lunes, mayo 16, 2022
InicioOpiniónMeritxell Batet, la comisaria política del Congreso y la libertad de expresión...

Meritxell Batet, la comisaria política del Congreso y la libertad de expresión “a la carta”

La libertad de expresión, entendida por gentuza como Meritxell Batet, consiste en defender el derecho a mentir de los de su cuerda y en defender su (de ella) Libertad de Represión para acallar las verdades de sus rivales políticos.

Si yo fuera presidente del Congreso y un señor diputado dijera ante la Cámara que Pablo Casado es un extraterrestres reptiliano o una señora diputada afirmase que Adriana Lastra es una excelente cardióloga me limitaría a sonreír y seguiría atento al tiempo de las intervenciones porque poder mentir es parte de nuestra libertad de expresión.

Si yo fuera presidente del congreso y el macarrilla a tiempo completo, y diputado a ratos, Gabriel Rufián, dijera que el rey es el diputado número 53 de VOX, tampoco le reprobaría ni le llamaría al orden. Mentir, es su derecho (y al parecer su naturaleza)

Es fácil darse cuenta de que Casado no es un extraterrestre reptiliano, a lo sumo es un anfibio; que Lastra no es cardióloga, sino una parásita intestinal política desde los 16 años; y que no había ningún Felipe de Borbón en las listas de Vox.

Si yo fuera presidente del Congreso y durante un pleno Tomás Guitarte, el diputado del partido Tomás Exige, dijera que Teruel existe, no le llamaría al orden ni exigiría que se retire tal afirmación del Diario de Sesiones aunque los negacionistas que afirman que Teruel es una fantasía monten en cólera. Es prácticamente seguro que existe Teruel y aunque dijera que Narnia existe me seguiría pareciendo bien.

Si la ofensa es el criterio para que la institutriz roja Meritxell te dé un capón o te censure, lo mejor que podría hacer la oposición es mandarla, educadamente, a tomar por culo y seguir ofendiendo por tierra mar y aire a todos y todas sus melindrosas y progretarias señorías

Si yo fuera presidente del Congreso y la purgada diputada Cayetana Álvarez de Toledo dijera que el padre de Pablo Iglesias es un terrorista seguiría pensando en que debo ir a comprar pescado en cuanto salga de allí.

El rey no es diputado de VOX, ni por Guadalajara ni por ninguna otra provincia, es un hecho probado; en cuanto al padre de Pablo Iglesias la única duda está en si añadir o no el prefijo ex a la palabra terrorista, porque su militancia pasada en una organización terrorista es algo de lo que el propio Pablo se siente públicamente orgulloso. Según mi criterio, como presidenta del Congreso, la señora Batet está obligada a permitir a los representantes de los españoles decir lo que les apetezca. Si un diputado electo en una sede de la Soberanía nacional tiene que someterse a la censura apañados vamos los ciudadanos de a pie.

Queda claro que a mí todo lo que no sea amenazarse de muerte o darse de leches debería ser permitido en el Congreso y quien quiera ser grosero o un mentiroso quedará retratado.

Pero si nos ponemos a jugar al juego de “te censuro porque me ofendes”, juego que detesto, juguemos todos con las mismas reglas, aunque al final en la Carrera de San Jerónimo solo se pueda hablar del tiempo. Lo que no es de recibo es tener de interpretadora de ofensas a una comisaria como Batet.

Si la ofensa es el criterio para que la institutriz roja Meritxell te dé un capón o te censure, lo mejor que podría hacer la oposición es mandarla, educadamente, a tomar por culo y seguir ofendiendo por tierra mar y aire a todos y todas sus melindrosas y progretarias señorías

Si el criterio para censurar algo en el Congreso es el de veracidad…no sigo que me da la risa.

Si yo fuera presidente del Congreso y un tal Indalecio Prieto sacara una pistola, la amartillara y apuntara a un diputado, sí que me ocuparía de que le cayera todo el peso de la Ley. Decir mentiras, burdas o floridas, es un derecho y una necesidad que suelen ejercer las mentes más obtusas, cortas y maliciosas, como la que alberga Rufián entre sus orejas. Mentir es un derecho, y en política, sobre todo de izquierdas, es casi una obligación. Cuando un político miente de forma tan burda como en el caso de Rufián hay que agradecerle que ponga tan fácil desmentirle y calificarle con todo fundamento como el cabronazo macarra que es. Las ideas malas y las mentiras en un mercado libre de ideas tienen sus horas contadas y es muy conveniente que las mentiras dichas en sede parlamentaria queden para la posteridad en el diario de sesiones. Sacar como prueba de la pertenencia del rey al grupo parlamentario de VOX una foto de un Felipe de 6 años saludando a Francisco Franco (aunque a la muerte de Franco el hoy rey tenía 7 años Rufián dijo que debía tener unos 10 en la foto) es digno de un quinqui navajero como Gabrielito.

Pero yo no soy el presidente del Congreso, lo es Meritxell Batet y es una comisaria más al servicio del advenimiento de la narciso-dictadura de Pedro Sánchez. Como buena comisaria que es Batet cuando alguien dice una verdad difícilmente cuestionable pero incómoda para sus amos, amonesta y sugiere que la diputada solicite retirar esas palabras del diario de sesiones, y cuando un camarada separatista monta un circo para decir una mentira palmaria Meritxell se transforma en la campeona de la libertad de expresión.

La libertad de expresión, entendida por gentuza como Meritxell Batet, consiste en defender el derecho a mentir de los de su cuerda y en defender su (de ella) Libertad de Represión para acallar las verdades de sus rivales políticos.

loader-image

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Homo Correctensis. El primer libro de Freenoticias

Un libro que desintegra, fulmina y aplasta todos los iconos y los dogmas de la fe correctensis, empleando cosas absolutamente fachas como el sarcasmo, el humor y los datos. No hay misericordia ni respeto en las páginas de Homo Correctensis, sino un análisis brutalmente directo y sin concesiones, repleto de argumentos, información contrastada y un humor desinfectante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies