Joe Biden es humo. La izquierda radical tiene al Partido Demócrata cogido por las pelotas.

No nos engañemos. Este movimiento ya está tan arraigado que continuará sin importar quién gane este noviembre. El reciente boicot a Facebook por parte de más de mil grandes corporaciones porque no estaba haciendo lo suficiente para sofocar la libertad de expresión es una indicación especialmente escalofriante de su omnipresencia.