La ONU culpa al patriarcado del Covid-19. Y lo trágico es que no es un chiste, aunque lo parezca.

La ONU es una factoría de despropósitos así que el desparrame del inclusivo Guterres no destaca mucho en un paisaje de declaraciones falaces y jodidamente sesgadas.