jueves, octubre 21, 2021
IniciointernacionalJoe Biden es humo. La izquierda radical tiene al Partido Demócrata cogido...

Joe Biden es humo. La izquierda radical tiene al Partido Demócrata cogido por las pelotas.

Los homicidios se han disparado un 24% en las 50 ciudades más grandes de EEUU, prácticamente todas en manos de alcaldes “copito de nive” del Partido Demócrata que aplauden y se arrodillan ante grupos violentos como Black Lifes Matter

Ayúdanos a deshacernos de Donald Trump y devolveremos al genio de la izquierda radical a la botella. Ese es el mensaje que los demócratas tradicionales que apoyan a un pobre hombre llamado Joe Biden y los Never Trumpers republicanos están enviando a los votantes horrorizados ante el aumento de las tasas de asesinatos y la cultura de la cancelación que está devorando a Estados Unidos ante la descarada complicidad del Partido Demócrata

David Brooks decía el 13 de agosto en su columna del New York Times

«Las fuerzas que llevaron a Joe Biden a la nominación son mucho más poderosas que unos pocos extremistas en Portland o incluso los antiliberales de izquierda en el campus».

De lo que Brooks quiere convencer al electorado tradicional del Partido Demócrata, que anda flipando con lo que ve en las calles de las ciudades gobernadas por el partido que ha aupado a un candidato con serios problemas cognitivos, es de que las élites pijas de Nueva Inglaterra y de la Costa Oeste son mucho más poderosas que las brigadas de enmascarados que saquean negocios, asesinan y se enseñorean de las calles exigiendo la abolición de la policía. Hasta para el New York Times es una tarea difícil convencer a la gente de tamaña fantasía        

Nadie con un poco de sentido común puede creerse que Antifa o Black Lifes Matter son un grupito de exaltados que en cuanto desaparezca Trump de la ecuación van a regresar a los trabajos que no tienen o a estudiar sus grados de diversidad o “white guilt” en las universidades infectadas por la más repugnante corrección política que ha nutrido desde décadas el discurso de la ofensa y la identidad por encima del debate libre de ideas (para lo que debería estar la universidad)

Los homicidios se han disparado en un 24% en las 50 ciudades más grandes del país, las cuales en su inmensa mayoría están en manos de alcaldes “copito de nive” del Partido Demócrata. En ciudades como Austin el ayuntamiento de Steve Adler sanciona como delito de odio y racismo el simple hecho de que el dueño de un negocio borre pintadas del grupo paraterrorista Black Lifes Matter, Baltimore en la Coste Este es el decorado de una película de Mad Max, y el Fiscal General de San Francisco Chesa Boudin dice que «No procesaremos casos que involucren crímenes contra la ´calidad de vida´. Los delitos como acampar en público, ofrecer o solicitar sexo, orinar o defecar en público, bloquear una acera, etc., no deben ser ni serán enjuiciados. Muchos de estos delitos aún están siendo procesados; tenemos un largo camino por recorrer para despenalizar la pobreza y falta de vivienda «.  

Tenemos a Twitter actuando como la guillotina de los reos culpables del delito de discrepar del pensamiento único y a 1000 empresas haciendo boicot a Facebook por no extremar su celo censor contra los que disienten del discurso izquierdista monolítico. La reina de los anuncios cursis y atufantes de moralina, Coca Cola, es abanderada de este boicot destinado a SOFOCAR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Twitter y Facebook están literalmente arrodillados ante el monstruo que es Black Lifes Matter y no son los únicos.   

El votante moderado del Partido Demócrata ve a los multimillonarios de la NBA y la NFL arrodillados llevando camisetas de un grupo paraterrorista y no entienden que su partido defienda a un grupo con capítulos por todo EEUU que se dedica a saquear y a incentivar la revuelta. Este mismo votante moderado escucha como destacados dirigentes, supuestamente moderados, como Nancy Pelosi (portavoz en el Congreso) defienden el aborto hasta los 9 meses de gestación como una forma de empoderar y desatar el potencial de las mujeres.

Parafraseando a J. Peder Zein en un artículo para Realclearpolitics

“Las élites de Washington ignoran estas verdades incómodas debido a su fe inquebrantable en el poder del gobierno y su propia sabiduría. A pesar de toda la evidencia en contrario, todavía creen que dirigen las cosas. Ven a la izquierda radical como un semental juguetón al que pueden controlar a través del compromiso y la razón cuando es más probable que sea un burro fugitivo que está fuera de su control porque trasciende la política.”

¿Verdad que parece que habla de España?

Las fuerzas que se han desatado este verano, destrozando y saqueando negocios, derribando estatuas, asesinando a personas no son una reacción temporal a las políticas de Trump sino que son consecuencia de una lenta decantación de ideas basadas en poner por delante la identidad a la razón.

El New York Times, sancta sactorum del progresismo, con permiso del folleto de Jeff Bezos (The Washington Post), despidió a James Bennet por atreverse a publicar una carta abierta de un senador republicano. Los empleados del NYTimes consideraron esto ofensivo y Bennet, un periodista de la vieja escuela, se fue a tomar por culo entre los gritos de terror de los copitos de nieve de la redacción que estaban aún en trance por semejante afrenta

Porque en los EEUU de hoy, y por aquí en España también,es más importante la salud mental de tus delicados y sensibles empleados fácilmente ofendibles que contar verdades, tener periodistas de raza o dejar a un senador escribir una carta abierta.

Las universidades americanas están llenas a rebosar de profesores que no toleran la disidencia. Un ejemplo reciente, entre los miles que hay, es el de Chloe Cark  profesora de inglés de la Universidad de Iowa State que mandó una nota a todos sus alumnos advirtiendo que no iba a tolerar “argumentos contra el matrimonio homosexual, el aborto, Black Lives Matter, etc y me lo tomaré muy en serio».

Dice el himno de EEUU en su última estrofa  que la bandera ondea sobre la tierra de los libres y la casa de los valientes  (“O’er the land of the free and the home of the brave”) pero con personajes como esta Chloe, y hay miles y millones como ella, tendrán que cambiar el texto por algo más inclusivo y feminista, y más cursi.

Lla libertad académica es cosa del pasado en EEUU.

La reina de los anuncios cursis y atufantes de moralina, Coca Cola, es abanderada de este boicot destinado a SOFOCAR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

No nos engañemos. Este movimiento ya está tan arraigado que continuará sin importar quién gane este noviembre. El reciente boicot a Facebook por parte de más de mil grandes corporaciones porque no estaba haciendo lo suficiente para sofocar la libertad de expresión, es una indicación especialmente escalofriante de su omnipresencia.

Si las élites demócratas a las que se refiere el New York Times son tan blanditas como los alcaldes de Austin, Minneapolis o Portland, y lo son, los radicales de dentro y fuera del partido van a cenase a esas élites tan campanudas poco hechas y con patatas.

Un botón de muestra es la actitud del alcalde de Portland, una ciudad donde el centro ya está fuera del control de la policía y a la que Trump envió a la Guardia Nacional. Ted Wheeler alcalde demócrata de Portland dirigiéndose a los manifestantes para pedirles perdón por lo malo que es Donald Trump que manda a la guardia nacional a poner orden:

Ted Wheeler, alcalde de Portland dirigiéndose a los manifestantes de Black Lifes Matter

  • «Quiero agradeceros a los miles de vosotros que os habéis opuesto a la ocupación de esta ciudad por parte de la administración Trump»

Hombre, es tu Presidente que va al rescate de los ciudadanos que tú, blandito progre afectadito, no sabes y no quieres proteger

Esto es Portland hace una semana. Mirad el vídeo

Un hombre es obligado a no levantarde y es pateado en la calle en plena cabeza por seguidores de Black Lifes Matter en Portland, Oregon. El Partido de Joe Biden mientras tanto solamente sabe ponerse de rodillas

A nadie debe extrañarle que los sindicatos policiales se estén alineando con Trump, como es el caso de la Policía de Nueva York, porque en el lado de enfrente no solo están tomándose en serio la petición de Antifa y Black Lifes Matter de dejar de financiar a la policía sino que como es el caso de Nueva York, su gobernador Cuomo persigue a artistas que hacen arte callejero en favor de los chicos de azul y no tolera que las pintadas de ultrizquierda sean borradas.

Este genio no volverá a la botella. La pregunta es: ¿queremos poner al mando a las personas que lo van a desafiar o a quienes lo están facilitando o hacen la vista gorda como todos estos alcaldes gobernadores y también el candidato JOE (SLEEPY) BIDEN?

The Democratic Party the bending machine. It all boils down to power and hypocrisy

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies