viernes, septiembre 17, 2021
InicioOpiniónSu "Satanidad" el Papa liberticida.

Su «Satanidad» el Papa liberticida.

Un Papa, Juan Pablo II, ayudó a derrotar al comunismo, otro Papa, Francisco I, intenta resucitarlo.

«El derecho de algunos a la libertad de empresa o de mercado no puede estar por encima de los derechos de los pueblos, ni de la dignidad de los pobres, ni tampoco del respeto al medio ambiente, puesto que «quien se apropia algo es sólo para administrarlo en bien de todos». Encíclica Fratelli Tutti

«Quien se apropia de algo», Su Santidad, o se lo encuentra por la calle o lo roba. Las empresas y los ciudadanos COMPRAMOS bienes y servicios con una cosa que se llama dinero que cuesta esfuerzo obtener haciendo cosas como trabajar. ¿Recuerda Su Santidad aquello de ganarás el pan con el sudor de tu frente? El Papa en este párrafo deja bien a las claras cuál es su discurso ideológico: Las empresas se apropian. De ahí al «exprópiese» de Hugo Chávez solo hay un paso.

¿Administrar en nombre de todos? ¿En serio Santidad? ¿Si yo tengo una tienda de zapatos debo administrarla en nombre de todos o en nombre de mi familia y mis socios que son los que han arriesgado su dinero? ¿Si yo tengo una zapatería me he apropiado de algo Santidad? ¿Si yo doy empleo a 3, 5 o 200 personas me he apropiado de algo?

Creo con sumo pesar Santo Padre, que a usted le gustaría que fueran los estados los que administraran todo para evitar que haya capitalistas apropiándose de cosas y sedientos de humillar a los pobres y de dañar al medio ambiente. Al fin y al cabo como el Estado somos todos pues de todos será la riqueza y los medios de producción ¿verdad? Ese sistema, el comunismo, lo conocía muy bien su predecesor Juan Pablo II, y le gustaba tan poco que dedicó su papado a ayudar a derribarlo.

Cuando el Papa dice «el derecho de algunos a la libertad de empresa» parece como que se tratara de un derecho de unos pocos, cuando es un derecho de todos. Todos podemos tener iniciativa Santo Padre y esa iniciativa es la que mueve el mundo hacia adelante, la que acaba con las enfermedades, la que crea riqueza y reduce la pobreza. ¿Sabe Santo Padre que la mitad de las iniciativas capitalistas fracasan? ¿Sabe lo que es arriesgar su dinero señor Bergoglio?

«Derechos de los pueblos» dice el Papa. Dios no dio derechos a los pueblos, Dios dio derechos a los hombres, al individuo. «La dignidad de los pobres» es la misma que la de los ricos, es la dignidad de la persona, porque desde un enfoque cristiano cada persona es un hijo o hija de Dios. Quien crea riqueza no lo hace a costa de los pobres excepto en países tiránicos liderados por tiranos con los que usted siempre posa sonriente (porque con Trump usted parecía tener un cólico por la cara que ponía)

El Papa marxista
Las caras del Papa cuando se reúne con los suyos. El Papa parece estar más a gusto rodeado de tiranos.

No hay conflicto entre el derecho a la iniciativa privada y los derechos (inventados) de los pueblos que el Papa marxista dibuja. Es la libertad de poder emprender la que otorga dignidad al ser humano, porque sin el afán de superarse y de hacer cosas nuevas no habría agricultura, no habría vacunas, no habría riqueza que poder ser repartida a través de los salarios y de los impuestos.

Porque en este Valle de Lágrimas, Santidad, el mejor de los sistemas imperfectos que existen es el capitalismo por más que a usted, Beatísimo y Progretario Padre, eso le descomponga. Son los estados tribales, los estados islámicos y los estados marxistas los que más humillan a todos sus ciudadanos. Es en esos estados donde la libertad a la que como Hijos de Dios tenemos derecho más se pisotea, es en esos estados, querido Karl Marx con sotana, donde la dignidad humana es arrastrada.

Ningún sistema ha logrado mejorar más y mejor las condiciones de vida de la Humanidad que el capitalismo: la salud, la alimentación, la educación, la igualdad de hombres y mujeres y las oportunidades para prosperar mediante el esfuerzo y el mérito más que mediante la sumisión y el lameculismo.

Porque ninguna sociedad es perfecta, ninguna civilización es inmaculada pero yo si tengo los cojones para decir lo que usted sabe y no dice: La Civilización Occidental es la mejor civilización, y de lejos, y el capitalismo es el mejor sistema económico, y también de lejos.

La Conferencia episcopal, mamporrera de la izquierda: se la pela la Cruz y  el Valle de los Caídos. - ALERTA NACIONAL
El Papa recibe sonriente un «Cristo» crucificado en la hoz y el martillo de manos del pedófilo Evo Morales

Por supuesto que el capitalismo debe ser complementado con medidas que permitan mantener un estado de bienestar que permita cuidar de los verdaderamente desamparados. Repito, los VERDADERAMENTE desamparados, y con esto me refiero a los huérfanos a los enfermos, a los inválidos y a los que después de llevar años trabajando y aportando pierden su sustento. Si no hay nada o hay muy poco, poco o nada puede repartirse, y esa riqueza que se reparte no surge de la nada sino del esfuerzo de los que aportan su capital y su trabajo para poner en marcha una empresa. Son los que usted llama apropiadores los que generan riqueza y progreso

Este Papa siempre está en primer tiempo de saludo para dar la «bienvenida» a quienes nos invaden. No es caridad cristiana acoger a varones de veintitantos años fuertes como robles que pagan a mafias miles de euros para venir a Occidente a parasitar nuestras sociedades abandonando a mujeres, ancianos y niñas. No es caridad cristiana acoger a quienes desprecian nuestros valores y ponen en riesgo a eso que a usted le gusta tanto repetir, los derechos de los pueblos a vivir con seguridad. No es caridad cristiana recibir a aquellos que violan a nuestras mujeres, intimidan a nuestros ancianos y saquean nuestros escasos recursos.

Si hay que acoger a gente que sea a los verdaderos pobres y necesitados no a hombres solteros en plena forma; si hay que acoger a alguien que se haga respetando las leyes, esas leyes que usted tanto dice respetar cuando se trata de ponernos un bozal o impedirnos acompañar a los moribundos, y no prestándonos a una invasión de tíos enormes.

Es usted Santidad un hipócrita, un sepulcro blanqueado, un fariseo y un cretino que da alas a las mafias de esclavos. Es el Papa perfecto para acompañar el discurso globalista que busca un mundo de pobres silenciosos y silenciados.

El Papa está alineado con toda la basura globalista que va blandiendo el discurso del «build back better» (reconstruir mejor) y el «Gran Reinicio» como puede verse en este tuit:

Suena bonito lo de reconstruir salvo que da a entender que hay algo que está o debe estar derribado…

Recientemente el Papa montonero, populista y peronista escribió un artículo para el diario de las élites progres costeras de EEUU, el New York Times, en el que decía lo siguiente:

«…algunos grupos protestaron, negándose a mantener la distancia, marchando contra las restricciones de viaje, ¡como si las medidas que los gobiernos deben imponer por el bien de su pueblo constituyeran una especie de asalto político a la autonomía o la libertad personal! Mirar el bien común es mucho más que la suma de lo que es bueno para las personas. Significa tener en cuenta a todos los ciudadanos y tratar de responder eficazmente a las necesidades de los menos afortunados».

«Es demasiado fácil para algunos tomar una idea – en este caso, por ejemplo, la libertad personal – y convertirla en una ideología, creando un prisma a través del cual juzgan todo». Artículo del Papa Francisco publicado por el New York Times el 26 de noviembre.

El Papa da por sentado que las medidas que se están imponiendo por parte de los gobiernos son por el bien de sus pueblos. Jorge Mario Bergoglio, a quien yo considero un cobarde, es una persona bastante inteligente y sabe que las medidas que se están imponiendo tienen un objetivo que va mucho más allá de protegernos de un virus. Un buen pastor debería alertar a su rebaño de que una cosa es protegerse de un virus y otra es aprovecharse de un virus para atacar el don divino de la Libertad de cada persona.

Al Papa le parece mal que la libertad personal se convierta en una ideología porque es un Papa que habla de los derechos de los pueblos y de la apropiación capitalista, es un Papa que está más en la lucha de clases y en el Capital de Karl Marx que en el Evangelio. Si Dios nos hizo a su imagen y semejanza y nos dotó de libre albedrío supongo que lo haría para emplear ese libre albedrío para decidir, para buscar la verdad en las cosas y para razonar y no solo para seguir como borregos a cualquier imbécil. ¿O no Santo Padre?

La libertad individual no es una ideología Jorge Mario, sino una condición humana a la que muchos quieren que todos renunciemos. Si no cuestionas las normas puedes encontrarte con que no te parezca raro que el aforo en las iglesias deba ser del 33% y el de los bares el 50% o que en programas como «Master Chef» o en «Tu Cara me Suena» literalmente se coman a besos y se metan mano mientras se limita el aforo en los funerales.

Su Satanidad ya mostró a las claras sus querencias liberticidas hace más de 5 años. El 15 de enero de 2015 en un vuelo entre Sri Lanka y Filipinas un reportero francés le preguntó al Papa «¿hasta qué punto se puede llegar en la libertad de expresión, que es también un derecho humano fundamental?”. Tan solo 8 días antes, el 7 de enero unos terroristas islámicos habían asesinado a 14 personas por culpa de unas caricaturas. El Papa comenzó:

«Creo que los dos son derechos humanos fundamentales, tanto la libertad religiosa como la libertad de expresión… Usted es francés, vayamos a lo de París, ¡hablemos!»

Y el Papa le dijo:

«Cada uno tiene el derecho de practicar la propia religión. Matar en nombre de Dios es una aberración». Perfecto Jorge Mario, si te paras ahí todos lo suscribimos.

Pero el Papa continuó diciendo:

«En cuanto a la libertad de expresión: cada persona no solo tiene la libertad, sino la obligación de decir lo que piensa para apoyar el bien común pero sin ofender, porque es cierto que no se puede reaccionar con violencia, pero si el doctor Gasbarri (organizador de los viajes papales), que es un gran amigo, dice una grosería contra mi mamá, le espera un puñetazo. No se puede provocar, no se puede insultar la fe de los demás. Hay mucha gente que habla mal, que se burla de la religión de los demás. Estas personas provocan y puede suceder lo que le sucedería al doctor Gasbarri si dijera algo contra mi mamá. Hay un límite, cada religión tiene dignidad, cada religión que respete la vida humana, la persona humana… Yo no puedo burlarme de ella. Y este es límite. Puse este ejemplo del límite para decir que en la libertad de expresión hay límites como en el ejemplo de mi mamá». ¿Se puede ser más repugnante Su Satanidad?

El Papa Francisco I haciendo apología del terrorismo islámico. 15 de enero de 2015

Cuando leí esta declaración del Papa marxista una semana después de los atentados de Charlie Hebdó, no tuve ninguna duda en que este sujeto es un enemigo de la Humanidad, un peligro y un cobarde miserable. Pido disculpas por quedarme corto con los calificativos; merece epítetos mucho más contundentes.

Dice Bergoglio que tenemos libertad de decir lo que pensamos…pero sin ofender. No, no y mil veces no. El sentimiento de ofensa pertenece a quien se ofende no a quien dice lo que piensa. Si ponemos el límite a la libertad de expresión del sujeto A en la potencial posibilidad de que los sujetos B, C o N se ofendan estamos cercenando la libertad de expresión del sujeto A.

Dice el Papa que tenemos no solo la libertad sino la obligación de decir lo que pensamos…pero sin ofender. Si yo pienso que Mahoma era un pervertido y un señor de la guerra homicida que detestaba a las mujeres, que mandaba torturar y asesinar, y le aseguro Su Santidad que no me faltan argumentos y citas para avalar esas afirmaciones, ¿cómo voy a cumplir con la obligación que usted mismo dice que tengo de decir lo que pienso evitando que se ofenda alguien?

La verdad os hará libres (Juan 8:32) Sé que sois descendientes de Abraham; pero procuráis matarme, porque mi palabra no halla cabida en vosotros (Juan 8:38).

Pero el Papa se revuelca en la mierda y muestra su verdadero talante cuando después de decir «es cierto que no se puede reaccionar con violencia» añade un pero: «pero si el doctor Gasbarri dice una grosería contra mi madre le espera un puñetazo». ¿En qué quedamos Jorge Mario?

A Su Satanidad se le ocurre justificar crímenes trazando un paralelismo entre que alguien insulte a su «mamá» y reciba un merecido puñetazo y que alguien dibuje unas caricaturas y sea asesinado. Dice el satánico Jorge: Estas personas provocan y puede suceder lo que le sucedería al doctor Gasbarri si dijera algo contra mi mamá El Papa dando munición al terrorismo islámico; todo un ejemplo.

Luego remata diciendo «cada religión tiene dignidad, cada religión que respete la vida humana, la persona humana… Yo no puedo burlarme de ella»

Lo que pasa es que hay religiones que no solo no respetan la vida humana sino que te prometen el paraíso si acabas con la vida de los humanos que no sirven a su dios.

Me gustaría ver a Su Satanidad diciéndoles a las viudas, a los huérfanos, padres, madres y amigos de las víctimas de Charlie Hebdó que a sus maridos, padres, hijas y amigas les mataron porque los asesinos de su ser querido actuaron igual que él actuaría dando un puñetazo a quien se meta con su mamita. Iba a necesitar a toda la Guardia Suiza para salir vivo de ahí.

La libertad, para un cristiano, es un derecho divino no un derecho concedido por unos humanos, tribus o estados a otros humanos. Los estados deben limitarse a proteger esa libertad.

Según la cosmovisión cristiana del mundo, Dios nos otorgó la libertad de elegir entre el bien y el mal, y yo que soy católico, elijo despreciarle a usted Santo Padre en la confianza de que despreciarle a usted, aunque quizá me equivoque, equivale a aborrecer el mal y la cobardía.

Había otro Papa no hace muchos años que decía:

«Ser libre es poder y querer elegir, es vivir según la propia conciencia». «El Estado debe no sólo reconocer las libertades fundamentales de las personas, sino protegerlas y promoverlas» 24 dic 1980; Juan Pablo II.

Ese Papa ayudó a derrotar el comunismo, usted Su Satanidad, parece querer resuciarlo.

Karol Wojtila no era perfecto, yo tampoco lo soy ni de lejos, pero era un Papa con dos grandes cojones que a usted señor Bergoglio, cobarde marxista, le faltan.

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Cortes de Lezo Publiohttp://freenoticias.com
La mentira tiene las patas muy cortas y poca fuerza, y por eso necesita ser protegida por los cabrones que nos gobiernan

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies