lunes, enero 18, 2021
Inicio internacional "Sleepy" Joe Biden invisible. La convención demócrata arranca sin la presencia del...

«Sleepy» Joe Biden invisible. La convención demócrata arranca sin la presencia del candidato demente.

Imaginad un candidato a la presidencia de los EEUU que no aparece ni virtualmente en el primer día de la convención para nombrarle oficialmente candidato.

Joe Biden es una marioneta y no en sentido figurado. De llegar a la Casa Blanca será el Presidente más fácilmente manipulable.

Ayer lunes arrancó la convención virtual del Partido Demócrata. Eva Longoria en representación de todos los multimillonarios social-comunistas de Hollywood ofició de maestra de ceremonias, Michelle Obama cerró el acto en el que participaron como oradores Bernie Sandres, el senador del ala ultraizquierdista del Partido Demócrata, John Kasich ex gobernador de Ohio, republicano y oponente de Trump en las primarias de 2016, además de senadores y congresistas surtidos; pero el rey de la fiesta ni apareció para saludar. Biden está literalmente escondido (secuestrado) en el bunker.

Antes de continuar no quiero dejar pasar la ocasión para señalar un par de cosas sobre el republicano John Kasich que apoya la candidatura del abuelo zombie Biden. Kasich fue uno de los candidatos republicanos en las primarias de 2016, no ganó en ninguno de los estados donde compitió con Trump excepto en su Ohio natal, y hasta el último momento trató de sabotear la convención republicana. Pero lo peor que tiene Kasich es la vergüenza de ser el candidato republicano avalado y apoyado por el New York Times. En un estudio posterior sobre la carrera republicana en 2016 se llegó a la conclusión de que Karich era el candidato con una mayor descompensación entre cobertura mediática y apoyo popular. Que te avale un totem de la mentira como el New York Times contamina mucho.

Pero sigamos. Cada vez que Joe Biden ha asomado la cabeza en los últimos meses ha metido la pata y ha dado claras señales de estar desorientado. Ha dicho a un youtuber negro que si tiene dudas entre votarle a él o a Trump entonces no es negro, a un periodista, también negro, le ha dicho que si era yonki por atreverse a preguntarle si iba a someterse a un test cognoscitivo para medir su idoneidad mental.

Biden ha aparecido en el mundo real hace una semana, por primera vez fuera de la pantalla,con un discurso leído en teleprompter, ante una audiencia de menos de 20 periodistas y sin preguntas.

Biden ha estado recluido desde el 15 de marzo hasta el 26 de mayo sin aparecer en público ni una sola vez (la pandemia le ha vendo como anillo al dedo en ese aspecto) y desde junio solo participa en eventos con pocos asistentes y preferiblemente sin preguntas.

Mientras que Donald Trump mantiene una agenda de campaña con discursos, apariciones públicas ante miles de personas Biden es el candidato de la distancia social.

Biden solo «actúa» ante audiencias reducidas y exentas de preguntas porque al partido demócrata le preocupa la salud, concretamente la salud mental de su candidato-marioneta. Saben que Biden es incapaz de improvisar sin incurrir en deslices mentales, inventarse cifras o decir que va a derrotarse a sí mismo. Y dentro de la jaula de grillos del DNC quien más preocupada está con la salud de sleepy Joe es su enemiga y sin embargo candidata a la vicepresidencia, Kamila Harris.

A Kamala Harris, la candidata que han impuesto a Biden bajo coacción, le preocupa que el monigote Joe muestre signos de demencia senil tan patéticos que termine perdiendo las elecciones. Kamala quiere que Joe llegue a enero del año que viene para jurar su cargo sobre la Biblia y a partir de ahí Kamala se dedicará de lleno a quitarse de enmedio al viejo chocho para ponerse ella. La que fuera con 29 años querida del alcalde se San Francisco, de 60, la fiscala más matonil al oeste del Gran Cañón, quiere que Biden llegue al 3 de noviembre, dopado, escondido, o como haga falta. A partir de noviembre para la tataranieta del esclavista Hamilton Brown se abrirá la veda e irá con todo a por el tío Joe a quien demostró detestar en los debates de hace pocos meses.

Pocas semanas antes de que fuera elegida como candidata a VP varios importantes donantes de la campaña de Biden presionaron para que Kamala no fuera la elegida porque la consideran, con mucha razón, excesivamente ambiciosa y porque en los recientes debates entre los candidatos demócratas destacó por encima del resto de candidatos por sus insultos y hostilidad hacia sleepy Joe.

El que fuera secretario de Defensa con Obama, Robert Gates ha dicho de Joe Biden: «Creo que se ha equivocado en casi todos los asuntos importantes de política exterior y seguridad nacional durante las últimas cuatro décadas»,

Kamala sabe lo que es pegarse a un abuelo, a un papito, como demostró en 1994 cuando gracias a su relación con Willie Brown, alcalde de San Francisco y portavoz demócrata en la Cámara californiana, se sacó un BMW serie 7 y dos puestos de trabajo de los de cobrar si dar un palo al agua. Si yo fuera la señora Biden no haría planes para decorar las estancias privadas de la Casa Blanca con algo que no sean muebles de Ikea…

A pesar de que Biden sigue escondido-refugiado-secuestrado en su sótano y ni siquiera aparece en el arranque de la convención que va a nombrarle candidato oficial sigue por delante en las encuestas aunque desde hace pocos días Trump está recortando distancias (50%-46% según la última encuesta de la CNN).

Ben Rhodes, asesor adjunto de seguridad nacional de Obama: «en la Sala de Situación (sala de guerra), Biden era una especie de misil no guiado».

De entre todos los discursos enlatados del arranque de esta convención el más destacada ha sido el de Michelle Obama que ha elogiado a Biden al que califica de persona llena de empatía y compasión. Una empatía que el tío Joe ha demostrado sobradamente llamando gordo a un simpatizante al que retó a hacer flexiones o diciéndole a otro simpatizante demócrata que «entiendo por qué te dejó tu mujer». Pura empatía.

Hablando de empatía, recordemos que Biden se niega a hacerse tests de capacidad cognitiva y se enfada si se lo recuerdan; a un periodista que le preguntó por el tema le llegó a preguntar si era un yonki por no hacerse un test antidrogas antes de entrevistarle. Otro alarde de su legendaria empatía a la que Michelle Obama aludía.

Pero es que la fama de mete patas y gafe de Biden no viene de estos meses en los que su demencia senil, principio de Alzheimer o lo que sea que tenga ha obligado a su partido a tenerlo en el sótano. Ben Rhodes, el exasesor adjunto de seguridad nacional de Obama, conocido por su relación muy estrecha con el presidente, escribió en sus memorias que «en la Sala de Situación (sala de guerra), Biden era una especie de misil no guiado».

El que fuera secretario de Defensa con Obama, Robert Gates ha dicho de Joe Biden: «Creo que se ha equivocado en casi todos los asuntos importantes de política exterior y seguridad nacional durante las últimas cuatro décadas»

Un misil fuera de control y un tipo que siempre se equivoca en palabras de sus colegas de gobierno…y estando mentalmente sano. ¿Qué puede salir mal con alguien así y que encima olvida dónde está o a qué se dedica, con acceso al maletín nuclear? Deseando verle en los debates con Trump aunque estad seguros de que los cuidadores de Joe están buscando excusas para que no acuda a los debates. Pero si Trump logra que haya debates va a ser un espectáculo ver cómo se lo merienda.

Quedan tres días más de convención y quizá veamos a Biden desde su ordenador en el sótano rodeado de asesores mientras que Kamala cruza los dedos para que no la cague demasiado.

Pedro Trolero Sánchez "Hemos derrotado al virus"

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Zapatero "ministro" de Asuntos Exteriores del dictador Maduro

- Advertisment -

Más noticias

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas