lunes, mayo 16, 2022
InicioOpiniónCovid 19 Sin economía y libertad no hay salud, hay hambre y...

Covid 19 Sin economía y libertad no hay salud, hay hambre y dictadura

Si paramos todo para parar el virus seremos unos completos gilipollas, seremos más débiles y el virus seguirá ahí. Si no tenemos dinero, si no tenemos para comer, si no tenemos para pagar profesores, policías, funcionarios, parados, pensionistas, ERTES, ingresos mínimos vitales, soldados, sanitarios, medicinas, sin todo eso el virus seguirá ahí y no tendremos ni un autobús que nos lleve a un hospital sin médicos ni medios donde podernos morir.

Cansado ando estos días con el bombardeo de los ubicuos chivatos bienpensantes que andan pidiendo mano dura, nuevo arresto domiciliario masivo o postponer el arranque del curso escolar entre otras lindezas. Los justicieros covid están por todas partes pidiendo rastreadores, solicitando el cierre de negocios de ocio, señalando a los insolidarios que hacen botellón, fuman, se dan la mano en lugar de “codearse” o abrazan a la abuela.

Desde aquí les mando a todos esos comisarios covid mis más cariñosos saludos.

El virus no se va a ir por más que nos pongamos mascarillas hasta para tirar la basura, el virus no se va a ir por que los niños se queden en casa durante meses sin ir al colegio. El virus se quedará. El COVID dejará de ser un problema cuando haya inmunidad, bien sea por una vacuna efectiva o por el efecto rebaño (odio ese término cuando se haba de seres humanos) o cuando mute hacia una versión que sea más provechosa para el virus y para los humanos (poca mortandad, pocos síntomas y fácil transmisión).

Este artículo que publicamos el 19 de abril cobra actualidad a día de hoy.

Al virus no lo derrotan las mascarillas, al virus no lo derrotan los confinamientos, al virus no lo derrota el dúo dinámico cantando “resistiré” al virus le da lo mismo todo eso. Por cierto, esto de la lucha contra el COVID NO es una guerra es un problema al que la humanidad se enfrenta cada cierto tiempo, una epidemia.

La lucha, que no guerra, contra esta epidemia la tenemos que librar con suficientes recursos económicos y sin dejarnos las libertades individuales tiradas por el suelo por el camino. El virus se queda con nosotros seamos pobres, ricos, libres o esclavos.

Si por ejemplo los niños no van al colegio porque resulta que los profesores o los políticos (o ambos colectivos de funcionarios) creen que es un riesgo, sus madres y padres tendrán más difícil poder trabajar o buscar trabajo, disminuirá el consumo y por más que quieran subir los impuestos la teta se va a secar. Entonces ¿de dónde cojones creen que van a cobrar sus salarios los profesores? ¿De dónde cojones creen los padres y madres sobreprotectores que van a salir los recursos para mantener una educación gratuita? ¿De dónde cojones van a salir los euros para pagar a todos esos médicos que quieren confinamiento y piden cerrar locales de ocio nocturno? y sobre todo ¿qué cojones vamos a comer sin dinero?

Si cierran las discotecas y los pubs irán al paro sus empleados, sus proveedores disminuirán su facturación y también despidirán, el consumo disminuirá, el pago de prestaciones aumentará, los ingresos fiscales se evaporarán. ¿Se creen los pensionistas o los funcionarios que eso no va con ellos? ¿Se creen esos que echan las culpas de todos los males a los que salen a divertirse que pueden seguir pidiendo más y más paralización de todo y que no les va a alcanzar a sus bolsillos? ¿Se creen el gobierno de los 23 ministerios y los miles de asesores que van a poder encerrarnos a discreción y a embozarnos de manera compulsiva a su gusto sin que ardan las calles? Y lo mismo va por los 17 señores y señoras feudal-autonómicos y sus cohortes de piojos succionadores que día sí y día también nos dan la brasa con que van a tener que restringir esto o aquello….por nuestro bien.

Pararnos como piden los comisarios covid profesionales y aficionados, algunos hasta llorando, traerá pobreza, delincuencia, miseria, suicidios, divorcios y… por supuesto ¡¡COVID!! pero Covid con menos defensas y con más hambre.

Lo siento, no, conmigo que ya no cuenten, a la mierda. No podemos pararnos por un virus.

¿de dónde cojones creen que van a cobrar sus salarios los profesores? ¿De dónde cojones creen los padres y madres sobreprotectores que van a salir los recursos para mantener una educación gratuita? ¿De dónde cojones van a salir los euros para pagar a todos esos médicos que quieren confinamiento y piden cerrar locales de ocio nocturno? y sobre todo ¿qué cojones vamos a comer sin dinero?

No se trata de elegir entre economía o salud como dicen toda la horda bienpensante. Se trata de que el virus va a estar nos vayan bien, regular o mal las cosas económicamente. El virus con una economía con pulso es un problema, el virus con hambre y sin dinero es una desgracia, el virus con hambre, sin dinero, sin libertad y rodeados de viejas del visillo es una puta tragedia.

Aquellos que quieran confinarse que se encierren en sus casa, aquellos que quieran ir con mascarillas a todos lados que se compren campanas de buzo si quieren, que caminen por las calles plastificados hasta los genitales, que vayan haciéndose coditos con el resto de sus compadres, que vivan sus existencias en la mayor de las asepsias y opinen lo que les apetezca de los demás pero que nos dejen al resto tomar nuestras propias decisiones y seguir con nuestras vidas sin bozal. ¿Vamos a morir? ¿Nos vamos a contagiar? sí y sí, de COVID y de cientos de cosas más. 50 millones murieron entre 1918 y 1920 y llevamos menos de un millon en 2020 con una población cuatro veces mayor, 270 veces más mortal era ese virus y el mundo siguió.

Si paramos todo para parar el virus seremos unos completos gilipollas. Si no tenemos dinero, si no tenemos para comer, si no tenemos para pagar profesores, policías, funcionarios, parados, pensionistas, ERTES, ingresos mínimos vitales, soldados, sanitarios, medicinas, sin todo eso el virus seguirá ahí y no tendremos ni un autobús que nos lleve a un hospital sin médicos ni medios donde podernos morir.

Y la consecuencia más nefasta a largo plazo de todo este espectáculo es que estamos aprendiendo a ser cada día más ovejunos, más pastueños y más dóciles. Estamos interiorizando que las autoridades puedan, y crean que deban, coartar nuestras libertades en pos de la salud sin demasiadas explicaciones o con argumentos peregrinos cuando no injustificados. Estamos asumiendo algo que a los políticos les exacerba su libido autoritaria, mucha gente ya piensa que somos incapaces como sociedad de hacer las cosas con sentido común, que hace falta tratar a ciudadanos libres (presuntamente) como a incapacitados mentales porque si no se imponen las cosas la gente se vuelve loca. ¿Recomendar el uso de mascarilla? ¡¡Qué va!!, imponerla en todo momento y lugar y todos a aplaudir con los codos como focas amaestradas. ¿Recomendar a ciertos grupos de población que salgan menos o mantengan las distancias? ¿Para qué hacer tal cosa si un político incapaz como sánchez puede decretar el arresto domiciliario universal que es más fácil?

Y la consecuencia más nefasta a largo plazo de todo este espectáculo es que estamos aprendiendo a ser cada día más ovejunos, más pastueños y más dóciles. Estamos interiorizando que las autoridades puedan, y crean que deban, coartar nuestras libertades en pos de la salud sin demasiadas explicaciones

La nueva subnormalidad, que antepone la manada al individuo y que delega nuestras libertades en un poder liberticida es un virus. Pensar que solo van a salvarnos las prohibiciones y el control de cada individuo por parte del poder con la colaboración chivata de las “ovejitas buenas” es un virus. Deponer nuestra capacidad de análisis y crítica porque las autoridades dicen esto o aquello es un virus.

A las pruebas me remito. España es el país europeo con medidas restrictivas más estrictas y mantenemos a pesar de ello el récord de muertos por millón. También el récord de paro y recesión económica.

A este virus lo paramos unidos…claro…pero no lo paramos parados ni merece la pena pararlo siendo esclavos.

loader-image

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

Homo Correctensis. El primer libro de Freenoticias

Un libro que desintegra, fulmina y aplasta todos los iconos y los dogmas de la fe correctensis, empleando cosas absolutamente fachas como el sarcasmo, el humor y los datos. No hay misericordia ni respeto en las páginas de Homo Correctensis, sino un análisis brutalmente directo y sin concesiones, repleto de argumentos, información contrastada y un humor desinfectante.

2 COMENTARIOS

  1. Muy buen artículo. Pienso muy parecido. Que difícil es luchar contra el rebaño cuando está convencido de algo. Muy buena la página, un gran descubrimiento. Saludos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies