha colocado a China en una posición inmejorable con respecto a los demás países (único país importante con crecimiento económico para 2020 según el FMI).

Esta epidemia que vivimos ahora sería un ensayo general pero vendrán más virus y podrán ser más sofisticados y selectivos o más letales. Quizá estos nuevos virus exijan vacunas cada vez más intrusivas. Quizá se confeccionen virus destinados a decimar determinado tipo de poblaciones que se destaquen por su «desobediencia». ¿Seguiremos acatando y soportando todo lo que se nos imponga bajo el pretexto de proteger la salud de la población?

Publicación sobre el Covid 19 de la Doctora Li-Meng Yan. Descarga

Pedro Trolero Sánchez "Hemos derrotado al virus"

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Zapatero "ministro" de Asuntos Exteriores del dictador Maduro

- Advertisment -

Más noticias

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas