Pedro Sánchez, la forja de un dictador. Primera parte

Cuando tu palabra tiene menos valor que un congelador en la Antártida y el honor es algo que ni siquiera entiendes para qué sirve; cuando ninguneas al jefe del Estado al que juraste lealtad y te pasas por la piedra a los demás poderes del Estado, eres Pedro Sánchez: un dictador.