viernes, octubre 22, 2021
IniciointernacionalLa bendición de Israel y el invento del "pueblo palestino" que nunca...

La bendición de Israel y el invento del «pueblo palestino» que nunca ha existido

¿Cuál es la solución al conflicto entre Palestina e Israel? No hay solución. Tan solo hay formas de llevarlo mejor o peor porque no existe el pueblo palestino mas que como coartada y el conflicto hunde sus raices en el propio Islam.

¿Pero cómo no va a haber una solución? En honor a la verdad hay dos soluciones aunque no son realistas, una no es en absoluto bonita, el exterminio de Israel, y la otra sería consecuencia de un milagro, que todos en Oriente Medio abandonaran el Islam. Ambas soluciones se antojan imposibles para una mentalidad occidental aunque no para otras formas de ver el mundo.

Me reitero en dar malas noticias; el «pueblo palestino» o Palestina no existen, son un invento. Lamento no saber hacer amigos y romper el corazoncito de todos esos que se ponen la kufiyya o pañuelo palestino como seña de identidad de su compromiso con una causa tan mitificada por la izquierda como inventada.

El nombre de Palestina es el que dieron los romanos en el siglo II al territorio de Judea e Israel tras las guerras romano-judías. La provincia imperial antes se llamaba Judea y pasó a llamarse Siria Palestina en el año 135 como parte del castigo por la revuelta de Bar Kokhba (tercera guerra romano-judía). El nombre Palestina procede de Filistea, una región que va desde el actual Tel Aviv hasta Gaza y que allá por el siglo XII a.C. fue ocupada por un pueblo procedente del Egeo conocido como filisteos (sí, los de Sansón y Dalila). Los romanos en un alarde de humor negro rebautizaron Judea en honor a uno de los pueblos enemigos de Israel, lo que vendría a ser como si el estadio del Real Madrid se llamara Leo Messi

Por tanto Palestina hace alusión a un pueblo que no era árabe y por supuesto tampoco musulmán y que tiene su origen en un castigo aplicado por Roma a los rebeldes judíos y que también incluía la prohibición de vivir en Jerusalén (a la que cambiaron el nombre por Aelia Capitolina) a los judíos. No ha habido palestinos jamás, ni pueblo que se autodenominara palestino hasta bien entrado el siglo XX.

Seguiré dando malas noticias; el «pueblo palestino» o Palestina no existen, son un invento. Lamento no saber hacer amigos y romper el corazoncito de todos esos que se ponen la kufiyya o pañuelo palestino como seña de identidad de su compromiso con una causa tan mitificada por la izquierda como inventada.

Los califatos omeya y abasí llamaron a la región Siria, el imperio Otomano llamó Beyrut a una gran parte de lo que hoy es Israel y en pleno siglo XX (1906) a lo que fue Judea los turcos lo llamaban Mutasrrifat de Jerusalén. Palestina tan solo aparece como referencia geográfica dentro de entidades administrativas mayores y nunca como un pueblo hasta bien entrada la década de 1960.

En plena Primera Guerra Mundial británicos y franceses con el visto bueno de Italia y Rusia se dividieron Oriente Medio (acuerdo secreto impulsado por los diplomáticos Mark Sykes y François Georges-Picot) ante la previsible implosión del Imperio Otomano tras guerra. Después de la derrota de los otomanos el acuerdo Sykes-Picot fue llevado a término y dentro de la esfera de influencia británica se constituyó el Mandato Británico de Palestina (1918-1948).

Mandato británico de Palestina que incluía lo que hoy son Israel y Jordania

Nadie de los que allí vivían se consideraban a sí mismos palestinos sino árabes. Durante este mandato se sucedieron migraciones de judíos hacia el territorio, las denominadas aliyahs, desde Rusia, Europa (especialmente provenientes de la la parte controlada por el Tercer Reich) y también América llegaron números judíos a asentarse en Israel.

Los británicos jugaron con dos barajas prometiendo a los musulmanes una cosa y otra a los judíos. El conflicto árabe-israelí moderno arranca en estos años (1946-1948) con dos posiciones:

  • La posición israelí (judía). Dos estados, uno árabe y otro judío
  • La posición árabe (musulmana). Un estado palestino bajo control árabe

Parte de la responsabilidad británica, y la excusa principal para su mandato, era poder abandonar la zona cumpliendo las obligaciones contraídas tanto con los árabes (Correspondencia Hussein Mac Mahon) como con los israelitas (Declaración de Balfour) y el problema era que ambos compromisos se solapaban. En 1947 Gran Bretaña le pasó el marrón a la recientemente creada ONU (Oligarcas Nauseabundos Unidos) que apoyó la creación de dos estados y un estatus especial para Jerusalén. Finalmente las fuerzas británicas abandonaron la región cagando leches conscientes de lo que se venía encima.

Mohammed Amin al-Husseini, Gran Muftí de Jerusalén, y Adolf Hitler en 1941

Los acontecimientos se precipitaron como una reacción en cadena. El 14 de mayo de 1948, un día antes de que los británicos pusieran pies en polvorosa, David Ben Gurión declara la independencia del Estado de Israel y al día siguiente los ejércitos de Egipto, Jordania, Siria e Irak con apoyo de unidades procedentes de Marruecos, Yemen, Arabia Saudí y Sudán entraban en acción para atacar al recién nacido estado de Israel.

Ninguna de las naciones que se lanzaron a la guerra contra Israel lo hicieron para defender al pueblo palestino, que ni estaba ni se le esperaba, se trataba de la puta yihad y del mandato de Allah en el Corán (2, 191):

  • Matadlos donde quiera que los encontréis y expulsadlos de donde os hayan expulsado. La oposición (a vuestra creencia) es más grave que matar. No luchéis con ellos junto a la «Mezquita Inviolable» si ellos no lo hacen, pero si os atacan, matadlos; esta es la recompensa de los incrédulos.

Dos guerras más, la de los 6 días en 1967 y la de Yon Kippur en 1973. Israel resultó victorioso en todas, gracias a Dios añado yo. Israel es un milagro, un bendito milagro. Un estado del tamaño de Badajoz con más de la mitad de su territorio que es un desierto y con una población de 9 millones capaz de existir rodeado de enemigos con muchos más recursos naturales, millones de kilómetros cuadrados de extensión y una población de cientos de millones de habitantes. Eso es un bendito milagro.

El conflicto entre árabes musulmanes e israelíes judíos es el verdadero conflicto, el rollo de la causa palestina es un constructo creado con posterioridad. Para la izquierda internacional liderada en su día por la URSS era realmente difícil vender entre su parroquia que Israel era el abusón. Basta mirar un mapa para darse cuenta de que esa idea es invendible. Era difícil hacer ver al mundo como agresora a una minúscula nación que era atacada por ejércitos de cuatro países y voluntarios de otros cinco menos de 24 horas después de ser proclamado.

Era complicado vender al mundo que la nación de Israel, en la que decenas de miles de supervivientes del holocausto causado por los nazis habían buscado refugio, era una potencia agresora después de verse atacada por fuerzas árabes mucho más numerosas en tres guerras en 25 años. Para lograr que el mundo viese en Israel a un abusón era necesario encontrar una víctima y esa víctima no podía ser Egipto ni Jordania ni Siria ni la llamada nación árabe ni la Umma islámica con más de 1400 millones de fieles. La víctima debía ser un pueblo indefenso y aquí arranca el invento del conflicto del pueblo palestino.

El pueblo palestino encarnado en la figura del criminal Yasser Arafat es un constructo creado con la ayuda del KGB, el presidente egipcio Nasser y la colaboración logística de Nicolau Ceaucescu, que sirve de coartada perfecta para seguir enmascarando el conflicto verdadero: el Islam ordena detestar a los judíos y además comanda expulsar a aquellos que te echen de alguna parte (aunque sean los musulmanes los que antes te echaron).

Es un conflicto irresoluble donde pardillos como Jimmy Carter se estrellaron porque es imposible acercarse a este conflicto con la mentalidad de un baptista sureño dedicado a la plantación de cacahuetes. Anwar el-Sadat se prestó al paripé de los acuerdos de paz de Camp David de 1978 después de que el dirigente soviético Leonidas Breznev mandase al egipcio literalmente a tomar por culo diciendo que no iba a comprometer la seguridad de la URSS o de sus soldados para ayudar a un inútil incapaz de ganar una guerra contra un enemigo mucho más pequeño.

Cuando el-Sadat se dio cuenta de que la URSS no iba a poner en riesgo las mejoras en las relaciones con EEUU ni las vidas de sus militares para ayudar en la Yihad fue cuando el mandatario egipcio jugó la carta del hombre de paz (se recomienda que el lector se informe sobre el significado y las implicaciones del término taqiya) y fue a pedir árnica a EEUU

akg-images -
Yasser Arafat y Breznev

Israel tiene un PIB per cápita muy superior al de todos sus vecinos, es un país con una democracia consolidada en la que se puede ser homosexual sin esconderlo, donde las mujeres gozan de los mismos derechos y obligaciones que los hombres (servicio militar incluido), es una nación puntera en investigación, desarrollo e innovación y está a la vanguardia mundial en nuevas tecnologías, con un 20% de población musulmana que cuenta con representación en su parlamento (la Knesset).

Anwar el-Sadat se prestó al paripé de los acuerdos de paz de Camp David de 1978 después de que el dirigente soviético Leonidas Breznev mandase al egipcio literalmente a tomar por culo diciendo que no iba a comprometer la seguridad de la URSS o de sus soldados para ayudar a un inútil incapaz de ganar una guerra contra un enemigo mucho más pequeño.

¿Y qué hay alrededor de este Israel del tamaño de Badajoz? Hay Islam.

Todo el rojerío occidental que se mea del gusto enarbolando la bandera de un pueblo inexistente y cubriéndose con un pañuelo que llevan los árabes desde el sur de Turquía hasta el norte de Arabia si tuvieran que elegir entre vivir en Tel Aviv o en Damasco o entre Haifa y El Cairo elegirían las ciudades israelíes porque en ellas serían libres de manifestar sus ridículas y apestosas ideas.

Por último es curioso constatar como aquellos que llaman nazis a los seguidores y dirigentes de VOX sean los mayores defensores de la causa palestina olvidando que los árabes de la región de Palestina (que no palestinos) recurrieron al mísmisimo Hitler para recabar apoyos y hacer pandilla en el exterminio de judíos. Tal es el caso del Gran Muftí de Jerusalén Mohammed Amin al-Husseini que vivión en y colaboró con la Alemania nazi.

Es curioso que a VOX les deseen excelentes resultados electorales desde el Likud (un partido de derechas y muy judío), que VOX sea el principal defensor del Museo Judío Español en Madrid (en un edificio antes ocupado con el aplauso de Podemos), que VOX aplauda la decisión de EEUU de trasladar su embajada a Jerusalén.

Lo que pasa es que para la izquierda la mitad de los judíos son fachas y nazis. Para mí bendito Israel.

Y para terminar las declaraciones de David Hatchwell que fue Presidente de la Comunidad Judía de Madrid y preside actualmente la Fundación Hispano-Judía:

  • «Tengo el gusto de conocer personalmente a Santiago Abascal, Ivan Espinosa de los Monteros y a Rocio Monasterio de Vox y quiero decir alto y claro como judío español que Vox NO es una formación anti-semita. Es más, debo explicar que el ideario publicado por el partido y las declaraciones públicas de sus dirigentes sólo pueden ser calificadas como democráticas y respetuosas con la libertad religiosa amparada por nuestra Constitución. Vox admira la lucha del estado judío por su seguridad y es solidaria con los retos existenciales de los judíos españoles. Cercanía por la que se ha enfrentado públicamente a los verdaderos ultraderechistas y neonazis que les han atacado por ello«

Reitero, no hay solución a un conflicto que está enmascarado ante la opinión pública y en el que los enfrentados no son los isrealíes y los supuestos palestinos sino el mundo islámico y unos infieles como nosotros. El objetivo del mundo islámico es la erradicación de Israel y la constitución de un estado que tolere que haya judíos en régimen de dhimmi pagando el tributo de la Yizia y sin poder político. Los judíos lo saben y por eso desde 1945 han planteado dos estados sabiendo que jamás sería aceptada su propuesta.

Israel es un bendito milagro.

Síguenos en nuestro Canal de Telegram

La mejor manera de enterarte de las iniciativas que desde Freenoticias vamos a ir impulsando. Conferencias, debates, nuevos colaboradores, convocatorias. Esto solo ha empezado y este medio libertario va a por todas.

3 Comentarios

  1. Todo lo que dices es mentira y una manipulación burda, lástima seguro hay mentes que no dan más de sí y caerán en tu trampa, otros afortunadamente sabemos que todo lo que dices es una patraña que dan ganas de vomitar, Palestina existe, la única invención es el estado Israelí, a costa del sufrimiento del pueblo Palestino… y se dicen creyentes … qué lástima

    • Palestina existe porque se inventó ya que hacía falta encontrar un enemigo pequeño para Israel. La causa palestina es un invento de nuevo cuño. Los árabes que habitaban la región se consideraban a sí mismos árabes y no palestinos. Puede que te escueza, no lo pongo en duda pero si en lugar de argumentos muestras tu berrinche eso no te da más razón sino que te la quita entre la gente que empleamos la razón y no los sentimientos a la hora de dar argumentos.
      A Israel en 1947 le atacaron media docena de naciones en defensa de la causa árabe y no de palestina. Y por más que la realidad te escueza Israel es la única democracia de Oriente Medio en la que las mujeres gozan de verdad de los mismos derechos, en donde los homosexuales pueden vivir tranquilos….pásate por Gaza el día del Orgullo Gay a ver cuanta celebración encuentras. De nada.

  2. En parte es cierto pero arabes son los de la peninsula arabiga en todo caso musulmanes pero hay muchas diferencias entre ellos sunies chiies es como agarrar y decir que no hay diferencias entre paises cristianos metiendo en la misma bolsa a catolicos protestantes u ortodoxos. No existia como pais pero la gente de lo que hoy se llama palestina vive desde hace mucho tiempo con su propia cultura asi como en españa hay vascos, gallegos, andaluces tienen una identidad propia sin ser un pais. Todo eso de la izquierda comunistas y demas para mi no son acusaciones relevantes de la misma manera se podria acusar a israel de titere de eeuu y puesto de avanzada en medio oriente no es tan facil de comprobar y no lleva a ningun lado. Lo cierto es que si israel gobernara justamente a hebreos y a los no judios , no me quejaria pero no lo hace los no judios son tratados como ciudadanos de segunda se les incautan sus viviendas y son deportados para despues crear colonias judias. Tambien hablas de las enseñansas beligerantes del coran lo cual es cierto pero no todos los musulmanes son asi de fanaticos y el antiguo testamento es incluso peor. Su dios les ha otorgado la tierra prometida pese a que ahi ya habian muchos pueblos y les dio permiso para exterminarlos como en la toma de jerico y en otras ciudades, toda la tribu de cannan es maldita por moises en la maldicion de cam en la que los condena a la esclavitud. Una forma de validar el que los judios tengan esclavos y que luego se uso para esclavizar a los negros. No son demonios pero tampoco santos y creo que esas tierras pertenecen mas a los musulmanes que a ese pueblo elegido por dios curioso que los romanos tengan una etica mejor que la judia (en la historia de los sabrinos y romanos queda claro si se compara con jerico).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies