No a la dictadura de las emociones. Las ideas no tienen derechos.

Las ideas no tienen derechos, ninguno. Quienes sí tenemos derechos somos las personas. Tenemos derecho a tener ideas y tenemos derecho a expresarlas. Pero nuestro derecho a tener y expresar ideas no implica que tengamos derecho a que todos respeten nuestras ideas y menos aún tienen derecho esas ideas a ninguna cosa