miércoles, junio 16, 2021
InicioOpiniónCarta abierta de Joaquín Echeverría, padre de Ignacio Echeverría.

Carta abierta de Joaquín Echeverría, padre de Ignacio Echeverría.

Es un honor para FreeNoticias publicar a continuación la carta abierta de Don Joaquín Echeverría Alonso:

Me da FreeNoticias la oportunidad de hablar de mi hijo Ignacio Echeverría Miralles De Imperial. Se ha hablado mucho sobre él, se ha escrito mucho sobre él y ha sido objeto de muchos homenajes. Él nunca se lo hubiera imaginado, nadie se hubiera imaginado tener ese eco social, de golpe y porrazo.

Hay personas que son celebradas y que están siempre en primera línea de la noticia, pero que han llegado ahí de forma gradual.

Me consta que algunos que están en esa primera línea, siendo muy niños se lavaban todos los días la ropa que usaban para hacer deporte y tenían muy pocos conjuntos, y no por falta de medios de sus familiares, sino para evitar que se les acumulara la ropa sucia. De ese modo, con esa forma de aprendizaje, se les responsabilizaba de esa tarea aneja a su deporte y así adquirían disciplina. La persona a la que me refiero sabe bien que hablo de él y desde aquí le mando un abrazo.

No sé si Ignacio de haber sobrevivido habría tenido tanta repercusión mediática, pero de lo que no me cabe duda es que hubiera sido duro para él vivir en la notoriedad sin haberla conocido nunca.

Hablar bien de Ignacio es fácil para los que lo conocimos porque sabemos que era un hombre que ponía mucha voluntad en todo lo que hacía y que tenía mucho cuidado de comportarse bien, de preocuparse por los demás y de sentirse contento consigo mismo.

Por lo demás es importante que los que quieran saber de él sepan que era una persona común y corriente, sin ninguna característica especial, más que ese tesón que le caracterizaba. Ese tesón no es una habilidad sino una actitud en la vida que se puede adquirir si uno se esfuerza.

Cuando murió Ignacio y empezamos a ver todo lo que se publicaba hablando de él, en general de forma muy elogiosa, nos preocupó que se pensara que Ignacio era un superdotado porque creíamos que eso lo alejaba del común de los mortales y no queríamos que ese recuerdo fuera el que quedara de él.

Por lo demás es importante que los que quieran saber de él sepan que era una persona común y corriente, sin ninguna característica especial, más que ese tesón que le caracterizaba. Ese tesón no es una habilidad sino una actitud en la vida que se puede adquirir si uno se esfuerza.

Los familiares y los que queríamos a Ignacio creemos que es bueno que esos que admiran lo que Ignacio hizo sepan que un acto admirable es realizable por cualquiera siempre que, como hacía Ignacio, se empeñe en cuidarse a sí mismo, en portarse bien y en cuidar de los demás.

Por eso en las conversaciones de nuestra familia creímos que era necesario cristalizar el recuerdo que tenemos de él su familia y amigos y no dejar que el mismo se viera alterado por la magnificencia de las cosas que estábamos leyendo sobre él

No es que no nos gustara leer las alabanzas, claro que nos gustó leerlas y verlas. Creíamos que su conducta era digna de admiración y merecía esas alabanzas. Pero el proyectar su acto de entrega no debe llevar a crear un culto a esa personalidad que no lo representaba realmente.

Creímos que era mejor y más útil para la Sociedad que ese culto si es que alguien lo quiere sentir se le haga a su vida, a la vida corriente que llevó en la que se esforzó y obtuvo ciertos logros como consecuencia de ese esfuerzo, y no por haber nacido con unas habilidades excepcionales.

Aunque sea redundar me gustaría insistir en que la gente que se acerque a la figura de Ignacio se dé cuenta que es fácil de imitar, si uno se lo propone, aunque sé que proponerse uno mismo cada día, cada hora, ser responsable y bueno y esforzarse en mejorar no es tan fácil.

Pero eso es lo que he querido recoger en el libro en el que los que lo conocimos expresamos el recuerdo que nos dejó.

Me gustaría pensar que acercarse a Ignacio y conocer cómo era, puede hacernos mejores, porque tenía mucho digno de ser imitado. Supongo que a mí también la reflexión de recordarlo y pensar cómo se comportaba me hace mejor, aunque no estoy seguro de estar consiguiéndolo.

Joaquín Echeverría Alonso

Nota de Freenoticias:

Don Joaquín, que es una bellísima persona, nos deja un testimonio que honra a su hijo Ignacio, y también a él, poniendo el acento en que era una persona corriente. Una persona «que se comportarba bien, se preocupaba por los demás y que le gustaba sentirse contento consigo mismo». Ojalá don Joaquín hubiera muchas personas tan corrientes como su bendito hijo. En todo caso de las palabras de Joaquín se infiere que la normalidad de su hijo consistía en ser buena persona no un superhéroe. Nosotros hacemos constar que no siempre las buenas personas corrientes arriesgan su vida para salvar las vidas de los demás.

Para los que no recuerden cómo este hombre corriente saltó a las noticias en todo el mundo:

Alrededor de las 10 de la noche del sábado 3 de junio de 2017 cerca del mercado de londinense de Borough mientras Ignacio iba en monopatín vio a un hombre atacando a un policía tendido en el suelo. Ignacio se abalanzó contra el terrorista con su monopatín salvando la vida de varias personas que pudieron ponerse a salvo gracias a su acción. Ignacio se fue a por un segundo terrorista islamista que estaba atacando a otro policía y fue apuñalado por la espalda por otros dos terroristas.

Escudo con las condecoraciones españolas y británicas de Ignacio Echeverria y sus padres con la Reina Isabel II de Inglaterra
Escudo con las condecoraciones españolas y británicas de Ignacio Echeverria y sus padres con la Reina Isabel II de Inglaterra

Ignacio recibió muchos homenajes póstumos entre los que destacan la Gran Cruz de la Orden al Mérito Civil o la Medalla del rey Jorge, esta última otorgada por la reina Isabel II en Buckingham Palace a sus padres Ana y Joaquín; en esta ceremonia Joaquín pronunció las siguientes palabras:

«Desde la muerte de Ignacio hemos vivido un año de emociones intensas. Ha habido dolor y amor y he reflexionado sobre el significado del deber y el compromiso. Me he visto obligado a pensar en lo que realmente importa y por lo que vale la pena correr riesgos y luchar: la vida, la libertad, la dignidad, para uno mismo y para los demás«.

Amén Don Joaquín y gracias.

Únete al Grupo Abierto de Freenoticias en TELEGRAM

Únete al Grupo ABIERTO de Freenoticias en Telegram y podrás participar, opinar y colaborar con lo que vayamos publicando ¡Te esperamos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas