lunes, agosto 2, 2021
InicioOpiniónEn honor a la verdad

En honor a la verdad

Tras los casi 100 días de estado de alarma que acaban de finalizar quisiera, mediante este artículo que me comprometí a escribir para FreeNoticias, compartir una serie de reflexiones sobre lo acaecido en estos más de tres meses que hemos vivido sumidos en una pandemia.

Esta pandemia en en mi caso se ha llevado por delante vidas de personas muy cercanas a mí, una de ellas integrante de un grupo de Whatsapp que yo mismo creé y que lleva por nombre el título de este artículo: En honor a la verdad

Asistimos a una pandemia que se veía llegar pero que muchos de nosotros no queríamos
terminar de ver, incluido nuestro gobierno aunque en su caso contando con mucha más información. Recuerdo perfectamente durante las vacaciones de Navidad, en la primera semana de enero de este año, que ya nos empezaban a llegar noticias de un virus denominado Corona o Covid 19, un virus lejano que se empezaba a propagar en la ciudad China de Wuham, una ciudad enorme pero desconocida para la inmensa mayoría de nosotros.

Al principio se nos decía que el virus era similar al de la gripe aunque un poco más severo, nada preocupante. Pasaron unas semanas y vimos como el gobierno chino, aplicando su política comunista de cierre informativo, ofrecía escasas noticias o información sobre este virus. Nos llegaba más que información propaganda como cuando se ordenaba construir un hospital de la noche a la mañana, que se erigió en 5 días con más de 5.000 camas, incluso robotizado para evitar a toda costa el contacto con los pacientes más afectados.

Fue en aquellos momentos cuando mi instinto me dijo que esto del coronavirus o Covid 19 no era un tema tan liviano y que la gravedad que entrañaba era mucho mayor que la que se le atribuía según se nos estaba contando.
Por aquellos días contemplábamos como el gobierno español hablaba de un foco
controlado y de una efermedad que no tenía mayores consecuencias que una gripe, algo más peleona, pero que en ningún caso veía el gobierno una amenaza para la salud pública.

Los días fueron pasando y todo siguió igual en mi día a día, salvo por el fallecimiento de mi madre por una enfermad, ya en una última fase muy penosa y dura de Alzheimer. Gracias a Dios, que espero la tenga en Su eterno descanso, pudimos darle una despedida en condiciones que otros que murieron poco después no pudieron tener.

Justo en esos días, sobre el 20 de enero, las noticias que llegaban desde China seguían siendo muy confusas, nada claras, y aquí en España se celebraba FITUR, una de las tres mayores ferias del turismo del mundo junto con la ITB de Berlín y la World Travel Market de Londres. Todo transcurría con aparente normalidad, no teníamos idea de lo que se nos venía encima.

Ya en el mes de febrero cuando en Italia se empieza a confinar poblaciones enteras del norte del país, en España el Gobierno mantenía la misma posición; no nos iba a afectar y que los casos que tendríamos serían muy residuales. Grandísimo error, perdimos un mes precioso, ya que de haber actuado con celeridad y aplicando el más mínimo sentido común habríamos evitado posiblemente más del 70 % de las actuales entre 40.000 y 50.000 víctimas, unas cifras que aunque no sean las oficiales si están avaladas por los datos de los
registros civiles, empresas funerarias e incluso por el Instituto Nacional de Estadística (INE)
.

Yo mantengo mis profundas dudas de que el gobierno no sabía de antemano el alcance de este virus y sus consecuencias. Me gustaría poder ver los informes que seguro existirán de los servicios de inteligencia, en nuestro caso el CNI, acerca de lo que estaba pasando en China desde finales de diciembre, me gustaría conocer los informes que se han intercambiado con servicios de inteligencia de otros países; de la Unión Europea, de Estados Unidos e incluso de Rusia.

En definitiva que creo que las más altas autoridades del Estado conocían la situación, y que posiblemente por presiones de lobbies económicos y de otro tipo no se atrevieron a tomar una serie de decisiones clave que nos hubieran ahorrado muchos disgustos y pérdidas humanas y económicas. Medidas como haber adelantado el cierre de fronteras, haber activado un auténtico plan de producción nacional de equipos EPIS (Equipos de Protección Individual) hubieran salvado muchas vidas. No era muy difícil anticipar que el suministro de determinados materiales era fundamental, sobre todo para nuestros sanitarios, para paliar los efectos de una pandemia que se nos estaba echando encima.

Sé que a toro pasado es muy fácil escribir todo esto y que el papel lo aguanta todo, pero con los medios de una Nación como España, la cuarta de la Unión Europea y de las 15 primeras del mundo, me cuesta mucho creer que no se hubieran podido activar antes medidas de prevención tan básicas como las antes citadas.
Sin entrar en debates políticos o sanitarios sobre si la formula del estado de alarma ha sido la más idónea para afrontar esta crisis quiero rendir desde las páginas de Freenoticias un tributo a los que han fallecido de una manera solitaria, sin poder despedirse de sus más allegados.

Sí que creo «EN HONOR A LA VERDAD» que es de Justicia pedir al menos responsabilidades políticas por todo lo acontecido.

Los devastadores datos que nos colocan como la nación líder en mortandad por millón de habitantes avalan sobradamente que se depuren responsabilidades.

Firmado:
Jeromín.

P.D. En tributo a mis amigos Enrique, José Antonio y Santiago y los más de 40.000 españoles fallecidos durante esta pandemia.

Únete al Grupo Abierto de Freenoticias en TELEGRAM

Únete al Grupo ABIERTO de Freenoticias en Telegram y podrás participar, opinar y colaborar con lo que vayamos publicando ¡Te esperamos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas